Leer a Borges, un bálsamo

No se vive bien en la Argentina. Nadie razona. Todos gritan, se enojan, pretenden imponerse por la fuerza y no por el convencimiento. Nadie escucha. Todos boxean. Quien piensa diferente pasa a ser, cuanto menos, un sospechoso. Todos se creen los dueños de la verdad absoluta, como si fueran descendientes directos de San Pedro. Hoy la política argentina es un gigantesco cuadrilátero donde sólo vale ganar por knock out. Pensar diferente ha pasado a ser un sacrilegio. El respeto ha sido reemplazado por la intolerancia y el fanatismo más desenfrenados. No se trata de convencer, de persuadir, sino de aplastar al enemigo.

Somos una sociedad profundamente antidemocrática. Que votemos cada dos años no significa que sintamos a la democracia como una filosofía de vida. No somos democráticos porque nos causa escozor la diversidad ideológica, la discusión civilizada, el razonamiento lógico. Somos una sociedad muy enferma. Desde hace muchísimo tiempo que no tenemos paz en el espíritu, que no somos capaces de llevar una vida tranquila, apacible. Somos, como bien señala Mempo Giardinelli, una sociedad atormentada. Somos una sociedad dominada por el odio y el resentimiento. Vivimos en compartimentos estancos, presos de un egoísmo patológico. Vivimos en una sociedad anómica. Nos causa placer comportarnos al borde de la legalidad.

La clase política es un fiel reflejo de lo que somos como sociedad. Si hacemos un culto de la mentira, el cinismo y la hipocresía, es lógico que nuestros representantes sean mentirosos, cínicos e hipócritas. La clase política es el fiel reflejo de la sociedad que la cobija. Nuestra clase política lejos está de ser una excepción. Desde siempre, salvo honrosas excepciones, nos ha mentido, se ha burlado de nuestra inteligencia, nos ha vendido buzones del tamaño del Aconcagua. Hace dos décadas parecimos reaccionar gritando “que se vayan todos, que no quede ni uno solo”. Proliferaron las asambleas barriales y muchos políticos no podían salir de sus domicilios. En las elecciones presidenciales de 2003 se presentaron los mismos dirigentes que habían provocado la hecatombe y no dudamos en votarlos nuevamente. Es lógico que en la intimidad se rían de nosotros a carcajadas.

Es tan profunda nuestra decadencia que hoy los dos políticos más poderosos son rechazados al menos por la mitad de la sociedad. Ello significa que el poder es disputado por los dos políticos a quienes la sociedad sindica como los máximos responsables de la pavorosa realidad que nos agobia. Sin embargo, seguimos brindándoles una nueva oportunidad porque sus defensores creen que esta vez serán diferentes. Los macristas creen que si Macri es reelecto por fin se abrirán las puertas del desarrollo. Los cristinistas creen que si gana Cristina retornarán los buenos viejos tiempos.

No se vive bien en la Argentina. Todo se resuelve en la calle, apelando a la ley del más fuerte. Lo que es una defensa de intereses corporativos pasa a ser una defensa del interés nacional. Nadie dice la verdad. Todos encubren sus propias mezquindades. Es por ello que reconforta al espíritu, al corazón y a la mente, zambullirse en el pensamiento de quienes fueron grandes de verdad. Hacerlo ayuda a soportar tanta mediocridad, tanto egoísmo, tanta falta de respeto. Tengo en mis manos un libro de Editorial Perfil titulado “Jorge Luis Borges”, que contiene una serie de poemas del genial escritor. Al final hay unos pensamientos, unas máximas filosóficas, que no tienen desperdicio. Quisiera compartir con quienes tienen la amabilidad de leer este escrito estas reflexiones cuya lectura constituye, a raíz del carácter discepoliano de la época que nos toca vivir, un verdadero bálsamo.

Fragmentos de un evangelio apócrifo

* Desdichado el pobre de espíritu, porque bajo la tierra será lo que ahora es en la tierra.

* Desdichado el que llora, porque ya tiene el hábito miserable del llanto (…).

* No basta ser el último para ser alguna vez el primero.

* Feliz el que no insiste en tener razón, porque nadie la tiene o todos la tienen.

* Feliz el que perdona a los otros y el que se perdona a sí mismo.

*Bienaventurados los mansos, porque no condescienden a la discordia.

* Bienaventurados los que no tienen hambre de justicia, porque saben que nuestra suerte, adversa o piadosa, es obra del azar, que es inescrutable.

* Bienaventurados los misericordiosos, porque su dicha está en el ejercicio de la misericordia y no en la esperanza de un premio.

* Bienaventurados los de limpio corazón, porque ven a Dios.

* Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque les importa más la justicia que su destino humano (…).

* Que la luz de una lámpara se encienda, aunque ningún hombre la vea. Dios la verá (…).

* Los actos de los hombres no merecen ni el fuego ni los cielos.

* No odies a tu enemigo, porque si lo haces, eres de algún modo su esclavo. Tu odio nunca será mejor que tu paz (…).

* No exageres el culto de la verdad, no hay hombre que al cabo de un día, no haya mentido con razón muchas veces (…).

* Yo no hablo de venganza ni de perdones; el olvido es la única venganza y el único perdón.

* Hacer el bien a tu enemigo puede ser obra de justicia y no es arduo; amarlo, tarea de ángeles y no de hombres (…).

* Busca por el agrado de buscar, no por el de encontrar (…).

* Felices los valientes, los que aceptan con ánimo parejo la derrota o las palmas (…).

* Felices los felices.

Hernán Andrés Kruse

Share

7 comments for “Leer a Borges, un bálsamo

  1. Maria OConnor
    25/07/2019 at 2:48 PM

    Sr. Kruse:

    Todo lo que Ud dice es verdad. Los que vivimos fuera del pais, cuando regresamos tenemos la impresion que la gente no razona y por supuesto no escucha.

    Me fui del pais con 17 anos, y cada vez que regresaba le decia a la gente “aqui vendran los narcos” y la gente se me reian. Es como que no toman conciencia de nada, hasta que el problema se agudiza demasiado y no tiene otra opcion mas que reconocerlo; pero entonces en vez de solucionarlo de un modo educado, cientifico buscan la solucion “chanta”.

    La solucion “chanta” tiene que ver con las apariencias y no con lo real.

    Hablando de apariencias, la poblacion le da mas importancia a una ropa de marca que a un buen libro. Ese es otro sintoma que las cosas van mal. Es comico ver como argentinos en epoca de bonanza salen del pais, pero en vez de ir a museos, etc van a comprar ropa de marca mas barata que en Argentina.

    Me llegan de visita gente que conozco de Argentina y sus hijos, solo a comprar ropa de marca. Me resulta increible que le quiera mostrar museos, sitios historicos aqui en EEUU y no le dan la mas minima importancia. Regresan al pais, solo conociendo shoppings que son iguales en todas partes del mundo.

    Uno de los problemas es el enfasis que se le ha dado en el pais a lo privado. Lo privado es importante, pero su importancia esta solo en lo economico. Lo privado esta para hacer dinero nada mas. Se necesita lo publico para desarrollar mentes pero en Argentina lo publico esta en manos de mentes politicas sub-desarrolladas.

    La TV publica en el resto del mundo se usa para educar. Las series, novelas de la TV publica en EEUU donde vivo son educativas. La gente se educa sin darse cuenta. Public Broadcast Television en EEUU tiene los mejores informativos. Los informativos de la TV publica de EEUU no son fake news como en los canales politicos. Es el unico lugar donde se pueden escuchar sinfonias, tenores, sopranos. Es el unico lugar donde se ven series donde un medico explica de manera entretenida y divertida enfermedades, prevenciones, etc. Tambien se usan series, novelas para educar sobre otras ciencias, etc.

    La TV privada tiene talk shows y otros programas baratos y estupidos con algunos pocos programas buenos. Hay canales que son pura propaganda politica, por ejemplo Fox News es republicana y MSNBC democrata. La TV privada en EEUU es mala porque su unico objetivo es o el interes economico o el politico. Por eso, la gente mas educada no ve TV privada, ve la vieja TV publica por opcion; mientras que los mas pobres la ven solo por necesidad ya que no pueden pagar cable mas caro pero sin darse cuenta se benefician.

    En Argentina la TV publica se comporta como la privada, y la privada es mala. Hay programas que se ven en la TV Argentina que no podrian verse aqui en EEUU, se los consideraria pornografico aunque Ud se sorprenda. No porque los yankees sean moralistas pero porque la TV llega a los hogares donde hay menores.

    La TV es un arma poderosa para educar a la poblacion, pero en Argentina no se lo usa.

  2. HERNÁN DE ROSARIO
    25/07/2019 at 3:59 PM

    Muchas gracias por su comentario señora O´Connor. La noto desilusionada (y con bastante razón) con la Argentina. Sin embargo, en Estados Unidos tienen a un troglodita como Trump en la Casa Blanca. Le envío cordiales saludos.

    • Maria OConnor
      25/07/2019 at 4:12 PM

      asi es…. como Ud dice estamos regresando a la pre historia y no solo en Argentina.

    • ArgentineLionfromZion
      25/07/2019 at 6:28 PM

      El mas bruto en 240+ anos. Justo cuando Argentina hace el cambio para entrar en Occidente via Macri y Cia. Igual Trump va a quedar como un anécdota. USA y los paisies libres siguen para adelante. Ojalá que Argentina acompañe.

  3. HERNÁN DE ROSARIO
    25/07/2019 at 4:19 PM

    ¿Hace mucho que reside en Estados Unidos? (espero no molestarla con la pregunta)

  4. Veneco
    25/07/2019 at 6:26 PM

    Turro, tu quieres saber, cuantos años tiene la jovaina.

  5. Alberto
    25/07/2019 at 10:45 PM

    La Argentina estuvo liderada por su clase dirigente hasta que vino la Ley Saenz Peña y con la democracia la decadencia. Sociedad sin sus clases dirigentes naturales vigentes queda a la deriva, nada publico sirve, todo envilecido. Luego te quedan las individualidades, ahi safamos bastante bien, pero resultan anecdoticas en el balance general. Hay mucho facilismo intelectual, hay desprecio por la ciencia, cualquier disparate es valido, hasta para llevarlo al plano de la ejecucion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *