Defensa mafiosa de Cristina Fernández de Kirchner

Fernando Esteche-Quebracho

“Si a un juez se le ocurriera detener a Cristina Kirchner, podría aparecer muerto”.

La ex presidente Cristina Fernández de Kirchner es objeto de numerosas investigaciones judiciales vinculadas con toda suerte de episodios de corrupción. Por esta razón, en las últimas semanas han crecido las especulaciones que sugieren que la ex presidente podría efectivamente terminar presa como consecuencia de alguna de esas investigaciones. La sensación generalizada de la opinión pública argentina es que la ex presidente y su equipo cercano de gobierno podrían haber protagonizado esquemas de corrupción que, por los montos en juego y por su extensión, no tienen precedente en la historia argentina.

Ante la eventualidad de que Cristina Fernández de Kirchner pudiera ser objeto de alguna orden de prisión en cualquiera de los procesos abiertos en su contra, el entorno de Cristina Fernández de Kirchner acaba de desplegar sus alfiles mafiosos. No es una novedad, desde que siempre en su gobierno la ex presidente tuvo una inusual cercanía con grupos violentos de choque, a los que presumiblemente se asignara un papel siempre intimidatorio y amenazante.

Entre ellos hay dos notorios “operadores” particularmente afectos a intimidar. El primero es un personaje siniestro, muy cercano al gobierno de Irán, al que admira públicamente, llamado Luis D’Elía. El segundo es Fernando Esteche, el dirigente de un grupo violento llamado “Quebracho” (nombre de un árbol de madera dura, típico del noreste argentino) cuyos miembros concurren a las manifestaciones pública armados de bastones y cadenas, con los rostros cubiertos, de modo de no poder ser fácilmente identificados. Y poder amedrentar constantemente. Con mucha frecuencia y desde hace años ya, al culminar las manifestaciones, atacan, saquean e incendian los comercios que tienen la desventura de estar cerca del lugar en el que ocurren las protestas de las que participa Quebracho

Fernando Esteche acaba de enviar un mensaje público claramente intimidatorio, al señalar que “si a un juez se le ocurriera detener a Cristina Kirchner, podría aparecer muerto”. Como consecuencia de ello, el fiscal de la ciudad de La Plata, Marcelo Romero, ciudad en la que opera con frecuencia Quebracho, denunció a su líder por el delito de “intimidación pública”. A lo que agregó el pedido de que se le realicen pericias psiquiátricas.

Para el fiscal, el dicho de Fernando Esteche “supera con holgura la libertad de expresión, internándose en el plano de la ilegalidad, sobre todo por tratarse de un dirigente político con seguidores y adherentes, y por haberse pronunciado públicamente”. Créase o no, Fernando Esteche tiene “presencia académica” en algunos institutos universitarios vinculados al periodismo de reciente creación, que formaron y siguen formando parte de la “máquina de aplaudir” construida por Cristina Fernández de Kirchner, con dineros públicos.

El fiscal Romero sostuvo asimismo que Fernando Esteche “ha utilizado y manipulado el lenguaje para enviar un mensaje cuasi mafioso, intolerable en un Estado de Derecho y repugnante a la convivencia democrática”. Esto es lo que supone advertir abiertamente que cualquier magistrado que decidiera encarcelar a Cristina Fernández de Kirchner podría ser objeto de una represalia inmediata. Incluyendo su posible destitución, apartamiento de la causa, o “aparecer muerto”.

Para quienes no conocen este perfil mafioso que acompañó a Cristina Fernández de Kirchner durante su gestión, la frase de Fernando Esteche puede significar poco. En cambio, para quienes viven y han vivido en la Argentina y han observado, por años, el accionar violento e impune de Quebracho, la frase comentada es simplemente “más de lo mismo”. Triste quizás, pero esa y no otra fue la realidad argentina a lo largo de la última década y uno de sus principales actores violentos continúa -queda visto- actuando como si nada hubiera cambiado en la República Argentina. Esto es, como si la intimidación pública no hubiera sido y sigue siendo un delito específicamente previsto en el Código Penal de la República Argentina, en el título de los delitos contra el orden público.

Fernando Esteche sabe que hasta ahora sus tumultos o desórdenes, así como sus intimidaciones, no le generaron demasiados problemas graves, pese a que ha tenido ciertamente que enfrentar el accionar judicial. Vuelve entonces a desafiar la paz social y a tratar de presionar sobre las instituciones, a través del miedo.

De esta manera hace de nuevo evidente una faceta característica del accionar político de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. No obstante, la sociedad argentina nunca se acostumbró a ella. El problema es que los “kirchneristas” sí se acostumbraron al actuar violento, del que -al menos por ahora- parecen no haber renunciado. (EDE)

Emilio J. Cárdenas

Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

11 comments for “Defensa mafiosa de Cristina Fernández de Kirchner

  1. epicardio
    18/11/2016 at 3:32 PM

    Todos conocen la metodología violenta de los K, sea con escraches, insultos, mediante intervenciones oficiales como la AFIP, las barbaridades de le ex por cadena nacional y el accionar de sus acólitos e incondicionales seguidores (y defensores) a ultranza. Todo ese pandemónium constituye un fenomenal burdel de la corrupción, delincuentes dedicados al saqueo sistemático del erario público y su jefa, la ex, es quien ya debería -junto con todos los suyos y esos otros- estar bajo las rejas, sin más dilaciones.

  2. Di frundi di yegui
    18/11/2016 at 3:48 PM

    EL PROBLEMA NO ES LO QUE DIJO EL COMPAÑERO ESTECHE… EL PROBLEMA ES QUE TODOS SABEN QUE ES VERDAD Y TODOS TIENEN MIEDO…

    AJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAJA

  3. Javierferrero
    18/11/2016 at 3:58 PM

    Esteche es un “servicio” que bravuconea para infiltrarse entre los violentos y, oportunamente, denunciarlos.
    Ese mismo papel lo hicieron Abal Medina, Nilda Garré, Kunkel, Verbitsky, Firmenich, Vaca Narvaja, etc etc

    Los giles creen que es un “kumpa”

    • Juan Pedro
      18/11/2016 at 8:55 PM

      Está taaaaaaan seguro?

      • Javierferrero
        18/11/2016 at 8:57 PM

        Mucho más que seguro.

  4. Lancero del "2" de Caballería
    19/11/2016 at 1:09 PM

    Che bicho cortao’ (di frundi di yegui) de plástico (por lo ordinario) decile a este mal parido

    que con mi prima la de .45 años y mi hermano el de .38 años, lo estamos esperando

    a este malo de jeta fácil.

    Lancero del “2” de Caballería

  5. noca
    19/11/2016 at 1:18 PM

    HEBE DE BONAFINI LE ESCRIBIO AL PAPA DICIENDO QUE EL PUEBLO TIENE MIEDO? DE QUIEN?… QUIZAS DE QUEBRACHO? Y DE LOS VIOLENTOS SOLDADOS DE CRISTINA???OJALA LA SENORA DE BONAFINI HAYA EXPLICADO BIEN A SS QUIENES SON LOS CULPABLES DE QUE EL PUEBLO TENGA MIEDO!!!
    Y AQUI LA JUSTICIA ARGENTINA DEBE ACTUAR FRENTE A ESTOS IMPRESENTABLES VIOLENTOS PARA QUE SE PUEDA VIVIR EN PAZ!!!

  6. LAS PRUEBAS SOBRAN.....
    19/11/2016 at 2:17 PM

    …QUE PASA CON LAS REJAS ???

    Fiscal Federal de Ushuaia se enteró por el Jefe de Policía que hay pistas clandestinas……………………….OPISANTACRUZ.COM

    • Javierferrero
      19/11/2016 at 2:24 PM

      Ese es el problema de los lugares superpoblados. Con los 100 o 150 millones de personas que viven en Tierra del Fuego, es muy dificil saber si existen pistas clandestinas para el trafico de drogas y a quienes pertenecerían.

      Cientos de miles de aviones surcan los cielos de Tierra del Fuego permanentemente. Desde enormes aviones para 2.000 pasajeros cada uno hasta aviones pequeños.

      Conclusion: El Fiscal debería estar preso. Ni siquiera deberían ir a buscarlo. Solo tiene que entregarse solo por inutil y complice

  7. EL CANTARO
    21/11/2016 at 7:09 PM

    LA VIOLENCIA DE LOS K ESTA EN LOS ROBOS A TODO EL PUEBLO ARGENTINO Y QUE ESTE PRESIDENTE LES DE PRENSA CON EL ESTUPIDO DEL SECRETARIO DE MEDIOS.

  8. EL CANTARO
    21/11/2016 at 7:13 PM

    MAFIOSO PAGO POR TODOS Y IGUAL BOFTAFINI Y BOUDOU Y EL CHINO VICTOR HUGO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *