Juntos por el Cambio, paralizado por su interna

Una de las incógnitas más difíciles de desentrañar es hacia dónde va el gobierno. La ministra de salud Carla Vizzotti deslizó las intenciones oficiales al reconocer que el gobierno prevé cierres intermitentes durante todo el invierno, lo que implica que se golpeará bastante más a la actividad económica. Lo concreto es que la oposición parece haberse quedado sin reacción frente al endurecimiento de las medidas. Una primera explicación que puede intentarse es que Juntos por el Cambio está absorbido por una compleja interna. La polarización se había fijado en Mauricio Macri y Patricia Bullrich por un lado y Horacio Rodríguez Larreta, Elisa Carrió y María Eugenia Vidal por el otro. Pero esta última habló de su eventual candidatura presidencial y se conmovió el tablero. La ex gobernadora se aleja ahora de la lista de diputados por Buenos Aires, porque tiene chances de perder contra Daniel Scioli, el candidato que habrían elegido Cristina Kirchner y Alberto Fernández. Una nueva derrota alejaría a Vidal de la carrera presidencial, así es que ésta se encamina hacia intentar liderar la lista de diputados por Capital. Un triunfo holgado en la Ciudad le daría la base para su lanzamiento nacional y la convertiría en la salvadora de Larreta. Elisa Carrió se ofrece entonces para liderar en Buenos Aires. En medio de estos preparativos, surgió la versión de que Macri podría encabezar las listas porteñas en un acuerdo con Larreta para obligar a Vidal a pelear en la provincia. La tercera en disputa es Patricia Bullrich, que no cede en su intención de ser primera diputada por la Ciudad pero que aceptaría ser segunda de Macri. Larreta se preocupa porque obtuvo el 55% de los votos en el 2019 y ahora sería difícil repetir esto, lo que condiciona su carrera presidencial.

Sin definiciones

Uno de los principales problemas de Juntos por el Cambio es que su cúpula debe dirimir las candidaturas en el tramo tal vez más grave de la pandemia, lo que obliga a disimular al máximo la puja por los cargos. Sin embargo, los efectos del internismo se sienten. No sin problemas, los diputados de Juntos por el Cambio intentan impedir que se sancione la ley de reforma del Ministerio Público. Pero fue débil el desempeño opositor en cuanto al cepo a las exportaciones de carne. En cuanto a la toma de posición opositora frente a las nuevas restricciones, la misma es una deuda. Parece obvio que no hay acuerdo interno y que Larreta pretende imponer una postura negociadora que no confronte con la nueva estrategia oficial de cierres intermitentes. Ahora bien, en caso de continuar los cierres intermitentes, es altamente probable que tome vuelo una ola de protestas encabezada por los comerciantes más perjudicados y sectores liberales que ya manifestarán este martes. Si la oposición a los cierres crece, es de suponer que al menos Macri y Bullrich apoyarían las protestas, lo que dinamizaría el internismo de Juntos por el Cambio.

Carlos Tórtora

Share
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments