Ni chicha, ni limonada…

Numerosas críticas, se han elevado frente al discurso con que inició su gestión el flamante Ministro de Economía Sergio Massa, se le reprocha anuncios de objetivos limitados, medidas parciales y la intención manifiesta de intentar resolver problemas caso por caso. El sabe muy bien que su futuro político depende de hacer un buen papel, cualquier error puede hacerle perder una oportunidad irrepetible. La sociedad, espera una señal política ante el acercamiento al abismo, aunque sea por espíritu de supervivencia, y una reacción favorable a tiempo. Dicen que la última bala del Kirchnerismo es el actual Ministro, hasta ahora más allá de la bambolla inicial, los 500 invitados, y un discurso apenas alentador, todos saben que no se sale solo con voluntad, sino con medidas y reformas que ayuden a encaminar la relación con el FMI, promueva la llegada de capitales extranjeros y los emigrados del país, e incentive una verdadera expansión económica para hacer más fácil el ajuste que , inevitablemente, deberá revelarse. Es lamentable que se estén esperando acontecimientos críticos para empezar a ensayar un proyecto liberal con todas las de la ley.

La confianza en el sistema financiero quebrada por el kirchnerismo, tardará en regresar, el Gobierno se agotó, sin plata el populismo fenece, todos estamos expectantes para “ver qué pasa”, incluso en el Congreso, esa es la actitud. Hay parálisis general, no bastan buenas intenciones, si el Ministro no se anima a jugarse y se enreda en las garras de la Vice resignándose, como el Presidente, a ocupar el cargo solo para cumplir con compromisos políticos con el partido gobernante, la situación, tanto política, como económica, se irá agravando en los próximos meses y …Dios dirá!

Nadie ignora que el principal problema es el elevadísimo déficit público, que hace necesaria una cada vez mayor expansión de la base monetaria, ésta se refleja en el valor de la divisa y en los precios internos afectando la política salarial y cambiaria. Se advirtió, a pesar de la bambolla, la falta de medidas concretas relativas a la reducción del gasto público; conociendo la proverbial dificultad para alcanzar dicho objetivo, no es difícil estimar que poco podrá lograrse cuando se omite el énfasis y la convicción que, con la debida anticipación, exige una batalla semejante. Los dramáticos problemas del país, no hacen sino agravarse, día a día, se avizoran sombrías perspectivas, que se suman al ambiguo manejo de los innumerables conflictos, por la confrontación interna del Frente Para Todos. No ha habido una acción mancomunada detrás de los fines, unos intentaron un cambio, incluso de ritmo, en algún área, y fue contrarrestada, por otros, con medidas o anuncios de signo contrario. Se le suma a los errores el precio de la inconsistencia, por ello mismo, se le exige al Ministro, la serenidad y el patriotismo que reclaman los problemas del país. Nadie quiere más de lo mismo.

Por unos días, la sociedad tendrá una actitud benevolente esperando las acciones que deban tomarse para redimensionar el aparato estatal y recortar subsidios. Si Sergio Massa no se apura en aprovechar esta ocasión, que le brindó la desesperación del Gobierno ante la subida estrepitosa del dólar, en poco tiempo se verá entrampado por las presiones inflacionarias crecientes, el desborde del control de precios, la imposibilidad de reducir las tasas de interés, la desilusión popular y la dificultad mayor de dar marcha atrás con la intención de reducir el gasto.

La historia reciente, nos muestra el fracaso y la frustración a la que nos ha llevado el Estado al creerse omnisciente, apropiándose de los derechos del ciudadano encubierto en propuestas demagógicas y en una utópica concepción de creer en la incompatibilidad de los intereses sociales con los intereses privados.

No podrá, el nuevo equipo económico, terminar con el anacrónico e ineficiente sistema de dos componentes principales, el dirigismo y los déficit generadores de inflación, porque el Gobierno cree que las altas tasas de interés, la existencia de mercados marginales, el alto costo de la intermediación, la canalización del crédito hacia operaciones financieras y el dólar, además de otras deformaciones similares, son las causas de la crisis, no sus efectos. Si reemplazaran el dirigismo por el libre juego de las fuerzas del mercado, suprimieran el déficit que genera la inflación, desaparecerían esos efectos a los que denominan erróneamente causas. Massa está al tanto, fue como presidente de la Juventud Liberal de San Martín, allá lejos y hace tiempo, un fanático admirador del Ingeniero Alsogaray, quien escuchó su prédica, no la olvida. Sabe que sus anuncios aunque fueran atinados se perderían, irremediablemente, si no se reequilibra la economía argentina eliminándose el déficit y el sobredimensionamiento del Estado, por algo llamó al economista Gabriel Rubinstein. Pero… Cristina quiere gobernar, por lo tanto se hará, exclusivamente, lo que ella quiere: corregir la difícil situación, con las mismas ideas y herramientas que produjeron la postración actual. El gran problema no son los hombres, sino, las ideas.

El “Súper Ministro” quiere aumentar las exportaciones, entonces debería crear condiciones para competir, en vez de depender de impuestos que no permiten crecer, también mejorar nuestra relación con los países industriales y democráticos de Occidente, de cuyo comercio y tecnología no podemos prescindir, si queremos dejar de ser un país mendicante. A los políticos de ideas “progresistas” les convendría entender, de una vez por todas, que la causa de Occidente es la Libertad, la Razón, y la Justicia, por lo cual se debe cumplir con los compromisos internacionales y desandar el camino que nos lleva a la defensa de totalitarismos que nos acarrea, además de otras innumerables complicaciones, un trato más duro por parte de nuestros acreedores.

La política comercial con el mundo, no se tendría que descuidar, como bien decía uno de los mejores presidentes de EEUU, Ronald Reagan, el destino de todos los países están conectados en un enorme tapiz tejido con millones de hilos, por lo cual, hay que cuidar que no se rompan para que la prosperidad general no se deshaga. Los gobiernos argentinos, por lo general, han cortado los hilos que nos unen al comercio internacional, por eso aumentan los niveles de pobreza. Necesitamos funcionarios valientes, con apoyo ciudadano, que nos ayuden a traspasar la tormenta, y una sociedad que se nutra de ideas que nos permitan volver, como a principio del siglo XX, a la vanguardia de las potencias económicas del mundo. Para ello, hay que acabar con el tutelaje del individuo por el Estado, con las restricciones a la libertad, y con las ideologías de planificación.

Ante un enrarecido ambiente social, los parches de desorientados ministros, no podrán llenar con realizaciones el espacio que les toca ocupar, por lo cual, un clima derrotista seguirá expandiéndose en toda la sociedad. Es por eso que, la reconstrucción de la Argentina sobre bases liberales, será tarea de otro gobierno, si los dioses y la gente quieren, del próximo. Será tarea fundamental, hacer lo que no ha hecho este Gobierno: dar importancia a nuestros recursos naturales, es imprescindible dejar de trabar su explotación y hacerlos parte de un programa de expansión que haga más tolerable la crisis, sirviendo de punto de apoyo para la recuperación del país, por otro lado, dejar al campo respirar nuevamente, quitando las odiosas retenciones para que vuelva al país su beneficioso aporte, que deje de robar el Estado pretencioso, y ladrón, lo que debe repartir el mercado. La ciudadanía, seguramente, apoyará un plan global y tendrá éxito si se evitan las tan peligrosas desviaciones, importa, sobre todo, que el signo que lleven las medidas de recuperación, sean de base liberal. Somos víctimas de un sistema, hay que reemplazarlo, la alternativa existe y está tomando fuerza.

El alegato del fiscal Diego Luciani nos demuestra, sin ninguna duda, que los Kirchner han querido, desde el principio de su gestión, monopolizar la economía, la política, y las ideas, para gobernar por décadas el país, una buena porción de la sociedad fue incapaz de advertirlo, le concedió su voto, todos estamos pagando las consecuencias.

Termino con una advertencia: ante tantos sopapos que la realidad le está dando, el Gobierno, intentará distorsionarla, dominando aún más a la Prensa, para crear un clima artificial que le permita obtener votos en las próximas elecciones. Hay que estar atentos, como dijo von Mises: “cuando se anula la libertad económica, todas las otras libertades se convierten en una farsa”.

Elena Valero Narváez

Miembro de Número de la Academia Argentina de la Historia

Miembro del Instituto de Economía de la Academia de Ciencias. Morales y Políticas

Premio a la Libertad 2013 (Fundación Atlas)

Autora de “El Crepúsculo Argentino” (Ed. Lumiere, 2006)

Share
Subscribe
Notify of
guest

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
ARGUENZUELA
ARGUENZUELA
3 months ago

MUY LINDO SU COMENTARIO SOLO QUE ENCIERRA EN SUS ´PROPIAS CONTRADICCIONES LA RESPUESTA. ES DECIR EL FRACASO ROTUNDO DE CUALQUIER FALSA EXPECTATIVA QUE PUDIESE ARRAIGAR EN LAS MENTES MENOS RACIONALES. LO QUE NOS PASA ES CAUSAL POR LO TANTO SOLO CAMBIA CON GIROS A 180° DE GOLPE.

AQUELLOS QUE NO DEJAN ESPACIO NI A UNOS NI A OTROS A RESPONDER INFLACIONARIAMENTE. LUEGO CON CUALQUIER PLAN DE CAJA DE CONVERSION INMEDIATO SE SALE. NO HAY OTRA FORMA. POR ESO DEBE SER RAPIDO, NO ESPERAR MAS DETERIORO. ESPERAR OTRO GOBIERNO ES GENERAR MAS POBREZA. DE TODAS FORMAS CREO QUE ES LO QUE VA A IMPULSAR CRISTINA Y LOS SUYOS COMO METODO DE «SALVATAJE» CON EL NUEVO TITERE COMO FUSIBLE.

AHI MOSTRARIA SU DESPIADADA INTELIGENCIA POLITICA AL LIMITE. NO CREO QUE QUIERA SUICIDARSE.
YA NO HAY FORMA DE VIVIR DE PRESTADO SE ACABO LO QUE SE DABA PARA ESPERAR A VER QUE PASA.

LOS UNICOS QUE QUIEREN ESPERAR SON LOS INUTILES COMPLICES DE LA MAL LLAMADA OPOSICION, CREYENDO QUE VIENDO DESPEJADO SU CAMINO EN LA PROXIMA ELECCION, RESOLVERAN LOS PROBLEMAS QUE AYUDARON A POSTERGAR Y TAMBIEN GENERAR, BASANDOSE EN LA SEMPITERNA SUBA DE IMPUESTOS Y DEMAS POLITICAS FRACASADAS DE SIEMPRE.

ARGUENZUELA
ARGUENZUELA
3 months ago

SIN DUDA SON TODOS AMORALES Y AL FINAL PROFILACTICOS DESECHABLES.
EL SODOMIZADO ANUNCIADO VICEMINISTRO DE ECONOMIA LE PIDIO PERDON PUBLICAMENTE A CRISTINA Y ENTONCES CON LA BULA, PRESUMIBLEMENTE ASUMA HOY MISMO 22/8/22, CUANDO ACUSEN A LA MENCIONADA POR CORRUPCION DESDE EL ESTADO.

JUSTIFICAN ESO COMO EL VOTO DE CREDIBILIDAD QUE ESPERAN LOS «»MERCADOS»»»……… MUCHOS DE CUYOS INTEGRANTES SON LOS PROPIOS INSTIGADORES DE LA ACUSACION HACIA SU OTRORA BENEFACTORA, POR HABERSE QUEDADO AFUERA.

TODOS ENTONGADOS PARA SEGUIR SAQUEANDO A COMO DE.
SIN EMBARGO NO CREO QUE CRIS SE RINDA O SE SUICIDE SIN LLEVARSE A UNOS CUANTOS………………