Jones Huala, terrorista con atuendo mapuche

Los Mapuches residentes en la Patagonia Argentina son personas pacíficas y trabajadoras con ansias de progresar y mantener el legado cultural de sus antepasados. En nuestro sur apreciamos con beneplácito que estos descendientes de pueblos originarios poseen concesiones de administración de cámpines municipales, administran con prudencia y mesura proveedurías produciendo dulces, confituras, ropas y souvenirs propios de su cultura y nuestra tierra.

Los descendientes de Mapuches establecen lealtad a nuestros símbolos patrios y son una etnia más dentro del concierto cosmopolita de nuestra Argentina diversa que alberga en su seno un verdadero crisol de razas.

El proceder de Jones Huala se emparenta más a la acción de un criminal que al de un líder mapuche. La violencia resentida y delictiva nada tiene que ver con la idiosincrasia pacífica y constructiva de los Mapuches.

Sabemos que los pueblos originarios necesitan más ayuda e integración en nuestra Nación y creemos que este proceso de incorporación productiva y justa está en marcha.

La Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) es una organización delictiva. Esto no implica estar de acuerdo con el millón de hectáreas que la empresa italiana de Luciano Benetton adquirió. Él es dueño de una parte de nuestra Patagonia de dudosa adquisición y autor de posibles delitos contra la soberanía territorial Argentina.

Una sola bandera en nuestra patria con leyes claras para descendientes de pueblos originarios como para europeos que con un puñado de monedas desean “comprar” la autonomía propia de nuestra Nación.

Cada vez que Jones Huala habla incurre en apología del delito, como base inequívoca de muchas más violaciones a las reglas de convivencia comunal que nuestra patria merece. Huala sienta un nefasto precedente de violencia y criminalidad manifiesta.

¿Quiénes están detrás de este “líder” inventado por extranjeras pretensiones usurpadoras sobre nuestra Patagonia Argentina?

La realidad de Bariloche, Esquel, El Bolsón y demás pueblos es que la comunidad Mapuche trabaja en armonía con las fuerzas vivas de nuestra Nación. No hay conflictos, más bien cooperación natural y moderada entre todos.

Jones Huala irrumpe con un discurso lleno de odio y maldad entre pueblos que aman el progreso y el desarrollo de mano del trabajo fecundo. Detrás de algunos reclamos territoriales de Jones, en verdad reina un monstruoso negocio inmobiliario que trasciende por lejos la raquítica imaginación de Huala. De manera similar a los delictivos incendios criminales de bosques y campos que diezman el equilibrio del ecosistema nativo.

El fuego homicida arrasa con la naturaleza, animales incinerados, propiedades hechas cenizas, sueños estrujados entre las lenguas de fuego infernal. Fuego en la Patagonia es una mancha de alquitrán en el cristalino y bello cielo de nuestro indómito sur.

Los latifundistas terratenientes deben una explicación genuina a nuestra Nación y a los pobladores de nuestra patria. Al igual que Jones Huala, deben respetar la ley Argentina.

“¡Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada!”

Argentina abrió las puertas de su continente a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, pero no a los criminales, ni abusadores de la bondad nacional. Debe haber un límite a la posesión de tierras por particulares. Legislar a propósito se torna una necesidad imperiosa. Máxime cuando las empresas o personas físicas son extranjeras. No hablamos de leyes que no sean las que ya implementaron casi todos los países del mundo. Muchos de ellos de extremo capitalismo como sistema de gobierno.

La “otra mejilla” de nuestra Argentina está llena de golpes. Es hora de colocar orden en una sociedad que se acrecienta velozmente y que clama por justicia. La propiedad privada es un pilar de la democracia, como la libertad de expresión y el libre albedrío de los individuos.

Jones Huala, un activista con discurso nativo, un capitalista con vincha Mapuche, un delincuente con discurso revolucionario.

Máximo Luppino

Share
Subscribe
Notify of
guest

3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
raul
raul
6 months ago

Empezó bien, y como de costumbre se fue a la banquina. Jones Huala es un terrorista, totalmente de acuerdo. La mayor parte de ese pueblo es pacífica y convive sin conflictos, de acuerdo.
El preámbulo de nuestra Constitución dice «para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino» Aquí aparece su proverbial fascismo. ¿Qué leyes vulnera Benetton al haber adquirido legalmente tierras en la Patagonia? ¿Qué artículo de la Constitución Nacional se lo prohíbe? Lea el artículo 14, por favor. ¿Qué artículo de la Constitución establece límites a la propiedad de la tierra por extranjeros?
Quizá habría que establecer límites y condenar a prisión a los Lázaro Báez, dueños de gran parte de la Patagonia, como testaferros de su amada Cristina, señor Luppino. ¿Y qué me cuenta usted, fanático naZionalista,, de la tierra neuquina cedida por su Ama Cristina a los chinos, sin que rija en ese territorio nuestra soberanía?
Después afirma que la propiedad privada es un pilar de la democracia, yo diría de la República en primer lugar, totalmente de acuerdo, pero se contradice con su arenga para limitarla en párrafos anteriores.
Parece que la coherencia no es su fuerte, al igual que su desconocimiento de la Constitución Nacional y de nociones básicas de libertad. Su ADN fascista peronista aflora a cada párrafo.

Maria O'Connor
Maria O'Connor
6 months ago
Reply to  raul

raul:

En ningun pais del mundo, se vende tierras (mucho menos fiscales) en grandes extensiones a extranjeros.

No se puede, ni en Canada, ni en EEUU, ni en Mexico ni en casi ningun pais.

Que Argentina le haya vendido tantas hectareas a Benetton, a Lewis y a otros es algo que en el extranjero se ve como una locura. Algo asi como uno de los tantos suicidios nacionales que ha tenido el pais.

Mexico solo alquila tierras a extranjeros en «lease» o sea alquiler de largo plazo. Nunca en la gran cantidad que Argentina vendio a Benetton, Lewis y otros.

No se si se les vendio tierras fiscales, pero en ese caso seria la mayor pelotudez.

Una cosa es creer en la libre empresa y otra cosa es ser pelotudos.

Last edited 6 months ago by Maria OConnor
Maria O'Connor
Maria O'Connor
6 months ago

Los pueblos nativos tienen una vision diferente de propiedad privada.

Mientras los europeos tienen concepto de propiedad privada individual; los puelbos originarios del Continente Americano, tienen un sentido comunal de propiedad privada. Por eso, es que aun en Canada, EEUU y otros paises Latino Americanos, se le entregan tierras en reservas o reservaciones. Esto significa que se le da a la comunidad o tribu la tierra a perpetuidad y no se puede vender.

La prohibicion de venta parece algo arbitrario a las personas que no entienden que estos pueblos tienen una vision de propiedad privada comunal y no individual.

Lo que a veces se hace es repartir parcelas muy chicas de territorio dentro de la reserva a las familias para uso familiar de la misma y el resto de la tierra otorgada es comunal.

Las veces que se les ha entregado tierra a indigenas a familias y no a la comunidad; el resultado ha sido desastroso. Ya que muchas veces son enganados y terminan vendiendo la tierra. Hay casos en que han vendido la tierra, pero permanecen viviendo en la misma hasta que son expulsados por las autoridades. En muchos casos, ignoraban que estaban vendiendo la tierra cuando «firmaban ese papel»

Jones Huala puede tener genes nativos; pero no se si es culturalmente indigena. Lo que aparenta ser es un mestizo Mapuche-Gales, con cultura europea u occidental. Usa metodos que no aprueban, la mayoria de los indigenas o pueblos ancestrales,