Sobre corrupción

corrupción-varios

La palabra corrupción es cada día más utilizada en los medios de comunicación y entre los ciudadanos. Pensamos que hay tanta corrupción en el planeta que nuestra impresión es que toda actividad humana está contaminada de esta acción, como veremos de seguido.

El DRAE define la palabra corrupción en su primera acepción así: Acción y efecto de corromper, lo que significa alterar y trastrocar la forma de algo, echar a perder, depravar, dañar, pudrir. Sobornar a alguien con dádivas o de otra manera. Pervertir o seducir a alguien. Estragar, viciar. Corromper las costumbres, el habla, la literatura. Como ven, con esta definición nadie se salva.

¿Es nueva la corrupción? No, la historia está plagada de actos de corrupción, Piergiorgio M. Sandri, nos dice en un extenso escrito titulado “Historia de la Corrupción” (No dejen de leerlo) que “Los escándalos políticos llenan las páginas de la actualidad y los ciudadanos están cada vez más indignados. Pero las malas prácticas llevan siglos de historia y parecen inherentes al ser humano. Y se pregunta algo que también nosotros muchas veces nos hemos cuestionado, dice así: Y si hoy, en el fondo, ¿lo que ocurre no fuera tan grave?

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20120803/54331562523/historia-de-la-corrupcion.html#ixzz3ntMzsCRP

Al tratar este tema no podemos dejar de comentar el pasaje bíblico que relata de manera metafórica el primer acto de corrupción que hacen los primeros humanos que según la biblia,Dios creó, esto sucede cuando la serpiente seduce a Eva (la corrompe) para que convenza a Adán de comer de la fruta prohibida.

En su extenso artículo, Sandri nos explica que “Algunos historiadores se remontan hasta el reinado de Ramsés IX, 1100 a.C., en Egipto. Un tal Peser, antiguo funcionario del faraón, denunció en un documento los negocios sucios de otro funcionario que se había asociado con una banda de profanadores de tumbas, que, como diríamos hoy… ¡hacían los egipcios! Los griegos tampoco tenían un comportamiento ejemplar. En el año 324 a.C. Demóstenes, acusado de haberse apoderado de las sumas depositadas en la Acrópolis por el tesorero de Alejandro, fue condenado y obligado a huir. Y Pericle, conocido como el Incorruptible, fue acusado de haber especulado sobre los trabajos de construcción del Partenón”. Imperios, reinados, papados, feudos, dictadores, autoritarios, todos, se han visto envueltos en actos corruptos a través de la historia.

Hoy vemos en grandes titulares los actos de corrupción más notables, el gobierno de Brasil se enfrenta quizás al acto de corrupción más grande de su historia, la FIFA se encuentra investigada y ya han sido acusados algunos miembros de esta organización, gobiernos como el de Venezuela han sido señalados como los más corruptos del mundo, la ONU no se queda atrás y en estos días aparecen en grandes titulares que revelan informaciones que afirman que el ex presidente de la Asamblea General de la ONU John Ashe y un diplomático dominicano están envueltos en actos de corrupción por recibir 1,3 millones de dólares en el seno de Naciones Unidas, pero resulta que esto no es nada nuevo, el libro de Eric Frattini, titulado: ONU Historia de la corrupción, reseña 60 años de actos corruptos en esa organización, por otra parte las empresas privadas Bosch y Volkswagen han sido acusadas recientemente de dar información falsa sobre sus productos y por supuesto que en todo esto relacionado a la corrupción no podemos excluir a la prensa, pues es sabido que corrompe muchas veces el habla, la forma en que escribe y el cómo muchas veces transmiten las noticias.

Pero la corrupción no solo aparece en los gobiernos o en las grandes instituciones u organizaciones, es de todos conocidos que la mayoría de las personas acostumbran a quejarse de la corrupción, pero no se miran en ellos mismos cuando cometen actos corruptos, es corrupto de acuerdo a su definición y significado cualquier persona que altere la forma de algo, eche a perder, deprave, dañe, o pudra, soborne a alguien con dádivas o de otra manera, pervierta o seduzca a alguien, estrague, vicie o corrompa las costumbres, el habla o la literatura.

Piergiorgio M. Sandri nos dice que “Según Carlo Brioschi, la corrupción “es un fenómeno inextirpable porque respeta de forma rigurosa la ley de la reciprocidad. Según la lógica del intercambio, a cada favor corresponde un regalo interesado. Nadie puede impedir al partido en el poder que se cree una clientela de grandes electores que le ayuden en la gestión de los aparatos estatales y que disfruten de estos privilegios. Es algo natural y fisiológico”. Para Julián Santamaría, presidente de Noxa Consulting y catedrático de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid, “el electorado haría bien en entender que la corrupción es una lacra de todos los tiempos, que se refiere a la naturaleza humana. Se da en todos los países y en todas las épocas. En la actualidad es más frecuente en los países en vías de desarrollo, donde se combina una elevada burocracia, salarios bajos de los funcionarios y sistemas políticos autoritarios. Es cuando se da la situación esperpéntica: países emergentes, de escaso recursos y con una población que aspira a tener una forma de vida más elevada”.

Esto último lo confirma la organización Transparencia Internacional con su Índice de Percepción de Corrupción, los países menos desarrollados son más corruptos que lo las más desarrollados, Dinamarca ocupa el lugar número uno del mundo como el país menos corrupto, mientras que Sudán el puesto 173, en nuestra región Venezuela se sitúa en el puesto 163, Honduras en el 161, Nicaragua en el 133, Argentina en el 107, Bolivia en el 103, Costa Rica en el 54 y Panamá en el 37. http://www.datosmacro.com/estado/indice-percepcion-corrupcion

Si esto es así, debemos comprender entonces, que al menos en nuestra región tendremos corrupción para rato, aunque todo indica que conforme nos desarrollemos el índice de corrupción disminuirá.

Carlos Vilchez Navamuel

http://www.carlosvilcheznavamuel.com

http://porunaprensamashumanayobjetiva.blogspot.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *