“Historia universal de la infamia”

Malu KikuchiA pesar de los esfuerzos del gobierno y aunque sea difícil de creer, Argentina forma parte del mundo. Y el mundo se está deshumanizando. El problema de los migrantes de Medio Oriente y África se ha convertido en una novela de terror. Pero es real, y nos debe importar a todos.

En un demencial juego geopolítico, que los líderes de los países del primer mundo aparentemente no saben cómo solucionar, el Mediterráneo se está convirtiendo en un cementerio. Descansan en el fondo, entre peces, algas y estrellas de mar, nenes de 5 años. Y Aylan Kurdi, de 3 años, quieto, como dormido, depositado por las olas en la playa, muerto.

Sólo es una foto de un chiquito sobre la arena de la península de Bodrun, Turquía, mientras su hermano Galip y su madre (Rihanna) desaparecidos en el mar. De esa familia sólo quedó vivo el padre, Abdullah Kurdi, el bote naufragó tratando de llegar a la isla de Kos, Grecia. Sólo una foto para reflejar la tragedia de parte de los millones de sirios que buscan vivir fuera de su país.

¿Por qué? No se van para conocer Disney World o ganar sueldos en euros en Alemania. Se van para sobrevivir. Todo empezó con la “primavera árabe”. Pueblos que trataban de echar a sus dictatoriales gobiernos, algunos lo consiguieron … para volver al poco tiempo a los regímenes parecidos a los que tuvieron.

Quizás el problema reside en que Occidente cree que su “praxis”, su lógica de democracias con división de poderes y respeto por las libertades individuales, es exportable y necesaria para el resto del mundo. No es así, ni tiene porqué serlo. Los países islámicos tienen otra manera de pensar, las dictaduras no les son insoportables, y algunas no lo fueron. Mubarak fue un dictador soportable en Egipto, y Bashar al Assad lo fue en Siria. Hoy es un tirano terrible por culpa de la guerra.

Si volvemos al principio del conflicto, hace 4 años, se intentó hacer creer que en Siria había una guerra civil para acabar con Al Assad. Éste se vio obligado a endurecer su posición hasta límites increíbles. Pero la realidad es que detrás de los “revolucionarios” sirios, estaban los “Hermanos Musulmanes” y detrás de éstos estaba Al Qaeda. De Al Qaeda se separa ISIS o EL, la pesadilla del califato, al que Al Qaeda califica de “feroz”. Y es feroz.

A partir del fracaso de la “primavera árabe”, Egipto vuelve a un gobierno militar, Libia está otra vez en manos de tribus y clanes (pre Khadafi) y manejada por mafias; Sudán y el resto, con excepción de Túnez, cambiaron de collar, pero no de perro.

Occidente, ante el peligro de EL, apoya a Al Assad. En el medio de las bombas, las ametralladoras, los cañonazos y las balas con las que juegan los niños, la gente. Se despiertan y se acuestan con los ruidos y las terribles consecuencias de la guerra. Las víctimas de siempre, la gente. Por eso los sirios huyen de su país. De los 22 millones de habitantes que tenía, se calcula que 11 millones en parte consiguieron salir y otros, son refugiados en su patria.

Sueñan con vivir, y Europa es responsable en parte de los excesos en Medio Oriente, después de la insólita repartija entre el Reino Unido y Francia de los restos del imperio Otomano, después de la 1° gran guerra. Pero Europa no quiere recibir a los refugiados, ¿Es tan mala, tan insensible Europa que no respeta los DDHH que ha pregonado desde la 2° guerra mundial?

Nada es tan lineal como para decir que de este lado están los buenos y de este los malos. Europa ha recibido más de 340.000 refugiados hasta ahora. Europa le tiene miedo, y con razones de sobra, al terrorismo de los fanáticos islámicos. Los subterráneos de Londres, las bombas en Atocha (Madrid), la masacre de Charlie Hebdo (París), y todos los atentados que han desarticulado a tiempo y de los que no tenemos noticia. No escapan a estos ataques los países nórdicos.

¿Y cuántos entre los refugiados son o serán terroristas? La pregunta es válida. La foto del chiquito Aylan muerto con la cara en el agua y el cuerpo en la arena, conmueve, estremece. ¿Cómo estar seguros de detrás de Aylan no hay terroristas? Imposible saberlo. Hay que aclarar que tanto Jordania como Arabia Saudita han recibido todos los refugiados que podían recibir. No hay más espacio. ¿Qué hacer?

La ONU, la ACNUR (para refugiados, depende de la ONU), cobran suculentos sueldos, se reúnen, discuten, y…nada. Francia y Alemania deciden que Europa debe recibir de acuerdo a sus capacidades a un determinado N° de refugiados, a riesgo de aceptar terroristas. Hungría ya aclaró que no recibe musulmanes. Otros países dirán lo mismo. Entonces ¿qué hacer? Simple. Eso es simple.

Ir a la raíz del mal y destruirla, antes que esta destruya al resto del mundo que no piensa como ella. Hay que terminar con EL. Todavía es posible. Los millones de musulmanes razonables y capaces de convivir con los que profesan distintas religiones o ninguna, o la islámica pero de manera distinta a la que impone EL, son los primeros que deben unirse, no de palabra, con las armas y la decisión de acabar con EL. Europa debe compartir esa cruzada. Y EEUU no tiene nada que hacer en este problema, no les compete, a pesar de las torres gemelas. El problema es la guerra. El problema es el gran negocio de la venta de armas de parte de los países occidentales a EL. En particular Rusia, que abastece a los dos lados. Hay que terminar con eso. Es un delito de lesa humanidad y debe ser juzgado como tal.

La solución, directa, clara, como sólo un chico de unos 10 años le expresó a un reportero, fue: “nosotros no queremos irnos de nuestro país, terminen con la guerra y volvemos. Terminen con la guerra”. A casi 500 años, se necesita un Lepanto. Sin galeras, ni galeones, pero con la misma determinación. Todos los posibles Aylen lo esperan. Cuestión de que los nenes que sobrevivan no sean parte de la historia universal de la infamia.

Malú Kikuchi

La caja de Pandora

* “Historia universal de la infamia”, cuentos cortos de Jorge Luis Borges, 1° edición 1935.

3 comments for ““Historia universal de la infamia”

  1. Lic. en Psicologia y Dra. en Leyes Carla Fridman D.N.I 9.658.127
    06/09/2015 at 12:50 PM

    Los descendientes de judíos que durante la Segunda Guerra Mundial fueron multados por no haber pagado el impuesto inmobiliario de sus viviendas en Ámsterdam, mientras estaban recluidos en campos de concentración o escondidos, podrán recuperar su dinero.

    EXCELENTE MEDIDA

  2. ALICIA 41
    06/09/2015 at 12:58 PM

    CLARO Y ESCLARECEDOR.
    ¡FELICITACIONES!

  3. bleu pour toujours
    06/09/2015 at 2:02 PM

    Hay una solucion , rapida , certera y contundente.

    Los refugiados del Medio Oriente , huyen de la bestialidad criminal de EI , por ser cristianos.

    Solucion : Misiles Nucleares , 20 o 30 bombardeos y se termina el problema.

    ( En mi caso personal , soy partidario del Napalm , tardan un tiempito mas en cocinarse y es mas placentero ….)

    Pero saldian los idiotas pseudo-progres que los hay desgraciadamente en todo el mundo y dirian …uuuhhh que horror !!!!

    Su Nota exelente merece una respuesta mas ….civilizada y acorde a su nivel humano y periodistico….con tiempo , lo hare.

    Gracias por su Pluma Bella Dama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *