«No sólo de pan vive el hombre»

¿Acaso alguna vez hemos escuchado a nuestras «autoridades» nacionales y provinciales decir que están decididas a enfrentar a la delincuencia con todo el rigor que haga falta? ¿Los escucharon decir que la prioridad número uno es la seguridad de los ciudadanos y de sus familias? Porque ¿de qué vale enderezar o mejorar la economía si no están aseguradas nuestras vidas y nuestros bienes? ¿Gobernar es sólo administrar la economía, y muy mal, para colmo? El hecho real es que la delincuencia es cada vez más audaz, a toda hora y en todo lugar… pues no sólo asaltan o arrebatan en la vía pública o en los domicilios, los «moto chorros» y demás «lacras»… Además, no nos olvidemos del narcotráfico, que está detrás de todo esto y es la otra cara del delito, por la cual no vemos que tampoco los gobiernos tengan una real vocación por enfrentarlo, y reprimirlo con todo el rigor que haga falta.

Si estoy equivocado, díganme por qué. Otra cosa, y una pregunta: ¿cuántas personas sólo en los últimos 10 años han sido víctimas del delito en toda la república? ¿Cuántos han perdido la vida en manos de estas lacras sociales?

Raúl Mario Ermoli Galluppi

marioermoli@yahoo.com.ar

Share
Subscribe
Notify of
guest

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Epicardio
30 days ago

RESPUESTA: La ecuación se resuelve despejando la incógnita oculta. Y la incógnita es la máxima: «nunca muerdas la mano que te da de comer» Ergo, la narcocriminalidad instalada solventa los enormes emolumentos de muchos candidatos (políticos) para que accedan al poder que ostentan y luego, ya con el cargo elegido popularmente, miran para otro lado respecto de la criminalidad muy organizada. El resultado es la desestructuración de la sociedad tal como la conocimos y hemos vivido hasta los últimos años.