Intentemos que el 2022 sea el punto de partida

Los otros días, relacionado con el Día de la Tradición, recibí un WhatsApp enternecedor de un niño al que se lo veía izando la bandera argentina (su mamá o papá lo estaban filmando). Solitario, entonaba y cantaba a la vez el Himno Nacional Argentino (a capela).

Allí se lo veía, paradito, solemne, ante el mástil, derechito y erguido, hasta el final (que él mismo, en su garganta onomatopeyizó como, “tan tán, tan tán, tan táaan”. Como diría más de una/o, concluyendo el video, “para comérselo” (a besos).

Hoy, acercándonos al final de un 2021 que tuvo de todo, quisiera instar a que el 31, cuando nuestras copas esperen ansiosas las doce, para chocarlas y traspasar en ese instante nuestros deseos (por lo nuevo que vendrá) que pensemos en todos esos retoños, como este de la bandera y nos comprometamos a no defraudarlos. El tiempo que viene va a ser, cada vez más el de ellos, hagamos que esos anhelos del brindis se hagan realidad,

¡Feliz 2022!

Juan José de Guzmán

jjedeguz@gmail.com

Share
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments