Lo que no le perdonan a Cristina Kirchner

Cristina Kirchner es, qué duda cabe, la figura política más relevante de la Argentina del siglo XXI. Fue legisladora durante mucho tiempo y llegó a la cima en octubre de 2007 al vencer, en las elecciones presidenciales, a Elisa Carrió. Cabe reconocer que alcanzó la presidencia no por méritos propios sino porque en ese momento era la esposa del hasta entonces presidente Néstor Kirchner. Era la segunda vez en la historia que la esposa de un presidente lo sucedía en el cargo. La primera tuvo lugar luego del fallecimiento del General Perón el 1 de julio de 1974. La entonces vicepresidenta, Isabel, lo sucedió.

El establishment o, si se prefiere, el orden conservador, jamás toleró la decisión de Néstor Kirchner de bendecir la candidatura presidencial de Cristina. Era una palpable demostración de cultura caudillista, de cultura “matrimonialista”. Para el orden conservador que Cristina sucediera a Néstor colisionaba con los principios liminares de la democracia liberal. Para colmo, era vox populi la intención del matrimonio de permanecer en el poder por una larga temporada, turnándose ambos en el poder cada cuatro años. El establishment no podía permitir que ello sucediera. En consecuencia, comenzó a horadar la autoridad presidencial apenas Cristina asumió el 10 de diciembre de 2007.

En marzo de 2008 el entonces ministro de Economía Martín Lousteau envió al Congreso, con el aval presidencial, la resolución 125 que imponía un sistema de retenciones móviles al maíz y al trigo. Fue la chispa que encendió el incendio. La Sociedad Rural, Coninagro, Confederaciones Rurales Argentinas y la Federación Agraria se negaron a avalar dicha resolución y le declararon la guerra al gobierno. La protesta campestre se tradujo en cortes de rutas, en tractorazos y en cacerolazos que pusieron en jaque la autoridad de Cristina. Se desató una crisis política e institucional de gran magnitud. Después de varios meses de conflicto Cristina mordió el polvo de la derrota a raíz del voto no positivo de Cobos en el Senado.

Durante varios días se expandieron un sinfín de rumores que apuntaban a la continuidad de Cristina en la presidencia. El misterio se develó con extrema rapidez. Cristina no sólo no renunció sino que tomó una decisión que jamás fue tolerada por el orden conservador. Cada vez que el antikirchnerisno cantó truco, Cristina cantó quiero retruco. A partir de entonces la presidenta comenzó a recibir feroces andanadas que sólo tenían como objetivo su esmerilamiento político.

Luego de soportar duros golpes -el más duro fue la muerte de su esposo- Cristina compitió en las elecciones presidenciales de 2011 obteniendo uno de los triunfos más abultados de la historia electoral argentina. El antikirchnerismo había quedado atónito, perplejo, anonadado. La reelección de Cristina provocó un endurecimiento de la oposición política, corporativa y mediática. El odio a Cristina era a esa altura irracional, patológico. En varios de los cacerolazos que tuvieron lugar en aquellos años muchos de quienes participaban gritaban su deseo de que Cristina se muriera. La grieta entre el kirchnerismo y el antikirchnerismo era a esa altura insalvable. Los ánimos del establishment comenzaron a tranquilizarse en 2013 cuando Sergio Massa, en las elecciones de medio término, cantó victoria, sepultando toda posibilidad de una nueva reelección de Cristina. Cuando Macri le ganó a Scioli en noviembre de 2015 el antikirchnerismo finalmente respiró tranquilo. Creyó que Cristina había sido derrotada para siempre.

Cuatro años después Cristina regresó al poder, esta vez como vicepresidenta. El antikirchnerismo no perdonó semejante afrenta. Aprovechando los horrores políticos cometidos por el gobierno, la oposición triunfó con holgura en las elecciones de 2021. A partir de entonces, tanto Alberto como Cristina comenzaron a ser blancos de virulentos ataques, especialmente la vicepresidenta. Hasta que llegó la gota que hizo rebalsar el vaso. Su jugada en el Senado tendiente a impedir la asunción del senador Luis Juez en el Consejo de la Magistratura hizo explotar de furia a la oposición. Desde los medios de comunicación afines a Macri, Larreta y compañía, comenzó una campaña tendiente a presentar a Cristina como una psicópata, perversa y cínica, una mujer despiadada que sólo piensa en sí misma y en sus hijos. Como afirmó hace un tiempo Morales Solá en su clásico programa televisivo, Cristina se había transformado en un obstáculo para el sano funcionamiento del sistema político. ¿Qué sucede cuando hay un obstáculo? Se lo elimina (políticamente, se entiende).

Si hay algo que enseñan los años de kirchnerismo en el poder es que el orden conservador jamás toleró la insolencia de Cristina, su osadía de pretender enfrentarlo. Si inmediatamente después del voto no positivo de Cobos en el invierno de 2008 Cristina hubiera “negociado” con el orden conservador su continuidad en el poder a cambio de pasar a ser una empleada del poder real, los medios de comunicación anti K y la oposición no se hubiera ensañado con la vicepresidenta. Le hubieran perdonado todo, incluso actos de corrupción, tal como lo hicieron con Carlos Menem y Mauricio Macri. Si a partir de aquel histórico voto Cristina se hubiera menemizado, en una de esas hubiera tenido la chance de presentarse en 2015. Pero como se negó a agachar la cabeza, el orden conservador le declaró una guerra sin cuartel que no ha concluido.

A continuación, paso a transcribir un artículo publicado por Ricardo Forster en Página/12 el 11/11/010 titulado “La anomalía kirchnerista”. Se vincula con lo escrito precedentemente.

“1 La actualidad argentina tiene la marca de lo excepcional y, claro, de lo no previsible. Como un viento huracanado que se lleva todo por delante, algo de lo no esperado se abrió paso en mayo de 2003 y cristalizó alrededor de la figura, anómala y desconocida para la mayor parte de la sociedad, de un hombre alto y desgarbado, gracioso e informal, extrañamente memorioso de lo que muchos ya querían archivar y olvidar, venido del sur patagónico. Decir que somos contemporáneos de una anomalía no supone, como algunos creen, desconocer las fuerzas, muchas veces ocultas o subterráneas, de la historia ni caer en una suerte de providencialismo. Significa algo más sencillo pero no por eso menos enigmático: reconocer los momentos de ruptura o de inflexión que desplazan las fuerzas inerciales y dominantes en esa historia que aparecía como repetitiva e inexpugnable, para asumir que algo distinto, quizás imprevisto y no escrito en ninguna causalidad ni en ninguna garantía histórica, se hace presente y hace saltar los goznes de esas continuidades asfixiantes que, la mayoría de las veces, suelen ser la expresión de un discurso del fin de la historia y de la muerte de las ideologías que, claro, terminan por afirmar el modelo de la dominación proyectándolo hacia una eternidad inexorable.

Momentos excepcionales en los que la continuidad se quiebra en mil pedazos y surge lo no previsto, que recoge fuerzas y experiencias preexistentes pero que, fundamentalmente, les da una nueva dimensión, incorporándolas a un giro de la historia que acaba por englobar y por trascender a esas fuerzas, a veces –incluso– contra la dinámica que las constituyó. Esas circunstancias se presentan muy de vez en cuando y la mayoría de las veces acaban en frustración o en resignada aceptación de la imposibilidad de torcer las fuerzas inerciales del sistema. Alfonsín, que llegó en un momento clave de la historia argentina, que tuvo el apoyo popular para avanzar hacia otro proyecto de país, supo del poderío de las corporaciones económicas y también supo de la resignación que, como una maldición, recorrió los gobiernos democráticos desde Frondizi en adelante.

La profunda desilusión que siguió a la frustración de Semana Santa marcó a una generación de jóvenes que había sentido que algo nuevo se abría después del horror de la dictadura; esa desilusión dejó, entre otras cosas, habilitado el camino de la frivolidad prostibularia del menemismo y de la desactivación de las mejores tradiciones populares. La banalidad, el egoísmo hiperindividualista, el vacío, el cinismo y el desinterés fueron la consecuencia de aquella frustración. Más de una década tardó el país para intentar salir de esa resignación de fin de mundo que envenenó la vida social, cultural y política. Lo inesperadamente abierto el 25 de mayo de 2003 vino a enloquecer ese devenir inercial de una historia decadente y sin salida. Pero también vino a dar cuenta de sonidos roncos que se guardaban por debajo de la superficie y que buscaban su camino hacia la luz del día.

Kirchner, su nombre, vino a catalizar fuerzas visibles y subterráneas de una realidad en estado de intemperie; de un país que zigzagueaba al borde del precipicio y que no terminaba de sustraerse a los designios malditos de la década del noventa y de su tremenda capacidad para destruir tejido social, instituciones, trabajo, vida cultural y tradiciones políticas. Un modelo, el neoliberal, que hundía sus raíces en la noche dictatorial, y que pareció quebrarse en las jornadas de diciembre de 2001, cuando una extraña y anómala rebelión que cruzó distintas expectativas sociales hizo saltar por los aires no sólo el gobierno de la Alianza con De la Rúa a la cabeza, sino prácticamente a las estructuras institucionales y políticas del país. Una sociedad que quedó girando en el vacío, que vio de qué manera se sucedían en el término de unos pocos días cinco presidentes mientras las heridas brutales dejadas por el menemismo se mostraban con toda su crudeza. Un país desfondado material, social y moralmente que no sabía qué sucedería al girar la esquina de los acontecimientos y que seguía atrapado entre las protestas de los más débiles y las diversas y asesinas acciones represivas que culminarían en los asesinatos del puente Avellaneda, que acabarían por apurar la salida de Duhalde del gobierno y habilitando, de forma inesperada, la llegada de Néstor Kirchner una vez que el riojano impresentable desistió del ballottage en un último intento por deslegitimar al santacruceño. Muy de vez en cuando la taba cae del lado bueno y eso sucedió cuando muy pocos lo esperaban. Gran parte de la sociedad no sólo no lo esperaba ni lo conocía, sino que de haber sabido lo que pensaba ese flaco desgarbado hubiera salido huyendo de pánico, atemorizada, como otras veces, de su propia sombra y de su cualunquismo de clase media despolitizada, como solía denominarla Nicolás Casullo.

Pero la anomalía que significó la llegada de Kirchner debe ser inscripta también en una época, la de principios de siglo, muy poco dispuesta para aceptar y procesar aquello que traía en su mochila alguien que insistía con reconstruir los puentes rotos entre la generación del setenta y una actualidad que había atravesado la hegemonía neoliberal, la caída del modelo socialista, la crisis de las tradiciones nacionalpopulares junto con el “olvido” del legado de Marx y de las izquierdas en general. Un tiempo termidoriano que había dejado a nuestras espaldas las grandes ideas de una modernidad en estado de disolución, ideas arrojadas al tacho de los desperdicios o convertidas en objeto de estudio sin relevancia en las encrucijadas del presente, materia prima de historiadores y de arqueólogos de objetos en desuso. Kirchner, su nombre, al igual que otros procesos contemporáneos que se abrieron en Sudamérica, produjo un asalto anacrónico a la fortaleza del “fin de la historia” y a las resignaciones de una posmodernidad entre banal y despolitizada. Su irrupción debe ser leída en el interior de la ruptura de esa linealidad recurrente y repetitiva que venía asolando toda esperanza en un cambio del decurso de la historia. No nació de un repollo ni careció de antecedentes; simplemente enloqueció lo esperado abriendo las compuertas de otro tiempo de la vida nacional a contrapelo de la tendencia mundial dominante.

2 El nombre de Kirchner vino a romper esa continuidad malsana, vino a desequilibrar la marcha regular hacia la barbarie de un modelo económico-político que, desde hace mucho tiempo, no sólo venía ejerciendo su poderío sobre la vida material de los desposeídos sino, también, había logrado capturar los núcleos más profundos y decisivos de la vida cultural apuntalando, de ese modo, sus propios intereses, transformándolos en los únicos visibles de cara a una sociedad que se mostraba como vaciada de sí misma y demudada. Kirchner, su nombre, interrumpió esa marcha triunfal de los poderosos de siempre. Logró, de manera inesperada, desviar el curso decadente de una sociedad que desde hacía mucho tiempo había perdido la brújula. Lula lo dijo con una frase sencilla, directa y justa: les devolvió la autoestima a los argentinos.

Algunos actos simbólicamente decisivos le dieron encarnadura a un gobierno que nacía de la noche argentina, de una noche que arrastraba nuestros peores fantasmas y que parecía proyectarse hacia una perpetuación insoportable. Kirchner comprendió que para comenzar a “curar” las profundas heridas que atravesaban el cuerpo social hacía falta entrelazar acciones reparadoras en el sentido económico-material (la primera fue recuperar trabajo y reducir los índices de pobreza y de indigencia, que eran los más oprobiosos y brutales de la historia) con otras acciones que rearticularan un discurso y una conciencia que habían sufrido los duros embates de la derrota, la desilusión y la invisibilización; comprendió, porque lo llevaba dentro suyo, el papel fundamental de rediseñar enteramente la política de derechos humanos haciéndolo, al comienzo, a través de un gesto descomunal en su valor simbólico-reparador: ordenarle al jefe del Ejército que descolgase los cuadros de Videla y de Bignone.

Ese acto, que algunos intelectuales progresistas caracterizaron como sobreactuado e impostado, implicó un quiebre fenomenal que se acopló con la construcción de una nueva Corte Suprema de Justicia y con el avance decidido hacia el enjuiciamiento de los genocidas. Los movimientos de derechos humanos supieron, casi desde un principio, valorar en su extraordinaria dimensión lo abierto por esas reparaciones simbólicas e institucionales desarrolladas por un Kirchner que se atrevió a derogar las leyes de la impunidad. El aire fresco que recorrió la vida nacional a partir de esas acciones tuvo mucho que ver con la refundación de un mundo democrático envilecido por años de vaciamiento, impudicia y complicidad con lo peor de nuestra historia. A veces un gesto viene a romper la monotonía de la repetición, abriendo horizontes que permanecían enturbiados. Esa orden no sólo habilitaba el camino de la reparación y de la justicia, no sólo les devolvía encarnadura a las víctimas del terrorismo de Estado, sino que también producía un hecho inédito: afirmaba la supremacía del poder político democrático, por primera vez en décadas, respecto, en este caso, del poder militar. Simbólicamente vino a remover la lápida que pesaba sobre una democracia que se había mostrado, hasta ese día, débil y resignada. Entre las grietas de esa resignación histórica se metieron, siempre, los poderes corporativos para limitar y chantajear a los sucesivos gobiernos. Primero Néstor Kirchner y luego Cristina Fernández produjeron una inflexión histórica, entramando legitimidad y soberanía como atributos siempre extraviados de la democracia argentina. Algunos antiguos progresistas que forjaron sus argumentos políticos en los años noventa no supieron o no quisieron comprender la hondísima significación de esos gestos y comenzaron a utilizar, como caballito de batalla que se prolongó hasta la muerte de Kirchner, la impresentable argumentación de la “impostura”. Cientos de miles de argentinos y argentinas humildes, más miles y miles de jóvenes y de otros actores sociales mostraron, en los días inolvidables y tristes de finales de octubre, la impudicia de transformar el giro histórico que Kirchner gestó inesperadamente en nuestro país en un relato de ficción, en una suerte de pura impostura. Las multitudes, el pueblo que regresa del ostracismo, quebraron en mil pedazos esa argumentación.

Kirchner, su nombre, habilitó el regreso, bajo nuevas condiciones, de lenguajes emancipatorios extraviados entre las derrotas y los errores; hizo posible una lectura en espejo de otras circunstancias históricas al mismo tiempo que nos desafió a que encontráramos las palabras que pudieran nombrar lo que permanecía sin nombre de este giro de la historia. Un desafío que nada tiene que ver con la melancolía de un retorno a antiguos paradigmas, pero que tampoco cree en la tierra arrasada ni en la absoluta novedad que nace de sí misma, sino que vuelve a reencontrar los mil hilos de una memoria desgarrada entretejidos, ahora, con los lenguajes que buscan, de diversos modos, nombrar lo inédito de una actualidad sorprendente y conmovedora de tradiciones anquilosadas. Algo de todo esto se vio en la Plaza del adiós y del juramento, de la tristeza y de la nueva conjura portada por una generación que busca producir su propio tiempo con sus palabras y sus experiencias, pero sabiendo de antiguas deudas que se cuelan con las nuevas demandas. Tal vez algo de todo esto, que quedará por seguir vislumbrando, sea lo que hoy nombramos bajo el nombre de kirchnerismo. Un nombre que sabe de la memoria del peronismo, que conoce de sus laberínticos zigzagueos, de sus vaciamientos, de sus límites y de su potencia reencontrada bajo ese giro impensado y tan difícil de encasillar y de comprender para aquellos que se habían instalado cómodamente en el fin de la historia y en la retórica de la resignación. Allí, en esa extraordinaria encrucijada, alguien, una figura extraña que vino del sur patagónico, escribió para siempre su nombre en la memoria popular.

Hernán Andrés Kruse

Share
Subscribe
Notify of
guest
7 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Y SI PENSAMOS UN POCO MÁS
Y SI PENSAMOS UN POCO MÁS
1 month ago

NO VINO MÁS BUENA.
TE AFANÓ EL ASADO Y LA JUBILACIÓN.

Comisario Ricochet Rabbit
Comisario Ricochet Rabbit
1 month ago

Aguasfuertes porteñas

CONVERSACIONES DE LADRONES

 

 

           A veces, cuando estoy aburrido, y me acuerdo de que en un café que conozco se reúnen algunos señores que trabajan de ladrones, me encami­no hacia allí para escuchar historias interesantes.

           Porque no hay gente más aficionada a las historias que los ladrones.         

           ¿Este hábito provendrá de la cárcel? Como es lógico, yo nunca he pedido determinadas informaciones a esta gente que sabe que escribo, y que no tengo nada que ver con la policía. Además que el ladrón no gusta de ser preguntado. En cuanto se le pregunta algo, tuerce el gesto como si se encontrara frente a un auxiliar y en el despacho de una comisaría.       Yo no sé si muchos de ustedes han leído Cuentos de un soñador, de Lord Dunsany. Lord Dunsany tiene, entre sus relatos maravillosos, uno que me parece viene a cuento. Es la historia de un grupo de vagabundos. Cada uno de ellos cuenta una aventura. Todos lloran menos el narrador. Terminado el relato, el narrador se incorpora al círculo de oyentes; otro, a su vez, reanuda una nueva novela que hace llorar también al reciente narrador.

           Bueno; el caso es que entre los ladrones ocurre lo mismo. Siempre es a la una o a las dos de la madrugada. Cuando, por A o por B, no tie­nen que trabajar, es casi siempre en un período de vida en que anuncian un formal propósito de vivir decentemente. Aquí ocurre algo extraño. Cuando un ladrón anuncia su propósito de vivir decentemente, lo prime­ro que hace es solicitar que le «levanten la vigilancia». En este intervalo de vacaciones prepara el plan de un «golpe» sorprendente. La policía lo sabe; pero la policía necesita de la existencia del ladrón; necesita que ca­da año se arroje una nueva hornada de ladrones sobre la ciudad, porque si no su existencia no se justificaría.

           En dicho intervalo, el ladrón frecuenta el café. Se reúne con otros amigos.

           Es después de cenar. Juega a los naipes, a los dados o al dominó. Algunos también juegan al ajedrez.

           El comisario Romayo, me enseñó una vez el cuaderno de un ladrón, en cuya casa acababa de hacer un allanamiento. Este ladrón, que trabajaba de carrero, era un ajedrecista excelente. Tenía anotados nombres de maestros y soluciones de problemas ajedrecísticos resueltos por él. Este asaltante hablaba de Bogoljuboff y Alekhine con la misma familiaridad con que un «burrero» habla de pedigrees, aprontes y performances.

           A la una o las dos de la madrugada, cuando se han aburrido de ju­gar, cuando algunos se han ido y otros acaban de llegar, se hace en torno de cualquier mesa un círculo adusto, aburrido, canalla. Círculo silencio­so, del cual, de pronto, se escapan estas palabras:

           -¿Saben? En Olavarría lo trincaron al Japonés.        

           Todos los malandras levantan la cabeza. Uno dice:

           -¡El Japonés! ¿Te acordás cuando yo anduve por Bahía Blanca? Las corrimos juntos con el Japonés.

           Ahora el aburrimiento se ha disuelto en los ojos, y los cogotes se atie­san en la espera de una historia. Podría decirse que el que habló estaba esperando que cualquier frase dicha por otro le sirviera de trampolín, pa­ra lanzar las historias que envasa.

           -El Japonés. ¿No era el que estuvo en…? Dicen que estuvo en el asalto con la Vieja…

           Uno me mira a mí.

           -Son «mulas de investigaciones». ¡Qué va estar en el asalto!           

           -Cierto es que si usted de noche se lo encuentra al Japonés…         

           -Mira che. El Japonés es como una niña, de educado.         

           Estalla una carcajada, y otro:

           -Será como una niña, pero te lo regalo. ¿De dónde sacas que es co­mo una niña?

           -Cuando yo tenía dieciséis años estuve detenido con él, en Merce­des… Era como una niña, te digo. Venían las señoras de caridad, nos mi­raban y decían: «¡Pero es posible que esos chicos sean ladrones!». Y me acuerdo que yo contestaba: «No señoritas, es un error de la policía. No­sotros somos de familia muy bien». Y el Japonés decía: «Yo quiero ir con mi mamita»… Si te digo que es como una niña.

           Estallan las risas, y un ladrón me toma del brazo y me dice:           

           -Pero no le crea. Usted ve la jeta que tengo yo, ¿no? Bueno. Yo soy un angelito al lado del Japonés. Pero mire: lo encuentra al Japonés un «lonyi», y de sólo verlo, raja como si viera la muerte. Y éste dice que era una niña… Yo me acuerdo de una quesería que asaltamos con el Ja­ponés… Nos llevamos como doscientos quesos en un carrito. ¡El laburo para venderlos!…. ¡Y el olor! Si se seguía la pista con solo olernos…    

           Otro:

           -Lo que es ahora el oficio está arruinado. Se han llenado de moco­sos batidores. Cualquier gil quiere ser ladrón.

           Yo miro, reflexiono y digo:

           -Efectivamente, ustedes tienen razón; ladrón no puede ser cualquie­ra…

           -¡Pero claro! Es lo que digo yo … Si yo me quisiera meter a escribir sus notas, no las podría hacer. ¿No?… Y así es con el «oficio». A ver; dígame, ¿cómo haría usted para robarle ahora al patrón que está en la caja?… Vea que el cajón está abierto…

           -No sé…

           -¡Pero amigo! ¡Que no se diga! Vea; se acerca al mostrador y le dice al patrón: «Alcánceme esa botella de vermouth». El patrón ladea el cuerpo para ese lado del estante. En cuanto el hombre está por retirar la botella, usted le dice: «No, esa no: la de más arriba». Como el trompa está de espalda, usted puede limpiarle la caja… ¿Se da cuenta?… -Yo me admiro convencionalmente, y el otro continúa-: ¡Oh! Eso no es na­da. Hay «trabajos» lindos… limpios… Ese del robo de la agencia Nas­si… Esa es muchachada que promete…

           -¿Y el Japonés? Me acuerdo: veníamos una vez en el tren… íbamos para Santa Rosa…

           Son las tres de la madrugada. Son las cuatro. Un círculo de cabe­zas… un narrador. Digase lo que se quiera, las historias de ladrones son magníficas; las historias de la cárcel… Cinco de la madrugada. Todos mi­ran sobresaltados el reloj. El mozo se acerca somnoliento y, de pronto, en diversas direcciones, pegados casi a las paredes, elásticos como pante­ras y rápidos en la desaparición, se escurren los malandrines. Y de cinco de ellos, cuatro tienen pedido levantamiento de vigilancia. ¡Para mejor robar!…

Roberto Arlt

comment image

CRISTINA (alias : "cuadrada como cajón de velas")
CRISTINA (alias : "cuadrada como cajón de velas")
1 month ago

(De una reunión de La Burra con empresarios de laboratorios)

«EN ESTE TEMA DE LA QUÍMICA RECONOZCO QUE SIEMPRE FUI

MUY FLOJA; IMAGÍNENSE, LO ÚNICO QUE RECUERDO DE MI

SECUNDARIO ES LA FÓRMULA DEL AGUA : HACHE DOS CERO».

Pepe Butifarra
Pepe Butifarra
1 month ago

Un artículo realmente repugnante Kruse. Da asco leerlo y aún más asqueroso es que lo hayan publicado en este sitio

HERNÁN KRUSE (alias "EL ENSOBRADO").
HERNÁN KRUSE (alias "EL ENSOBRADO").
1 month ago

Perdoname, PEPE BUTIFARRA, que querés que le haga . . .

comer hay que comer . . . no sé si vocé me entende . . . o sea . . .

ULTRACAMPORISTA ( como Kruse ).
ULTRACAMPORISTA ( como Kruse ).
1 month ago

PEPE BUTIFARRA, el artículo de Kruse es tan pedorro como el comentario

del lector «Comisario Ricochet», que cita a Roberto Arlt, quien a su vea era

más boludo que Kruse y Ricochet juntos. Y casi que podríamos asociar entre

tanta pedorrada al director del «Informador» que levantó el artículo de Kruse.

En suma : toneladas de arroz para contrarrestar la imparable diarrea.

JUAN DOMINGO (alias "EL EUNUCO")
JUAN DOMINGO (alias "EL EUNUCO")
1 month ago

Después de este artículo el tío Kruse aspira a heredar uno de los cuatro hoteles
construído con plata robada a los boludos argentinos. Se lo prometió Cristina.
Por su parte la bellísima Florencia le prometió un diez por ciento de los cinco
palos verdes que fueron incautados por Bonadío. Y el enciclopédico Máximo,
para no ser menos dijo que le donará uno de sus treinta y dos departamentos
en el sur. Kruse estalló de contento ante las promesas; se agarró un pedo de
campeonato, se sentó a la computadora y le salió este artículo lameculo.
Por ley de descarte, la verdad, yo me quedo con aquel boludo Kruse que
clamaba para que Macri le devolviera al ganso Maldonado, ahogado por boludo
en un charco. O sea, boludo como todo peronacho.