Diego

Dalma le pone margaritas en las medias a su papá, Diego.

La vida es una sucesión de instantes que se van amontonando en un imaginario baúl que los mortales cargamos cual mochila durante nuestra existencia. Dentro de él permanecerán vívidos, como testimonios de nuestro paso en este mundo.

Cada tanto, haciendo un alto en el camino, nos detenemos a descansar la mente y tras desprendernos de la fatiga cotidiana que nos agobia recurrimos al baúl para extraer allí, algún recuerdo que nos haga revivir instantes felices, que aparecerá fugaz, en medio de alguna lágrima.

Esta bellísima foto de Diego con su hija Dalma es la escenificación exacta de un instante, único e irrepetible, que alguna cámara quiso inmortalizar antes de su ingreso al baúl de los recuerdos.

Juan José de Guzmán

jjdeguz@gmail.com

Share
Subscribe
Notify of
guest

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Gustavo Schürmann
Gustavo Schürmann
1 month ago

Un baúl conteniendo las experiencias felices es una excelente metáfora de la vida. Muy buena nota.