INFORME OTÁLVORA: Abren proceso judicial a Lula por financiar a Cuba y Venezuela

proceso-judicial-a-Lula-por-financiar-a-Cuba-y-Venezuela

Por puentes sobre el río Orinoco, obras del metro de Caracas, etc.

■ Una investigación criminal contra el ex presidente brasileño Lula da Silva fue abierta en Brasil a mediados del mes de abril.

■ La bomba noticiosa fue difundida por la revista Cambio la noche del 30 de abril y se juntó a los señalamientos de corrupción cometidos por altos personeros del gobernante Partido de los Trabajadores en beneficio propio, de la organización partidista y de grandes empresas privadas brasileñas.

El Informe Otálvora del 23 de marzo de 2014, el primero publicado por Diario Las Américas, reseñó las gestiones de Lula ante gobiernos extranjeros. El líder izquierdista quien salió de la Presidencia el 31 de diciembre de 2010, mantiene gran poder dentro del Gobierno de su protegida y sucesora Dilma Rousseff y continuó como promotor de empresas brasileñas. En aquel Informe Otálvora se podía leer: “En la noche del 2 de junio de 2011, procedente de Cuba, Lula visitó a Chávez acompañado del presidente del Consejo Administrativo de Odebrecht, Emilio Odebrecht. El Gobierno venezolano mantenía una millonaria deuda con la constructora Odebrecht. La visita de Lula al palacio presidencial de Miraflores coincidió con el pago de parte de lo adeudado, según varias fuentes. Esa noche, también, Chávez asignó a Odebrecht un nuevo contrato por US$ 4.000 millones”. Esta información fue posteriormente corroborada por diversos medios brasileños, dejando ver que las relaciones “ideológicas” de Lula y el chavismo aceitaban los mecanismos administrativos entre el régimen venezolano y empresas brasileñas beneficiarias de obras públicas asignadas usualmente sin licitaciones.

*****

El papel de lobistas es usualmente ejercido por ex mandatarios en muy diversos países y, generalmente, no se considera un delito. Pero Lula no se habría limitado a valerse de sus relaciones políticas para “ayudar” empresarios en complicados trámites ante otros gobiernos. La Procuraduría de la República de Brasil sospecha que Lula desde fuera de la Presidencia y valiéndose de sus influencias, canalizó recursos del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social BNDES hacia obras ejecutadas por la constructora Odebrecht de la cual es lobista, para los gobiernos de República Dominicana y Cuba. Según la revista Época, el BNDES asignó US$ 4 mil millones para proyectos asignados a Odebrecht en Venezuela, Cuba, República Dominicana y Gana, durante los gobiernos de Lula y Rousseff, sobre las cuales existen sospechas de sobrefacturación, además de haber contado con condiciones excepcionales de financiamiento y sin garantías de ejecución.“Tráfico de influencia en transacción internacional” y “Tráfico de influencia”, delitos tipificados en el Código Penal brasileño, serían los señalados a Lula en la apertura de las investigaciones judiciales.

*****

El Ministerio Público brasileño estaría focalizado en el tema de la asignación de créditos del BNDES a gobiernos extranjeros desde el año 2011, con Lula fuera del Gobierno. Varias fuentes brasileñas, consultadas por este Informe, aseguran que la tendencia será a revisar todos los créditos concedidos por BNDES a constructoras brasileñas para ejecutar obras en el extranjero durante los gobiernos del PT iniciados en 2003. El puerto de Mariel en Cuba, puentes sobre el río Orinoco en Venezuela, obras del metro de Caracas, la central termoeléctrica dominicana de Punta Catalina, serían sólo parte del listado de obras en entredicho. En el puerto de Mariel, proyecto central en la estrategia del régimen cubano de apertura económica, el BNDES habría aportado, según algunas fuentes, US$ 628 millones equivalentes al 72% del valor declarado de las obras. Otras fuentes han estimado en US$ 1.092 millones el total de recursos brasileños canalizados al puerto de Mariel, el cual fue “inaugurado” por Raúl Castro y Dilma Rousseff el 27 de enero de 2014 y visitado por Lula un mes después.

*****

La falta de precisión sobre los montos aportados por Brasil para obras de gobiernos aliados de Lula se debe al secreto legal con el cual el BNDES maneja el tema. Sin embargo, revisiones recientes realizadas por el Tribunal de Cuentas de la Unión de Brasil, habrían evidenciado que los créditos para obras en países como Venezuela o Cuba durante los gobiernos PT, eran decididos mediante acuerdos políticos de Lula con los hermanos Castro o Hugo Chávez. Los fondos eran entregados a la empresa constructora brasileña sin avales ni fianzas de cumplimiento, por cuanto oficialmente el deudor era el gobierno extranjero. La revista Época, en su edición del 4 de abril de 2015, se refirió a obras del Metro de Caracas, negociadas por Lula y Chávez en 2009, asignadas sin licitación a Odebrecht con financiamiento del BNDES por US$ 747 millones.

El 29 de abril de 2015, la bancada opositora en el Senado brasileño impuso un cambio en la legislación referida al financiamiento otorgado por el BNDES a gobiernos extranjeros. La Medida Provisoria 661 pondría fin al secreto alegado por el banco estatal sobre los términos de financiamiento de proyectos a gobiernos extranjeros. Al momento de redactarse este Informe, la presidente Rousseff no había sancionado o vetado la reforma legal.

*****

No es Lula el único jerarca político brasileño que opera como intermediario entre gobiernos extranjeros y las grandes empresas de ese país. José Zé Dirceu, cofundador del Partido de los Trabajadores junto a Lula, habría estado muy activo entroncando empresas brasileñas con diversos gobiernos extranjeros, especialmente el de Hugo Chávez. Dirceu, quien fuera el poderoso ministro de la Casa Civil (Presidencia) al principio del gobierno de Lula, fue enjuiciado y encontrado culpable en 2012 por corrupción, como jefe del esquema de compra de votos de parlamentarios con recursos públicos. Ese caso, denominado como “Escândalo do Mensalão”, hizo que Dirceu saliera del gobierno Lula en 2005 y fuera desaforado de su condición de diputado. Dirceu se convirtió en un sigiloso operador político del lulismo y en “asesor” de empresas brasileñas y extranjeras a las cuales ofrecía su conocimiento y relaciones dentro del gobierno de Lula y Dilma Rousseff, así como sus especiales relaciones con gobiernos de Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia y Ecuador.

*****

El nombre de la empresa de Zé Dirceu, JD Assessoria e Consultoria, apareció en el listado de receptores de inusuales pagos procedentes de empresas involucradas en el esquema de corrupción con Petrobras, conocido como “Lava Jato”. El caso, actualmente ya en tribunales, involucra a grandes consorcios brasileños como OAS, Camargo Corrêa, Odebrecht, Engevix, UTC, Queiroz Galvão, Mendes Júnior, Galvão Engenharia e IESA Óleo & Gásempresas. Las empresas, muchas de ellas beneficiarias también de negocios con gobiernos extranjeros amigos de Lula, habrían recibido contratos de Petrobras sin licitación a cambio de financiamiento orientado al PT y a sus altos dirigentes. El escándalo Lava Jato apunta directamente hacia Dilma Rousseff quien fue Presidente de la Junta Administradora de Petrobras, amén de que en su condición de candidata presidencial del PT su campaña podría haberse beneficiado del financiamiento procedente de las empresas contratistas.

*****

Un efecto colateral de las investigaciones del escándalo Lava Jato ha sido el descubrimiento de las actividades de “asesoría internacional” de Dirceu, quien al igual que Lula se dedicó a abrir las puertas del despacho presidencial venezolano a cambio de recompensas. Aldo Vendramin, dueño de una empresa brasileña constructora basada en el estado de Paraná, reveló alas autoridades judiciales y ante la prensa haber pagado para lograr acceso a Hugo Chávez. La empresa de Vendramin, Consilux Tecnologia, que no forma parte de las grandes constructoras brasileñas, obtuvo contratos del gobierno Chávez en 2006, tras un viaje de empresarios a Caracas organizado por el entonces gobernador de Paraná y actual senador proficialista Roberto Requião. Según Vendramin, desde 2011 contrató a Dirceu para procurar el pago de acreencias del gobierno de Venezuela. “Dirceu me llevó tres veces para habar personalmente con Chávez y después de eso el dinero comenzó a salir más rápido”, confesó Vendramin al diario paulista Folha. La gigantesca minera Vale do Rio Doce, igualmente, habría contratado a Dirceu para ser recibidos por Chávez y Fidel Castro. La productora de bebidas brasileña Ambev, según el diario O Globo, contrató a Dirceu para impedir que Chávez ordenara la expropiación de sus plantas en Venezuela.

Un nombre especialmente notable en la lista de clientes de Zé Dirceu es el venezolano Gustavo Cisneros, quien habría contratado al brasileño para realizar tareas de lobby ante el gobierno de Hugo Chávez. A mediados de 2012 vencía la concesión del canal de señal abierta Venevisión y Cisneros habría recurrido a los amigos izquierdista brasileños de Chávez para garantizarse la renovación. El 23 de mayo de 2012 la concesión de Venevisión fue renovada por cinco años.

*****

El enjuiciamiento de Lula da Silva y un juicio político contra Dilma Rousseff ya entraron en la agenda política de Brasil. El gran empresariado y el principal partido opositor (el tucano PSDB de Fernando Henrique Cardoso y Aécio Neves) se muestran aún dudosos de aventurarse en un proceso para la destitución de Rousseff, pero la posibilidad de neutralizar judicialmente a Lula comienza a ganar apoyos. Cardoso se muestra poco ganado a una ruta que conduzca a destituir a la Presidente, mientras su partido ordenó que un grupo de juristas estudien la viabilidad legal de un proceso de impeachment. El influyente senador tucano Aloysio Nunes escribió en su cuenta Facebook el 27 de abril de 2015: “el impeachment es camino difícil (…) Defiendo abrir una investigación [a Rousseff] por crimen común contra la Ley de Responsabilidad Fiscal”. El impeachment sólo prosperaría con los votos del PMDB en el Congreso, pero ello podría empujar al precipicio al propio Vicepresidente Michel Temer, cabeza de ese partido. Dilma y Lula se lo han debidamente recordado. (R24)

* Edgar C. Otálvora. es el nombre público de Edgar Omar Contreras Otálvora. Intelectual, periodista de análisis, político venezolano que ha ejercido funciones oficiales de alto gobierno y diplomáticas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *