Si te he visto, no me acuerdo

La mujer de 68 años, en silla de ruedas, abandonada en un bar por su hijo en Rosario fue el disparador de esta breve carta-reflexión, que estuvo cerca de haber existido antes, un par de años atrás, cuando otro “hijo de estos tiempos” abandonó a sus padres, mucho mayores (87 Y 93 años) en otro Bar, por razones similares, no podía, no sabía, o simplemente no quería seguir haciéndose cargo de quien/es los trajeron al mundo en tiempos coincidentes con la génesis de sus vidas.

Como la vida está hecha de música, también, no puedo evitar recordar esa tremenda etapa de máxima inspiración del gran Nano, cuando nos regaló entre tantas otras; A quien corresponda (aquella que dice que “a los viejos se les aparta, después de habernos servido bien”).

Juan José de Guzmán

jjdeguz@gmail.com

Share
Subscribe
Notify of
guest

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Bizancio
Bizancio
27 days ago

Es el resultado del materialismo ateo, venga de donde venga. Utilitarismo puro, consumo en base a un crédito interesado que no es crédito sino captura de esclavos. Se empieza con el aborto y se termina con el abandono. Y está en la cultura. Las consecuencias son previsibles.

Mirta L. Rivero
Mirta L. Rivero
25 days ago

Generalmente son los hijos varones quienes no pueden con los madres. Es barbarie, pero existe. Tantas miserias humanas hablan de la decadencia moral del siglo XXI: