La extinción del monotributo: un compendio de incompetencias acumuladas

AFIP-monotributo

El monotributo se creó para que los contribuyentes con capacidad contributiva relativamente baja, antes sometidos al régimen general, tuvieran incentivos para pagar unos impuestos que de otro modo incumplían quedando en situación de mora, o simplemente evadían.

Uno de esos incentivos fue simplificar la liquidación impositiva y hacerla menos gravosa, porque es el régimen no necesitaba de un contador.

También operaba hacia el cumplimiento de las obligaciones fiscales la garantía del acceso a la jubilación.

El más novedoso inventivo fue incorporar la cobertura de salud.

Para quienes cumplían correctamente con sus obligaciones el sistema ¡funcionaba!

Algunos aspectos negativos, como servir para que los inescrupulosos simularan el cumplimiento fiscal debía combatirse con investigación y persecución fiscal. Pero el “Estado Presente” no lo hizo, y esto vale también para los casos de fraude laboral de los trabajadores precarizados fraudulentamente bajo el paraguas del “monotributo”.

El monotributo se está extinguiendo, a causa de una enorme cantidad de errores acumulados, y el poco sentido común.

La (maldita) inflación se encargó de ir dejando gente fuera del régimen, puesto que los rangos de facturación no se ajustaron de acuerdo con ella.

Esta inflación que en ganancias opera al revés, coincide en ambos casos en algo: agrava el monto y/o el régimen de las obligaciones fiscales para personas que en la práctica no se beneficiaron con aumentos reales de salarios o de facturación.

Está visto que no sabemos cómo solucionar la inflación, pero ¿podríamos haber modificado las escalas del monotributo para paliar sus efectos? ¿Era difícil hacerlo? No, no era difícil, pero tampoco se hizo.

El sistema jubilatorio amplió su universo de beneficiarios. Pero el magro nivel de las jubilaciones (contributivos, no contributivas o mixtas) condenan a la indigencia a los ancianos. Y el monotributista apenas tiene garantizada la jubilación mínima de indigencia… que se puede obtener sin tantos aportes.

¿Puede hacer algo el monotributista para evitar su trágico destino de jubilado indigente? No, nada. A diferencia de los empleados con relación de dependencia, pague lo que pague como monotributista, siempre recibirá la jubilación de indigencia.

Desde este punto de vista previsional ¿Qué incentivo existe para cumplir con el monotributo o para no subfacturar?

Por su parte, el incentivo de ser un sistema simple y poco caro se desvirtuó -paradójicamente- a medida que se iba digitalizando la AFIP.

Aunque el monotributo se basa en conceptos muy, pero muy simples, la bajísima calidad de los sistemas online de la AFIP obliga a que los monotributistas recurran a contadores, simplemente porque sólo ellos pueden dedicar muchísimas horas para descular cómo hacer andar un aplicativo (así le llaman) mediocre o muy malo. Y así es.

Así que la mayoría tiene que IR A UN CONTADOR y, por supuesto, pagarlo.

Por último, ayer se anunciaron aumentos de montos de aportes PARA EL MISMO RANGO DE FACTURACIÓN, rango que no se actualizó.

Si un monotributista realmente factura dentro del rango de una categoría ¡el aumento representa un agravamiento de su carga tributaria sin causa! Tengo mis dudas de si eso no es cuestionable jurídicamente.

Pero a su vez, se encarecieron proporcionalmente más las categorías más bajas, básicamente para hacerlas desaparecer.

Es necesario que la ciudadanía tribute. Y a los contribuyentes nos duele, nos molestan los impuestos.

Pero si existe una conciencia tributaria básica ¿por qué entonces el Estado complica el cumplimiento tributario con tantas incompetencias propias?

Finalmente lo van a lograr: se dejará de pagar monotributo, y cualquier otro sistema alternativo.

Alejandro María Cardoso

alejandrocardoso@yahoo.com

Share

6 comments for “La extinción del monotributo: un compendio de incompetencias acumuladas

  1. Rodolfo
    04/06/2015 at 7:29 AM

    lo que siempre quisieron….destruir el monotributo porque con responsable inscripto te pueden seguir en tus gastos…de la otra manera, no…!

  2. Jorge de San Miguel
    04/06/2015 at 8:51 AM

    Sofisticados instrumentos técnicos y legales, en manos del resentimiento inescrupuloso, resentido, ignorante, e inepto.
    ¿Se podía esperar otra cosa?

  3. El Uno Grande
    04/06/2015 at 11:18 AM

    Se olvida la columnista al “monotributo provincial” que es el impuesto a los ingresos brutos y sus estúpidas declaraciones juradas mensuales que no entiende nadie y que te hace gastar en un contador. Con fuerza, con fe, con esperanza, el manco te saca plata hasta para ir al baño. Y eso no lo dice nadie.

  4. Adriana
    04/06/2015 at 2:24 PM

    Toda la economía en un país normal debe ser ajustada por inflación, se debe tributar en relación a valores constantes y no nominales como aquí.
    Ajustar año a año el monotributo, Bienes Personales, Ganancias. Tributamos por ganancias que no tenemos.

    Un consejo para quien esté levemente excedido de la categoría: regularicen la situación, las multas son monstruosas e impagables.
    Consejito de quien pensó, hace dos años, que iban a actualizar los mínimos y se quedó esperando. Hoy pagando la moratoria, sin saber si cerrar el negocio, pedir un plan o irse a vivir a Siria con los ISIS.

  5. Armando Lio
    04/06/2015 at 5:28 PM

    Yo voy a pedir un Plan Descansar. Donde esta la colaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  6. 04/06/2015 at 8:26 PM

    La nafta cuesta, aproximadamente, un peso más en el GBA. Ingresos brutos más el municipal, hace que los usuarios, salvo faltante carguen combustible en Capital. Tambien los que tienen una tarjeta de crédito, les debitan ingresos brutos por sus compras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *