Sergio Massa y la decisión política más difícil

Massa_120617

Todavía hay una gran confusión, en muchos casos generada por algunos interesados, cuando se plantea la posibilidad de una gran PASO opositora. La decisión de Francisco De Narváez de bajar su candidatura a gobernador de la provincia Buenos Aires dejó la pelota en cancha de Mauricio Macri y evidenció ciertas miserias políticas. Pero ante la llamativa negativa, Sergio Massa afronta su decisión política más difícil.

Nadie sabe a ciencia cierta cual será la determinación que va a tomar Massa, pero con lo que fue ocurriendo estos últimos días quedaron claras algunas cosas. En primer lugar que excepto intereses muy puntuales como los de operadores empresariales y mediáticos, nadie quiere que el diputado nacional baje su candidatura presidencial. En segundo lugar, somos muchos los que creemos que UNA -espacio formado por Sergio Massa y José Manuel De la Sota- es de las tres opciones electorales más fuertes, (junto a la del kirchnerismo con Daniel Scioli o Florencio Randazzo y la de Mauricio Macri), la más potable y la que representa una verdadera oposición.

Muchos creemos y queremos que el anuncio que hará Massa en las próximas horas será el de ratificar que irá a las PASO como candidato presidencial, enfrentando a De la Sota o porque no en una fórmula conjunta y que De Narváez será candidato a gobernador de Buenos Aires. Porque por más que las encuestas, deliberadamente o no, le den 20 puntos, Massa sigue siendo una verdadera opción presidencial que largará la campaña con ese porcentaje como piso, pero que contará con la intensificación de las recorridas y la cercanía con la gente, su mejor atributo, sin contar que será el candidato que más tiempo va a tener en la TV abierta una vez que se inicie la campaña, por haber ganado en el 2013 con el 43,9% de los votos.

Por el lado del “colorado” no la va a tener fácil, la negativa del establishment a que le arrebaten la provincia de Buenos Aires al kirchnerismo es muy grande porque significaría terminar con muchos negocios como el del juego. Pero De Narváez sigue siendo el que mejor mide en suelo bonaerense con serias chances de ganar, lo que psicológicamente aportaría mucho al pueblo a la hora de votar, especialmente a los militantes del massismo y es una esperanza que va mas allá de lo generacional.

En Buenos Aires las cosas están muy claras, o es De Narváez o María Eugenia Vidal o Aníbal Fernández, no hay que ser un erudito para darse cuenta donde va a ir la gente. Porque si bien es cierto que Macri representa una parte importante de la oposición, creer que la provincia de Buenos Aires y el resto del país es como la Ciudad de Buenos Aires y que solo con su imagen la gente va a bajar de los árboles, saldrán de abajo de las baldosas y correrán a votar a Vidal, es un poco ingenuo, sumado al peligroso término de la “pureza ideológica” de Macri, impulsado por Jaime Durán Barba y Marcos Peña, que está haciendo que en la Capital Federal Martín Lousteau sea una opción cada vez más interesante para los porteños. Si esto sigue así vamos a pesar algo que cada vez es más evidente, que Macri está más preocupado por destruir a Massa que por pelearle el poder a Cristina.

Cierto es que a Massa lo han traicionado y operado desde adentro, sería muy sano una autocrítica, hasta para usarla de trampolín, pero las deserciones se pueden fundamentar con mucho acierto de mil maneras, desde la compra de dirigentes hasta como dijo un amigo “no se puede construir poder político desde los intendentes, se construye poder con cuadros políticos”, porque es verdad que Macri, a nivel organizativo, no tuvo las mejores cartas pero supo como jugarlas y después contó con la inefable apoyo de los medios hegemónicos y las corporaciones empresariales.

Con este panorama, comparando entre Daniel Scioli o Florencio Randazzo, Mauricio Macri y Sergio Massa, este último es quien parece tener el pensamiento de poder de cara al futuro, puede que sea hasta por una cuestión de edad, por eso seríamos muchos los que nos sentiríamos defraudados de llegar a escuchar que va a jugar como candidato a gobernador, porque con la experiencia que acumuló con lo que fue sucediendo hasta ahora puede que esto sea el comienzo de una nueva etapa que lo dejará como un dirigente con agallas y que pelea hasta lo último, pero fundamentalmente daría una clara señal de que hace lo que pregona, de que su proyecto representa el cambio.

Muchos confían que ese cambio no apunta a una elección, que va más allá, por eso en estos momentos son varios que quieren presentar batalla, consideran que hay un proyecto político y como se dice en el barrio “lo que se dice con la boca se banca con el pecho”, esperamos que con la decisión de Massa llevarnos puestos a los traidores, a los grupos de presión mediáticos y empresariales y ¿porque no? a Cristina, Scioli, Randazzo y Macri.

Leo Anzalone

Dirigente de Peronismo Para Todos – Universidad Para Todos

Twitter: @leoanzalone – @peronismoptodos

leonardoanzalone@peronismoparatodos.net

www.facebook.com/peronismo.paratodos

3 comments for “Sergio Massa y la decisión política más difícil

  1. carmen adela
    09/06/2015 at 12:26 PM

    a mi entender, massa, se tiene que mantener firme en su decisión de candidato para presidente y no prestar oídos a los agoreros del fracaso, todo depende de lo imprevisible e improbable. y por supuesto, la decisión final, la tiene” DIOS”ESTOY CONVENCIDA”

  2. Juan Pueblo
    09/06/2015 at 1:04 PM

    Compañero Leo con 20 jovenes como vos al lado Massa es presidente, pero lamento decepcionarte, Massa es muy soberbio, sino no se le hubieran fugados tantos

  3. Ironics
    09/06/2015 at 5:45 PM

    Massa debe continuar con su camino a la presidencia, porque sino seria un Reuteman mas, “pura espuma es el Lole”, un incapaz absoluto con cara de hombre serio, o cara de orto mas vale.

    Ademas si queda tercero, desde el Congreso puede definir alguna votacion importante y que no se lleven puesto todo, porque convengamos que Macri es mas Cristina que Scioli.

    Ademas si Lousteau le gana a Larreta y el de Midachi no llega, se acaba el “Bluff Macri” y ahi Massa pasa a ser la opcion de cambio.

    Seria un error volverse atras a esta altura de las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *