Florencio Randazzo, el Salieri de Daniel Scioli

randazzo-scioli-120141

Si algo distingue al kirchnerismo y es una actitud bien marcada por Cristina Kirchner, es que apuestan muy fuerte al juego político y verbal. Una estrategia que si estuviera enmarcada en un momento de políticas públicas serias y contundentes quizás sería una virtud, pero, cuando en cambio se utiliza para denostar, atacar y ridiculizar a otro, se convierte en un problema, más aún cuando quienes lo hacen ocupan cargos de absoluta relevancia y pretenden convertirse en presidente de la Nación como es el caso de Florencio Randazzo.

Ya estamos tristemente acostumbrados a que Cristina Kirchner utilice la cadena nacional o las redes sociales para atacar y lanzar un sinfín de agravios que no valen la pena enumerar, una situación que utiliza para esconder la realidad política, social y económica del país, pero fundamentalmente para defenderse. Pero lo que jamás hubiéramos pensado, hasta hace poco, es que este método se utilizara contra dirigentes del mismo esquema.

El caso paradigmático es el de Daniel Scioli, que ciertamente no necesita que nadie lo defienda, además porque lo que le ocurre es consecuencia de haberse aguantado tantas cosas durante los últimos doce años, por su tono pacificador y su constante intención de dejar pasar todo, siendo imperturbable.

Así que, hoy por hoy, para el kirchnerismo el gobernador de Buenos Aires vendría a ser como Wolfgang Mozart, no quizás por su virtuosismo, sino por ser el dirigente que más mide y el que muchas veces consiguió sostener, gracias a su imagen, algunas actitudes del gobierno nacional, haciéndoles creer que habría esperanzas, aunque Cristina cree que es al revés y que ella sostiene a Scioli. Pero Mozart tuvo a Antonio Salieri, aquel músico que según la leyenda lo envenenó por celos, envidia y resentimiento. Y si Mozart tuvo su Salieri, Scioli tiene a Randazzo que parece cumplir ese rol.

Randazzo, que sabe que todo el “cristinismo ortodoxo” lo apoya cometió un terrible error, del que según sus declaraciones, todavía no tomó conciencia sobre lo mal que le cayó a la gente. Fue cuando en una reunión de “Carta Abierta” atacó y se burló de Scioli, tocando temas personales del gobernador de Buenos Aires, pretendió ser más papista que el Papa.

Es cierto que está actitud de Scioli de no reaccionar ante este agravio probablemente lo beneficie y lo utilice a su favor, increíblemente ese perfil masoquista siempre le resultó favorable, es más muchos analistas piensan que victimizarse es lo que mejor puede hacer en esta ocasión, porque cada vez que alguien lo ataca, él sube en las encuestas. Pero sin dudas lo más grave de esto es el precedente que sienta, el ejemplo, Randazzo cruzó un limite, se burló de cosas impensadas, cayendo muy bajo, pero peor fue cuando intentó negar lo que hizo, tomándonos a todos por tontos, siguiendo la escuela de Cristina de negar la realidad.

Antonio Salieri fue un extraordinario músico, pero su genialidad era tan grande como su envidia hacia Mozart, que como dijimos antes, según la leyenda fue quien en realidad mató al genial Wolfgang Amadeus, situación que quedó excelentemente plasmada en la película “Amadeus” de Miloš Forman, protagonizada por Tom Hulce como Mozart y F. Murray Abraham como Antonio Salieri.

Transpolando esto a la situación política ya no es más una pelea entre Scioli, Massa y Macri, ahora más bien es Scioli-Randazzo, Massa y Macri. Quizás con esta analogía entre Mozart y Salieri se pueda mostrar que la continuidad del kirchnerismo puede ser mucho más peligrosa que lo que sucede en la actualidad.

El ministro de Interior y Transporte, más allá de algunas “mentiritas” discursivas, especialmente con la reestatización de lo reestatizado que será reestatizable, fue eficiente, y cuenta con la “gracia” de Cristina y todo su círculo más próximo. En su carrera presidencial juegan a su favor las delegaciones dependientes del Estado Nacional en las provincias, como las del ANSES, PAMI, Aduana, Migraciones y AFIP entre otras, al igual que parte de las estructuras provinciales y municipales. Por todo esto fue un duro golpe bajo el de Randazzo, porque lo hizo a pesar de tener evidentes señales de que va a tener todo a su favor, es más, cada vez suena con más fuerza la sospecha de que podría ser el único candidato del FpV.

En definitiva, si una persona, candidato a presidente, por congraciarse con un grupo de intelectualoides de cabotaje que solo hacen que analizan la cuadratura del circulo para después intentar explicarnos lo inexplicables de algunas políticas del kirchnerismo, imaginemos las cosas que podría llegar a hacer Randazzo para hacerle favores algunos “amigos” de eso que el kirchnerismo hizo durante la década ganada. Que el ministro haya hecho lo que hizo, sabiendo que iba a salir a la luz, habla de su integridad, creyó que así ganaría la simpatía de vaya uno a saber quien. Eso nos habla a las claras de un proyecto político que se transformó en un juego de caníbales, donde ya no importa la ética, los principios ni la coyuntura, solo importa llevarle la cabeza del enemigo de turno a la reina de los caníbales o quizás hacerse un asiduo jugador de Playstation y hasta prometer, de llegar a ser presidente, decretarlo deporte nacional.

Pero como dice un poeta español, Florencio, “¿que han hecho de usted hombre?”

Leo Anzalone

Dirigente de Peronismo Para Todos – Universidad Para Todos

Twitter: @leoanzalone – @peronismoptodos

leonardoanzalone@peronismoparatodos.net

www.facebook.com/peronismo.paratodos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *