Los pobres siempre tienen la culpa

En su edición del 20 de septiembre, Página/12 publicó artículos de Jorge Majfud (“La culpa es de los pobres”) y Esteban Zunino (“Maldonado, en los medios y en la red”).

Escribió Majfud: “En 1758 el gobernador de Carolina del Sur, James Glen, reconoció en una carta a su sucesor: “Ha sido desde siempre una política de nuestro gobierno alentar el odio de los indios hacia los negros”. En las generaciones previas, el racismo no había alcanzado el nivel de odio suficiente como para evitar que indios, negros y blancos pobres se unieran para el trabajo, la intimidad y, sobre todo, para rebelarse contra el poder de los poderosos” (…) “Así, el racismo y los intereses de clases han estado relacionados desde los tiempos del antiguo Egipto” (…) “Hoy en día esa relación se justifica de otras formas, a veces de formas tan mitológicas y sagradas como “la mano invisible del mercado” (que por lo general es solo la mano invisible de los poderosos), “el consumo y el nivel de vida”, “la eficiencia y la productividad” y hasta “la patria y la libertad” (…) “Dos de los negocios más lucrativos y más importantes del mundo son el tráfico de drogas y la venta de armas. Porque la producción de droga está en los países pobres y el consumo en los países ricos, la culpa de la violencia es de los productores, es decir, de los pobres. Porque la producción de armas está en los países ricos y el consumo en los países pobres, la culpa de la violencia es de los consumidores, es decir, de los pobres. Cuando la economía en los países ricos prospera, los pobres son los únicos culpables de su propia pobreza, como si el mundo fuese plano y todos tuviesen las mismas oportunidades. Cuando la economía en los países ricos se estanca o retrocede, entonces los pobres son los culpables de que los demás no tengan trabajo” (…) “La culpa es siempre de los pobres” (…) “Hace dos mil años, un profeta rebelde fue crucificado, junto con otros dos criminales, por desafiar al imperio de la época pregonando la no violencia, rodeándose de marginados y asustando a los poderosos con frases como “es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico subir al cielo” (…) “Por los siguientes tres siglos, los primeros cristianos fueron inmigrantes pobres, ilegales y perseguidos. Hasta ser oficializados por otro emperador, Constantino, y de perseguidos se convirtieron en persecutores, olvidando la advertencia de los antiguos Proverbios: “Aun por su vecino es odiado el pobre, pero son muchos los que aman al rico” (…) “Incluso la estatua de la libertad de Nueva York, recibió a millones de inmigrantes (europeos), sin visas ni pasaportes, con la frase “Denme los pobres y los cansados (…) Denme los que no tienen techo” (…) “Sin embargo, ahora, según las leyes en los países ricos, si alguien es rico tiene garantizada una visa o la residencia. Si alguien es pobre y su bandera es el trabajo, se le impedirá el ingreso a los países ricos de forma automática. De hecho, la sola palabra trabajo en cualquier consulado del mundo es la primera clave que enciende todas las alarmas y le cierra las puertas a un trabajador honesto” (…) “Porque el dinero es más libre que los seres humanos y un ser humano sin dinero no es libre sino esclavo” (…) “Para justificar este apartheid global, ya no se recurre al concepto de raza sino al de naciones y se confunde legalidad con legitimidad, como si las leyes no fuesen la expresión de las conveniencias del poder de turno, como si las leyes no fuesen, con frecuencia, elegantes formas de legalizar la corrupción del poder”.

Escribió Zunino: “Según una encuesta de Giaccobe y Asociados que circula en estos momentos por altas esferas de Cambiemos, el 49,5% de la opinión pública considera que el caso Maldonado forma parte de una operación kirchnerista para desprestigiar a Macri. Un 62,5% cree que el Ejecutivo está haciendo lo posible por esclarecer el tema y un 70% estima que los mapuches son violentos” (…) “Al mismo tiempo, y de manera no contradictoria, Luciano Galup publicó en El País que en el último mes fueron más de 2.220.000 los Twits que se preguntaron por Santiago Maldonado, en un contexto en el que el Gobierno y los medios habían decidido callar” (…) “El pedido por Santiago y su negación confrontan sentidos en el espacio público. Diversos análisis fueron publicados al respecto y una hipótesis parece imponerse: los medios tradicionales, incapaces de establecer la agenda pública, evidencian con Maldonado la defunción total de su poder de fuego. Las redes, en cambio, serían el lugar en el que la discusión discurre y en donde los ciudadanos ejercen soberanía, en una relación desintermediada con fuentes y Estado” (…) “Uno de los principales apotegmas de los estudios críticos sobre medios sostiene que la industria de la cultura actúa como un sistema. Es decir, los estereotipos que crea para una de sus ramas se distribuyen también por las restantes” (…) “Concebidos de este modo, medios y redes no deberían ser analizados de manera contrapuesta. La creciente incapacidad de los primeros de fijar agenda no debe confundirse con su total impotencia y no nos debiera hacer olvidar algunas preguntas: ¿qué significa el poder de los medios, cómo discurre en las redes; y qué consecuencias sociales acarrea?” (…) “El caso Maldonado evidencia que una serie de estereotipos conservadores y neofascistas están operando exitosamente en el imaginario social. Resulta verosímil pensar que esos discursos habitan ciertas mentes desde tiempos inmemoriales. Y no es menos verosímil que estos fueron reactualizados a través de novedosos dispositivos y plataformas. Editorialistas, trolls, bots, televidentes y cibernautas disputan enfoques, aunque si la encuesta del comienzo coincidiera con el estado de la opinión pública, estos evidencian una actualización del “algo habrá hecho”, versión siglo XXI” (…) “Si bien en las comunidades virtuales la mayoría pidió por Maldonado, las redes sociales, aunque se le parezcan, no deben confundirse con la opinión pública. Como señala Ernesto Calvo, son cámaras de eco, espacios fuertemente jerárquicos que nos devuelven un discurso similar al que propalamos y en los que los medios tradicionales también juegan” (…) “La opinión pública, sostiene Noelle Neumann, se construye a partir de un espiral en el que solemos callar aquello que percibimos como minoritario. El punto es que los cientos de miles de posteos por Maldonado podrían ser sólo una sensación de mayoría. Entre otras cosas, porque los silencios sobre el caso son difíciles de cuantificar” (…) “Como parte de las industrias culturales, medios y redes cumplen, contradictoriamente, con su doble función: reproducir dividendos e ideas. En este punto, recuperar para el análisis comunicacional la noción de poder no estaría nada mal. Nos devolvería la certeza de que los medios tradicionales, se sabe, nunca fueron tan potentes; y las redes, en tanto, tampoco constituyen un hábitat prístino de plena ciudadanía. Son nuevas arenas de disputa en las que el poder real juega. Y juega fuerte”.

En su edición del 20 de septiembre, La Nación publicó artículos de Morales Solá (“Otro tema para polarizar en el inicio de campaña”) y Laura Di Marco (“Los dos rencores que rondan al Presidente”).

Escribió Morales Solá: “Cincuenta días después de la desaparición de Santiago Maldonado, todas las hipótesis han muerto. No hay ninguna huella que inculpe a la Gendarmería, como lo señaló enfáticamente el juez federal Guido Otranto a la nación. Tampoco se encontró ni siquiera una pista en el río Chubut” (…) “No hay nada en un lado del río, ni en el río, ni en el otro lado del río. Nada” (…) “El gobierno de Chile informó, además, que Maldonado no entró en su territorio ni vivo ni muerto. Tales constataciones fueron contemporáneas con el inicio de la campaña electoral definitiva de este año, que concluirá con las elecciones del 22 de octubre. La coincidencia es significativa porque una Argentina olvidadiza de su historia ha hecho de la desaparición de una persona una obscena cuestión de campaña electoral” (…) “En su intimidad, el Gobierno nunca estuvo del todo seguro de la inocencia de la Gendarmería (o de algunos gendarmes, para ser más precisos)” (…) “El gobierno se mueve entre la necesidad objetiva y política de preservar el respeto a la Gendarmería (cree que habrá hechos de violencia más allá de las elecciones) y la histórica desconfianza hacia los excesos de las fuerzas de seguridad” (…) “Las cosas parecieron complicarse para el Gobierno cuando la Gendarmería empezó a trasladarle tardíamente información sobre hechos que sucedieron el día de los incidentes” (…) “¿Por qué demoró tanto la Gendarmería en contar lo que sabía? De todos modos, el juzgado federal de Esquel señaló luego que no había en esas confesiones probabilidades de que se hubiera causado una lesión seria a ningún manifestante” (…) “El juez Otranto dijo que su hipótesis más seria es que Maldonado se ahogó, pero rastrillaron el río y no encontraron nada. Descubrieron, a todo esto, que los mapuches habían rastrillado el río antes que las fuerzas de seguridad. Si los mapuches rastrillaron el río en busca de Maldonado, ¿por qué se apresuraron en culpar a la Gendarmería? ¿Por qué hubo un testigo mapuche, Matías Santana, que dijo haber visto con binoculares cuando Maldonado era llevado por la Gendarmería si sus compañeros lo buscaban en el río?” (…) “Uno de los rasgos más sugestivos de la investigación sobre la desaparición de Maldonado es la constante implantación de pistas falsas. Santana perdió después los binoculares (o dijo haberlos perdido de tres maneras distintas) y se descubrió que incluso se modificó la escena de los sucesos para que su testimonio pareciera creíble. La más impudente pista mentirosa fue implantada por fiscales de la PROCUVIN, que depende directamente de Alejandra Gils Carbó, ante el juez Otranto. Fue un falso informe de inteligencia de la Policía Federal en el que se afirmaba que Maldonado había sido secuestrado por la Gendarmería, muerto y enterrado en algún lugar de la frontera entre la Argentina y Chile” (…) “Es más que evidente que hay sectores de la política interesados en que el gobierno de Macri salga complicado en un caso de desaparición de persona. Cristina Kirchner lo dijo sin disimulo cuando señaló que la Gendarmería de ahora es la misma que existía bajo su gobierno” (…) “El culpable de la desaparición del artesano es el propio Macri. Ése es el mensaje que la ex presidenta desliza en sus reflexiones públicas” (…) “Sea como fuere, la campaña electoral comenzó con los dos principales bandos en posiciones exactamente opuestas, como era previsible. El discurso inaugural de la campaña de Cristina tuvo como referencia casi exclusiva los paradigmas de los años 70 y la desaparición de Maldonado, aunque también se refirió a una crisis económica y social con los números de marzo más que con los actuales” (…) “El gobierno pone énfasis, en cambio, en su capacidad de gestión, en la obra pública y en la resurrección de la economía después de cinco años de estancamiento o recesión” (…) “El electorado responde de acuerdo con esos prototipos políticos. La parte kirchnerista de la sociedad está pendiente de la investigación sobre Maldonado como si fuera a establecer el día del fin del mundo” (…) “Para el antikirchnerismo político y el electorado macrista ese tema no es una prioridad” (…) “Macri inició la campaña electoral con las encuestas a favor. Según la última medición mensual de Poliarquía, la gestión del Presidente lleva 60 días de crecimiento, agosto y septiembre, y el índice de aprobación alcanza ahora el 54%, nueve puntos más que en julio” (…) “La única explicación posible es que esos números son el resultado de la polarización entre macristas y cristinistas. La estrategia de Macri no estaba tan equivocada, si se la analiza desde la política puramente práctica. Guste o no a los que aspiran a una política más tranquila, menos enfurecida, más consensual”.

Escribió Di Marco: “Mauricio Macri está enojado. Un disgusto que no se esfuerza en esconder, ni tampoco puede canalizar a través del deporte, después de la intervención quirúrgica que sufrió en su rodilla derecha, a mediados de agosto” (…) “El primer rencor es con el círculo rojo. Allí ubica centralmente a medios y periodistas. “Son los únicos que no se dieron cuenta de que ganábamos las PASO y que todavía creen que, en 2015, ganamos de casualidad”, chicanea, en la intimidad. Está convencido de que los ciudadanos de a pie comprenden mucho mejor lo que sucede en la Argentina que los líderes políticos y comunicacionales. El segundo disgusto es con el “falso progresismo”, que, junto con el círculo rojo, logró transformar un caso policial -la desaparición de Santiago Maldonado- en un asunto político. En el caso del garantismo, además, le achaca haber influido sobre la red internacional de organismos de derechos humanos, que terminó lastimando la imagen de su Gobierno. Hace suyo el razonamiento de su socia Elisa Carrió cuando conjetura que el kirchnerismo-es decir, el “falso progresismo”-busca la renuncia de la ministra Patricia Bullrich para afectar la lucha contra el narcotráfico que básicamente lleva adelante la Gendarmería” (…) “Macri está convencido de que ese “falso progresismo”, que condenó de antemano a la fuerza, termina siendo funcional al mundo narco. “Nunca veo al periodismo preocupándose porque le tiraron una molotov en la cara a un gendarme o indignados porque atacaron a un policía”, se queja, en al intimidad de las reuniones con sus principales espadas” (…) “En su más profunda intimidad, Macri piensa que va a llegar un día en el que los medios perderán toda conexión con la realidad” (…) “La decisión política está tomada. Y aunque algunos gendarmes terminen involucrados en la desaparición del artesano, respaldará con uñas y dientes tanto a la Gendarmería como a su ministra de Seguridad” (…) “El pálpito de una victoria de Cambiemos en octubre y, sobre todo, la posibilidad de derrotar a una Cristina Kirchner que lo atormentó desde que se lanzó a la política, parecen haberlo cambiado” (…) “Aunque con personalidades opuestas, Macri tiene, igual que la ex presidenta, su propia e intensa batalla cultural. La diferencia es que mientras él se enoja hacia adentro, ella estalla hacia fuera. Los motivos de la cólera son, naturalmente, distintos y también lo es el modo de procesarla: el kit terapéutico macrista apunta a conservar la paz interior. Mantener el eje: una preocupación que Cristina jamás tuvo. Sin embargo, y aunque suene extraño, ambos comparten un adversario en común: el círculo rojo” (…) “Después de octubre, no habrá Pacto de la Moncloa con el peronismo, ni nada que se le parezca. El Presidente no tiene ninguna voluntad de lanzar un gran acuerdo político, tal como había amagado, tímidamente, antes de las primarias. Si la idea pactista nunca logró enamorarlo-siempre sintió que era una iniciativa que trataba de imponerle el círculo rojo-, mucho menos lo seduce ahora, en la pre-degustación de un triunfo personal y político” (…) “¿Cómo hará, entonces, para lograr las reformas políticas y macroeconómicas que necesita? ¿Y si los bloques del peronismo se reunifican en el Congreso y la Legislatura bonaerense, tal como deslizaron esta semana algunos soñadores? Macri no ve peligro en el corto plazo” (…) “Los acuerdos se harán sector por sector” (…) “El Presidente ni siquiera vio la entrevista que, desde la desesperación, Cristina le concedió a Luis Novaresio y que se convirtió en la comidilla más jugosa de los últimos días” (…) “Está convencido de que, después de octubre, ya no habrá dos caminos-populismo cristinista versus republicanismo de Cambiemos-, como machaca la mayoría de los analistas políticos con quienes él mantiene una pelea discreta y secreta. La gente-que siempre va adelante-ya se dio cuenta de que el populismo es como la resaca que aparece después de las fiestas. Después de las elecciones, la Argentina tiene que transitar, durante los próximos veinte años, ese único camino de apertura al mundo, profetiza” (…) “En la política del siglo XXI, el único jefe es el ciudadano y es esa ciudadanía despierta, no la iluminación de los líderes, la que mantendrá el pulso del cambio”.

En su edición del 19 de septiembre, La Nación publicó artículos de Loris Zanatta (“¿Qué pensaría Borges del Papa? Y Mario Vargas Llosa (“Kim Jong-un tiene en sus manos la llave del Apocalipsis”).

Escribió Zanatta: “El Papa Francisco habló con los periodistas en el avión que desde Colombia lo llevaba al Vaticano” (…) “Hablando de las migraciones, el tema que sacude a Europa, dijo: “Un gobierno debe manejar este problema con la virtud propia del gobernante, es decir, la prudencia. ¿Qué quiere decir? Primero: ¿cuántos lugares tengo? En segundo lugar: no sólo recibirlos, sino también integrarlos. El número es éste; más no puedo, porque existe el peligro de la no integración” (…) “Sabias palabras de sentido común, celebradas por todos. “Una lección de realismo”, comentó el Corriere Della Sera. “Vuelve la calma”, escribió el vaticanista de Le Monde. El Papa ha vuelto en sí, han pensado muchos. Sí, porque hace apenas un mes había dicho lo contrario. Celebrando el día del migrante y del refugiado, había pedido “recibir, proteger, promover e integrar” (…) “Impecable. Lástima que fuera “una lección de irrealismo”. De hecho, el pobre Francisco fue blanco de críticas. Se entiende que muchos hoy atribuyan su viraje a esas mismas críticas; o a los sabios consejos de alguien; o, por qué no, a las terribles noticias de crónica negra que han tenido recientemente de protagonistas a algunos migrantes” (…) “También yo quisiera abrir la puerta a todos los migrantes y ofrecerles todas las oportunidades” (…) “Pero las consecuencias serían terribles. Al hacerlo, daría más bien mi pequeña contribución a la enorme tensión que ya acosa a Europa y a la ola de xenofobia que se alimenta de ella; ola que sube desde las periferias, donde la mezcla entre la inmigración y los agudos problemas locales es explosiva y amenaza a todos, comenzando por los migrantes” (…) “Pero si la inmigración, guste o no, tiene que ser administrada, y por lo tanto limitada, no queda más que ir a sus fuentes en busca de un remedio: África. Y de África habló Francisco: “En el inconsciente colectivo está la cuestión de que cuando los países desarrollados van a África es para explotarla”, dijo. Esta sería la causa de la atávica miseria africana, el origen de la gran migración. La explotación occidental. ¿Pero, es así?” (…) “Sé, en cambio, que el país que más invierte en gran parte de África es China. No sabría exactamente decir cuánto “explota” o cuánto contribuye al crecimiento de África, que ya no es el uniforme océano de miseria que ha sido durante mucho tiempo: hay países que no ven la salida al túnel, pero hay otros que están a punto de despegar. Más que lanzar anatemas genéricos, sería útil entender por qué y aprender de los ejemplos positivos” (…) “¿Y Occidente? Se sabe que para muchos, incluido el Papa, tiene la culpa de todo” (…) “La mayor culpa occidental en África es, actualmente, el exceso de “caridad” (…) “La ayuda occidental a los países más pobres de África es muy importante” (…) “Bueno, dirán algunos ¿qué hay de malo? Hay mucho de malo, porque tantas ayudas no estimulan el crecimiento en absoluto; alimentan en cambio la eterna adolescencia económica y la irresponsabilidad política africanas. Los gobiernos africanos saben muy bien que aunque malgasten la ayuda, los países occidentales, acuciados por los remordimientos, les darán más. Peor aún: la ayuda distorsiona las instituciones políticas, tomadas a menudo por gobernantes corruptos que se adueñan del botín de la ayuda y con ella construyen su riqueza y su dominio. Y puesto que el secreto del desarrollo es el acoplamiento virtuoso entre las buenas instituciones políticas y los correctos incentivos económicos, la ayuda mata el crecimiento e inhibe el desarrollo. Pero entiendo: es más fácil y más popular condenar a los “países desarrollados” que invocar la democracia y el buen gobierno en los países pobres; aunque esto, también, equivale a tratarlos como adolescentes eternos. A Borges, más cáustico que irónico, no le gustaba “el rasgo demagógico de Cristo”. ¿Qué diría del Papa?”

Escribió Vargas Llosa: “Hijo y nieto de tiranos, tirano él mismo y especialista en el asesinato de familiares, nadie se preocupó demasiado cuando el joven gordinflón y algo payaso Kim Jong-un tomó el poder en Corea del Norte. Sin embargo, hoy el mundo reconoce que quien parecía nada más que un pequeño sátrapa malcriado ha materializado el sueño de su abuelo, Kim Il-sung, fundador de la dinastía” (…) “Tiene en sus manos la llave de una catástrofe nuclear de dimensiones apocalípticas que podría retroceder el planeta a la edad de las cavernas o, pura y simplemente, desaparecer en él toda forma de vida” (…) “Cuando en octubre de 2006 Corea del Norte llevó a cabo su primera prueba nuclear, nadie le hizo mucho caso y los científicos occidentales ningunearon aquel experimento ridiculizándolo: tener bombas atómicas estaba fuera del alcance de esa satrapía miserable y hambrienta” (…) “En aquella época todavía hubiera sido posible parar en seco a Kim Jon-un mediante una acción militar limitada que pusiera fin a sus sueños de convertir a su país en una potencia nuclear” (…) “Hoy día ya no es posible aquella acción militar, por más que el presidente Trump haya amenazado a Corea del Norte con “una furia y un fuego jamás vistos en el mundo”. Y no lo es por la sencilla razón de que, en primer lugar, aquella acción ya no sería “limitada”, sino de gran envergadura…y, en segundo, porque la respuesta de Kim Jong-un podría causar otra matanza gigantesca en los propios Estados Unidos o en Corea del Sur y Japón, y quién sabe, desatar una guerra generalizada” (…) “La racionalidad y la sensatez llevaron a los países occidentales a responder al desafío nuclear norcoreano con sanciones, que, aprobadas por las Naciones Unidas, han ido aumentando en consonancia con los experimentos nucleares de Pyongyang, sin llegar, sin embargo, por la oposición de Rusia y China, a los extremos que quería Estados Unidos. En todo caso, convendría reconocer la verdad: esas sanciones, por duras que sean, no servirán absolutamente para nada” (…) “Pues, gran paradoja, las sanciones sólo son eficaces contra sistemas abiertos, donde hay una opinión pública que, afectada por aquéllas, reacciona y presiona a su gobierno para que negocie y haga concesiones. Pero, contra una dictadura vertical, cerrada a piedra y lodo contra toda actividad cívica independiente, como es Corea del Norte, las sanciones…no afectan a la cúpula ni a la nomenclatura totalitaria, sólo al pueblo, que tiene que apretarse cada vez más el cinturón” (…) “Si las cosas son así, ¿qué cabe hacer? ¿Mirar a otro lado y, por lo menos los creyentes, rezar a los dioses para que las cosas no vayan peor, es decir, que un error o accidente no ponga en marcha el mecanismo de destrucción que podría generar una guerra atómica?” (…) “El experimento de una bomba de hidrógeno ocupa uno o dos días las primeras planas de los diarios y las televisiones; luego pasa a tercer o cuarto lugar y, por fin, un ominoso silencio cae sobre el asunto, que sólo lo resucitará con un nuevo experimento-sería el séptimo-, que acarrearía nuevas sanciones, etcétera” (…) “¿Cómo hemos llegado a esta situación? En muchísimos sentidos el mundo ha ido mejorando en las últimas décadas, dando pasos gigantescos en los campos de la educación, de los derechos de la salud, de las oportunidades, de la libertad” (…) “Para una mayoría de seres humanos, el mundo es hoy menos cruel y más vivible. Y, sin embargo, jamás ha estado la humanidad tan amenazada de extinción como en esta era de prodigiosos descubrimientos tecnológicos y donde la democracia-el régimen menos inhumano de todos los que se conocen-ha dejado atrás y poco menos que desaparecido a los mayores enemigos que la amenazaban: el fascismo y el comunismo” (…) “No tengo ninguna respuesta a esa pregunta que formulo con un sabor de ceniza en la boca”.

En su edición del 18 de septiembre, Página/12 publicó un artículo de Eduardo Aliverti titulado “Cristina para todos”. Escribió el autor: “Ella ratificó que es imprescindible para los unos y los otros. De fondo, por tanto, no hay novedad alguna” (…) “Primero, CFK publicó una carta destinada a los dirigentes de la oposición que, con mucha voluntad a esta altura, se supone que orbitan en la ancha avenida peronista. Los convocó a la unidad para frenar a Macri. Sergio Massa y Florencio Randazzo le contestaron de manera cortante, incluso agresiva, y, ante la obviedad de esa respuesta, muchos-desde el propio palo K-se preguntaron cuánto convenía que Cristina quedara a la intemperie de un retruque destemplado. Ni hablar de la prensa militante oficialista, que se hizo una fiesta con “la soledad” del cristinismo. La ex presidenta, en verdad, no hizo más que reafirmar su actitud desde el comienzo de la campaña, evitando agredir al espacio que no votaría ni votó por las candidaturas del macrismo explícito” (…) “Si Cristina no hacía ni hiciere nada, la hubiesen acusado e imputarían por transitar un estado depresivo frente a la inevitabilidad de su próxima derrota en las urnas. Y apenas moviera en cualquier dirección, como lo hizo con la carta, le preguntarían qué enemigo la asesora. Si abre la mano, se acordó tarde. Si la cierra, así le fue, le va y le irá. Si hace público un mensaje para invitar a algún grado de acuerdo con quienes dicen estar lejos de la derecha gobernante, esas cosas se hacen en privado. Si las hace en privado, alguien las filtra justamente porque los destinatarios no son confiables y entonces es mejor hacer cosas en público. Todo de manual. Síntesis: le caerán a mansalva respecto de cualquier cosa que haga o deje de hacer, diga o deje de decir” (…) “Igual de obvio, pero aun más interesante, fue lo sucedido con la entrevista concedida a Infobae y, ergo, a un colega que está en las antípodas del kirchnerismo. En eso se dio una auténtica novedad formal, porque Cristina jamás había aceptado encontrarse con periodistas que no son de su simpatía ideológica” (…) “CFK accede por fin a una entrevista de esa naturaleza, y de ninguna manera puede reprochársele al periodista no haber transitado, en nada menos que dos horas, todo el acusacionismo anti K. Todo. Luis Novaresio resumió el “queremos preguntar”, lo hizo muy bien y Cristina contestó al compendio punto por punto. Pero la clave, subsumida en la “posverdad” de que no importa la certeza de preguntas y respuestas sino las sensaciones y convicciones fijadas de antemano, es lo previsible de cómo se reaccionó. Misma síntesis: haga lo que haga, diga lo que diga, no se modifica cómo la evaluarán” (…) “Los otros hablaron de que manipuló, fiel a su estilo. Estos segundos, en particular, querían y quieren sangre. No deseaban ni aspiran a ninguna entrevista. Necesitan boxeo, agresión, salvajadas. De hecho, Novaresio recibió críticas furibundas desde los sectores anti K. ¿Qué pretendían que hiciera? No hubo análisis “técnico” de las respuestas de Cristina, prácticamente. No les importa” (…) “Como señaló Horacio González, el viernes, en este diario, esta derecha “no precisa institucionalidad, sino fórmulas de lenguaje; no precisa descubrir hechos verídicos, precisa nombrar lo que los encubre; no precisa parlamento, sino denuncias de corrupción ante un tribunal de prelados mediáticos; no precisa pruebas, sino acusaciones de asesinato; no precisa investigar, sino sembrar pistas falsas” (…) “En los diarios impresos y portales del macrismo, al igual que en las redes, fue notable cómo aminoró la repercusión por la entrevista a Cristina al día siguiente. Y fue justamente por aquello. Porque el demonio se había “personalizado” en la entrevista que no debía dar, para mantener ese mito de que no tiene defensa o le resbalan las acusaciones sobre corrupción, enriquecimiento personal, affaires que involucran a Julio de Vido, memo de entendimiento con Irán, ataques a la libertad de prensa, tonitos de sus discursos y etcéteras atendibles o disparatados como ésos” (…) “Se cumplió acabadamente que Cristina contendiera versus el sentido común de preguntársele “en serio”. ¿Y qué sucedió? Que los unos y los otros sigan pensando e instrumentando exactamente lo mismo (o más todavía). Y que los “indiferentes” o fluctuantes le brindan al asunto entre cero y muy poco de interés. O con mejor precisión, quizá: que en función electoral, de coyuntura, nada les mueve mayormente el amperímetro” (…) “Si se acuerda con que ese sector es el que termina decidiendo el rumbo de corto plazo, tampoco se produjeron grandes novedades. Hay un veranito económico” (…) “Suficiente, es muy probable, para que Cambiemos gane en octubre y avance con reformas laborales, previsionales e impositivas, junto al renovado ajustazo en las tarifas de servicios públicos, que los voceros gubernamentales calculan-es decir: advierten que ejecutarán-en alrededor del 30% anual. Y si mientras tanto continúa el festival de endeudamiento externo que financia el déficit, y no hay forma de que se repare en que por esa vía se vuelve indefectiblemente a las condiciones objetivas de comienzos de siglo, hay el ordenador ideológico de Cristina para convencerse de haber estado peor y que el problema eran las cadenas nacionales del kirchnerismo y los bolsos de López” (…) “Que a todo esto y precisamente, ¿dónde está Santiago Maldonado?”

En su edición del 18 de septiembre, La Nación publicó un artículo de Marcos Novaro titulado “Cristina, en soledad ya antes de la derrota”. Escribió el autor: “Hay algo peor que perder una elección: ser señalado como el responsable de la derrota. Esto es lo que contestaron los peronistas a la poca oportuna carta abierta de Cristina Kirchner que llamó a unir los votos opositores detrás suyo” (…) “Le señalaron además que la culpa será suya, como ya hacían pensar los malos antecedentes sobre sus dotes de estratega, que ella confirmó con la inexplicable pirueta de romper el PJ y armar la mal llamada Unidad Ciudadana” (…) “Cristina debe caer, y lo mejor es que caiga sola e inapelablemente” (…) “Qué nos anticipa esta actitud? Que Macri podrá lucir un nuevo blasón electoral. Pero el peronismo cree poder lograr, aunque suene paradójico, que la principal victoria política será suya. El rédito que espera obtener es doble” (…) “Primero, si la ex presidenta ha sido, como dice Randazzo en su lapidaria respuesta a la carta abierta, la única responsable de la división del peronismo, muerto el perro se acabó la rabia: la unidad después de la elección será mucho más fácil” (…) “Segundo, no deberían influir demasiado a futuro los avances electorales que haya logrado el oficialismo, ni los pocos votos que obtengan Randazzo, Massa y algunos líderes desafortunados del interior. Todos ellos podrán celebrar su común condición de supervivientes y compartir la idea de que “se votó contra Cristina” y no contra el peronismo” (…) “¿Significa que Cristina será del todo marginada por su siempre malquerido partido? No necesariamente. En una muy interesante charla que brindó al Club Político Argentino, Miguel Ángel Pichetto, explicó que es Cristina misma la que se margina, y al hacerlo acelera la decadencia de su liderazgo, facilitándole las cosas al resto de los peronistas: ellos no están necesitados de echarla de ningún lado, negarle ningún mérito ni entrar en ningún otro conflicto abierto. Simplemente la dejan hacer y esperan los resultados” (…) “La unidad en la acción siempre estará a mano para ponerle límites al gobierno en los asuntos en que el acuerdo con él sea imposible. Y también para negociar los asuntos en que el acuerdo sea viable. Votar cada tanto con Cristina o amenazar hacerlo será un recurso útil para que el resto del peronismo recuerde al gobierno su precariedad” (…) “¿Puede un peronismo más unido a nivel nacional (que pronto sumará hasta al propio Massa) lograr un equilibrio menos desprolijo y por tanto más convincente para sus distintos públicos? Habrá que ver, y habrá que ver también con qué combinación de colaboración y oposición lo intenta” (…) “Hay varias hipótesis dando vuelta al respecto. La más optimista y la que más seduce tanto a sectores oficiales como a inversores, es que el peronismo provincialice sus intereses, más o menos como hizo la UCR en la década pasada” (…) “Los peronistas saben que ceder la arena nacional es prestarse a que les arrebaten sus gobernaciones. Y el PJ no es la UCR, jamás regaló espacios ni dejó de actuar como una fuerza nacional” (…) “Una segunda idea, también atractiva para los inversores, tal vez no tanto para el oficialismo y seguro más desafiante para los propios peronistas, es que intenten repetir la experiencia de Cafiero en los 80. Esta vez con más resguardos ante posibles competidores internos que quieran venir a escupir el asado cuando estén por servirlo. La clave sería lograr ser competitivos colaborando, para disputar el centro político sin perder el voto popular que, descuentan, al gobierno le seguirá siendo esquivo” (…) “Para que eso funcione…es condición imprescindible que pocos insistan con la polarización: que ni Cristina ni nadie parecido sea una opción viable en 2019, ni el Gobierno juegue a simular que lo es” (…) “Nos queda la tercera opción, que es la habitual cuando el peronismo está en la oposición: “golpear y negociar”, elevando lo más posible los beneficios, sin preocuparse mucho por la inconsistencia de sus planteos ni por los alarmistas que advierten que, de tan esquizofrénico, tendrá problemas para unificarse. Creo que esto es lo que va a imperar, un poco de todo como en botica, y hasta algún papel, siempre que no sea protagónico, para la propia Cristina habrá en ese aquelarre”.

En su edición del 17 de septiembre, Página/12 publicó un artículo de Horacio Verbitsky titulado “De terror”.

Escribió Verbitsky: “Si algo llama la atención y despierta inquietud en la visita oficial de Benjamin Netanyahu es la parquedad de la información oficial. El gobierno de Israel, menos temeroso de su opinión pública que el argentino, informó al menos sobre los cuatro acuerdos firmados. El primero se refiere a la colaboración policial y militar y transferencia de información estratégica y operativa. La relación entre Maurizio Macri y Netanyahu se inició en junio de 2014, cuando el entonces candidato presidencial viajó a Israel con una agenda confeccionada por su introductor allí, su actual secretario de derechos humanos, Claudio Avruj, con quien colaboró el fiscal Natalio A. Nisman. Avruj es socio del compañero sentimental de Patricia Bullrich, Guillermo Yanco. Juntos administran la agencia de noticias Vis-A-Vis, financiada con publicidad oficial argentina y cuya principal fuente informativa internacional es el diario de mayor circulación de aquel país Israel Hayom. Su principal accionista es Sheldon Adelson, un gran donante al partido Likud de Netanyahu y al Partido republicano de Estados Unidos” (…) “Considerado entre los diez hombres más ricos del mundo, patrocinó la Task Force argentina. Este fue un instrumento de presión para conseguir el pago, que se especializó en la presentación de denuncias contra el anterior gobierno argentino, al que asoció con el eje del mal formado por Irán y Venezuela. Una pieza esencial de esa estrategia fue Nisman. En aquel viaje inicial, Macri prometió “pagar al contado” el fallo del juez de Wall Street, Thomas Griesa” (…) “El pago al contado fue una de las promesas que Macri cumplió desde el gobierno, iniciando así el tercer gran ciclo de endeudamiento argentino, génesis de una gran crisis futura” (…) “En enero de 2016 volvieron a encontrarse en Davos, donde acordaron la realización de negocios en los campos de inteligencia, seguridad y defensa, favorecidos por la declaración de emergencia en seguridad, que permite comprar esos juguetes sin licitación. También coincidieron allí sobre el juzgamiento en ausencia de los acusados iraníes por la explosión de la AMIA en 1994, que el gobierno no llegó a convertir en ley antes de la llegada de su socio” (…) “Ante un pedido de precisiones para esta nota, fuentes ligadas con el ministerio israelí de Relaciones Exteriores, que está a cargo del propio Netanyahu, explicaron que los acuerdos firmados comprenden intercambio de datos sobre circulación financiera, flujos de cuentas bancarias, actualización de investigaciones judiciales, tránsito de importaciones provenientes de países relacionados con el terrorismo, migraciones, metadatos de redes sociales, seguimientos de escuchas habilitadas por orden judicial, monitoreo satelital de aparatología militar y cargamentos sospechosos, ciber seguridad y ciber defensa” (…) “La meta del acuerdo de seguridad jurídica pública, dice el comunicado oficial israelí, “es profundizar y mejorar la cooperación entre la policía y las otras autoridades de los dos países para prevenir y descubrir en forma eficaz las actividades delictivas identificando a sus autores, por medio del intercambio de información operativa y estratégica y mediante la cooperación directa entre las respectivas agencias a todos los niveles”(…) “El segundo acuerdo, sobre seguridad social, y el tercero, sobre aduanas, brindan un acceso único a información estratégica a Israel, que es una forma de decir a Gran Bretaña y Estados Unidos. El cuarto, sobre documentos argentinos relativos al holocausto, inaugura un canal de comunicación electrónica por el que podrán circular también otras informaciones más actuales” (…) “No es seguro que su alianza cada día más estrecha con Israel contribuya a la paz y la seguridad, al menos de la Argentina. Hay buenas razones para temer lo contrario” (…) “Es una feliz coincidencia que la visita de Netanyahu se produzca al mismo tiempo que el peritaje de la Gendarmería sobre la muerte del titular de esa cuenta; que la acumulación en el juzgado del doctor Glock de las dos causas contra la ex presidente CFK por la denuncia de Nisman, y que la nueva ofensiva contra el acuerdo nuclear con Irán firmado por Estados Unidos y cinco países europeos, cuya derogación persigue Netanyahu y a la que ahora se resiste Trump” (…) “Clarín y La Nación adelantaron hace tres meses las conclusiones del peritaje que la Gendarmería aún no había iniciado: Nisman no se suicidó sino que fue asesinado. En el poder Judicial hay fastidio con el gobierno, que ordenó difundir ese trabajo que ni ahora está concluido para que coincidiera con la visita de Netanyahu. De este modo los temas más delicados de la política internacional son ubicados como asuntos de la confrontación política interior. Los voceros más estridentes del gobierno (Jorge Lanata, que comunica sus opiniones en Olivos, y Alfredo Leuco, Silvia Mercado y Luis Majul, que las reproducen una vez visadas por Macri) claman por la detención de CFK antes de las elecciones del 22 de octubre” (…) “La Argentina no tiene relevancia en el panorama mundial del terrorismo ni del comercio ilegal de sustancias de consumo prohibido por las autoridades sanitarias, pero las políticas de Macri la colocarán en zona de riesgo. Estas no son afirmaciones caprichosas, aunque llamen la atención porque van en contra de la corriente impulsada por el gobierno, por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, por la Iglesia Católica y por los grandes medios de que esos son los grandes problemas nacionales. El principal operador de ese concepto en la institución eclesiástica es el vicealmirante Horacio Florencio Néstor Reyser, especializado en Washington, quien fue asesor del ahora Papa Francisco en drogadependencia. Su hijo, Florencio Reyser Travers es el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, y presidió el encuentro con los empresarios israelíes”.

En su edición del 17 de septiembre, La Nación publicó artículos de Morales Solá (“La decadencia final de Cristina Kirchner”) y Jorge Fernández Díaz (“Algo peligroso fermenta en la Argentina”).

Escribió Morales Solá: “Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque de senadores peronistas, le dijo públicamente a Cristina Kirchner que deberá buscar albergue en otro bloque, cuando, en diciembre, se instale en el Senado. La autoridad más creíble que tiene hoy el peronismo abrió, así, un debate más profundo que la futura ubicación de la ex presidenta en el Congreso. Una mayoría de la dirigencia peronista percibe que Cristina comenzó un proceso irremediable de decadencia, que perderá la elección bonaerense y que se convertirá en un obstáculo permanente para el regreso de ese partido al poder” (…) “Pichetto, en realidad, le salió al cruce. Cristina había manifestado entre pocos su intención de integrarse al bloque peronista en diciembre. La condición que ponía, aunque no lo haya dicho explícitamente, era el cambio de la conducción del bloque. Quería que Pichetto se fuera del liderazgo de la bancada. Pichetto le contestó que la que se deberá ir será ella” (…) “Hay un peronismo que ya no reconoce a Cristina. La ideología de la ex presidenta, el séquito político que la rodea y su desesperación irreflexiva ante la adversidad espantan al peronismo” (…) “Los senadores no olvidaron cómo se portó dentro del bloque en tiempos de Carlos Menem y de Eduardo Duhalde. Los combatió sin tregua y sin piedad” (…) “En el fondo, el peronismo debate desde qué lugar competirá con la coalición gobernante por el poder político. ¿Lo hará desde las posiciones de La Cámpora, de Martín Sabbatella o de los restos del Partido Comunista, que son los que rodean a Cristina? ¿O lo hará, en cambio, desde los mismos valores que llevaron a Cambiemos a ganar ya dos elecciones nacionales consecutivas, a las que podría agregársele una tercera en octubre? ¿No es hora, al fin y al cabo, de hacer peronismo duro y acomodarse a los nuevos paradigmas con los que la sociedad simpatizó en las últimas elecciones? Esto es: republicanismo, respeto institucional, sensatez económica y reconciliación con el mundo homologable” (…) “Cristina le agregó un nuevo elemento a este debate en la entrevista con Luis Novaresio cuando dijo que no sería candidata presidencial en 2019 si fuera un obstáculo para la unidad del peronismo. ¿Es candidata entonces? Nadie en la política habló antes de esa candidatura, mucho menos en el peronismo” (…) “No se está yendo de la candidatura, la está lanzando. La dirigencia peronista sabe que nunca volverá al poder con ella porque los números nacionales que tiene son muy malos” (…) “Gran parte del peronismo (y de los sindicatos del peronismo), con las excepciones de Verna y de Rodríguez Saá, se sorprendió con la visita del Papa a Colombia, en la que el Pontífice promovió la paz y la reconciliación de los colombianos después de 50 años de guerra civil. Ese peronismo, que incluye a los gremios, está dispuesto a suscribir con el gobierno un acuerdo político para crear las condiciones de una visita papal en 2018” (…) “El discurso de Cristina está muy lejos de esos preparativos. Tal vez, la desespere más su peripecia judicial que su destino político. Argumentos no le faltan., Los próximos años la encontrarán sentada con más frecuencia frente a un tribunal oral que en el Senado” (…) “El gobierno señala que aún debe ganarle a Cristina las elecciones de octubre. Tiene razón. Todas las encuestas le dan al oficialismo una ventaja de entre 3 y 5 puntos en Buenos Aires para las elecciones de octubre. Pero ninguna elección está ganada o perdida con 35 días de antelación. Una cosa es que el peronismo haya empezado la descristinización de sus filas y otra cosa es que Macri hable de la victoria antes de la victoria”.

Escribió Fernández Díaz: “(…) Rondábamos los veinte y pico, pertenecíamos a la generación de Malvinas y participábamos de algo preciso pero inarticulado: un cierto nacionalismo de izquierdas que acompañaba al proletariado hacia su futuro de gloria. Cuando en 1983 el “pueblo” fue derrotado en las urnas, no salíamos de nuestra perplejidad: aquel resultado tenía que ser el fruto del lavado de cerebro de los militares y de los medios, y aquel vencedor debía ser forzosamente el heredero del Proceso y el candidato de las multinacionales. Dios mío: Alfonsín era la derecha” (…) “Y ese malentendido nos habilitaba a plegarnos a marchas y a huelgas, y a luchar para erosionarlo y para que esa “aberración histórica” fuera urgentemente reparada. De esa imbecilidad juvenil muchos nos fuimos con rapidez y para siempre; otros regresaron a ella con el fenómeno kirchnerista” (…) “Ahora melancólicos de los setenta y ex comunistas reconvertidos en súbitos peronistas de Palermo fashion han recibido una transfusión de juventud: nuevas camadas surgidas de los doce años de adoctrinamiento del estado y de la irresponsable glorificación montonera operada por el Frente para la Victoria en escuelas y medios públicos. Hoy todos juntos, jóvenes y veteranos, parecen deseosos de embarcarse en esta flamante gesta romántica que no tiene costos: luchar valientemente contra el nuevo heredero de Videla y el gran personero de las multinacionales y lograr por supuesto que esta nueva “aberración histórica” sea urgentemente subsanada. Que regrese el partido único, la Patria, y que muera el neoliberalismo” (…) “La idea de fondo es que cualquier democracia republicana es sólo una triste democracia formal y que cualquier capitalismo, incluso el que haya desarrollado un robusto Estado de Bienestar, resulta nefasto, con lo que Occidente por entero es una ficción completa, los exitosos emergentes de Asia y África están ciegos y van al fracaso, el PC chino traiciona a Mao al defender la globalización y prácticamente no hay nación sobre la tierra que no esté contaminada de este virus destructivo” (…) “En tiempos de virtualidad, el neopolulismo argentino propone un videojuego lleno de emociones fuertes con el que no se corren riesgos reales. Salvo cuando el jugador alucina y confunde juego con realidad y pretende seguir disparando fuera de la pantalla” (…) “Esa ritualización precisa hitos verdaderos y falsas equivalencias: la agonía del régimen de Maduro es el ocaso del régimen de Perón; los despidos de ñoquis y militantes de La Cámpora son las purgas de la Fusiladora; las causas judiciales contra la Pasionaria del Calafate son las “revanchas” de los tiempos de Aramburu; los múltiples expedientes de Milagro Sala por presuntos delitos graves con la confirmación de que hay presos políticos, y el inadmisible episodio de Santiago Maldonado es la evidencia de un plan sistemático de desaparición de personas y represión ilegal” (…) “A este caldo de cultivo, a esta peligrosa patología de secta lúdica, se suman los gestos de Cristina” (…) “Significativamente, ni ella ni sus adláteres repudiaron los actos violentos que se sucedieron. Y entonces resulta que este país se está acostumbrando a despertar con noticias de intifadas en las calles, sobres-bomba, ataques con molotov, apuñalamiento con facas en manifestaciones” (…) “Quien calla otorga. O alienta” (…) “Esta peligrosa dinámica amenaza con funcionar sola, es piantavotos y va “in crescendo”. Está acompañada por una parte del trotskismo y sostenida sobre la base de una descripción ideológica que resulta un exabrupto y conlleva una ofensa: la exageración no permite reconocer pacíficamente el triunfo de las urnas y la alternancia democrática; casi cualquiera que no desarrolle en estos días esa militancia feroz es un cómplice por acción u omisión de los “dictadores” (…) “No es que seamos buenos, sino que los otros son un desastre y meten miedo, podría recitar el oficialismo. Con una mano en el corazón, ¿a quiénes creen que benefician los kirchneristas asociándose alegremente con RAM y Quebracho, desplegando un discurso bélico y apocalíptico e impulsando la toma de treinta colegios? Parecen acciones ideadas por Durán Barba y rentadas por Marcos Peña. Les recuerdo un dato histórico: nuestra exaltación imbécil de los primeros años ochenta no hizo otra cosa que fortalecer a Raúl Alfonsín en las elecciones de 1985. A Dios gracias”.

En su edición del 16 de septiembre, Página/12 publicó un artículo de Luis Bruschtein titulado “Vidas paralelas”. Escribió el autor: “el miércoles se encontraron los presidentes Mauricio Macri y Benjamín Netanyahu en la Casa Rosada. Ese mismo día, el Congreso israelí aprobaba la legalidad de las colonias instaladas en territorios palestinos ocupados” (…) “El jueves, o sea el día siguiente a la reunión de los mandatarios, los diputados de Cambiemos rechazaron tratar la postergación de la ley que impide el desalojo de las comunidades de pueblos originarios de sus tierras ancestrales” (…) “Netanyahu llegó con una comitiva de 30 altos ejecutivos, la mayoría de ellos representantes de empresas de armamentos, así como equipos de represión y espionaje. Son armamentos probados en el conflicto con los palestinos que reclaman por sus territorios” (…) “A su vez, las armas y el equipamiento que compró el Estado Argentino al Estado de Israel servirán para abastecer a la Gendarmería que en este momento está reprimiendo a las comunidades mapuches que reclaman por sus tierras ancestrales” (…) “Israel y Estados Unidos, dos estrechos aliados del gobierno de Cambiemos son los dos únicos países que votan en las Naciones Unidas en contra de los derechos argentinos sobre las islas Malvinas” (…) “La coherencia de Cambiemos, que aparece defendiendo los derechos de los terratenientes extranjeros en contra de los reclamos mapuches, se extiende a esta alianza con los dos únicos países que no reconocen los derechos argentinos sobre el territorio de Malvinas y aceptan a los de Gran bretaña. Paralelismos” (…) “Los acuerdos de paz de Oslo se basaban en la solución pacífica de dos Estados, uno Israel y otro palestino. Ese conflicto se arregla por esa vía pacífica o por la supresión violenta de alguno de los contendientes. Netanyahu se inclina por los métodos violentos y drásticos. Es una paradoja triste. Mauricio Macri inserta en el mundo a la Argentina junto a los dos gobiernos más guerreristas del planeta” (…) “Pero hay más puntos de contacto: uno de los que más aportan a las campañas electorales del primer ministro derechista israelí es el empresario Sheldon Adelson, socio de Paul Singer en el fondo buitre NML Elliot. El millonario Adelson es un conocido conservador de ultraderecha que ha participado en la campaña de los fondos buitre contra Argentina y es dueño del emporio mediático Israel Yedom, que sostiene a los sectores recalcitrantes de la derecha israelí” (…) “Más puntos de contacto: cuando se investigan las cuentas no declaradas del fiscal Alberto Nisman en el exterior se encontró una donde entre otros, había depósitos por 300 mil dólares. Sectores de la comunidad judía afirmaron que ese dinero había sido depositado por el emporio mediático israelí de Adelson en la cuenta de Nisman como pago por una serie de charlas, aunque no existen comprobantes de que esas charlas existieron” (…) “Netanyahu visita hora la Argentina cuando Gendarmería está a punto de presentar un peritaje que satisface al gobierno, contrario a todos los anteriores, para tratar de demostrar que Nisman no se suicidó. Lo único que se le escuchó al mandatario extranjero fue un duro discurso para acusar a Irán” (…) “Netanyahu era primer ministro a mediados de los 90 cuando se producía aquí la investigación de los atentados que ocultó pruebas, durante la cual se eliminó cualquier otra línea de búsqueda para apuntar todos los indicios contra Irán-lo cual convenía a los intereses geopolíticos de Israel-, y contra la policía bonaerense del entonces gobernador Eduardo Duhalde-lo cual le convenía a la política interna de Carlos Menem-. Se comprobó en realidad que más que una investigación fue una operación de “encubrimiento”, en la que estuvo involucrada una parte de la cúpula de la colectividad judía en Argentina. El mismo sector que hoy está representado en el gobierno de Cambiemos” (…) “Argentina era un país raro cuando se produjeron los atentados. Nadie se preguntó qué hacía Monzer Al Kassar viviendo en el país. El mayor traficante de armas del mundo, rechazado por países europeos donde intentó residir, llegaba a la Argentina y no solamente era recibido con los brazos abiertos, sino que además le daban residencia y documento en tiempo récord. Vaya otra coincidencia: el responsable de darle esos documentos fue el ahora fiscal Germán moldes, en aquella época funcionario del gobierno menemista y ahora gran activista en todas las causas relacionadas con el memorándum y con Nisman. Nadie se preguntó qué hacía el sirio Ibrahim al Ibrahim como director de la aduana de Ezeiza cuando ni siquiera sabía hablar castellano. Está demostrada la participación de Argentina y el Mossad en el tráfico de armas a Irán, durante la guerra de ese país con el Irak de Sadam Hussein. Estados Unidos, cuyo margen de acción había quedado muy limitado por el escándalo Irán-contras, tercerizaba esa función cuando George Bush padre era jefe de la CIA. Y ahora la justicia está juzgando la participación del gobierno argentino en el tráfico de armas a Croacia, asociado al Mossad, cuando Estados Unidos y las potencias europeas impulsaron la división de Yugoeslavia en los años 90” (…) “En ese contexto se dieron los atentados a la embajada y la AMIA, la voladura de la fábrica militar de Río Tercero y la muerte de Carlos Menem Jr. Un contexto tan evidente, con una connotación de enormes riesgos, en el que Argentina se habría convertido en el centro neurálgico de zonas de guerra que conmovían al mundo, fue absolutamente ignorado en cualquier investigación” (…) “Si los atentados estuvieron conectados con ese escenario-lo cual es muy probable porque comparten una hiperdimensión que excede a los argentinos-no podía quedar expuesta la participación del Mossad y del gobierno argentino en esa conspiración bélica internacional y el consecuente meganegociado de armas” (…) “Netanyahu, los viejos menemistas y el gobierno quieren terminar de una vez con el tema AMIA, declarar culpable a Irán, lograr condenas en juicios por ausencia y usarlo en su juego geopolítico. Pero los interrogantes quedarán abiertos, Irán, Siria, Hezbolá o la mafia de traficantes con vinculaciones múltiples seguirán en la lista de sospechosos, por lo menos para las familias de las víctimas y para quienes aspiran a una justicia verdadera”.

En su edición del 16 de septiembre, La Nación publicó un artículo de Eduardo Fidanza titulado “Se necesitan liderazgo y voluntad de acuerdo”. Escribió el autor: “(…) Transición significa cambio; según el diccionario, es el paso “de un modo de ser o estar a otro distinto”. Los últimos acontecimientos de la política argentina habilitan el término: por primera vez en la historia un partido de centroderecha alcanzó el gobierno en forma democrática desbancando al movimiento de masas que había dominado el poder durante décadas. Ésa es la característica de la transición argentina: no cambia el régimen político, si se lo entiende como las reglas que rigen el sistema, sino el partido que encabeza el gobierno, cuya concepción programática difiere radicalmente del partido al que sucede. En la disparidad conceptual entre el populismo de izquierda y Pro está la clave del pasaje de un modo de ser a otro distinto” (…) “A la luz del resultado del primer test electoral, que probablemente será ratificado el 22 de octubre, puede extraerse una conclusión inicial: al contrario de lo que muchos esperaban, una parte importante de la sociedad convalidó la nueva administración, demostrando 1) que no quiere regresar al pasado; 2) que confía en la mejora que el Presidente promete; 3) que acepta el ritmo en que ocurrirá; y 4) que pudo asimilar hasta cierto punto situaciones difíciles, como el aumento de tarifas y la recesión angustiante de 2016. Este apoyo, sin embargo, debe ponerse en su justo término. En primer lugar, porque la cantidad de votos de Cambiemos es inferior al 40% a nivel nacional, y eso no asegura mayorías legislativas” (…) “Pero debe computarse un segundo factor, que matiza el éxito de Macri, poniéndolo en perspectiva: Cambiemos se consolida como primera minoría habiendo ejecutado tímidamente, con pies de plomo, su programa original. Eligió el camino del gradualismo; evitó, con lucidez, ahondar el sufrimiento social. Pero a partir de ahora deberá aclarar, empleando el lenguaje de la física, cuál es “el resultante de fuerzas” de su gestión, o, en términos de José Ingenieros, si posee una “proa visionaria” que lo distinga de la mediocridad” (…) “El votante medio, que decide las elecciones, desconoce los dilemas del Gobierno. No los entiende o no les interesan. Sus sentimientos transcurren en otro plano. La gente mantiene alta la expectativa de mejorar los ingresos familiares y la calidad de vida. Votando, apenas le ha dicho al poder político: te bancamos, no tenemos otra opción; postergamos el bienestar como muestra de confianza, pero aguardamos resultados: más trabajo, mejores sueldos, tarifas que podamos pagar, Cristina presa, menos narcotráfico, más seguridad, mejor infraestructura; algo hicieron, pero falta mucho” (…) “En definitiva, las expectativas sociales contrastadas con las asignaturas del poder muestran la complejidad y los límites de la transición: hay poco empeño para afrontar los costos del cambio. Eso incluye paradójicamente al Presidente, que no parece dispuesto a arriesgar su reelección aplicando un ajuste severo. Macri aborrece ser populista, pero quiere ser popular”.

En su edición del 15 de septiembre, Página/12 hizo referencia a la entrevista que Cristina Kirchner concedió a Luis Novaresio en Infobae. Escribió el matutino: “Cristina Kirchner consideró que la prioridad debe pasar por “frenar el ajuste” y dejar para otro momento “las internas del peronismo”, en referencia a su reciente convocatoria a la unidad de la oposición para las elecciones de octubre en las que es candidata a senadora. En la misma dirección, y yendo un poco más allá, adelantó que si ella resultara un obstáculo para la unidad en las elecciones de 2019 “sin ninguna duda” dará un paso al costado” (…) “Consideramos que el momento que estamos viviendo hace que tengamos que unir fuerzas y no plantear discusiones entre nosotros que seguramente iba a distraernos del problema principal que es el ajuste: las consecuencias de las políticas económicas y de lo que le pasa a la gente”, remarcó” (…) “La carta yo no la escribí para los dirigentes. Está dirigida a quienes votaron por la oposición en la provincia de Buenos Aires por una razón lógica y certificada por el propio resultado electoral del 13 de agosto: si cada tres bonaerenses, dos votaron a la oposición, es claro que hay dos de cada tres que no quieren esta política de ajuste y que debe haber un cambio en la política económica”, indicó la ex presidenta sobre la carta que subió el lunes a las redes sociales donde pedía el voto opositor para Unidad Ciudadana” (…) “Es difícil ser un obstáculo luego de haber ganado las elecciones. Y sobre todo que te digan que sos un obstáculo quienes no tuvieron el resultado electoral esperado”, agregó, a propósito de esas reacciones de parte de Sergio Massa y, especialmente, de Florencio Randazzo” (…) “No fuimos un gobierno de empresarios, es cierto. Pero nunca se crearon tantas fábricas, empresas, comercios. Este es un gobierno de empresarios, y nunca se cerraron tantos comercios y fábricas en tan poco tiempo”, señaló, al tiempo que aseguró que Cambiemos “no solucionó los problemas, sino que los empeoró” (…) “La ex presidenta llegó a la entrevista con la desmentida fresca de parte de la Gendarmería de un informe de sus peritos que aseguraría que el fiscal Alberto Nissan fue asesinado” (…) “Hay muchas hipótesis pero hay cuatro o cinco hechos fundamentales”, mencionó CFK. Enumeró, que se sabe que utilizó el arma que le acercó su colaborador informático de confianza Diego Lagomarsino, que juntos tenían incluso una cuenta en el exterior y que era un “furibundo opositor a mi gobierno”. “Hubo una utilización para echar sospechas sobre mi gobierno, sobre mi persona incluso”, recordó. CFK dijo que sobre esa muerte sostiene lo mismo que dijo en aquel momento en cadena nacional y que no quería arriesgar una nueva versión. Además, consideró “un inmenso disparate” que pueda imaginarse que su gobierno modificó la escena de la muerte para borrar huellas. “Es una hipótesis que no creen ni quienes la formulan”, afirmó” (…) “Es increíble que nos acusen justamente a nosotros de encubrimiento del atentado. Néstor Kirchner y yo fuimos los únicos presidentes que acusamos y reclamamos cooperación a la república Islámica de Irán en la asamblea de las Naciones Unidas. El acuerdo era el único instrumento para lograr que declararan los acusados iraníes y poder destrabar y conocer la verdad. Hace 23 años que pasó el atentado. No hay ninguna respuesta a las víctimas ni a sus familiares. El único instrumento era lograr esto porque nuestro país no permite el juicio en ausencia. Es un acuerdo entre dos países que va de acuerdo a lo que marca la Constitución, la Convención de Viena y además es aprobado por el Congreso de la Nación. Es un acto no judiciable, no es un acto de guerra. Entiendo que quieran forzar las cosas, pero traición a la patria…Es un dislate que no tiene ni pies ni cabeza” (…) “La democracia esté en emergencia en toda América Latina” remarcó. “La elección de Venezuela como un leading case en donde no hay democracia y en todo el resto de la región funciona la democracia es una falacia. En México, por ejemplo, este año asesinaron a 44 periodistas. Hay violencia institucional, violencia física, gente que desaparece, miles de muertos. En Venezuela con todas las dificultades de un país dividido, partido, no contribuye en nada que azuzemos de un lado o del otro” (…) “A ver, ¿en Venezuela hay presos políticos? Sí. Yo creo que acá también hay presos políticos como es el caso de Milagro Sala, que acá hay persecución política, intervienen sindicatos, el Presidente a todo el que no piensa como él lo considera mafioso, tomó estado público que hay una “mesa judicial” que integra el Presidente, el jefe de Gabinete, el ministro de Justicia y otro abogado que forma parte del Gobierno. No me parece muy democrático, ni muy división de poderes. El otro día vimos cómo en el Consejo de la Magistratura se secuestró un senador de la oposición para una mayoría ficticia. Nicolás Maduro echó a la procuradora fiscal y acá también la quieren echar. No hay duda de que hay una mirada cuando un gobierno es de izquierda y populista o es de derecha y como a mí me gusta. Posiblemente está muy cuestionado el estado de derecho en Venezuela porque hay un estado de división en la sociedad muy fuerte. Acá tampoco hay estado de derecho. Tenemos hace 43 días un desaparecido y nadie ha dicho nada” (…) Respecto al sonado caso de José López expresó: “Yo estaba en Calafate. No alcanzaba a comprender la escena. Me parecía brutal, grotesco. No entendía qué había pasado. Después tuve una gran indignación y un gran enojo. Y después una cosa de tristeza y angustia” (…) “Siempre con un corrupto hay un corruptor. Quisiera saber cuándo, quién le entregó ese dinero” (…) “Nosotros los incorporamos (a los jóvenes) a la política. Habían pasado cosas terribles en la política en la Argentina. El alfonsinismo, que supo incorporar tantos jóvenes de clase media con la ilusión, aquello que “somos la vida y somos la paz”, y después pasó lo que pasó, fue la explosión de que ya nadie creía en la política. Si tengo que elegir una cosa de mi gobierno, es la incorporación de miles de pibes a la política” (…) “Esa frase “se robaron todo”… ¿Y los que blanquean plata negra son otros? Y, además, mientras “se robaron todo” crecía la economía, había préstamos, había inclusión social, había trabajo, había nuevas empresas. ¿Cómo hacíamos para hacer todas esas cosas y al mismo tiempo vaciar el país? Hay mucha inconsistencia en lo que se dice. Y que quede claro que yo no quiero defender a ningún funcionario que haya cometido un delito. Pero querer generalizar y a partir de hechos decir que un gobierno es corrupto, eso no es justo” (…) “Han pasado 43 días (de la desaparición de Maldonado) y no hemos escuchado una sola mención del Presidente, a no ser de una cuando está subiendo a un ascensor, sobre un chico que ha desaparecido después de un operativo de Gendarmería” (…) “Tengo mucho miedo que ante una agudización de la etapa económica se entre en una fase autoritaria. Me preocupa mucho el desenlace de cómo el gobierno le da una respuesta a la familia de Maldonado” (…) “La cadena nacional es un instrumento que un presidente puede y debe usar cuando la información de una gestión de gobierno es absolutamente ocultada por gran parte del aparato mediático hegemónico. Lo que sí me voy a criticar de las cadenas nacionales es el tono. No la utilización de las cadenas para difundir actos de gobierno, la inauguración de obras, medidas transcendentales como la Asignación Universal por Hijo, para las jubilaciones. Si digo que me arrepiento de eso, miento.” (…) “No me imaginé que por las formas iba a ser atacada y con eso invalidar lo que era importante” (…) “En mi gobierno hubo una libertad absoluta. Se podía pegar afiches contra un periodista o poner que yo era una yegua, puta o montonera. También vi en las movilizaciones a Plaza de Mayo que me mostraban colgada, ahorcada, nunca se reprimió a nadie. En las redes sociales me insultaban, me agraviaban y me amenazaban. ¿Escucharon que alguien fuera preso como ahora que quien dice algo del presidente si no le gusta lo meten preso? En mi gobierno había mucha libertad, toda la libertad que no hay en este gobierno que persigue a la gente” (…) “Llegaron a decirme que era mentira que mi marido estaba muerto dentro del cajón” (…) “En un país donde la gente no pueda pintar una pared yo no quiero vivir. Hoy se está restringiendo la libertad, la gente tiene miedo” (…) “Yo me enojaba mucho con los piquetes. Los mayores cortes los tuve de las patronales rurales” (…) “Haber terminado en una Argentina violenta, tan dividida por hechos de violencia, tres períodos de gobierno sin haber lamentado una víctima por la represión, lo vivo con mucho orgullo y mucha tranquilidad” (…) “La famosa grieta no es un invento argentino a partir de 2003. Viene de mucho antes. Tenemos que hacer un intento por superar esto. Son 200 años de frustraciones. La pelea no es porque uno es kirchnerista y el otro macrista, es porque hay dos modelos de sociedad y de país. Están los que piensan, por ejemplo, que la solución para el país es la precarización laboral y estamos los que creemos que esto no es bueno” (…) “Estoy segura de que con este modelo de enfrentamiento, de no discutir el fondo y discutir las formas, que pase lo que pasa con Santiago Maldonado que unos creen que es un ataque al gobierno, no se puede seguir así. Es necesario hacer un diálogo político” (…) “Sigo sosteniendo que yo debí haberle puesto la banda en el Congreso. Porque él adquiere la calidad de presidente y yo la de ex presidenta en el instante que presta juramento y se sienta como Presidente frente a la Asamblea Legislativa. Pero si alguien se ofendió, si el presidente se ofendió porque le parecía que igualmente tenía que ir a ponerle la banda a la tarde cuando para mí yo ya no era presidenta, bueno, pido disculpas. Pero no podemos seguir discutiendo las formas y no lo que está pasando”.

En su edición del 15 de septiembre, el portal Infobae publicó un artículo de Alberto Benegas Lynch (h) titulado “A raíz de Domingo Faustino Sarmiento”. Escribió el autor: “Pensamos que es oportuno aludir a Sarmiento, puesto que el 11 del corriente fue el día del Maestro en su homenaje” (…) “He vuelto a releer sobre la civilización y la barbarie de Sarmiento. La primera vez ni remotamente le saqué jugo” (…) “Esa lectura debió ser muy superficial y conjeturo que incompleta” (…) “Ahora me percato de la profundidad del trabajo en cuestión de Sarmiento. Escribió el primer texto a partir de 1845, en sucesivos ejemplares del diario “El Progreso”, mientras duró su estadía en Chile, en momentos que llegaba a Santiago el ministro de Rosas, Baldomero García, para protestar por la campaña de exiliados argentinos contra el tirano” (…) “La cuarta edición la publicó en París, en 1874, con un cambio en la secuencia del título pero el eje central de su tesis apuntaba a mostrar que la civilización equivale a la libertad y la barbarie, a lo tribal y primitivo representados por el caudillismo; en este caso por Quiroga y por Aldao y, sobre todo, por Rosas, “el más despótico de todos”. En este contexto describe de modo magistral las costumbres y los usos en la pampa argentina, con una pluma de gran calado y una construcción gramatical de gran potencia visual. Por el contrario, sus puntos de referencia para ilustrar la civilización los concretaba en Lavalle y en José María Paz” (…) “Exagera las virtudes del iluminismo francés y por momentos se interna en un positivismo descarnado que ha sido refutado por numerosos autores, incluyendo a Juan Bautista Alberdi” (…) “Sarmiento ilustra la civilización con el modelo de Estados Unidos y Europa, excluyendo a España, que la consideraba por entonces como una extensión de África y cargaba las tintas con sus analogías orientalistas. En la obra que comentamos y, más aún en otras, se detiene en alabanzas al andamiaje institucional estadounidense, lo cual revela ajustado conocimiento de las ventajas de ese sistema basado en la libertad, es decir, en el respeto al prójimo y el dar rienda suelta a la creatividad de cada cual y, consecuentemente, al progreso” (…) “Bartolomé Mitre destaca que Rosas fundó “una de las más bárbaras y poderosas tiranías de todos los tiempos” (en “Historia de Belgrano”). Esteban Echeverría: “Su voz es de espanto, venganza y exterminio. ¡Qué hombre! Ignorancia y ferocidad. Ninguna grandeza de alma; pequeñez de alma sí, y cobardía” (en “Poderes extraordinarios acordados a Rosas”). El citado Domingo Faustino Sarmiento: “Hoy todos esos caudillejos del interior, degradados, envilecidos, tiemblan de desagradarlo y no respiran sin su consentimiento (el de Rosas)” (en la obra que comentamos muy telegráficamente en esta nota periodística). Miguel Cané: “Salí de Buenos Aires, porque me pesaba sobre el alma la atmósfera política que la influencia de Rosas había formado en mi patria” (manuscrito citado en “Miguel Cané y su tiempo”, de Ricardo Sáenz Hayes). Félix Frías: “Yo vi el espectáculo horrible de 60 indios fusilados por orden de Rosas en la plaza del Retiro en Buenos Aires. Los cadáveres de aquellos infelices, muchos de ellos con resto de vida, fueron amontonados en los carros, que los condujeron al panteón. Rosas se proponía por medio de esos espectáculos sangrientos enseñar la obediencia al pueblo de Buenos Aires. ¡Y cuántas veces ha sido preciso repetir aquella bárbara lección!” (…) (en “La gloria del tirano Rosas”). Juan Bautista Alberdi: “Los decretos de Rosas contienen el catecismo del arte de someter despóticamente y enseñar a obedecer con sangre” (en “La República Argentina 37 años después de su Revolución de Mayo”). José Manuel Estrada: “Ahogó la ciudad con la campaña, la revolución liberal con la escoria colonial y apoderado del gobierno por primera vez en 1830, hizo gala de su ferocidad. En seguida” (…) “la superabundante degradación llegó, el vaso rebosó su fetidez. La democracia bárbara, la soberanía numérica, la brutalidad moral exaltaron la encarnación más sombría de gaucho a una autocracia irresponsable” (en “La política liberal bajo la tiranía de Rosas”)” (…) “José Ingenieros: “Rosas asoció dos intolerancias; la política y la religiosa. Así encontró los resortes más íntimos de su dominación” (…) “Su política de reacción contra la democracia y el liberalismo necesitó del disfraz fanático que le traería como aliados todos los hombres de reposado espíritu colonial” (en “Las ideas coloniales y la dictadura de Rosas”) (…) “Todavía resuenan las palabras condenatorias de escritores de la talla de José Mármol y de Jorge Luis Borges para mencionar sólo dos plumas adicionales de distintas épocas en una galería de opiniones que se extiende por doquier” (…) “Sarmiento nos advierte de los esfuerzos descomunales que significa la civilización siempre basada en la cultura, la cual, a su vez, implica la comprensión de los valores y los principios de una sociedad libre. Asimismo, nos pone en guardia de lo fácil que es destruir la civilización a manos de los caudillos, ignorantes del significado y la trascendencia de la libertad. Es bueno repasar sus escritos para fortalecer anticuerpos, especialmente en momentos en que los dictadores de antaño están volcándose hoy, con o sin votos, al primitivismo nacionalista, siempre imbuidos de una superlativa megalomanía”.

En su edición del 14 de septiembre, el portal Infobae publicó un artículo de Jorge Asís titulado “El mejor rostro del antiperonismo”. Escribió el autor: “Pese a las equivocaciones, como las instrucciones suministradas a la blindada señora ministra Patricia Bullrich, si fuera un poco más inteligente, Mauricio Macri, presidente del Tercer Gobierno Radical, puede quedarse a vivir tranquilamente en el poder” (…) “Con el peronismo que se doma solo, se asegura la hegemonía por los próximos diez años” (…) “Cuenta, sobre todo, con el apoyo incondicional de los grandes medios. Lo celebran, en democracia, como oportunamente celebraron el proceso militar. Se le justifican hasta los desaciertos” (…) “Aunque en el sur reprima involuntariamente y a la bartola, Macri puede quedarse, para siempre, en la meditación del poder. Ganar elecciones, bailar entre los globos, seguido con el ritmo por los radicales abducidos” (…) “Tiene la suerte de contar con la contestación ideal. A su medida. Signada por el peronismo desestructurado, domado. Fagocitado por las contradicciones y las rivalidades internas. Con gobernadores peronistas que aspiran, de máxima, a ser su compañero de fórmula” (…) “Aquí se insiste con la vigencia instalada de La doctora. Lo que queda del kirchnerismo. Acotada y acelerada, en simultáneo, por el Código Penal. Pero aún respaldada por el cristinismo duro que la reconoce lícitamente como la Lideresa. Consistencia que le alcanza para ser la dirigente peronista más importante. Se la puede detestar con facilidad, pero nunca ignorar. Contiene una fuerza que resulta insuficiente para vencer al macrismo, que percibe la extensión del horizonte. Pero es una fuerza suficiente para neutralizar la propagación de cualquier otro producto peronista. De los tantos postulantes que fueron, en su momento, kirchneristas. O tal vez sólo convivieron por pragmatismo y ahora prefieren, razonablemente, tomar pragmática distancia” (…) “Para el nutrido antikirchnerismo peronista, con su mera presencia, La Doctora es exactamente funcional a Macri. Le garantiza la legitimidad. Le basta apenas (a Macri) con presentarse como un ser distinto. Todo lo opuesto de lo que ella representa o defiende” (…) “Aceptar que La Doctora es funcional a Macri mantiene el rigor de la clásica chicana. Para reducirla. O fortalecer el deseo imaginario de sacarla de la cancha. Declararla inexistente. Pero la dama sigue como figura central” (…) “Tapiados por el rencor, los prejuiciosos antikirchneristas del peronismo no alcanzan a percibir que el antikirchnerismo es, en definitiva, el rostro más inteligente del antiperonismo. El mejor. Aceptarlo tiene también el rigor de otra chicana, pero en sentido adverso. La doctora funcional a Macri, por una parte. El antikirchnerismo como mejor rostro del antiperonismo, por la otra” (…) “En cualquiera de las dos alternativas, Macri resulta fortalecido” (…) “Marca la imposibilidad de engarzar la convivencia entre La doctora y los peronistas reticentes, ya agotados de rendirle pleitesía, durante 12 años” (…) “Tanto La Doctora como los influyentes muchachos cuarentones (La Cámpora) deben definirse. Optar entre la gestación del partido revolucionario, de izquierda casi testimonial, con el liderazgo de La Doctora, para un techo de 25 puntos, algo que la izquierda nunca tuvo. O ir, en cambio, por el poder real. Para ir por el poder real tienen que reconciliarse con los sectores medios” (…) “Deben contener a los que padecen, pero también a los que ponen. Recordarles a los empresarios asustados que con el peronismo siempre “se la llevaron en pala” (…) “Deben aproximarse a los dirigentes peronistas agotados que ya no quieren saber más nada con ellos. Aunque fueron complacientes, aplaudidores con chispas entre los dedos, hasta el penúltimo minuto. Y convencerlos, sin grandes esfuerzos retóricos, que lo más aconsejable es celebrar una amnistía interna y ponerse de acuerdo. En un movimiento político donde todos son individualmente cuestionables. Deben engarzarse, reconciliarse y aceptar, incluso, convivir con el frepasito tardío que viene con el combo. O directamente resignarse a cederle el abuso lógico del poder a Macri, quien paulatinamente se lleva puesto al peronismo” (…) “Interesa, obstinadamente, La Doctora. En la declinación o en la recuperación. Es el sujeto. Hegemoniza la centralidad en la adversidad. Con la acumulación de las tragedias judiciales. Con la decisión prioritaria del Grupo Clarín de impedirle el regreso. De no detenerse hasta encanarla. Siempre La Doctora mantiene el foco de la atención” (…) “Incluso si el juez Bonadio cobre el penal que le piden, sobre la hora, desde la tribuna de los que la odian, y queda adentro, presa, lo más importante para informar van a ser las condiciones de la detención” (…) “Por la necesidad de masacrarla, como si se tratara de una venganza colectiva. Por haberla soportado, hasta en el ocaso” (…) “Al llegar a una instancia cultural como la descrita, en materia de interés, de atención, de adhesión y desprecio combinados, a La Doctora no le queda otra alternativa que no entregarse. E ir por más. Defensa propia. Para gestar una nueva épica” (…) “Se transforma en la excusa eficaz para imposibilitar, en el desierto, el diseño de otro candidato” (…) “Para beneficio, siempre, de Macri, el favorecido por la suerte, que puede quedarse a vivir, entre la tensión del poder, armonizado y en relax espiritual”.

Anexo

“LAS FUERZAS MORALES” de José Ingenieros

Escribió el autor: “Jóvenes son los que no tienen complicidad con el pasado. Atenea inspira su imaginación, da pujanza a sus brazos, pone fuego en sus corazones. La serena confianza en un Ideal convierte su palabra en sentencia y su deseo en imperio. Cuando saben querer, se allanan a su voluntad las cumbres más vetustas. Savia renovadora de los pueblos, ignoran la esclavitud de la rutina y no soportan la coyunda de la tradición. Sólo sus ojos pueden mirar hacia el amanecer, sin remordimiento. Es privilegio de sus manos esparcir semillas fecundas en surcos vírgenes, como si la historia comenzara en el preciso momento en que forjan sus ensueños. Cada vez que una generación envejece y reemplaza su ideario por bastardeados apetitos, la vida pública se abisma en la inmoralidad y en la violencia. En esa hora deben los jóvenes empuñar la antorcha y pronunciar el Verbo: es su misión renovar el mundo moral y en ellos ponen sus esperanzas los pueblos que anhelan ensanchar los cimientos de la justicia. Libres de dogmatismos, pensando en una humanidad mejor, pueden aumentar la parte de felicidad común y disminuir el lote de comunes sufrimientos. Es ventura sin par la de ser jóvenes en momentos que serán memorables en la historia. Las grandes crisis ofrecen oportunidades múltiples a la generación incontaminada, pues inician en la humanidad una fervorosa reforma ética, ideológica e institucional. Una nueva conciencia histórica deviene en el mundo y transmuta los valores tradicionales de la Justicia, el Derecho y la Cultura. Intérpretes de ella, los que entran en la vida siembran fuerzas morales generadoras del porvenir, desafiando el recrudecer de las resistencias inmorales que apuntalan el pasado. Los jóvenes cuyos ideales expresan inteligentemente el devenir constituyen una Nueva Generación, que es tal por su espíritu, no por sus años. Basta una sola, pensadora y actuante, para dar a su pueblo personalidad en el mundo. La justa previsión de un destino común permite unificar el esfuerzo e infundir en la vida social normas superiores de solidaridad. El siglo está cansado de inválidos y de sombras, de enfermos y de viejos. No quiere seguir creyendo en las virtudes de un pasado que hundió al mundo en la maldad y en la sangre. Todo lo espera de una juventud entusiasta y viril”.

Hernán Andrés Kruse

Share

4 comments for “Los pobres siempre tienen la culpa

  1. Alejandra
    22/09/2017 at 7:36 AM

    SU ARTÍCULO ES DEMASIADO EXTENSO. ESTA ESCASAMENTE ARTICULADO Y CARECE DE INTERES

    PERO EN HONOR AL TÍTULO APORTO QUE LOS POBRES SON UN FENOMENAL NEGOCIO

    EN ESPECIAL PARA GENTE CO LOS PERONISTAS O LOS ZURDOIDES COMO LOS KIRCHNER QUE LOS CONSIDERAN GANADO DE SU HACIENDA

    UN POBRE, UN VOTO Y LO DEMÁS NO IMPORTA

  2. MARIA
    22/09/2017 at 8:38 AM

    TOTALMENTE DE ACUERDO CON ALEJANDRA.
    Y AGREGO PARA EL GRAN COPIADOR DE I.P. SR. KRUSE:
    “LO BUENO…SI ES CORTO…DOBLEMENTE ES BUENO”

  3. MACHACO PERDOJIAN
    22/09/2017 at 3:13 PM

    PARA Los pobres siempre tienen la culpa.
    KRUSE: 13,678 ( ¡ JUSTO 678 ! ) palabras
    y 22.017 caracteres (casi la fecha de elecciones)
    de “LOCRO e´y PIEDRA”, abundante indigesto y con gusto a nada.
    ¡ Bravo hay un Pulitzer en tu camino !
    El 22 de octubre es tu última aparición
    AL TETAS Y EL TÓTORA NO LES SEGUIRÁN HUNDIENDO EL I.P !!

  4. jubilado
    22/09/2017 at 8:16 PM

    Kruse, cuanta razon tenes, por eso, en octubre, votemos lista completa de cambiemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *