La carga impositiva y la realidad que enfrenta Mauricio Macri

Es un hecho indiscutible que la presión tributaria en la argentina es realmente excesiva. A través de 85 impuestos que gravan la actividad económica se fueron creando exacciones legales que impiden el desarrollo normal del país. ¿Es responsabilidad del actual gobierno? De ninguna manera. Pero a fuer de ser sincero resulta casi imposible eliminar o atenuar el efecto de esa carga fiscal.

Actualmente existen 25 millones de planes de diferentes características y una cantidad de pobres injustificados, si tenemos en cuenta los años de bonanza de un modelo que recaudó como pocos y solamente distribuyó miseria. Los únicos ganadores han sido muchos funcionarios públicos y/o sus testaferros desde el 2003 al 2015.

El asistencialismo “sine die” y mal implementado no resuelve los problemas sino que los multiplica. Macri lo sabe, pero no es un mago. El aumento de tarifas, que tienen una carga impositiva del 50%, se llevó a cabo para terminar con los subsidios a las empresas pero sosteniendo y hasta aumentando la llamada “ayuda social”. El malestar de la población se exteriorizó en razón de que “aquel que no paga o paga poco cualquier monto le resulta excesivo”. Mal acostumbrado o mal enseñado el individuo se acomoda al sacrificio menor. Por regla general lo gratuito tiene demanda infinita.

Un sector de la oposición (y del periodismo) sigue agitando la bandera de “los que menos tienen” sin advertir que pretender seguir acrecentando la asistencia lo único que terminará provocando es que la pobreza ascienda al 40% hacia 2019. Y no se trata de la “política económica del oficialismo” sino del crecimiento desmesurado de planes que fomentan el desinterés por el trabajo y paralelamente pauperiza la capacidad de los recursos humanos alcanzados por aquellos beneficios. Aunque se crearan millones de puestos de trabajo de calidad casi el 80% de los que reciben planes no podrían acceder a ellos, porque su nivel profesional es de muy bajo nivel.

Ese ha sido el objetivo del modelo que nos gobernó hasta el 2015: generar empleo público o privado (cooperativas y pymes subsidiadas por el propio gobierno) de muy baja calidad o sencillamente improductivos. Esas cargas se trasladaron proporcionalmente a los que aportan y pagan cada vez más impuestos.

Muy probablemente si llegasen inversiones las empresas involucradas traerán sus propios trabajadores especializados, porque el mercado nacional carece de ellos.

Aquellos que han encarnado el decálogo “peronista” se quedaron atados a un discurso y a los métodos que su líder aplicó en un mundo que ya no existía en el 2003 y olvidaron, por ignorancia o conveniencia, la máxima que Perón repetía cuando retornó al país en los 70: “cada argentino debe producir, por lo menos, lo que consume”. A ese Perón lo denostaron muchos kirchneristas que habían complotado contra aquel gobierno democrático, generando inestabilidad, lucha armada y muertes desde la clandestinidad. Tanto Néstor como Cristina utilizaron al peronismo como una “franquicia” y hasta crearon héroes con pies de barro como lo fue Héctor J. Cámpora a quien el propio Perón denostó públicamente. Eso es parte de la historia, solamente hay que leerla y no contarla “aggiornada” para beneficio propio.

Mauricio Macri no ha venido a servirse del estado. Está tratando de enderezar un barco que navegaba a la deriva y escorado. Se suele escuchar la pregunta facilista por parte de “los hacedores del caos y el vaciamiento” respecto a si la población “se siente mejor o peor que el año pasado”. Nada más absurdo, porque equivale a preguntarle a un consumidor de estupefacientes en tratamiento y que sufre “síndrome de abstinencia” si sentía mejor antes o después, ya que el paciente probablemente crea que “antes” se sentía mejor, aunque no advirtiese que aquello lo llevaba directamente a la catástrofe.

Otras voces “iluminadas” suelen señalar que la caída del consumo se relaciona directamente con el aumento de tarifas. Si así fuese, resulta claro -entonces- que la mayoría de la población percibía un salario muy pobre, ya que su rendimiento dependía del no pago de servicios esenciales y caros, inclusive para nuestros vecinos en la región. Los buenos salarios y jubilaciones ni siquiera fueron un relato, eran un cuento.

Desgraciadamente, parte de la oposición pretende imponer debates sobre problemáticas generadas por las políticas implementadas por el gobierno del que ellos formaron parte y proponiendo soluciones inviables con el único objetivo de entorpecer el accionar del oficialismo.

También se escuchan voces de economistas que reclaman al mismo tiempo bajar la presión impositiva y mantener y hasta aumentar el nivel de asistencialismo a través de nuevos impuestos distorsivos destinados a sectores de la economía a los que acusan de no invertir. Realmente un dislate.

Considero que ya es hora de que el gobierno nacional vaya abandonando la actual ley de coparticipación implementando un proyecto de federalismo fiscal, delegando primero en las comunas el cobro de la mayoría los impuestos y en segundo lugar derivando el cobro de otros en los gobiernos provinciales, con el objetivo de que cada región genere su presupuesto de ingresos y egresos sin depender de las transferencias de fondos desde la nación. A su vez el gobierno nacional recaudará unos pocos impuestos para generar un estado federal chico y muy eficiente, como Alberdi lo plasmó en la Constitución Nacional de 1853.

Dr. Osvaldo José Capasso

Abogado UBA

Share

14 comments for “La carga impositiva y la realidad que enfrenta Mauricio Macri

  1. erueru
    31/12/2016 at 5:59 PM

    ESTO SERIA LO IDEAL. PERO UNA REFORMA ASI NO SE LO VOTA NADIE DE LA OPOSICION.

  2. Javierferrero
    31/12/2016 at 6:18 PM

    Para lograr un sistema como el propuesto hay que cambiar completamente la mentalidad de los politicos de todas las provincias que están acostumbrados a mendigarle dinero a la Nacion

    La mayoria de las provincias son deficitarias. Si se dividieran los impuestos la mayoría de ellas entraría en insolvencia ya que no tiene a quien pedirle el dinero para cubrir su deficit

    Por ejemplo, la provincia de Santa Cruz tiene un deficit del 16% para el proximo año, de acuerdo al presupuesto aprobado, a pesar de haber creado nuevos impuestos al consumo.

    • Dr. Osvaldo J. Capasso
      01/01/2017 at 8:14 PM

      Sr. Ferrero, la causa del déficit es justamente contar con un “prestamista” solvente al cuál le demandan infinitamente sin preocuparse por explotar las riquezas de cada provincia, ni buscar inversores, porque es más fácil tener empleados públicos sostenidos por el resto de las provincias y del estado nacional, para que voten al ” gobernador populista” de turno. Con el dinero ajeno, todos son socialistas. Gracias por su aporte.

  3. Sergio Manuel Cortés
    31/12/2016 at 8:10 PM

    ¡Un muy Feliz Año Nuevo para todos con más despidos, más tarifazos, más inflacion, más inseguridad y más pobreza!!

    ¡NO ES MI DESEO, PERO ES LO QUE HAY Y HABRÁ!!

  4. Sergio Manuel Cortés
    31/12/2016 at 8:42 PM

    Saludemos para este Año Nuevo al Excelentísimo Sr. Presidente de la Nación:

    ¡ AL ING. JUAN JOSÉ ARANGUREN !

  5. Gaspar
    31/12/2016 at 9:33 PM

    “Mauricio Macri no ha venido a servirse del estado…” Leí hasta este párrafo que demuestra que el autor no es confiable, es más, es digno de desconfianza.

    ¿Y esto?:
    https://www.informadorpublico.com/corrupcion/energia-el-relato-macrista-para-ocultar-la-millonaria-indemnizacion-a-la-constructora-de-calcaterra

    ¿Y este otro ejemplito de como parasitar a la sociedad?:

    https://www.informadorpublico.com/opinion/mirgor-otro-millonario-negocio-de-nicky-caputo-con-el-estado

    Muchos más ejemplos aquí:

    https://www.informadorpublico.com/?s=calcaterra

    • Dr. Osvaldo J. Capasso
      01/01/2017 at 8:19 PM

      Sr. Gaspar. Respeto su opinión, pero para señalar lo contrario a lo que afirmo hay que probar que Macri se ha beneficiado con dichas contrataciones. Caso contrario es solamente una inferencia antojadiza. Gracias por su comentario.

      • pepe
        02/01/2017 at 3:51 PM

        ¡No tan antojadiza! cualquier fiscal de turno en un pais racional, ( no en el de la kk)se hubiese hecho eco de esas que ya son vox populi Por algo tiene 250 denuncias penales. Cuando el poder se esfume comodoro py lo espera

  6. HARRISON CHEVROLE
    01/01/2017 at 12:11 PM

    TIENE RAZON EN TODO LO QUE USTED PLANTEA DR CAPAZZO, PERO SE OLVIDÓ DE LOS QUE VIVEN COLGADOS DE LOS SERVICIOS Y QUE NO PAGAN NI UN CENTAVO DE LOS MISMOS Y LO TENEMOS QUE ABONAR DE UNA U OTRA MANERA TODOS LOS QUE SI PAGAMOS.

    • Dr. Osvaldo J. Capasso
      01/01/2017 at 8:22 PM

      Sr. Harrison, en cada provincia que deberá autosolventarse el control lo deberán hacer las autoridades locales. En el mientras tanto le seguirán reclamando al gobierno nacional para sostener, inclusive, el derroche. Agradezco su opinión.

  7. JUAN RAGGI
    01/01/2017 at 8:35 PM

    Excelente nota Dr. Capasso. Su propuesta apunta a terminar con la concentración de un Estado Unitario y volver al modelo Federal que hizo grande al país con el pregón del gran Alberdi. Lo felicito, pocos economistas y politicos hablan de estos temas.

    • Dr. Osvaldo José Capasso
      01/01/2017 at 11:41 PM

      Gracias Sr. Raggi. En próxima nota abordaré algunas otros pautas sobre este tema. Sería muy bueno que muchos argentinos estuviesen más familiarizados con “El Federalista” de Hamilton, Madison y Jay, obra que fuera el precedente directo de la Constitución de EEUU en la que se inspirara Alberdi.

      • 02/01/2017 at 9:46 AM

        ” nadie se realiza en una sociedad sin realizar”. la produccion como vertice de todo comportamiento social, su forma, su tiempo y su resualtante de alli deriva y se encamina la inversion y la tributacion. ecuanimidad y objetivos de mejora y produccion como meta social y del logro de la comunidad. la tributacion como igualdad de posibilidades y asistencia a los marginales y postergados.

  8. 02/01/2017 at 6:17 PM

    Nuestras provincias, todas sin excepción. son autosustentables. Solo basta mejorar la calidad de sus políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *