Drogas, instrumento dilecto del mal

El planeta pierde la batalla contra el narcotráfico. Es una pelea que se libra con suma hipocresía por un determinado sector de la dirigencia política, judicial y policial. Es hora de quitarse las caretas y saber quién es quién. La pirámide organizativa de mando de los narcos, llega a los más altos estamentos del poder mundial.

Una oleada de personas, en su mayoría jóvenes, fueron víctimas de un envenenamiento deliberado de la droga que consumieron en la provincia de Buenos Aires. Hasta el momento los fallecidos suman 24. Además, un número similar de personas se encuentran hospitalizadas aún. Algunos permanecen en estado crítico en terapia intensiva.

La batalla contra las narco-adicciones no se libra con fusiles. Se debe nutrir en una profunda convicción ética cimentada en los valores de familia, sentido espiritual del valor de la vida y vocación de servicio al prójimo. El consumo de estupefacientes es “el camino corto”. El mismo que no conduce a nada trascendente y valioso. Lo lógico es sembrar primero para cosechar después. La causa y efecto reinan por doquier. Si sembramos perales, obtendremos peras. Si sembramos lectura reflexiva ampliaremos nuestro intelecto. Si servimos con amor al prójimo encontraremos la felicidad, pero si nos empapamos en la desidia del consumo encontraremos conciencia anulada, dolor y muerte de la flor del alma.

Estamos librando un combate donde los soldados están disfrazados. Sin uniforme confiable, sin idioma límpido del corazón. Miramos y poco vemos. Sólo el ojo del discernimiento despierto nos conducirá a saber reconocer el camino.

El ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, se colocó al frente del drama que transcurría como en episodios de terror de una película apocalíptica, pero era real y concreto. Fallecían consumidores entre la media hora y las cuatro horas de ingerir las dosis. Otros peleaban por sus vidas en lúgubres salas de terapia intensiva. Al ver esto, Berni dijo con muy buen tino y pensando en salvar vidas: “Quienes compraron droga en estas últimas 24 horas tienen que descartarla”. El ministro fue injustamente criticado, pero este concejo práctico seguro salvó vidas.

¿Cuántas dosis fueron las contaminadas? ¿El “Paisa” es el número uno del narcotráfico en Buenos Aires, o sólo un “perejil jerárquico más”?

El narco consumo está presente en todos los estamento sociales, pero parece hacer más daño en nuestras barriadas profundas, donde la esperanza se mezcla arteramente con el “papelito” del consumo…

¿Por qué los Estados Unidos de Norte América no pueden vencer a los narcotraficantes propios e internacionales? La superpotencia es el país de mayor consumo del mundo. No es nada alentadora esta realidad.

Familia y escuela, cultura del esfuerzo y devoción al bien son los únicos senderos dignos de transitar para superar este drama que la humanidad padece. Lo correcto triunfará.

Máximo Luppino

Share
Subscribe
Notify of
guest

7 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Miguel Ángel
7 months ago

Esas Drogas: cocaína, marihuana, opio etc. son permitidas por el Estado, para consumo de los más retrasados, los últimos de la escala social: Ignorantes, Analfabetos, esclavos de las VILLAS. Y se valen de esos consumidores para su distribución y comercialización.
Pero para los de más «arriba», la calidad y distribución es de Alta alidad.

PERO LOS ESTUPEFACIENTES MÁS PELIGROSOS SON PATA TODOS: SON LAS RELIGIONES, Y EL CIRCO «DEPORTIVO». Difundidos, promocionados y provistos por el Estado en Escuelas, Televisión Redes Sociales ETC. EN TODO EL PLANETA.

Maria O'Connor
Maria O'Connor
7 months ago
Reply to  Miguel Ángel

«Pero para los de más «arriba», la calidad y distribución es de Alta calidad.»

Las drogas aunque sean de alta calidad, o sea no esten contaminadas; igual te destruyen el lobulo frontal del cerebro.

raul
raul
7 months ago

La sarasa habitual del autor. ¿Dónde vive, en Suiza, Finlandia, Dinamarca? ¿O en este país empobrecido y vuelto a la barbarie por su amado peronismo?
«Familia y escuela», dice. Familias deshechas por la miseria, la falta de incentivos, de alimentos, de servicios básicos. Escuela suspendida durante casi dos años por una cuarentena criminal que no sólo no evitó alrededor de 160.000 muertos, sino que llevó a la miseria a gran parte de la clase media. «¿Cultura del esfuerzo», en un país donde es más rentable obtener varios planes sociales que obtener un trabajo digno?
A través de sus artículos cuesta creer semejante ceguera ideológica ante una realidad desastrosa de un país en caída libre.

Maria O'Connor
Maria O'Connor
7 months ago
Reply to  raul

Tenes razon en mucho de lo que decis, pero de algun modo hay que comenzar campanas anti consumo serias, y entusiasmar a los mas jovenes aun a los mas pobres a estudiar.

Maria O'Connor
Maria O'Connor
7 months ago

Las drogas fueron usadas durante mucho tiempo como arma de guerra para destruir sociedades de pueblos enemigos. Esa es la realidad.
 
Luego, se utilizaron para juntar fondos para supuestas
revoluciones libertadoras. Lo que sucedió es que los «libertadores»
se dieron cuenta que ganaban mucho dinero y se olvidaron de los objetivos de la
revolución.
 
Eso paso con las revolucionarias guerrillas de
izquierda, y con los contrarrevolucionarios paramilitares de derecha (que decían
combatir a las guerrillas de izquierda). También con los yihadistas. Todos
comenzaron su revolución o contra revolución, supuestamente secuestrando y
vendiendo drogas para obtener fondos, ………. pero terminaron comprando
palacios, autos carísimos, cuentas bancarias en el extranjero, etc.
 
Las FARCs, Sendero Luminoso y todos los paramilitares
de derecha, olvidaron sus objetivos; la ideología es solo una máscara, son
simplemente narcos.
 
Los yihadistas, talibanes, ISIs, Estado Islámico, etc.
a pesar de que el islam prohíbe las drogas; trafican con ellas y el objetivo político-religioso
es solo una máscara.
 
Los centros financieros que penalizan con altos
intereses, países («riesgo país”) o «individuo riesgoso»; lavan
dinero narco y de la trata constantemente.
 
En este mundo de máscaras, falsedades y búsqueda de
dinero por cualquier método; lo mejor es cambiar leyes de salud mental y criar
a los hijos ensenándole lo malo que es la droga desde los 4 años, mediante
cuentos infantiles. Eso se les graba en su memoria y los prepara para decir NO
al momento en que se le ofrezca droga.
 
Las drogas legales o ilegales, “naturales” o químicas destruyen el lóbulo frontal del cerebro, predisponiendo a la agresividad, falta de iniciativa personal, bajan las defensas inmunológicas y arruinan la vida del que consume, de su familia y a la larga arruinan la sociedad en su conjunto

Last edited 7 months ago by Maria OConnor
Maria O'Connor
Maria O'Connor
7 months ago

Lo que se puede hacer en vez de legalizarla es copiar a Suiza y otros paises europeos.
Suiza le da de forma gratuita inyectable un equivalente medico de la dosis diaria de droga a los ya adictos. Eso acerca al adicto a los hospitales, se calman, se independizan del dealer. Ya tranquilos acceden a un programa de rehabilitacion.

Esto saca al adicto de las garras de los narcos, les destruye el negocio a los narcos y sin legalizar las drogas.

La legalizacion convertira en «exitosos empresarios» a asesinos, secuestradores, etc; que deberian ir presos.

70 000 desaparecidos en democracia en Mexico, los narcos esclavizan. Secuestran gente para trabajo en sus campos, ninos para convertirlos en «soldaditos», jovencitas, ingenieros agronomos y quimicos. La droga no solo esclaviza al consumidor, es un «negocio» basado en un sistema esclavista.

La legalizacion no evitara la contaminacion o adulteracion de la droga; los narcos venderan droga «limpia», pero seguiran vendiendo la adulterada (que le sale mas barato).
Ademas, las drogas quimicas que son las mas adictivas, no se pueden legalizar bajo ningun punto de vista.
Legales o ilegales, las drogas destruyen cerebros y matan.

Joe Daltom
Joe Daltom
7 months ago

Todos exiben su ignorancia con lo de la guerra está perdida.
Estará perdida para el estado que se lava las manos porque los narcos los financian.
En México las autodefensas hicieron lo que el estado no pudo. Y desde lo civil.