Ausencia de autoridad e indefensión de la sociedad

Señor director:

Con respecto al otorgamiento de libertad condicional a Luis D’Elía, en el marco de la toma violenta de la Comisaría 24 de La Boca, ocurrida el 26 de junio de 2004, por la jueza del Tribunal Oral Federal 6, Sabrina Namer, considero que debe aclararnos si D’Elía devolvió el cuadro de Quinquela Martín, que robó, a dicha Comisaría; que debe ser la conditio sine qua non para su liberación el reintegro de esa obra de arte a la Policía Federal Argentina.

Debemos tener muy presente que la actitud pasiva y la orden emanada del, a la sazón, presidente Néstor Kirchner, antes de viajar a China a fines de junio de 2004, fue no reprimir los actos vandálicos de las huestes piqueteras, algunas apañadas por el Gobierno nacional, como los de Luis D’Elía, que en la semana anterior prácticamente coparon la ciudad, ante la ausencia de la autoridad.

Siguieron cometiendo todo tipo de tropelías tipificadas en el Código Penal: cortaban calles y rutas, invadían propiedad privada y hurtaban mercaderías, incendiaron el frente de una empresa petrolera; impedían que las empresas de servicios públicos -trenes subterráneos- cobraran pasajes y los peajes en las autopistas.

Un grupo minúsculo de mercenarios de la izquierda, denominados Quebracho, penetraron en la entrada del Edificio Libertador, sede del Ejército y el Ministerio de Defensa, para quemar banderas de Estados Unidos y de Naciones Unidas, incendiaron neumáticos, demandando la existencia de un Ejército nacionalista y no de ocupación…

Asimismo, al producirse el asesinato de un piquetero de D’Elía en La Boca, una turba dirigida por éste tomó la Comisaría 24° en La Boca, pero lo llamativo es que hicieron presentes el jefe de Policía, Eduardo Prados y el ministro de Seguridad, Gustavo Beliz y procedieron a intervenirla y remover las autoridades de la misma, sin esperar que tomara cartas en el asunto el juez de la causa. El móvil del crimen es dudoso, acusaron a la policía de liberar territorio y de existir vínculos con el tráfico de drogas. Unos quince días antes, sucedió un caso similar en que una turba tomaron otra comisaría en el barrio de Palermo.

Lo preocupante es que el entonces presidente Kirchner no haya hecho respetar la ley y el principio de autoridad para mantener el orden y la convivencia civilizada, dando lugar a que grupos de vándalos actuaran con total impunidad, creando un clima de violencia que iría, por tal motivo, «in crescendo», ante la ausencia del Estado que tiene el monopolio de la fuerza, Luis D’Elía, ingresó a la comisaría 24 de La Boca profiriendo amenazas, gritos, insultos y golpes de puño a los efectivos apostados en el lugar. «La comisaría está tomada, los vamos a prender fuego fuego todo» (sic); habría gritado el diputado provincial D’Elía al ingresar junto a un grupo de dirigentes y vecinos a la Comisaría 24; y robar el cuadro de Quinquela Martín. Así surge de las actuaciones labradas por personal policial que recibió el juez federal Norberto Oyarbide y que reprodujo, en parte, en la resolución por la cual se declaró incompetente para investigar los hechos. En su resolución, el juez reprodujo la versión del inspector Olarte, quien relató los incidentes que se originaron en inmediaciones de la vivienda del fallecido piquetero Martín Cisneros (*).

Según refirió el policía, en el lugar del crimen un grupo de personas comenzó a «insultar» a los efectivos que trabajaban en la zona y desobedecieron la orden de desalojar el lugar para no contaminar la prueba, hasta que «Lito Botello» (es decir Borello, en realidad), dirigente del comedor «Los Pibes», lo amenazó de muerte. También llegó a ese domicilio en la calle Olavarría 284, del barrio de La Boca, D’Elía quien le advirtió: «vos sos el culpable de esto te juro que te vamos a matar», tras lo cual le propinó «un golpe de puño» que le impactó en el ojo derecho de la cara. A continuación el líder piquetero «tomó una piedra y la arrojó contra un patrullero».

¡Quedamos esperando que la jueza del Tribunal oral Federal 6, Sabrina Namer, exija al piquetero D’Elía la devolución, a la Policía Federal Argentina del cuadro de Quinquela Martín que robó de la Comisaría Federal 24 de La Boca; antes de concederle la libertad condicional; como conditio sine qua non!

(*) Ver LA PRENSA del 27-6-2004, 2-7-2004 y 9-7-2004

Con cordiales saludos,

Alfredo Nobre Leite

DNI 18.221.024

n.alfredo52@yahoo.com

Share
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments