Deuda pública a 100 años

El Ministerio de Finanzas (MF) acaba de informar -por un breve anuncio de prensa en la página web de fecha 19.6, no por un comunicado formal- la emisión de un bono a 100 años de plazo.

Todavía no se conocen los detalles de la operación: no ha sido dada a conocer la resolución pertinente ni mucho menos la posibilidad de tener acceso a la documentación ni al prospecto respectivo (por ausencia de habeas data).

Esto es que, a menos que el gobierno dé a publicidad tales documentos, esta operación de un siglo de duración -como pasa con todas las operaciones de endeudamiento oficial- será secreta.

El MF sólo informó, con una breve noticia, la emisión del bono por un monto de 2.750 Millones de Dólares (MD) con un cupón de interés de 7,125% (tasa nominal anual) y un rendimiento de 7,9% para los inversores financieros (producto de la colocación de los títulos bajo la par).

La tasa pactada es la más elevada del mundo para este tipo de operaciones, de las que hay muy pocos casos registrados (Irlanda, Bélgica, Dinamarca, China, Suecia y México).

Los bonos a 100 años entran en la modalidad de bono perpetuo, esto es, endeudamiento sobre el que los acreedores no tienen necesidad ni interés en el recupero del capital o principal sino en gozar de una renta permanente, por tiempo virtualmente indefinido, dando así destino rentable (muy altamente rentable en el caso argentino) a sumas que, caso contrario, corren el riesgo de permanecer ociosas dado el primer problema del sistema financiero internacional que existe hoy, que es el exceso de liquidez mundial (sobrante de capitales financieros en el mundo).

Emitir deuda con el horizonte de un siglo por delante no tiene, por definición, demostración racional alguna de capacidad de repago por parte de la Argentina como país deudor mientras que supone el sometimiento a condiciones de pago en firme que pesarán sobre las actuales y futuras generaciones a través de todos los gobiernos que se sucedan en el tiempo.

Ello significa, en principio, que mientras el pago del capital a su vencimiento -los 2.750 MD- queda sujeto a su devolución en el año 2117 (bono bullet), durante todo ese largo período nuestro país abonará por concepto de intereses unos 19.600 MD (casi 20.000), es decir, más de 7 veces el importe del capital adeudado (2.750 x 0.07125 x 100); con un rendimiento neto de 21.725 MD para los acreedores (según el coeficiente de 0.079). Son aproximadamente unos 200 MD de intereses por año.

Siempre y cuando las condiciones de detalle y la letra chica de la operación -que hasta ahora son desconocidas- no alteren estos datos de referencia.

Ningún país del planeta ha colocado en los últimos tiempos deuda a 100 años en condiciones tan gravosas e inciertas como la Argentina ahora con el gobierno Macri.

EL DESTINO DE LOS FONDOS

Todavía no se conoce la finalidad a la que van a ser aplicados los fondos provenientes de este nuevo endeudamiento.

El anuncio oficial dice que: “Esta operación se enmarca en el objetivo del Gobierno Nacional de asegurar el financiamiento en las mejores condiciones posibles para el crecimiento de la economía y la generación de empleo.”

Estas expresiones son engañosas o directamente falsas:

El gobierno no ha indicado hasta ahora destino concreto de los fondos a recaudar.

El objeto de los mismos, en principio -como toda la deuda pública que se viene colocando desde el comienzo de su mandato- es financiar gasto público para cubrir el déficit fiscal, ambos igualmente crecientes.

La colocación de este tipo de deuda financiera está vedado por la Ley 24.156 de Administración financiera del Estado, que en su artículo 56 dice expresamente que se prohíben las operaciones de crédito público para financiar gastos operativos (Gasto Público Corriente).

El gobierno Macri se ufana de que: “A pesar de la incertidumbre actual en los mercados internacionales, el Gobierno demuestra, gracias a su gestión, la capacidad de obtener financiamiento a muy largo plazo y a las tasas nominales más bajas de la historia argentina.”

Lo que aquí se afirma puntualmente no ha sido así ni es cierto hoy: desde el ruinoso empréstito Baring -que condicionó 100 años de historia financiera argentina (a una tasa del 6 % anual)- hasta la actualidad, en que -según las cifras del propio MF al 31.12.2016- la tasa de interés promedio ponderada de toda la deuda del Estado Central es del 5.98% y la tasa de la deuda en dólares es del 4.08%.

Según el anuncio oficial: “Con esta emisión, Argentina pasa a ubicarse en el selecto grupo de naciones con emisiones de bonos soberanos a 100 años como México, Bélgica, Irlanda, China, Dinamarca o Suecia.” Acotando que así “Estamos más cerca de países normales…” (los destacados son nuestros).

El anuncio agrega que “el Ministro Caputo resaltó que la operación muestra prudencia y responsabilidad: estamos aprovechando un momento de tasas muy bajas a nivel mundial y es importante, entonces, balancear los plazos de endeudamiento” (!)

Se trata probablemente de uno de los casos más flagrantes -y casi desopilantes- de contradicción entre el mito de la confianza y la descarnada realidad financiera en que la administración Macri está colocando al Estado Argentino mientras toma obligaciones a largo plazo a las tasas más caras del mundo.

DEUDA ILEGAL A UN SIGLO DE PLAZO

La sorpresiva noticia de colocación de un bono a 100 años aparece ante la opinión pública sin que mediaran anticipos ni versiones previas, sin que se conozca la resolución ministerial que le da origen ni mucho menos el prospecto o información de detalle alguna que permita analizar lo actuado hasta la fecha, sin que se haya llamado a licitación ni expuesto cuál será el destino de los fondos.

De las mínimas informaciones existentes -prácticamente todas ellas noticias periodísticas parciales- surgen, sin embargo, al menos tres irregularidades manifiestas:

La nueva deuda -a 100 años de plazo- no está prevista en la Ley 27.341 de Presupuesto 2017, que en su artículo 34 sólo autoriza la realización de operaciones de crédito público según la planilla anexa a dicho artículo y -según allí se destaca- por los montos, especificaciones y destino del financiamiento indicados en la referida planilla; siendo que la misma no contempla operaciones por términos mayores a los 4 años y que la Ley 24.156 de Administración Financiera del Estado establece taxativamente -en su artículo 60- que no pueden contraerse operaciones de Deuda fuera de la Ley de Presupuesto anual o Ley Especial al respecto.

Tampoco se cumple la Ley 24.156 por la ya citada transgresión al artículo 56, que prohíbe la toma de deuda para la financiación de gasto público corriente.

Igualmente no se cubren -como abiertamente ocurre con todas las colocaciones de Deuda- los requisitos de eficiencia y eficacia en la obtención y aplicación de los recursos públicos, que exige también, en su Título Preliminar, la Ley 24.156 (artículo 4 incisos a y b).

Además, no consta que se haya emitido opinión previa a la operación por parte del Banco Central (BCRA), como lo exige el artículo 61 de la citada Ley 24.156 en los casos que tales operaciones originen deuda pública externa ni se conocen mucho menos los términos en que lo habría hecho.

Advirtiéndose que el incumplimiento de cualquiera de estas normas citadas -y/o sus disposiciones conexas- tornan nulas las obligaciones así contraídas por el Ejecutivo, según los términos del artículo 66 de la misma Ley 24.156 de Administración Financiera del Estado, que dice textualmente:

Articulo 66. Las operaciones de crédito público realizadas en contravención a las normas dispuestas en la presente ley son nulas y sin efecto, sin perjuicio de la responsabilidad personal de quienes las realicen.

Las obligaciones que se derivan de las mismas no serán oponibles ni a la administración central ni a cualquier otra entidad contratante del sector público nacional.

En síntesis, que la colocación del Bono a 100 años no cumple los requisitos legales básicos de la Ley 27.341 de Presupuesto 2017 ni de la Ley 24.156 de Administración Financiera del Estado.

La administración Macri, en el marco de su política de gobernar con deuda, a costa de tomar sistemáticamente obligaciones sin demostración alguna de capacidad de repago, se tendrá que hacer cargo de esta nueva irregularidad manifiesta en sus colocaciones de deuda del Estado.

Con el agravante que en este caso extraordinario de bonos a 100 años de plazo la noticia se conoce en forma concomitante con las tratativas de re-categorización de la Argentina a País Emergente por parte de la banca Morgan Stanley, en lo que pareciera ser un intento de último momento para cubrir requisitos o condiciones frente a los capitales financieros del Club o Partido de la Deuda para adecuar sus sobre-tasas de interés en las futuras operaciones de endeudamiento.

Maniobras irregulares de este tipo -en pleno año electoral- ponen cada vez más en evidencia la crítica situación real de las cuentas públicas de la administración Macri y su grado de corrupción financiera frente a la crisis insoluble de Deuda Perpetua en que está metida la Argentina.

Lic. Héctor L. Giuliano

Share

24 comments for “Deuda pública a 100 años

  1. 22/06/2017 at 7:59 PM

    Rezen generaciones por venir. Ojalá todo fuera para bien. Hasta cuando las deudas?. Cáncer de los pueblos. Opio de estados elefantes. Virus de pueblos consumistas, sin esfuerzo paralelo. Droga de gobiernos populistas. Repugnante consecuencia de malos administradores. Ruina de naciones débiles y dispersas. Desaliento de ciudadanos serios y probos. Justificaciones de gobiernos corruptos e insensibles. Purga ideal para enflaquecer a poblaciones dóciles e ignorantes. Dogma ideal para ideologizar a los más vulnerables, haciéndoles creer que detrás de ello viene el bienestar. Lacerante puñal para herir a las Democracias. Enfermizo dopaje del que se valen los Estados en la falaz esperanza de que ello sirve para fines altruístas. Doloroso final para las Repúblicas que alguna vez soñaron con encuadrarse en los parámetros lógicos de la vida occidental. Final………….: Rezen generaciones venideras!!!. Pueblo: despertemos, mientras la noche se acaba, para enfrentar nuevos desafíos. Por aquello de que la esperanza es lo último que se pierde. Disculpas por la inocentada final; pero así lo siento, creo tengo derecho a mis casi 76 y todavía con mis orgullosas 11 horas de trabajo diario. Dios nos asista. Gracias IP:

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      23/06/2017 at 12:55 PM

      Clavo mi rodilla en reverencia ante usted, Gran Compatriota Argento.

      Guille

  2. CARTONERO
    22/06/2017 at 8:17 PM

    y quien la pagara????….ni la hija de macri…peor es a 10 o 15 años…

  3. Javierferrero
    22/06/2017 at 8:34 PM

    Lo aclaro desde ahora:

    El dia que se venza la deuda, no pienso poner ni un centavo para pagar los 2.700 millones de dolares

  4. mohamed yusul ex isaias rabinovich
    22/06/2017 at 8:49 PM

    “No hay mayor problema”, penso Mauri, “porque ni yo ni el pais va a existir para la fecha de vencimiento de la deuda” ….y volvio a su meditacion zen OOOMMMMMMM

    • Javierferrero
      22/06/2017 at 9:09 PM

      ES POSIBLE QUE TAMPOCO EXISTA EL DOLAR Y QUE LAS MONEDAS SEAN COMO EL BITCOIN

  5. Javierferrero
    22/06/2017 at 9:10 PM

    Lo que est+á diciendo Giuliano es que la deuda es NULA y que podemos hacer “Pelito para la Vieja”

  6. roberto servente
    23/06/2017 at 12:33 AM

    La insufrible CFK relataba para re-escribir la historia y Macri hace ficción escribiendo el futuro, el bono a 100 años es la mejor demostración de su chamuyo a largo plazo…”la mayor inversión en infraestructura de la historia argentina” y lo único que hacen es rompernos los huevos con el metrobus. Ahora se entienden los globos (macanas) de campaña…

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      23/06/2017 at 2:11 PM

      ¡¡¡Si los 2752 Millones de Dólares no alcanzan para cubrir los costos del soterramiento del Sarmiento, o “cueva de Alí Babá!!!… ¿¿En que cabeza de mosquito estatal pudo concebirse que sería “la mayor inversión en infraestructura de la historia argentina??

      Estamos como escribí hace un tiempo: en camino de cornisa, subidos a un carro tirado por caballos desbocados…, y los lobos de costumbre sin perder distancia para caer sobre las víctimas.

      Guille

  7. Harry Haller
    23/06/2017 at 8:41 AM

    Estos tipos que nos gobiernan son una banda de psicópatas. Parecen recién fugados de un neuropsiquiátrico.

    ¡RIFLE SANITARIO YA!

  8. Jorge de San Miguel
    23/06/2017 at 11:41 AM

    ¿Con qué argumento legal nos defenderemos si vienen a cobrarse la deuda con territorio?
    Yo veo solo uno: este “gobierno” es ilegítimo, es una falsificación de la voluntad popular.
    Y el fraude electoral viene siendo ejecutado desde que el gran alfonso contrató una empresa electrónica para computar los votos.

    “Si hubiera millones de votos en blanco e impugnados, de preferencia si
    fueran más que los votos que reciban los partidos de la “dirigencia”,
    la elección sería nula de nulidad absoluta por aplicación del art. 33
    citado. Todas las candidaturas quedarían desiertas y sería necesario
    reformar completamente el sistema político (un proyecto de esto puede
    verse en este periódico en los nros. 82,83 y 84 del 29 al 31 de Enero
    del 2001).

    Sobre la base de esa reforma, inhabilitados los actuales “dirigentes”
    y habilitado el acceso a los medios de difusión de nuevos candidatos
    independientes de los actuales partidos, que también deben
    inhabilitarse, y previo examen de su idoneidad, se deberá llamar a
    nuevas elecciones.

    Entretanto, el Presidente debería atender los asuntos más urgentes del
    Estado con un gabinete de crisis, previa renuncia de sus ministros
    actuales, como lo proponía en los nros. 156 y 194 de este periódico. ”

    (La Botella al Mar, Nº 239, septiembre de 2001)

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      23/06/2017 at 4:10 PM

      Se me hace difícil encontrar los artículos que mencionaste y mencionarás, y me interesa mucho leer. Soy medio nabo para esos rastrillajes; si esta noche aún no los pesqué, te pido una mano.

      Guille

      • Jorge de San Miguel
        23/06/2017 at 6:39 PM

        Guillermo:
        La página web es:
        http://www.labotellaalmar.com
        Clickear donde dice “Búsqueda por época”, y aparece el listado de todos los artículos publicados desde septiembre del 2000 hasta hoy, agrupados de a 100.
        Clickear donde dice: “Temas del 200 al 300”, y aparecen subgrupos de diez artículos.
        Apretando donde dice “Anterior o Siguiente”, van apareciendo todos.
        Suerte, y gracias por preguntar.
        Saludos
        Jorge

  9. Jorge de San Miguel
    23/06/2017 at 11:51 AM

    MANUAL DEL VOTANTE EN BLANCO
    La Botella al Mar Nº 244, octubre de 2001.

  10. Jorge de San Miguel
    23/06/2017 at 11:57 AM

    LOS CANDIDATOS (O LA GALERÍA DEL TERROR)
    “¿Tiene alguna duda de que hay que votar en blanco para derrocar a esta
    “dirigencia” y abrir un nuevo cauce a la república? /// .
    Por más que quisieramos favorecer a los poquititos amigos de bien que
    están entreverados en ese montón, no podemos hacerlo …porque
    no podemos separarlos de sus aliados…”
    http://www.labotellaalmar.com
    Nº 245, octubre de 2001

  11. Jorge de San Miguel
    23/06/2017 at 12:52 PM

    George Ohsawa, el fundador de la Macrobiótica, se decidió a enseñar esa ciencia fuera de su país de origen, el Japón, cuando se convenció de que los japoneses, deslumbrados por el “progreso” de Occidente, tiraban por la borda todo lo que perteneciera a su antigua tradición, por “vieja”, y tomaban acríticamente todo lo “nuevo” que les venía de Europa y EEUU.
    “Ya que solo valoran lo importado, si enseño afuera del país en algún momento se volverá a importar”, -pensó- .
    Y aunque las escuelas de Macrobiótica efectivamente crecieron y se multiplicaron en Occidente, Ohsawa sufría al observar que la asimilación de sus principios era mucho más lenta de lo que él deseaba.

  12. Daniel
    23/06/2017 at 5:44 PM

    La deuda, no puede ser preocupacion de radicales ni de peronistas. En democracia la Argentina si hubo deuda, no la pago, con Alfonsin el pais estuvo en cesacion de pagos permanente, asi que no le pueden echar la culpa a la deuda del desastre final. Extrangularon exportaciones con retenciones del 35 %contra el campo y ahi ovbviamente perdes capacidad de pago y estas enel suicidio economico. Desde el Golpe de Estado del 20 de diciembre del 2001 al final del Gobierno de Cristina la Argentina estuvo en cesacion de pagos. Con Alfonsin y los Kijner un personaje clave en el extrangulamiento de exportaciones fue Roberto Lavagna (Renegociacion exitosa de la deuda, retenciones moviles a la energia para bajarle el precio a YPF REPSOL en beneficio del hiperargentino Enrique Ezquenazi, de la etnia de los Kijner, Gelbard, Grispun y Kicillof. No le podes echar la culpa de tus carencias a una deuda que no pagastes.

  13. Jorge de San Miguel
    23/06/2017 at 6:09 PM

    La culpa que encuentro es el fraude electoral.
    La contratación de una empresa para hacer el cómputo electrónico de los votos fue denunciada justamente por ser un proceso muy difícil de controlar, en 1984.
    La contrató el gobierno de Alfonsín.
    Desde entonces sigue vigente.

    • Jorge de San Miguel
      23/06/2017 at 6:32 PM

      El artículo que denuncia de la contratación de esa empresa electrónica no lo encontré en La Botella al Mar, lo leí en el libro de Beccar Varela “Las cosas olvidadas”.
      Allí dice que la denuncia fue publicada ese mismo año, 1984, en una solicitada de página entera, creo que en el diario La Prensa.

      • Jorge de San Miguel
        23/06/2017 at 7:14 PM

        O “La Razón”.
        Presté el libro y no puedo ubicar el artículo.

    • .....................................
      30/06/2017 at 4:51 PM
      • .....................................
        30/06/2017 at 4:52 PM

        Contracara N°08 – “El señor de la corte” R. Lorenzetti – por Natalia Aguiar TLV1

  14. Paisano
    23/06/2017 at 10:24 PM

    El tiempo es dinero dicen, en las cuentas que presenta la nota no lo incluyen, craso error.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *