¿Crimen sin castigo?

CFK-feretro-nestor-k

¿Cuál será la verdad de la muerte o asesinato de Néstor Kirchner, que muchos que fueron sus opositores no hacen nada para que se investigue la razón por la que el féretro nunca estuvo a cara descubierta, si fuera que se respetaran las costumbres cristianas de velar a sus muertos con el ataúd destapado?

¿Por qué será que de eso no se habla, como que no sea que, al final de cuentas, como se da casi siempre, entre bueyes no hay cornadas?

Mas la verdad, que es la única realidad, revelaría el misterio de la muerte de Néstor habida cuenta que no es muy difícil deducir que si se destapara al féretro, revelaría que es lo que hay en él.

Creo que si buscan verdades claras e indiscutibles, comenzando por el napoleónico sarcófago, muchas de los intríngulis con que se enfrenta esta pálida justicia, se ahorrarían, además, se adelantarían muchos ítems que hoy permanecen medio oscuros, favoreciendo a Cristina y sus cómplices, que por algo muy groso mantuvieron al muerto en la oscuridad de un cajón tapado.

Me llama mucho la atención que por tratarse de una decisión de la familia de Néstor Kirchner fuera de lo normal, no se alzaran voces de todos los sectores de la sociedad clamando por develar estos misterios que si se aclararan, nos encontraríamos con un magnicidio sin castigo.

Mucho se habla ahora de que Cristina podría ir presa, pero en los pensamientos y deseos íntimos de Macri, rechaza la idea de que Cristina pierda todos los juicios, que son muchos que está ventilando la justicia en contra de ella.

No creo que desaparezca de cuajo la corrupción en los gobiernos si se hiciera justicia con los políticos y funcionarios delincuentes involucrados con Cristina, pero por lo menos, una clara actitud de trabajar con limpieza, le daría a la sociedad la esperanza de que el rumbo del gobierno tiende a purificar todo lo más posible y no como resultó la gestión gobierno de los Kirchner y sus seguidores.

Manuel Lichtenstein

mlichtenstein@fibertel.com.ar

4 comments for “¿Crimen sin castigo?

  1. Marcelo González
    31/07/2016 at 5:42 PM

    Reina el padre de la mentira y el homicidio
    Marcelo González

    En pocos días estamos viendo una sucesión de asesinatos, masivos o individuales, muy publicitados en Occidente, como corresponde. Lo mismo que ocurre a diario en Medio Oriente, a los que apenas se dignan llamar, cuando los ponen en agenda, “atentado”, y sus consecuencias masivas “crisis humanitarias”. Pero a pesar de que lo sucedido en Europa o los EE.UU. tiene más prensa, no parece ser tomado con la seriedad debida por los gobiernos, en particular en su determinación de cortar de raíz la libertad con que operan los enemigos de sus sociedades. No parece haber siquiera una decisión política de expulsar de sus fronteras a los sospechosos ni de cerrar sus centros de adoctrinamiento. Se trata del ejercicio de la “libertad” absoluta, bandera muy cara (en todo sentido) a Francia, y en menor medida a todas las naciones de Occidente.

    Señales de un tiempo que no podemos dejar de observar como preliminar de sucesos mayores.

    Estas crueldades demoníacas golpean la sensibilidad y saturan, por lo cual muchos prefieren evitar los detalles. Algunos ni siquiera saber qué pasa. Noto que hay quienes se incomodan cuando se menta este problema. No se trata, naturalmente, de seguir con morbo cada imagen sangrienta de los crímenes, pero al menos considerarlos en el contexto de este tiempo tan ominoso: ¿son frutos de un dominio preternatural que se ha apoderado de la sociedad? ¿Hemos llegado al punto cenital de ese proceso de dominio de “Satanás en la Ciudad” que anticipara hace ya varias décadas un autor francés?

    El homicidio como denominador

    El fenómeno autodestructivo es la marca más característica del siglo XX y se prolonga en el actual, más grave y expandido. Grandes guerras, aniquilamiento masivo de civiles en bombardeos, migraciones, hambrunas, persecuciones ideológicas, en particular por causas religiosas. Idolatrías que piden su cuota de sacrificios humanos para satisfacer a sus dioses.

    Europa ha sido protagonista de estos sucesos tan profundamente crueles que cuesta creer sean solo de iniciativa humana. Se puede comprobar que en todos los poderes en pugna durante las grandes guerras, en grado diverso, se sucedieron hechos no solo terriblemente sangrientos, aniquilaciones masivas, sino que muchas de ellas se han dirigido contra comunidades cristianas.

    En Europa occidental y en el área soviética. En Japón, con la destrucción de las ciudades más cristianizadas por medio de los bombardeos nucleares; en las guerras de Indochina y África sobre territorios que eran enclaves católicos. En China misma, donde la Iglesia sigue brutalmente perseguida mientras las “potencias occidentales” hacen suculentos y peligrosos negocios con un régimen comunista disfrazado burdamente.

    Finalmente, los “errores” de política exterior norteamericana y europea han desatado un infierno en Medio Oriente. Territorios abandonados por Europa en nombre de la “descolonización” después de la Segunda Guerra, controlados luego por medio de un cruento ajedrez de apoyos a los tiranos de turno y por sobre todo, entregados a Israel, que no duda en actuar con medidas que en Europa se condenan en otros y ni siquiera imaginan aplicar ellos mismos, pero aprueban o callan cuando las víctimas son las masas palestinas desplazadas y sometidas a condiciones infrahumanas.

    En todos los casos el resultado ha sido un estado de guerra permanente, la destrucción de las comunidades cristianas en Medio Oriente, la fanatización de grandes masas islámicas, su emigración masiva a Europa y actualmente, como etapa final, el inicio de una forma de guerra no convencional contra las acomodadas sociedades europeas, degradadas y sin rumbo.

    Confusión demoníaca

    Cuando recordamos las palabras de Lucía de Fátima alusivas a lo que advertía el “tercer secreto” suena cada día con más fuerza esta frase: “confusión demoníaca”. No solo en la Iglesia, donde es lo único claro, sino también en el mundo entero, católico, o ex católico, musulmán y pagano. Pero sobre todo, o como fruto de todo, la matanza insensata que proporcionan o se proporcionan a sí mismos en nombre de sus falsos dioses y otros en nombre de sus ídolos, que son ciertamente, falsos dioses también. Digo, por mandato del Corán millones están dispuestos a matar y morir. Y adorando “la libertad” otros millones están dispuestos a matar a sus hijos en el vientre materno, a matarse moral y físicamente (drogas, suicidios, destrucción de su futuro social y personal, enfermedades frutos de sus vicios, desviaciones morales y finalmente la cobardía para enfrentar a sus “bárbaros invasores).

    La señal del Demonio es bien clara.

    Padre de la mentira y homicida

    Dos rasgos que caracterizan al mundo actual:

    – La mentira: la fachada de lo que se declara pretende esconder lo que se hace; el engaño, que muchas veces termina siendo autoengaño hasta el grado de la imbecilidad.

    – El furor homicida que supera la mera locura humana en hondura y en amplitud. Se han visto cosas parecidad en tiempos del paganismo o en el auge de grandes movimientos heréticos y sectarios, como los albigenses, en la Cristiandad. Masas que migraban para ir a matar, destruir, violar. Todo horrible, pero combatido y vencido por una sociedad sensata, por medio de dos fuerzas poderosas (y mucho más si se asocian) la fe y el poder civil.

    Ante el furor homicida, en nombre de la Fe y del sentido común más elemental que sostiene a cualquier sociedad, se usó la fuerza contra los endemoniados, librados en masa a la destrucción. Pero a la vez se practicó, por medio de cruzadas espirituales formidables (llevadas adelante por santos con su prédica, con fortaleza doctrinal y enorme caridad) el intento de reducirlos al arrepentimiento. Cientos de miles convirtió con su prédica santo Domingo. Y en última instancia, cuando no quedaban otros medios, se debió reducir a los enardecidos por la sangre y la aniquilación. Obras de misericordia para con ellos en primer lugar y para con la sociedad inocente en definitiva.

    Hoy no tenemos ni la Fe íntegra que oponer a los energúmenos de la violencia, ni para dar fortaleza espiritual a una sociedad otrora cristiana. Y aún entre católicos, el naturalismo nos ha calado hasta los huesos, al punto de hacernos olvidar que más que pena por las vidas truncadas, que en cada matanza debemos sentir, es la compasión por las almas que se condenan y caen en el infierno lo más doloroso. En cantidad tan copiosa, dice también Lucía de Fátima, como chispas que produce una hoguera ardiendo. Una comparación que ha usado cuando relató la visión del infierno.

    Esto no es beatería. El Demonio ha tomado posesión de amplias franjas de la sociedad y mantiene en la más espantosa confusión a la mayoría, que incluye, de hecho, a la mayoría de quienes se consideran católicos. Y a la vez inspira odio y deseo de destrucción de esa sociedad “corrupta y débil” que es la Europa y los EE.UU. -los “cristianos”- para las masas ignorantes y fanatizadas del Islam. Cuyas almas también están en camino al infierno y requieren de nuestra caridad.

    Ahora se ha conmovido el mundo católico por la muerte espantosa de un sacerdote anciano mientras celebraba misa en el norte de Francia, a pocos kilómetros de Ruan. Ritualmente degollado mientras celebraba misa. Un crimen monstruoso por haberse perpetrado contra un sacerdote, durante la misa, en el mismo altar y con manifiesto odio por la fe católica. Parece que se hubiera subido un nivel grande en la escala: lo que venía sucediendo bajo el dominio de “ellos” ahora ocurre en Europa, que “para ellos” es cristiana, y para nosotros lo fue pero ahora es “tierra de nadie”.

    Confusión en la cabeza

    Según la prensa del mismo día del homicidio del sacerdote, un acto de odio a la fe y por lo tanto -habría que analizar en detalle- un eventual martirio, Francisco se manifestó impactado por un acto de violencia durante la misa. Y definió a esa violencia como “irracional”. Fue la reacción de cualquier político. “Repudio”. No hubo palabras sobre el propósito anticristiano, la ritualidad religiosa del degüello ni la elección de un anciano sacerdote como víctima. Solo “violencia irracional”. También una visión naturalista. Pero luego, en viaje a Polonia, aclaró que sus palabras sobre una “guerra” en modo alguno significan una “guerra de religiones”. Porque “todas las religiones buscan la paz”. Cuando un ciego guía a otro ciego…

    Se trata de un acto de inspiración demoníaca: en nombre de un falso dios, sediento de sangre y conquista, se profana el acto más sagrado de la Iglesia, la misa, y se sacrifica como a un animal a un sacerdote anciano. Se lo haya pensado así o no por sus perpetradores, es una señal del vigor de esta “religión” que es el islamismo ante una Europa envejecida, rendida y descristianizada. Las palabras de Francisco lo confirman.

    Sí, en buena medida el homicidio es un reflejo de esta realidad. En una Europa vieja, “infiel” al Dios Uno y Trino, durante una misa extraña a la que construyó a la Cristiandad, despoblada de fieles, en la persona de un sacerdote que seguía en funciones pasados los 80 años por la angustiosa falta de clero que sufre Francia, acompañado en la parroquia por otro sacerdote… africano. Un congoleño, resabio de los tiempos en los que Francia (pese a su 14 de Julio) y muchas otras naciones de Europa iban al mundo a llevar la Fe. Países de misión que ahora devuelven, a pesar de todo, algunas vocaciones y sobre todo testimonios de resistencia contra deterioro final de la doctrina católica: la destrucción oficial de la moral.

    Estamos entrando en la noche más oscura de la Iglesia y con ella de la civilización cristiana. Fátima se aproxima a su centenario. Aún queda mucho por ver. La mayoría no será grato, porque “nadie hace caso a la Virgen”, ha dicho Lucía. Pero sigue en pie algo que sin duda dará un giro al estado de las cosas en todo el mundo: el papa (no sabemos cual) consagrará Rusia a Mi Inmaculado Corazón y Rusia se convertirá. Le será dado al mundo un tiempo de paz.

    Claro, todo esto cuando finalmente reine el Corazón Inmaculado de María. ¿Hacemos algo para que esto suceda?

    • Jorge de San Miguel
      02/08/2016 at 11:03 AM

      Gracias, Marcelo, excelente comentario.

  2. Alberto Galean.
    31/07/2016 at 7:32 PM

    Lo importante no es como, cuando, donde; sino que el marido está definitivamente fuera de juego y la ex, SI EXISTE ALGÚN JUEZ MEDIANAMENTE HONRADO, la mandará a hacer experiencias detrás de rejas.

  3. aldo
    31/07/2016 at 9:39 PM

    quisiera saber si existe la intervencion de algun juez por muerte dudosa, o que o quien expidio el certificado de defuncion, quien interrogo al personal de custodia en el calafate. no se si el muerto esta muerto, no se si lo maqtaron. si no hay nada raro, por que no fue velado a cajon abierto para que sus fanas lo despidieran. hay algo que no cierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *