En la mira por la causa AySA-Odebrecht, el grupo Roggio busca ampliar los negocios de Metrovías con Rodríguez Larreta y Dietrich

Tras haber quedado involucrado en la causa judicial del pago de sobornos de Odebrecht para la adjudicación de obras de AySA, el grupo Roggio salió a asegurarse la supervivencia de su controlada Metrovías con una doble negociación entablada con la administración porteña de Horacio Rodríguez Larreta y el ministerio de Transporte de Guillermo Dietrich.

Los directivos del grupo Roggio arrancaron el mes de septiembre con una noticia proveniente de los Tribunales que no figuraba en sus planes.

Convencido de que hubo “acuerdos espurios” para manipular actos administrativos y favorecer negocios con empresarios privados, el juez federal, Sebastián Casanello resolvió -a pedido del fiscal Federico Delgado- llamar a indagatorias a 28 personas involucradas en la causa donde se investiga la adjudicación y ejecución de dos plantas potabilizadoras licitadas por AySA.

Junto con los ex directivos de AySA, Carlos Ben y Raúl Biancuzzo y las autoridades locales de Odebrecht; los ejecutivos de Roggio, Esuco, Cartellone y Supercemento deberán comparecer ante Casanello en la causa abierta por los supuestos delitos de negociaciones incompatibles y defraudación al Estado.

El magistrado sostuvo que, en función de las pruebas reunidas, “las contrataciones estuvieron previamente direccionadas” e implicaron un “millonario perjuicio económico al Estado traducido, entre otras cosas, en mayores costos como consecuencia de las irregularidades cometidas”.

Las obras que están bajo la mira judicial son dos. Una es la planta potabilizadora “Paraná de Las Palmas” que fue adjudicada a Odebrecht, Roggio, Cartellone y Supercemento. Y la otra es la planta de tratamiento de efluentes cloacales de Berazategui que quedó a cargo del consorcio integrado por Camargo Correa y Esuco.

Casi al mismo tiempo en que se notificaba de la decisión de Casanello, Roggio logró cerrar un acuerdo con Rodríguez Larreta para seguir operando la red de subterráneos y el premetro, como mínimo, hasta mediados de 2018.

El actual contrato de concesión entre Metrovías y la administración porteña tiene como fecha de vencimiento el 31 de diciembre de 2017. Pero como los funcionarios locales todavía no armaron los pliegos para relicitar la operación de los subtes, Rodríguez Larreta decidió extender el vínculo contractual con Metrovías durante el primer semestre del próximo año.

Los que conocen el paño del sector y las complicaciones que suelen aparecer en los procesos licitatorios consideran poco probable que la Ciudad pueda adjudicar y transferir los subtes a un nuevo concesionario antes de julio de 2018. Por ese motivo, lo más seguro es que Metrovías prosiga al frente de los subtes hasta fines del próximo año.

Pero además, como ya tiene decidido participar en la pelea licitatoria, no sería extraño que Roggio gane la nueva licitación y se mantenga como operador de los subtes hasta 2030.

Por otro lado y tras un guiño recibido de la cartera de Transporte de Guillermo Dietrich, los directivos de Roggio comenzaron a preparar el terreno para que Metrovías amplíe su campo de acción a la operación de trenes de cargas y pasajeros de larga distancia.

Con ese fin, el directorio de la empresa aceleró los trámites para reformar dos artículos clave de su estatuto social.

En el caso del artículo 1 que fija la duración de la sociedad, el plazo inicial de 24 años que expira en 2018 se ampliará otras cuatro décadas y llegará hasta el 2058.

Y por el lado del “objeto de la sociedad” que figura en el artículo 2 del estatuto societario, la modificación en curso prevé expandir la actividad originaria de operadora exclusiva de “servicios ferroviarios de pasajeros” a prestadora de servicios ferroviarios “en cualquiera de sus modos”. A eso se agregará otra actividad que no estaba consignada como es la “ejecución de obras” de infraestructura ferroviaria.

Antonio Rossi

Share

1 comment for “En la mira por la causa AySA-Odebrecht, el grupo Roggio busca ampliar los negocios de Metrovías con Rodríguez Larreta y Dietrich

  1. LACHO
    07/09/2017 at 11:23 AM

    Otro que tire y pegue. El subsecretario de Emprendedores, Esteban Campero, renunció este lunes a su cargo. Lo sustituirá, transitoriamente, el secretario de Emprendedores y de la Pequeña y Mediana Empresa, Mariano Mayer. Durante su gestión cerraron 5000 empresas nacionales y perdieron su trabajo 68.000 trabajadores del sector industrial.
    En un post de la red social Facebook, Campero agradeció los veinte meses de mucho aprendizaje junto a un gran equipo. ” Ayudamos a canalizar en nuevas empresas el enorme talento que existe en cada rincón de la Argentina”, dice Campero.
    Con el programa Academia Argentina Emprende, dice, que capacitaron más de 70.000 emprendedores en todo el país con el objetivo de potenciar el talento y acompañarlos en la mejora de sus propuestas de valor, algo por cierto incomprobable.
    Desde que Cambiemos subió al poder, estamos asistiendo diariamente a la constatación del CAMBIO del relato del gobierno anterior. Funcionarios que practican, ministros que colocan a sus familiares a nuevos ingresos en la funciòn pública, como el pariente del Ministro del Interior incorporado al Ministerio de Defensa (no es necesario idoneidad) y dirigentes que se incomodan porque sienten la incomodidad de los ciudadanos que se resienten por el aumento de sus limitaciones de sustentos. La FISCAL DE LA REPUBLICA advierte:” si de millones se apodera el resentimiento, hay holocaustos”. No hay que empoderar a los violentos. Queremos la ley y la paz.” No asumen la responsabilidad por generar, en gran porcentaje, el origen de la viulencia. Mucho relato, mucha promesa de fantasías (por subestimar al ciudadano) y comprobar en corto tiempo que fueron ilusiones voluntariosas.
    La mala maña de funcionarios sigue firme. Como en Córdoba, en donde se trata de disimular las denuncias de la cadena de coimas entre la contratista Ciar y altos funcionarios de la Dirección de Obras Viales de la Municipalidad de Córdoba, encabezada por Ramón Mestre de la alianza Cambiemos. La casa de fin de semana para el Cerro Colorado para un JEFE DE INSPECTORES levantada por la empresa constructora, el pago semanal de coimas con recibos a funcionarios provinciales y municipales, el apartamiento del fiscal Anticorrupción Amayusco y el mutis por el foro de la prensa local, que también sobresalen por ser los primeros en CAMBIAR, como el periodismo Capitalino.
    Y, en el Gobierno central también dan letra a que por buenos periodistas, nos enteramos que Espinosa Tinajero, socio de Durán Barba, es el encargado de las encuestas y un hombre clave en la estructura del asesor de Mauricio Macri y Santiago Nieto. Le facturó al Gobierno de María Eugenia Vidal casi 7 millones de pesos a lo largo del último año. Tiñol Barba llegó a tartamudear y no pudo dar muchas precisiones sobre quién le pagaba el sueldo u honorarios por los servicios de consultoría y asesoría hacia el Gobierno de Mauricio Macri.
    Desde 10 años atrás Gandhi José Espinosa Tinajero trabaja con él y por ello se terminó de radicar en el país en 2015. En abril del 2016 asumió la presidencia de Inversora Boroca SA. Mientras no se sabe cuanto y quién le paga a Durán Barba, se descubrió que Inversora Boroca le facturó al Gobierno de María Eugenia Vidal $6,7 millones a lo largo del último año. Ghandi, con 39 años, trabaja directamente con el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, y el secretario de Comunicación, Federico Suárez.
    El TIEMPO es un gigante que termina con todo: con las mentiras, la vida los sueños y las ilusiones. No descansa y por ello avanza sin cesar y deja al descubierto lo que políticos y periodistas quisieron, en un momento, disimular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *