¿Necesita Biden una nueva Guerra para vencer en las Presidenciales del 2024?

Joe Biden habría cedido a las presiones de la AIPAC y en una declaración conjunta con el Primer Ministro en funciones israelí Yair Lapid en el marco de su actual visita a Israel, ha prometido que “EEUU usará todos los elementos de su poder nacional para evitar que Irán obtenga un arma nuclear”, pues la sui generis democracia estadounidense Estados Unidos tendría como pilar de su sistema político la sucesiva alternancia en el Poder del Partido Demócrata y del Republicano (ambos fagocitados por el lobby judío), siendo Joe Biden el nuevo tapado de la AIPAC. Así, la sorpresiva victoria de Donald Trump ante Hillary Clinton representó para Israel “perder una valiosa amiga para ganar un amigo mejor”, Donald Trump, quien instauró el puzzle inconexo de un caos que finalizó con la victoria del candidato demócrata Joe Biden, quien en 2007 afirmó: “yo soy un sionista. No se necesita ser judío para ser un sionista”.

Irán, la bestia negra de Israel

En 1978, Zbigniew Brzezinski, declaró en un discurso: «Un arco de crisis se extiende a lo largo de las costas del Océano Índico, con frágiles estructuras sociales y políticas en una región de importancia vital para nosotros que amenaza con fragmentarse y Turquía e Irán, los dos estados más poderosos del flanco Sur son potencialmente vulnerables a los conflictos étnicos internos y si se desestabilizara uno de los dos, los problemas de la región se harían incontrolables“ , esbozo de una teoría que terminó de dibujar en su libro “El gran tablero mundial. La supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos” (1.997), considerada la Biblia geoestratégica de la Casa Blanca así como el libro de cabecera de las sucesivas generaciones de geoestrategas y politólogos.

Irán adquirió una dimensión de potencia regional gracias a la política errática de Estados Unidos en Iraq, (fruto de la miopía política de la Administración Busch obsesionada con el Eje del Mal ) al eliminar a sus rivales ideológicos, los radicales talibanes suníes y a Sadam Husein con el subsiguiente vacío de poder en la zona, por lo que reafirmó su derecho inalienable a la nuclearización, pero tras la elección de Hasan Rowhani como nuevo Presidente electo de Irán se abrió un escenario nuevo y una oportunidad para la resolución del contencioso nuclear EEUU-Israel-Irán pues un posible bloqueo del estrecho de Ormuz (por el que pasa un tercio del tráfico energético mundial) podría agravar la recesión económica mundial y debilitar profundamente todo el sistema político internacional, lo que obligaría a EEUU a reconsiderar el papel de Irán como potencia regional y posible árbitro en la contienda siria.

Sin embargo, tras la aprobación por el Congreso y Senado de EEUU de una declaración preparada por Lindsey Graham y Robert Menéndez que señala con rotundidad que “si Israel se ve obligado a defenderse y emprender una acción (contra Irán), EEUU estará a su lado para apoyarlo de forma militar y diplomáticamente”, estaríamos asistiendo al aumento de la presión del lobby pro-israelí de EEUU (AIPAC) para proceder a la desestabilización de Irán por métodos expeditivos. Así,el Senado de EE.UU. renovó de forma unánime hasta el 2.026 la Ley de Sanciones contra Irán (ISA por sus siglas en inglés) y tras el lanzamiento de un nuevo misil balístico por Irán, Trump incrementó las sanciones contra varias empresas iraníes relacionadas con los misiles balísticos sin violar el Acuerdo Nuclear firmado entre el G+5 e Irán en 2.015, conocido como Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA por sus siglas en inglés) , acuerdo que la Administración Trump abandonó.

Dicho abandono tuvo como efecto colateral el estrangulamiento de las exportaciones del crudo iraní y su entrada en la órbita de influencia de China así como un incremento de su enriquecimiento de uranio al 60% por lo que Israel habría movido sus piezas del MOSAD para mediante atentados mediáticos y selectivos desestabilizar el régimen del Líder Supremo, ayatollah Ali Khamenei al tiempo que habría sellado alianzas con Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí para conformar una entente contra Irán.

¿Necesita Joe Biden una nueva Guerra para vencer en las Presidenciales del 2024?

La caída en desgracia de Bibi ante el AIPAC cristalizó en el Gobierno de Coalición liderada por el centrista Yair Lapid y el derechista Naftali Bennett (Coalición Arco Iris). Ello representó el ocaso político del último emperador judío, Netanyahu tras 12 años en el Poder pero siguiendo el endemismo atávico de todos los Gobiernos judíos, el Gobierno de Bennett continuó con la sistemática campaña de asentamientos ilegales cuyo penúltimo episodio sería el anuncio de la creación de las nuevas colonias de Asif y Matar con el objetivo confeso de “doblar la población de los Altos del Golán” tras recibir las bendiciones tanto de la Administración Trump como la de Biden y habría sellado alianzas con Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí para conformar una entente contra Irán, para lo que utilizará una vez más la dictadura invisible del temor al Tercer Holocausto.

Israel considera a Irán “el mayor exportador de terror y de violación de los Derechos mundo en el mundo al tiempo que sigue enriqueciendo uranio y se acerca peligrosamente a la obtención de una bomba nuclear ” y Joe Biden habría cedido a las presiones de la AIPAC y en una declaración conjunta con el Primer Ministro en funciones israelí Yair Lapid en el marco de su actual visita a Israel, ha prometido que “EEUU usará todos los elementos de su poder nacional para evitar que Irán obtenga un arma nuclear”. Conviene recordar que el desgaste sufrido por Biden tras el fiasco de Afganistán, una inflación desbocada y la posible entrada en recesión de la economía el año venidero tras la guerra de Ucrania, podría desembocar en el triunfo republicano en las elecciones intermedias del 2022 que anticiparían un retorno triunfal de Trump en las Presidenciales del 2024 y de lo que sería paradigma el reciente triunfo republicano en el Estado de Virginia. Dado que las reservas estratégica de EEUU están en máximos y que la industria del shale estadounidense ha conseguido remontar el vuelo debido al desbocado del crudo aunado con el desafío creciente a la hegemonía estadounidense que representa el coloso chino, podría forzar a Joe Biden a servirse de un inicial ataque sorpresa de Israel a Irán para iniciar una nueva Guerra en Oriente Medio con el doble objetivo de secar las fuentes energéticas de China y de remontar su índice de popularidad para se reelegido en las futuras Elecciones Presidenciales del 2024.

Según un informe del portal Veterans Today, “Israel estaría trasladando armas de defensa aérea, artillería de largo alcance, helicópteros y aviones de combate F-15 a Erbil, capital del Kurdistán iraquí para una guerra más amplia contra Irán” (Operación Persia) que podría desencadenarse en los próximos meses. Así, tras los fiascos de Siria, Libia e Irak, Irán sería el nuevo cebo del plan anglo-judío del maquiavélico Plan esbozado por la Alianza anglo-judía en 1960 para atraer tanto a Rusia como a China y provocar un gran conflicto regional que marcará el devenir de la zona en los próximos años y que sería un nuevo episodio local que se enmarcaría en el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría EEUU-Rusia. Dicho conflicto podría involucrar a las tres superpotencias (EEUU, China y Rusia) contando como colabores necesarios a las potencias regionales (Israel, Siria, Egipto, Jordania, Arabia Saudí e Irán), abarcando el espacio geográfico que se extiende desde el arco mediterráneo (Libia, Siria y Líbano) hasta Yemen y Somalia, teniendo a Irak como epicentro y rememorando la Guerra de Vietnam con Lindon B. Johnson (1963-1969).

Germán Gorraiz López

Analista político

Share
Subscribe
Notify of
guest

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Incrédulo
Incrédulo
29 days ago

No seamos ingenuos; se necesita ganar ninguna elección, pues el resultado esté decidido antes de que se emita el voto. Y el yanqui promedio tiene lo poco que le queda sin destruir del cerebro, lavado por varias generaciones y sólo le importa el precio del combustible, y que estén las góndolas llenas con agua mineral y papel higiénico. La guerra no es una herramienta política, sino un recurso de facturación del complejo militar- industrial, y negocios paralelos, y también control de la población descartable (fíjense en quienes se alistan como carne de cañón).
Ya está decidido por la elite globalista, que yanquilandia tiene que pasar a segunda fila, y el rol protagónico, ser jugado por China. Están destruyendo la industria, la economía, y el tejido social americano de hace años, y todas las grandes corporaciones, están migrando a China, la que muestra el camino con el sistema de férreo control policíaco, y sistema de créditos sociales. Están inundando el mundo de papeles verdes, y cada vez menos países los aceptan, salvo los indigentes como nosotros, que no tenemos moneda. Va a pasar, más temprano que tarde, un desguace, tipo Unión Soviética, con dos grupos de estados, los tecnocráticos y globalistas, y los nacionalistas tradicionales. Esperemos que no desaten alguna guerra nuclear de falsa bandera. Se sabe que el época de Obama, se frustró una detonación atómica en San Diego, organizada por la CIA y sectores de la fuerzas armadas (que son una corporación económica, en donde todos facturan), con la que se intentaba desatar un conflicto en gran escala. Esto puede volver a suceder, pues recordemos que los factores de poder ya no son los países, sino los intereses corporativos globales.