De la Revolución Libertadora a la Noche de los Lápices

16 de septiembre no es un día más para los argentinos. En 1955 las fuerzas armadas derrocaron a Perón dando inicio a la Revolución Libertadora y en 1976 fuerzas de tareas secuestraron en La Plata a varios estudiantes secundarios que exigían la gratuidad del viaje en colectivo. Dos décadas separan a ambos acontecimientos. Sin embargo, no pueden escindirse ya que forman parte de un mismo proceso histórico que sumergió a la Argentina en lo más profundo del abismo.

El 16 de septiembre de 1955 los militares antiperonistas liderados por Aramburu y Rojas derrocaron a Perón, tan militar como ellos. El clima que se respiraba era insoportable. La feroz grieta entre los peronistas y los antiperonistas había hecho trizas las bases fundamentales de la convivencia democrática. La sociedad era un volcán en erupción. Entonces se produjo lo inevitable. La mitad de la Argentina, antiperonista, apoyó con fervor el derrocamiento de Perón. La otra mitad, peronista, tragó saliva y aguantó. El 23 de septiembre asumió como presidente de facto el general Lonardi, un militar del ala nacionalista que proclamó la inexistencia de vencedores y vencidos. Esa frase fue interpretada como un signo de debilidad por el gorilismo castrense. Había que ejecutar un severo plan de desperonización del país y Lonardi, evidentemente, no era el líder adecuado.

En noviembre Aramburu y Rojas desplazaron a Lonardi y asumieron la jefatura del gobierno de facto. Para ellos no había término medio: o se estaba con el gorilismo o se estaba con Perón. Su obsesión era evitar que el peronismo volviera. Y para el logro de ese objetivo cualquier medio era legítimo. Ello explica los fusilamientos de José León Suárez en junio de 1956. En ese momento no vieron-o no quisieron hacerlo-que cuanto más se reprimiera al peronismo el problema de la antinomia peronismo-antiperonismo se profundizaría. No alcanzaron a advertir que de esa manera no estaban haciendo más que alimentar el mito de un Perón exiliado en España. Jamás comprendieron que el peronismo era fundamentalmente un sentimiento imposible de extinguir a palazos.

Aramburu y Rojas apostaron por una estrategia muy peligrosa para desterrar para siempre al peronismo: su proscripción electoral. Ello le permitió a Frondizi ser presidente en 1958. Este prestigioso intelectual no tuvo mejor idea que pretender quedar bien con el peronismo y el antiperonismo. En marzo de 1962 hubo elecciones que pusieron en claro la plena vigencia del peronismo. La reacción del gorilismo castrense fue de manual: anularon las elecciones y eyectaron a Frondizi de la Rosada. En 1963 asumió como presidente Arturo Illia. Fue fagocitado por el antagonismo reinante.

En junio de 1966 asumió como presidente de facto el general Onganía. Por aquel entonces un  nuevo actor había entrado en escena: la guerrilla. Desde Madrid Perón fomentaba el accionar de las formaciones especiales para socavar la legitimidad del gobierno militar. En 1970 la cúpula montonera secuestró y luego asesinó a Aramburu. Habían pasado quince años del derrocamiento de Perón y este feroz hecho puso dramáticamente en evidencia el fracaso del antiperonismo. El último presidente de facto de ese período, el general Lanusse, comprendió que no había más remedio que convocar a elecciones presidenciales lo antes posible.

Lo que el antiperonismo siempre temió finalmente se produjo. Perón fue elegido otra vez presidente en septiembre de 1973. Pero ahora el líder tenía las defensas bajas y muy rápidamente demostró no estar en condiciones de garantizar la paz social, amenazada por la AAA y la guerrilla. Luego de su muerte el gobierno quedó en manos de la derecha peronista. La violencia que se desató fue de tal magnitud que la inmensa mayoría del pueblo respiró aliviada cuando las fuerzas armadas derrocaron a Isabel.

El antagonismo peronismo-antiperonismo, fogoneado con frenesí por ambos bandos, terminó por legitimar el terrorismo de estado puesto en ejecución por la AAA y luego sistematizado por las propias fuerzas armadas a partir del 24 de marzo de 1976. En un contexto internacional dominado por la guerra fría y la doctrina de la seguridad nacional, la Junta Militar ejecutó con frialdad un plan de exterminio que contó con el visto bueno de Washington. La Noche de los Lápices fue un capítulo de ese plan.

El terrorismo de estado fue la consecuencia final de una guerra civil encubierta desatada entre el peronismo y el antiperonismo que estalló el 16 de septiembre de 1955 pero que había comenzado a incubarse apenas Perón fue elegido presidente en 1946. Estamos hablando de décadas de odio, resentimiento y postración que hicieron de la Argentina un país atrasado, violento y amoral, dominado por la intolerancia y el fanatismo.

Hernán Andrés Kruse

Share
Subscribe
Notify of
guest
7 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
........................................
........................................
1 year ago

LO QUE DICE ES TOTALMENTE CIERTO. UNA ACLARACION EN SU SINTESIS UD. SOLAMENTE NOMBRA A ONGANIA PARA DECIR QUE GOBERNO DE 1966 A 1970. ES CIERTO PERO SI HACEMOS UN ANALISIS DE SU GOBIERNO ENCONTRARIAMOS QUE FUE EL MEJOR GOBIERNO DE LA DECADA Y LA NOCHE DE LOS LAPICES FUE UN LEVANTAMIENTO ESTUDIANTIL COPIANDO A EL MAYO DEL 68 FRANCES.
EN ARGENTINA LO PROTAGONIZO EN PRIMER LUGAR LA FACULTAD DE FILOSOFIA, TOTALMENTE INFILTRADA POR LA IZQUIERDA YLUEGO SE SUMARON ALGUNOS GRUPOS DE ESTUDIANTES.
LAS FUERZAS DE SEGURIDAD DISPERSARON LAS MANIFESTACIONES SIN QUE HAYA MUERTOS.
EL TENIENTE GENERAL JUAN CARLOS ONGANIA FUE EL MEJOR PRESIDENTE DE FACTO DE LA HISTORIA.

MISTER Q.
MISTER Q.
1 year ago

SI, PORQUE CLAUDIA FALCONE ERA UNA NIÑITA DE LA SALA ROSA…
FLOR DE GUERRILLERA, CON UN ARSENAL EN SU CASA.

Beltrán
Beltrán
1 year ago

Sr.Kruse, la preguerra y la guerra q’ se desató no fué entre peronistas y antiperonistas. Fué, entre la guerrilla insurrecta marxista y una izquierda que quería tomar el poder por las armas e instaurar la “patria socialista”; contra el gobierno legítimo de la formula PERON-PERON, la mayor parte de asesinatos y atentados lo cometieron los insurrectos, entrenados en Cuba, durante ese período constitucional. En un principio Perón para no darle carácter de beligerante, dijo que la guerrilla era una cuestión policial,; luego al verse superada la policía, se dió intervención a las FFAA.el decreto de aniquilamiento los firmaron todos los ministros peronistas, que requerían a gritos el exterminio de la guerrilla.En cuanto a los lápices, varios de esos chicos eran militantes Montoneros y habían intervenido en atentados,ésto fué comentado por sus propios parientes .

Jorge Carlos Ales
Jorge Carlos Ales
1 year ago

Creo que no es del todo ajustado lo expuesto.Como muy bien señala uno de los lectores,la aparición de la guerrilla no corresponde al enfrentamiento peronistas vs. antiperonistas.Corresponde al enfrentamiento marxista contra el gobierno del signo que sea, contal de llegar al poder,queera y es su objetivo final.Ellos tenían una “Estrategia sin tiemp” como lo han demostrado un varios casos.El Gobierno de Peron y su contuadora Isabel Peron, no debió enfrentar una oposición violenta del antiperonismo,enfrentó la opisición violenta de la izquierda,lamento ser repetitivo.El gorilismo ya no estaba vigente,el antiperonismo había comprendido que Perón encausaba su movimiento por el camino del diálogo y la convivencia democrática,el caudal electoral con que contaba, y que quedó demostrado el las elecciones de septiembre de 1973 en las que se impusd con casi el 70%, respaldaba esta política y no necesitaba recurrir a violencia alguna contra la oposición.Por otra parte,sus otrora rivales, también lo comprendieron y actuaron de acuerdo a este nuevo esquema, la actitud de Balbín fué una clara demostración de esto.
De acá en más, el planteo fué otro:Patria o Marxismo.

Ruperto
Ruperto
1 year ago

Kruse, uno de los gobiernos mas constructivos de la historia fue el de la Dictadura Ongania/Levington/Lanusse. El pais se construia y la gente vivia aceptablemente bien. Lo que llaman Terrorismo de Estado, no fue otra cosa que una represion TIMIDA y TARDIA

PATERNALISTA
PATERNALISTA
1 year ago

El más exitoso líder popular que ganó la Presidencia Constitucional y su mujer Vice (62%), y heredera, ORDENARON LA ANIQUILACIÓN, en su carácter de Comandantes en Jefes de las Fuerzas Armadas, que los militares cumplieron (deber jurado de DEFENDER A LA PATRIA). Luego un partidócrata que se creyó el RESTAURADOR ordenó a un Tribunal Civil, creado por su DEDO AUTOCRÁTICO, JUZGAR A LOS ANIQUILADORES, que terminaron presos, algunos muriendo en cárceles o mazmorras. Esta ODISEA ARGENTINA tiene un nombre PAÍS DE LOCOS.-

Marco Licinio
Marco Licinio
1 year ago

SE CUMPLE UN NUEVO ANIVERSARIO DEL HORRENDO CRIMEN PERPETRADO POR EL ERP, CONTRA EL CAPITAN VIOLA Y SU FAMILIA; FUÉ ASESINADO CUANDO SALÍA DE SU HOGAR, TAMBIÉN MURIÓ SU HIJITA DE 3 AÑOS CRISTINA, Y SU OTRA HIJA HERIDA DE GRAVEDAD.
EL PRT- ERP, PRETENDÍA LA TOMA DEL PODER PARA INSTAURAR LA PATRIA MARXISTA.
DIGO, PARA TENER LA “MEMORIA COMPLETA”.
VEREMOS SI EL PERIODISMO COBARDE RECUERDA EL BRUTAL ATENTADO.