Contrastes

Gabriela PousaVacaciones, en apariencia al menos, la nieve comienza a acumularse en los picos de los cedros. Todos encantados con el espectáculo. Los esquiadores preparando el equipo, la temporada se muestra auspiciosa y genera entusiasmo inmediato. Se suceden los días, ya no es dable salir, las puertas están secundadas por altas montañas de nieve y piedra. Por la ventana no se ven los picos helados, ni el cielo blanco. El gris lo uniforma todo y el tedio acecha. Se espera. El ser humano sabe que la vida, en definitiva, es una sucesión de días entre esperas y lozanías.

Al tiempo -ya no importa demasiado el cuánto-, ha agotado los víveres y apenas queda un poco de agua para seguir soñando con la salida del sol y un paisaje diáfano. Después de una noche que pareció eterna, un rayo de luz sorprendió a los desesperados. Era claro, el sueño concretado. Aplausos, risas, abrazos…

Un detalle no más, las vacaciones habían terminado. No es un simple cuento, ni mucho menos una fábula trasnochada que busque moraleja, tampoco una metáfora aún cuando lo parezca. Es el breve relato de lo que hemos vivido durante doce años. El encanto de una mayoría siempre dudosa, y la espera resignada en otros casos. Nos tapó una nevada que al comenzar parecía linda y óptima, máxime para quienes pretendían esquiar. Algunos por el solo hecho de calzarse los esquíes creyeron haber esquiado, y así lo contaron…

El encantador paisaje quedó limitado por el marco de ventanas y el frío de la escarcha. La angustia para no acabar con la esperanza produjo fantasías impensadas. De ese modo, Cambiemos, Mauricio Macri y la juventud del PRO fue el sol. La nieve hartó. Quizás sea verdad que todo se supera si no se prolonga más de la cuenta, el problema es que nadie sabe a ciencia cierta cuál es esa suma, y en qué momento acaba la vida de uno en ella.

El rayo de sol generó una ilusión fundada para algunos, necesaria para otros, y sospechosa tal vez para escépticos y víctimas de la meteorología en Argentina. A varios incluso, los encegueció. Sucedió algo similar a ese efecto que provoca la luz cuando pega de lleno en el parabrisas del auto. Lo mejor es no ver, y uno baja esa solapa de la parte superior casi en un acto instintivo como pidiendo salvación.

Así los argentinos vivieron el comienzo de lo que hoy se llama “macrismo”. Una pena, nunca los “ismos” nos han favorecido y menos todavía si se apoya en una individualidad que, paradójicamente, nunca se ha erigido a sí misma como una imagen predestinada ni como un héroe redentor.

Será cuestión de ver las partes en el todo, porque el todo solo no clarifica mucho. Lo cierto es que la perspectiva no más del sol, después de un exceso de días gélidos y oscuros fue una bendición. No hay reproche a haberlo vivido de ese modo. Ahora bien, el calendario no se detuvo con la nevada, la cronología nos indica que con su fin también las vacaciones estaban liquidadas.

Hay que salir del hotel para volver a casa. Al hacerlo hay un detalle que opaca toda aventura vivida, toda epopeya o gesta magna: el conserje del complejo está parado ahí con la cuenta de lo que se debe, de lo consumido. A pagar si se quiere salir. Entonces, el paisaje ya no es tan lindo, el sol no calienta lo suficiente, y la “viveza criolla” pretende valerse de la queja para evitar hacer frente a lo inevitable: saldar la deuda más allá de que se haya contraído libre y voluntariamente. El destino no fue impuesto, si estuvimos ahí es porque primero elegimos ir. No; no era gratis. A veces hay que leer la letra chica también.

“Fui a esquiar pero no pude porque nevó más de lo esperado“, no es un argumento válido para evitar el pago. No hubo cláusula ni garantía de un clima menos duro en el contrato. Se rompieron los platos, a pagarlos. Esa es la parte que no gusta. Ese es el instante en el cual Mauricio Macri deja de ser “mi Presidente” elegido democráticamente. En síntesis, llega el tiempo del “yo, argentino“.

Quién puede comprende allí que no se ha aprendido aún lo suficiente. El dejo de nostalgia es natural, hasta la rabia por la “mala suerte” que en rigor no fue azar, se puede justificar. Pero no hay excusa para rasgarse las vestiduras. No somos víctimas de un alud sorpresivo ni de un tsunami que no vimos. Había posibilidades concretas de vivir una ingrata sorpresa. El sur era un resumen perfecto de lo que deparaba el kirchnerismo. Se optó, voluntariamente o no, por no ver aquello. Digamos que se evitó consultar el servicio meteorológico como si ello fuese un reaseguro de buen tiempo en esa ocasión.

Refunfuñando salimos del lugar recreativo donde la nevada nos encerró hasta el olvido. En el camino vemos el arco iris completo, deslumbrante. Volvemos a sonreír y a estar satisfechos pero no hay siete colores resplandeciendo frente nuestro, únicamente por el sol que salió, no. Este es fruto del ayer soportado y del presente esperado. Una conjunción de ambos. Lo que deslumbra entonces no es tanto este sol sino el contraste entre la oscuridad e impotencia del encierro, y esta libertad coartada quizás por el deber y la responsabilidad de pagar el precio que vale el arco iris final.

Tanto para la algarabía como para el enojo conviene esperar la estabilidad, de lo contrario mañana estaremos quejándonos del verano… Es difícil que lo oscuro termine claro y visible, pero también es seguro que no todo lo que brilla es oro, existe lo dorado. Eso no impide aprovechar el resplandor para avanzar y definir, finalmente, donde se quiere estar las vacaciones que vienen.

Gabriela Pousa

Perspectivas Políticas

15 comments for “Contrastes

  1. L.E.E.
    04/08/2016 at 2:11 PM

    Cuando se me terminen de secar las lagrimas , que se me caen por las mejillas ; y que las odio porque fui soy y sere un duro guerrero azul y me molestan y no las soporto y me ponen de mal humor ; de leer tanta Belleza Intelectual , tanta Palabra Justa y Directa , Bonito Castellano ,…que hiere y lastima ….el Honor , el Orgullo y el Valor Civico , abandonado durante una decada de nuestra vida………..

    Y el tembladeral emocional , que me produce ,…..que una Princesa salga al balcon de su Palacio y le recrimine al Guerrero sus errores en la Batalla ,…justos y legitimos , porque no es el asistente del Rey ; o un General Estrategico ; pñrecisamente ,…se trata de una ….Mujer ; y sin entrar en las cuestiones de genero , – estupidas en este contexto Bello , …….es la Dama , retando al Caballero.

    Cuando termine de secar mis lagrimas , por lo que despiertan tus Palabras haciendome cargo del adormilamiento de toda una sociedad y de su lenta evolucion Ciudadana ,…- que no me corresponde pero lo asumo ; – respondere la Nota y como buen forista opinare ,….

    Gracias una y mil veces mas , por tu pluma y tu Palabra , en nombre de….miles de Argentinos que han despertado …..pero que aun , se estan resfregando los ojos y no terminan de despertarse , …se estan por lavar la cara recien ………….en mi caso Gabriela , siempre tengo a mano mis anteojos de sol , muy verdes oscuros….

    jeje.

    Gracias !!!!!!

    ( LEE) Lobos en Extincion

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      04/08/2016 at 9:16 PM

      Siempre buena, pero hoy !!brillante!!..nuestra Gabriella Pousa. Permítame, estimado Lobo (que no está en extinción)…, que sume apenas mi granito de arena a la enorme masa de Poesía que usted volcó en agradecimiento a la varita mágica (pluma) de Gabriella Pousa.

      Guille

      • El Lobo
        04/08/2016 at 11:30 PM

        Hace poquitos dias , partio un antiguo Camarada y Amigo , joven el ; apenas 52 años y con todas las esperanzas despiertas , era de MDP y planes y proyectos quedaron en un doloroso vacio , nada nuevo , les pasa todos los seres humanos que pierden y perdemos , seres queridos.

        Valoro mucho su Post , viniendo de alguien tan valioso y valorado como Ud , y en estos momentos sensibles y tristes.

        Gabriela , a quien no conozco personalmente , pero si conzoco su Alma , amerita mas que lindas palabras , un sentir noble , puro y trascendente.

        Va un fuerte abrazo , junto a mis respetos.

      • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
        05/08/2016 at 12:33 AM

        Cierro el abrazo…, y queda un calor humano que perdurará.

        Guille

        gniettozukowski@yahoo.com.ar

  2. ROBERTO DANSEY
    04/08/2016 at 3:03 PM

    Gabriela, la poesía es el lenguaje de los elegidos, y el razonamiento de pocos que pueden seguir el hilo de la lógica.-
    Muchas gracias por tu articulo.-

    Peeeero hoy, como en la vieja grecia, el mensaje que llega es el del teatro.-
    No es casual que hoy sean éxito Intratables, y todos los noticiosos con opinadores / locutores, erigidos en héroes de dudoso respaldo intelectual-profesional.-
    Pero la elaboracion del cambio cultural que hoy tenemos que hacer, lo que vos haces ayuda a algunos, pero lo que una mayoria necesita es el Teatro Griego mediático, aún con la irresponsabilidad del anonimato, de los nicks.
    Todo suma
    Porque en ese burlesque, la sumatoria de la opinión popular, presiona sobre los parlamentarios y jueces, que sienten mirados y juzgados.-
    Un buen medico, el que te cura y ayuda en silencio, como decía un grande Reneé Favaloro, “Siempre tengo a la muerte en el asiento del acompañante, y debo vencerla”.- Ese es el desafío

  3. Mohamed Yusul ex Isaias Rabinovich
    04/08/2016 at 3:32 PM

    La rubia es muy linda y eso hace que uno sea mas contemplativo al escribir…pero prefiero las vacaciones a que me manden a hacer la colimba con frio porque el gas esta caro y sin luz por ídem…menos mal que estan los jueces de “Justicia legítima” que le anulan todas las medidas al dúo Mauri-Aranguren que no quieren “pobreza cero” sino “a los pobres : cero !!”

    • TUTTO MALISSIMO
      04/08/2016 at 4:50 PM

      Mohamed Yusul ex Isaias Rabinovich:
      SOS UN CAGÓN QUE USAS UN RIDÍCULO NICK, Y SIEMPRE ESTAS HABLANDO BOLUDECES.-

      ¡¡¡ SOS UN POBRE BOLUDO !!!

  4. Vengador
    04/08/2016 at 5:02 PM

    Excelente artículo, coincido con Roberto, pero como en toda obra el telón deberá bajar y habrá que recuperar la cultura perdida.
    Esto que transmiten a la caja idiota es desintegración nacional.
    La cultura se ejerce todos los días en la vida cotidiana.

  5. Atanor
    04/08/2016 at 5:51 PM

    Los vejeestorios estan alborotados ante una dama joven…..imaginense si la que escribiese fuese Alessia Miguens con su ex foto en bolas….. Habria mas de un infartado. Bla…bla…bla…para justificar el cambio de nada y pedir tiempo ante el desmadre.

  6. Adamaris
    04/08/2016 at 5:55 PM

    PELOTUDA UNA GOLONDRINA NO HACE EL VERANO!

  7. Von Kleist
    05/08/2016 at 3:57 AM

    Ante la gloria de los héroes, desaparece, se anula el mísero concepto de las patrias. Por eso yo que no tengo ninguna, si se exceptúa el corazón de la mujer que me ama, he recordado ante ese sable que llega, la independencia americana, necesaria a la economía del globo como un pulmón, aunque esté manchado por la infamia republicana y la estupidez democrática; he vengado a la historia de la conjuración de mil triunfantes envidias pequeñas, pero numerosas como viruelas; y he resuelto recordar a los militares (no me atrevo a decir guerreros) de esta nación crucificada en el caballete de una pizarra de bolsa, que entre los afeminados ciudadanos de Ítaca no se encontró uno capaz de manejar el arco legendario del guerrero ausente.

  8. Tienen motivos para estar nerviosos
    07/08/2016 at 1:41 AM

    Héctor M. Guyot
    LA NACION

    La “rebeldía” de Hebe de Bonafini no sorprende. Tampoco el aguante de los buenos muchachos, muchos de ellos procesados por la Justicia, para evitar que fuera llevada a prestar declaración indagatoria.

    El kirchnerismo actuó por fuera del sistema republicano cuando eran gobierno y lo sigue haciendo ahora. No se somete a la ley. La psicopateada de anteayer denota la mezcla de megalomanía, soberbia, intolerancia y relato a que nos han acostumbrado. Ellos son la medida de todas las cosas.

    Claro, no es lo mismo actuar así cuando se tiene al Estado que cuando, desde el llano, se van descubriendo desnudos en medio de la podredumbre a medida que baja la marea.

    La impotencia de Guillermo Moreno para dar respuesta a las simples preguntas de un economista derivó en un estallido fascista que apuntó a borrar aquello que se opone a la propia voluntad. Así procedieron durante doce años, ¿por qué habrían de cambiar ahora?

    Sin embargo tienen motivos para estar nerviosos. Lázaro habló. Y lo hizo como un hombre atrapado entre dos impulsos contradictorios: quería y no quería hablar. La impotencia de ser el único “empresario” de obra pública preso en un sistema que sabe viciado y la evidencia de que le soltaron la mano le arrancaron un lamento amargo: “No sólo Cristina. Todo el mundo me usó de forro”. Pero contó una parte ínfima de lo que sabe. Si cuenta más, deja pegados a dos ex presidentes.

    Trató de evitarlo, acaso porque no se siente aún lo suficientemente solo o por un miedo natural (dijo que lo apretaron para que callara). Lázaro habló, entonces, preso de una contradicción insalvable. Desde Aristóteles, no se puede obtener al mismo tiempo una cosa y su contrario: descargarse, algo que Báez parece andar necesitando, sería mandar a sus jefes al cadalso.

    “Néstor no te soltaba una moneda -dijo-. No pagaba un café.” La querían toda para ellos, queda claro. Pero la frase, en apariencia inocente, ayuda a entender la naturaleza de la década “ganada”. El kirchnerismo fue menos una expresión política que un hombre enamorado de una caja fuerte.

    Es decir, un fenómeno de orden psicológico montado sobre la desgarrada historia de un país. La psicología del líder y la de su sucesora parece cada día más expuesta, y explica mucho de lo que pasó en estos años. Más delicado es desentrañar la de una sociedad -o buena parte de ella- que los siguió y votó al calor del fervor político. O los obedeció bajando la cabeza.

    Entre la catarsis y el silencio, Lázaro se defendió de un delito que se resiste a reconocer. “El hilo se tiene que cortar en Báez, porque no puede seguir para arriba”, ironizó. “Jamás quiso Casanello investigar la obra pública, porque eso está ligado directamente con el gobierno nacional.” Aquí lo traicionó el inconsciente: la munición contra el juez alcanzó también a Cristina.

    En suma, sus dichos desestiman la idea de que los López o los Jaime son ovejas descarriadas. Al contrario, confirman que el matrimonio patagónico llevó la corrupción del sistema a extremos inéditos mediante un ardid temerario: colocarse de ambos lados del mostrador.

    De un lado colonizaron el Estado. Del otro pusieron a Báez y a otros como él. La plata salía “de arriba” y todo indica que allí volvía. Aunque no hay duda de que a Báez la operatoria le dejó beneficios.

    Acaso eso explique otro misterio de la psicología: el ex cajero de banco, a quien el abogado de uno de sus hijos sindicó como empleado de los Kirchner, mantiene intacta su fidelidad a la memoria de quien en verdad lo usó y lo condujo a una caída que resultó tan estrepitosa como su ascenso a los cielos de la opulencia y la gran vida. Algo parecido le pasó al país.

    Esta semana los tribunales no tuvieron descanso. El caso López deparó notas desopilantes. “Creí que mi marido se iba a un retiro espiritual”, declaró la esposa, quien la tarde previa al revoleo de los nueve millones mantuvo once comunicaciones telefónicas con la hermana Alba, la madre superiora del convento donde el ex secretario de Obras Públicas fue detenido y donde las almas puras quizá puedan ver al Espíritu Santo, pero no una metralleta depositada en el suelo, a la vista de todos.

    A Alba, de 95 años, la declararon inimputable: reservará sus secretos para el otro mundo, como antes lo hicieron Di Monte, Grondona y el mismo Néstor Kirchner.

    Otro que ahora la tiene difícil es Daniel Scioli, acusado junto a su entorno de sustraer dinero público mediante presuntas cajas negras. No lo ayuda el estado en que dejó a la provincia y el hecho de que fue el candidato del kirchnerismo para perpetuar el expolio.

    Sin embargo, lo que más ha de preocupar a Cristina Kirchner son los avances para reabrir la denuncia de Nisman por encubrimiento de los iraníes en el atentado a la AMIA. El aguante a Hebe, donde se cuestionó la “legitimidad” de los jueces y se habló de “persecución de los luchadores populares”, pareció apuntar a reforzar el relato para cuando haga falta.

    Pero en el caso del memorándum con Irán, que involucra la muerte de un fiscal y el presunto encubrimiento del terrorismo internacional, no hay coartada ideológica posible. No es lo mismo vaciar al país que venderlo junto con la memoria de los muertos.

  9. Bello Domingo Gabriela !!!
    07/08/2016 at 12:25 PM

    ….Hay que salir del hotel para volver a casa. Al hacerlo hay un detalle que opaca toda aventura vivida, toda epopeya o gesta magna: el conserje del complejo está parado ahí con la cuenta de lo que se debe, de lo consumido.

    A pagar si se quiere salir. Entonces, el paisaje ya no es tan lindo, el sol no calienta lo suficiente, y la “viveza criolla” pretende valerse de la queja para evitar hacer frente a lo inevitable: saldar la deuda más allá de que se haya contraído libre y voluntariamente.

    El destino no fue impuesto, si estuvimos ahí es porque primero elegimos ir. No; no era gratis. A veces hay que leer la letra chica también…………

  10. Je t'aime et vous aime pour toujours
    07/08/2016 at 2:58 PM

    …..Eso no impide aprovechar el resplandor para avanzar y definir, finalmente, donde se quiere estar las vacaciones que vienen……….

    http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201207/playa_de_ipanema_durante_el_atardecer_2960_630x.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *