País anómalo

Jorge Ingaramo

MM ya puede pronunciarse como Presidente. Lo ayudaría en su desembarco (a los ciudadanos de a pie, también) aventar fantasmas como el rodrigazo o la Alianza. Sugerimos que desmienta el dólar de $ 15, ya que retroceder precios es difícil. Caminar en la cornisa, ¿construye?

¿Anomalías?

-Balotaje y debate. Con primer plano de trapitos y 6-7-8. Hacemos historia.

-Peronismo con crisis de identidad. Es el partido del poder (y la gobernabilidad), que no sabe cómo conservarlo, frente a una construcción política PRO, sin territorio -hasta el 25/10-, con minorías legislativas alarmantes, con propuestas sin detalle, en fin… un Cambiemos que jugó a la ruleta rusa pensando que el arma no tenía carga y… acertó.

-Peronismo Renovador (con más peso del pasado, que lo que parece) sin puesta en escena: ¿somos la oposición o nos asociamos a Mauricio para sacar todo el resabio K de la opción balotaje y empujamos al modelo CFK a una resistencia, por lo menos, “no democrática”? ¿Usamos el potencial piquetero K y otras mañas para que Cambiemos fracase, como la Alianza y, después que se maten entre ellos, quedamos solos para repartirnos el 2017? El futuro es… tierra de sombras.

-La UCR, recargada, obra como co-gobierno legislativo y tal vez ejecutivo, cuando hace seis meses era un partido de intendentes. Sin dudas, Sanz se puede atribuir el acierto de Gualeguaychú. Ello asegura acceso a sitiales en el Ejecutivo, respaldados en el diferencial Legislativo (106 diputados de Cambiemos vs. 42 propios del PRO y 15 Senadores vs. 4 del PRO).

-Scioli está ayudando, con la inestimable colaboración de Cristina, a que Mauricio elimine el fantasma de la Alianza, sin decirlo ni mencionarlo. ¿Cómo hará MM para co-gobernar con la UCR, con todo el “trabajo sucio” que hay por hacer, al cual probablemente no sean muy afectos los muchachos radicales y menos aún los poderes distritales de la UCR?

Hasta aquí las anomalías que todo el mundo conoce. No son fáciles de resumir, en pocas palabras, y así entender lo que ocurrió, desde el 25 de octubre hasta hoy.

Pero hay otras anomalías: el valor del dólar no puede ser (no debería serlo) un motivo de campaña. Entre los $ 10 de Scioli y el Ahora 15, que Daniel le imputa a Macri, debería haber alguna posición intermedia.

Seamos realistas: una construcción electoral -como la de Cambiemos-, que sólo ahora se afianza territorialmente y puede explotar las debilidades estratégicas y tácticas del pejotismo, no debería perder la oportunidad de instalar un gobierno racional, que obligue al sector sensato de la Renovación peronista a permanecer fuera del desembarco de la nueva administración.

Si se mira de reojo esa Renovación: ¿Qué significa el dólar a $ 15?

-Una devaluación de por lo menos el 50% que, será buena para las economías regionales y el campo pero, no dudamos en sostenerlo, es extremadamente peligrosa para la “nueva” construcción de Cambiemos. Ya hay miedo a no poder “reponer”, la Secretaría de Comercio impulsó aumentos en medicamentos y podríamos ser sometidos -los ciudadanos de pie- a un aquelarre de remarcaciones que no sería fácil de resolver para un Gobierno que recién debuta, y que sabe que las Navidades estarán a 15 días y los aguinaldos a 20.

-Sería errado, para cualquier estrategia de apoyo legislativo, a fin de proveer una salida a la cuestión Buitres y hold-outs, desatar fuerzas que consoliden la unión pejotista o promuevan el alineamiento automático de los pibes K con el peronismo que quede, sea cual sea su pelaje.

Conclusión: las cartas, después del debate, están echadas. Las remarcaciones van a existir y después será muy difícil volver atrás precios nominales, como todo el mundo sabe. Por eso, humildemente sugerimos a Cambiemos que -para su debut en un poder todavía movedizo- se pronuncie sobre la vigencia de diálogos para que, con acuerdos de precios y salarios, aportes de dólares por prefinanciación de exportaciones, liquidaciones de soja (para sembrar) o compras de títulos públicos en dólares por los bancos, se consolide la idea que la devaluación necesaria no será un camino sin retorno en el desembarco del nuevo gobierno.

¿Qué queremos decir con esto? Que, entre el 23 de noviembre y el 10 de diciembre, hay tiempo para elaborar los mínimos acuerdos requeridos para consolidar una devaluación que no supere el 30%, que ya está de alguna manera implícita en los precios.

Sería una anomalía (otra) que un gobierno nuevo, sin experiencia nacional y poco poder territorial, desate fuerzas, como un aprendiz de brujo.

Por eso le sugerimos, humildemente a Mauricio, que desmienta, lo más pronto posible, el dólar de $ 15. Todavía es noviembre, y él ya puede hablar como Presidente.

Lic. Jorge Ingaramo

3 comments for “País anómalo

  1. Horacio Velmont
    17/11/2015 at 10:21 AM

    Macri es el famoso Hombre Gris vaticinado por Solari Parravicini. Si lo dudan, vean este link

    https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/11/16/el-hombre-gris-de-benjamin-solari-parravicini/

  2. ENGENDRO OBESO MUTANTE...
    17/11/2015 at 10:37 PM

    …….VOS TAMBIEN VAS A IR PRESO BOLSA DE GRASA CON CRINAS.

    Máximo Kirchner financió su campaña con aportes de militantes sub 35 que trabajan en el Estado.

    Con donaciones de empleados públicos, consiguió $452.000; recaudó el doble de lo que gastó………………..LA NACION

  3. 19/11/2015 at 1:22 AM

    VAMOS queda muy poco … hagan circular este LINK sobre SCIOLI

    ARTICULO 29 ⇒ http://wp.me/p5xWP2-3e

    Despues ya habra tiempo para discutir detalles
    Dr. Gaston Saint Martin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *