La rubia Mireya o canasta de piñas en la Rosada

«Los muchachos de antes no usaban gomina» es una película icónica del cine argentino (1937) y también un buen ejemplo de hombría de bien. Mauricio Macri criticó con dureza a Alberto Fernández por la visita a Milagro Sala. Al respecto, cabe aclarar una situación harto repetida. Una cosa es el matonismo y otra cosa es la valentía. Voy a contar una anécdota de alguien que ya no está en este mundo, alto funcionario de la Aduana, que, sin carta-documento ni abogados, terminó con un diferendo con otro funcionario que le recriminaba sobre un asunto sin tener razón. Sin intermediarios de ninguna clase lo invitó al otro a solucionar las cosas a las piñas como dos buenos caballeros. De más está decir que el criticón no aceptó y quedó probado que sólo era valiente con la lengua. De esta anécdota se puede sacar una enseñanza. Si el loro exponencial Alberto Fernández culpa a Macri de todos los males que suceden en la Argentina, este último debe hacer lo mismo que hizo el hombre de la anécdota. Basta de palabrerío de comadrejas. Demostraría así que tiene agallas. El pacifismo tiene un límite de tolerancia que lo marca el culto a la verdad. Macri debe dirimir este diferendo como lo hacen los hombres. Usar los puños en lugar de la lengua. Es un método ético mucho mejor que los timbrazos. Un buen castañazo no le viene mal a nadie, puede ser un buen remedio para un cargoso. Si Alberto no le concede una audiencia, que Macri entonces le moje la oreja a la salida frente a todos los Granaderos que mirarán la escena impertérritos. El desafío podría ser en la misma Plaza de Mayo, de inmediato y sin presencia de curiosos. Si Alberto no acepta es porque es un cagón. Y si Macri no lo invita al duelo de piñas limpias es otro cagón. En la película citada al comienzo, dirigida por Manuel Romero, la causa de los desvelos, disputas y dramas es la rubia Mireya, la cual bien podría ser una metáfora de la Argentina, nuestra Patria maltratada y traicionada.

Luis Illuminati

Share
Subscribe
Notify of
guest
9 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
deepmen
deepmen
1 month ago

Y de arbitro Milei.

Comerciante
Comerciante
1 month ago

Pero que sevan a pelear esos gey puto se torean y terminan encamados.
Por favor.

guillermo garcia araya
guillermo garcia araya
1 month ago

Un disparate este comentario. Totalmente fuera de lugar. Por favor haga comentarios serios si se cree digno columnista de este medio.

Epicardio
Epicardio
1 month ago

Coincido con el lector García Araya. Este artículo no tiene pie ni cabeza. Esas diferencias eran «arregladas» antaño a lo matón y no sólo con los puños. Hoy, la gente con una pizca de educación y control de sus más bajos instintos, lo plantean con razones y no con agresiones físicas.

Federico
Federico
1 month ago

Illuminati deje de escribir estupideces.

Pepe Butifarra
Pepe Butifarra
1 month ago

Realmente no te luciste con este artículo Luis, pero son cosas que pasan.

Considero que lo importante es que la visita solidaria del presidente a la delincuente representa un gasto absurdo del orden de los veinte mil dólares y surgen varias preguntas

¿Lo pagamos todos o lo pagó Alberto?
La visita ¿tuvo carácter oficial o privado?
¿Era necesario hacer semejante papelón?
¿El papelón lo hizo sin ayuda o le impusieron que lo haga?

Ningún momento era bueno para cometer el disparate pero lo hizo en un momento de zozobra, en un momento trágico para el país ignorando la gravedad de lo que estaba pasando a su alrededor.

Hay entreveros que pueden resolverse a las trompadas y seguramente alguna vez todos lo hicimos, sobre todo cuando eramos jóvenes pero que un presidente en ejercicio y un ex presidente se agarren a las trompadas en la Plaza de Mayo suena ridículo y tragicómico.

Además sería una pelea despareja porque uno es gordo y el otro es flaco.

Un duelo sable en mano sería interesante pero improbable así que el entretenimiento y la diversión de verlos destriparse quedarán para otro momento.

El último duelo en nuestro país fue entre el Almirante Benigno Varela y el dirigente radical Yoliván Biglieri, que había acusado al militar de “traidor”. Si mal no recuerdo fue en el año 1968.
Los duelos se hacían por el honor y la honra, virtudes que ninguno de los dos posee. Además se los prohibió en 2018, así que esa alternativa para salvar sus diferencias queda descartada.

Ironías aparte ninguno de los dos tiene agallas y las respectivas lenguas las usan para decir gansada o tomar helado de modo tal que desde mi punto de vista el problema no tiene solución, salvo mejor opinión.

Maria O'Connor
Maria O'Connor
1 month ago

Como diria mi abuela, el ciego se rie del tuerto.

Alberto Fernandez visito a Milagro Sala; pero Mauricio Macri visito al traficante de mujeres, pedofilo, Martins en Cancun.

No soporto a CFK, ni AF pero tampoco soporto a Macri. No puedo olvidar cuando antes de asumir como presidente; estando yo en un hotel en Mexico, leo un diario donde aparece la foto de Macri y su esposa, charlando con el mafioso traficante de menores Martyns; en el prostibulo de Martyns en Cancun. Todo aquel que quiera ver la foto solo debe buscarla; salio en todos los diarios mexicanos.

Tampoco puedo olvidar que quito la ley que tienen todos los paises que un inversor extranjero no puede comprar mas de mil has. Todos los paises tienen esa ley, si un inversor extranjero cree que necesita mas de mil has, solo tiene que adquirirlas en lease (alquiler) pero no puede comprarlas. En Argentina hay gente extranjera que no es immigrante que posee millones de has.

Ademas, endeudo al pais con el FMI.

Argentina merece un mejor candidato a presidente en la oposicion. Hay mucha gente con gran talento en el pais; no nos podemos conformar con figuras ineptas repetidas.

Ni CFK, ni Maximo, ni AF, ni Massa, ni Scioli, ni Macri.

Last edited 1 month ago by Maria OConnor
Maria O'Connor
Maria O'Connor
1 month ago
Reply to  Maria O'Connor
Pepe Butifarra
Pepe Butifarra
1 month ago
Reply to  Maria O'Connor

El problema gira alrededor de otra cosa y lo dije en este sitio varias veces. Ya no lo digo más.

También enumeré los requisitos, vergonzosos, para ocupar el cargo de presidente o legislador. No se requieren estudios, un analfabeto tranquilamente puede llegar a la presidencia o a la legislatura.

Lo resumo en pocas palabras: Tenemos que salir del sistema presidencialista, no hay otra solución pero ¿quien le pone el cascabel al gato?

Nuestro país no es apto para el sistema democrático y las pruebas están a la vista, cuarenta años de democracia «a la criolla» sirvieron para transformar al país en una cloaca de la que no se puede salir.

La democracia es un negocio como tantos otros, todo tiene su precio, todo se compra y se vende. Es como en el fútbol «profesional».

Le propongo algo: busque en este sitio el artículo «Gente como la gente se busca» del 7 de junio que lleva la firma de Juan José de Guzmán.
La gente como la gente hace su vida sin meterse en el lodazal de la política, tiene estudios tiene cultura, tiene principios es honesta, tiene su trabajo, su empresa, es profesional o empleado, no se dedica a la vagancia.

.