Mega-Endeudamiento del Banco Central

La deuda del Banco Central (BCRA) por Lebac al 31.8 pasado -según acaba de ser informada por la entidad- supera ya la cifra récord histórica de un billón de pesos (1 B$), equivalente a unos 60.000 MD (millones de dólares).

Esta deuda constituye la mayor parte de la deuda cuasi-fiscal o propia del BCRA, que se denomina así para diferenciarla de la Deuda Pública del Estado Central o del Tesoro Nacional, que es la Deuda Fiscal (una deuda que a su vez pasa hoy los 300.000 MD y se computa por separado).

El monto de la deuda por Lebac -Letras a muy corto plazo del BCRA (la mayoría con vencimientos a 30-35 días)- se renueva en forma virtualmente total e incluso se incrementa aún más todos los meses a través de subastas en las que participan sólo una decena de bancos que conforman un oligopsonio local (monopolio de pocos compradores de estos títulos, que lo hacen por cuenta propia y/o por cuenta de terceros).

El monto acumulado de los pasivos por Lebac supera hoy la Base Monetaria (BM) de la Argentina -dinero circulante más cuentas corrientes en pesos- que es de 838.400 M$ (Millones de Pesos, equivalentes a 48.300 MD).

Esta situación es tan grave como insólita ya que el BCRA paga intereses por estas Lebac a una tasa promedio del orden del 27%, lo que significa la sangría financiera de unos 270.000 M$ por año; solamente en concepto de intereses ya que el capital o principal de las obligaciones, como dijimos, se renueva en forma prácticamente total.

Hace pocos días, el presidente del BCRA, Sturzenegger, se lamentó en un discurso de que el gobierno kirchnerista hubiera gastado innecesariamente 11.200 M$ entre el 2008 y el 2015 para persistir en la emisión de billetes de 100 $ sin pasar a billetes de mayor denominación pese a la inflación creciente que ocultaba. Pero el mismo titular paga hoy 270.000 M$ por año en concepto de intereses solamente por Lebac.

Esta suma de intereses significa un promedio de 740 M$ por día, que es un importe semejante al de los intereses que el Tesoro paga paralelamente por su Deuda de la Administración Central (250.000 M$/año ≡ 700 M$/día, según Presupuesto 2017).

La sangría financiera por estos servicios de intereses del BCRA configura un verdadero agujero negro en las finanzas del Estado Argentino, nunca ha ocurrido a este nivel en la historia financiera de nuestro país y no se tiene conocimiento que una situación análoga se dé hoy en otras partes del mundo con la misma magnitud.

El stock de las Reservas Internacionales de la Argentina -siempre en base a los últimos datos al 31.8- es de 48.900 MD. Pero tales reservas no son propias porque no fueron compradas con recursos genuinos del BCRA ni con fondos provenientes de la Tesorería sino con emisiones de Deuda:

a) El BCRA imprime dinero sin respaldo para comprar divisas que pasan a formar parte de las reservas pero luego absorbe ese dinero colocando Lebac entre el grupo de bancos que maneja el negocio de estas letras a través de su carta extorsiva de exigir mayores tasas de interés a cambio de no desplazarse hacia la compra de dólares.

b) El BCRA acepta así pagar tasas de interés altas y crecientes por esas Lebac, que renueva todos los meses y que en los últimos tiempos ha venido aumentando a razón de un punto porcentual promedio cada mes (tomando como referencia la tasa a 30-35 días de plazo): 25.5% el 15.7, 26.5% el 15.8 y actualmente más del 27 % en las operaciones que el Banco realiza en el Mercado Secundario. Siendo que los importes de letras que vencieron en las dos últimas subastas fueron de 535.000-530.000 M$ por vez (con un pago de intereses que, según el mix de vencimientos, está entre 14.000 y 12.000 M$ por mes).

c) Con los pesos emitidos el BCRA compra dólares en el Mercado y luego es el mismo BCRA el que retira esos pesos del Mercado para contraer la Base Monetaria, que aumenta precisamente con estas grandes emisiones de papel moneda.

d) Todo esto significa que el BCRA compra Reservas con Deuda: el stock de las reservas es actualmente superior a los 50.000 MD pero el stock de letras que sirvieron para comprar dichas reservas equivale a los 60.000 MD.

e) Con este método de emisión espuria de dinero el BCRA compra dólares en el Mercado, que son divisas que provienen básicamente de dos fuentes: liquidación de exportaciones (en su gran mayoría agropecuarias) e ingresos por desembolsos de Deuda Externa (deuda contraída casi toda por el Estado Central y también -en menor medida- por colocaciones de deudas en el exterior de Provincias y Empresas Privadas).

f) Se da así la paradoja que cuando el gobierno contrae deuda externa con terceros -acreedores privados y organismos financieros internacionales- se produce, al menos en lo inmediato, un doble endeudamiento porque la gran mayoría de esos fondos se destina a cancelar vencimientos renovando íntegramente las obligaciones originales (pago sistemático y total de deudas con nuevas deudas) pero además las divisas que transitoriamente se retienen como reservas del BCRA dan lugar a la emisión de dinero antes citada y esta emisión excedente deriva en su absorción con Lebac, lo que implica que parte de la Deuda Externa del Tesoro termina así dando lugar a una paralela Deuda Interna del BCRA.

Esto último es particularmente grave en el caso de los préstamos de organismos multilaterales de crédito -como el BID, el Banco Mundial y la CAF- con los que el gobierno sigue contrayendo préstamos en moneda extranjera para financiar obras públicas y de infraestructura que se pagan mayormente en pesos (carreteras, escuelas, hospitales, centros turísticos y hasta planes sociales), lo que constituye un despropósito; un despropósito que sirve para aumentar artificialmente el stock de reservas con deuda.

g) Recientemente, el BCRA comenzó a elevar también las tasas de interés de las Lebac a plazos mayores a 35 días (que constituyen más de la mitad del total) para tratar de mejorar la curva de rendimientos de los tomadores de letras y buscar con ello diferir un poco la asfixia financiera por la enorme masa de vencimientos mensuales que tiene, pero esto no cambia el fondo de la cuestión porque encarece más aún los intereses para todos los plazos.

En el marco de su política de Gobernar con Deuda, el gobierno Macri -a través del BCRA- ha venido aumentando su pasivo cuasi-fiscal tanto o más que la deuda fiscal o del Tesoro: el saldo de Lebac era de 282.100 M$ a fin de 2014, pasó a 416.900 M$ a fin del 2015, ascendió a 698.400 M$ a fin de 2016 y actualmente pasa el billón de pesos: 1.030.700 M$.

Los intereses a pagar sobre este monto de endeudamiento son el subproducto lógico del costo que la administración macrista paga a los capitales financieros para que -estabilidad cambiaria mediante- estos fondos especulativos, internacionales y locales, sigan obteniendo tasas de ganancia en la Argentina que son las más altas del mundo.

Paradójicamente, el mismo presidente que desde que asumió se la pasa pidiendo aumento de las Inversiones Extranjeras Directas (IED) es el mismo que ofrece las mejores tasas alternativas de rentabilidad financiera gracias al negocio de especulación que se administra desde el BCRA y en coordinación con la banca privada.

Con el argumento de contener la Inflación por medio de la suba de las Tasas de Interés el BCRA atrae capitales golondrina que usufructúan el negocio financiero que se alienta y organiza desde el propio Estado y a costa de la usura creciente que pesa así sobre las Finanzas Públicas.

El mantenimiento del lucrativo arbitraje privado entre tipo de cambio y tasa de interés (“carry trade” o bicicleta financiera) hace que las divisas que ingresan presionen sistemáticamente a la baja del dólar, con lo que el mecanismo se retroalimenta: a mayor tasa de interés del BCRA, mayor ingreso de dólares financieros y, consecuentemente, más oferta de divisas que entran al mercado, manteniendo así la tendencia a la baja en el tipo de cambio y presionando adicionalmente de nuevo sobre las tasas de interés de referencia (27% por Lebac y 26.25% por Pases Pasivos).

Con el agravante que hoy las tasas de las letras son cada vez más positivas frente a la inflación -al menos, frente a la inflación proyectada- y atraen así también capitales locales en pesos.

Toda esta enorme masa de dinero que el BCRA retrae de la circulación vía Lebac tiene, entre otras, tres consecuencias particularmente graves para la Economía Argentina:

  1. Aumenta la deuda cuasi-fiscal y las sumas extraordinarias por intereses a pagar.
  2. Estimula en forma perversa el desvío de dinero de los negocios productivos a los especulativo-financieros. Y
  3. Disminuye el quantum de dinero prestable por los bancos privados y oficiales (que también participan en gran medida en el sostén de las compras y los stocks de Lebac) y con ello disminuye también el destino productivo del Crédito, aumenta su costo y sus consecuencias recesivas se transmiten a la Economía Física o Real.

Lo que ocurre es que, en definitiva, todo esto es parte de la misma cuestión de fondo: el gobierno Macri es un gobierno total y absolutamente deuda-dependiente, es decir, una administración de gobierno sostenida por el capital financiero-bancario a través del aumento sistemático de la Deuda Pública y sus servicios.

Si dejase de pagar a sus acreedores ese diezmo laico de los intereses usurarios que abona corre el riesgo cierto de que los capitales especulativos se desplacen de las letras a los dólares y con ello se tenga que blanquear la Crisis de Deuda existente, con la pérdida consiguiente de estabilidad financiera y política del gobierno.

El BCRA declara que actualmente rige un tipo de cambio flotante pero esto no es estrictamente cierto: es un eufemismo que enmascara la realidad de su intervención indirecta pero constante sobre la oferta de dólares, que se regula a través de la Tasa de Interés; por lo que, en los hechos, no existe verdadero Mercado Libre de Divisas.

La finalidad primaria del aumento de las tasas oficiales de referencia -que constituyen el piso de las tasas de interés del Mercado- no sería entonces el freno de la Inflación sino el mantenimiento de un retraso cambiario, que es la principal herramienta que el gobierno Macri puede mostrar a los acreedores para garantizar el creciente gasto corriente por el pago de los intereses actuales y de los intereses adicionales que se van sumando por las nuevas deudas en moneda extranjera (externas y locales) que contrae.

El gobierno Macri, metido cada vez más en la encerrona financiera de una trampa de deuda perpetua -fiscal y casi fiscal- trata de sostener así el altísimo costo que le permita llegar a las elecciones parlamentarias del 22.10 sin nuevos desequilibrios cambiarios, pagando para ello las más altas tasas de interés posibles mientras vende a la opinión pública un discurso de expectativas contradicho con las realidades económicas y financieras de la Argentina.

Es el costo financiero que el Macrismo está pagando para lograr mejor posicionamiento propio y más alianzas con la partidocracia que le permitan alcanzar las mayorías mínimas que necesita en el Congreso para aprobar los planes de ajuste y reformas estructurales que los acreedores le exigen para poder sostener los servicios crecientes de la Deuda Pública.

Lic. Héctor L. Giuliano

Es Tiempo de Militar la Patria

Uruguay 654, piso 10 oficina 1000, Capital Federal

Teléfono: 011 4371 5028

Celular: 011 3950 1620 / 011 5094 1629

Share

10 comments for “Mega-Endeudamiento del Banco Central

  1. de enrique guillermo avogadro A.Schittino
    04/11/2017 at 5:50 PM

    Inocencia Perdida
     
    “Yo os envío, como ovejas en medio de los lobos”. Mateo 10:16
     
    El Poder Ejecutivo nacional -y el de la Provincia de Buenos Aires no se quedó atrás al promulgar la demencial ley que impide el cuestionamiento de un número dogmático, los 30.000 desaparecidos- pretendía obtener una actitud contemporizadora por parte de los organismos que nuclean (ya fue confesado por ellos mismos) a quienes reivindican el accionar de los terroristas de los 70’s y hasta pretenden traerlo al presente, mientras militan en el kirchnerismo tumbero.
     
    Para justificar esta última afirmación basta recordar qué sucedió durante la manifestación del 24 de marzo de este mismo año en la Plaza de Mayo, donde fue leída una proclama, firmada por todas las organizaciones, en la que propusieron volver a las armas para derrocar al Presidente, al cual identificaron con la dictadura militar; las denuncias penales formuladas por sedición, instigación a cometer delitos, intimidación pública y apología del crimen fueron rápidamente archivadas por el diligente Juez Marcelo Martínez de Giorgi, otro conspicuo inquilino de Comodoro Py, porque afectaban ¡el derecho a la libertad de expresión!
     
    Durante dos años, el Gobierno creyó que, para conseguir la paz que buscaba, bastaba con su total prescindencia respecto al accionar del Poder Judicial colonizado y la completa inacción de la Secretaría de Derechos Humanos frente a la situación de los ancianos militares y civiles detenidos por presuntos crímenes de lesa humanidad, aguantar sin inmutarse los cortes de calles y caminos y la ocupación de los espacios públicos por encapuchados armados con palos y la absurda permisibilidad frente a la actual presencia de claros propaladores del odio y la violencia institucional en los medios de comunicación del propio Estado; esa inútil política de seducción incluyó cancelar cualquier esperada medida tendiente a la revisión de las írritas sentencias dictadas en los fraudulentos procesos de venganza, que mantienen casi dos mil presos políticos en las cárceles de todo el país.
     
    Pero, en su inocencia, no se dio cuenta que ese terreno, el de los malversados derechos humanos, era el campo de batalla elegido por el perdidoso kirchnerismo y el “club del helicóptero” para continuar con su guerra abierta contra Mauricio Macri, la democracia y la República. Siguió tolerando, y subsidiando, las actividades desestabilizadoras del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS, de Horacio Verbitsky), de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), de Madres (Hebe Bonafini, quien el jueves pasado reiteró su incondicional apoyo a Cristina Elisabet Fernández) y Abuelas (Estela Carlotto) de Plaza de Mayo e H.I.J.O.S., y hasta les permite la posesión de lugares y edificios emblemáticos que debieran pertenecer a toda la ciudadanía.
     
    Pese a que ya había alterado el orden constitucional con sus acciones a favor de Milagro Salas, una política presa por la multiplicidad de delitos de los que se la acusa, y humillado con ello a la Justicia argentina, el Gobierno continuó contribuyendo financieramente al sostenimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ahora se ha sumado a la tergiversación (la “desaparición forzada” en manos de la Gendarmería) de los hechos comprobados en el caso de Santiago Maldonado, que encontró la muerte ahogándose en un río del sur, mientras acompañaba los actos terroristas de esa falsa etnia; y ello aún cuando la presencia en la CIDH de Raúl Zaffaroni garantiza su utilización como efectiva arma contra las instituciones argentinas.
     
    El nuevo camino que ha comenzado a recorrer se vincula, qué menos se podía esperar, con el tema de los inventados mapuches que buscan la secesión de un territorio, no por casualidad de multimillonario valor y al que califican falsamente de ancestral, tanto de Argentina como de Chile; los movimientos indigenistas han sido elegidos también por el Foro de San Pablo como arietes contra los Estados y las democracias de América. El objetivo de la fábula construida con la desaparición temporal del tatuador y el descubrimiento de su cadáver intacto ha sido claro, ya que aún la familia y las organizaciones de izquierda nacionales e internacionales, contra toda evidencia, lo siguen utilizando para victimizarse y culpar al Gobierno, a la Ministro de Defensa (Patricia Bullrich) y a la Gendarmería por su supuesto asesinato.
     
    En este tema en particular, y dada la segura influencia y el dinero de las FARC colombianas, de Sendero Luminoso peruano, de los colectivos chavistas y de las organizaciones terroristas chilenas en la región, la Justicia no podrá continuar con su aberrante política de reconocimiento fáctico de una soberanía -pedir permiso para ingresar y aceptar que los okupas palpen de armas a las fuerzas de seguridad- distinta a la nacional en las regiones afectadas por este fenómeno, porque está en juego la propia existencia del Estado que, por definición, debe velar por el cumplimiento de las leyes y por la integridad de su territorio.
     
    Esta semana, la CIDH celebró en Montevideo su 165° período de sesiones. En ella, tanto la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia cuanto el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTyV) fueron impedidos a gritos de participar, pese a haberse inscripto con los requisitos exigidos, y el Dr. Guillermo Fanego, un abogado defensor, fue expulsado con violencia de la sesión, todo ello con el aquiescente y permisivo silencio de las autoridades del cuerpo. Quedó probado así cuál es el rol que le ha asignado a este organismo de la O.E.A. el Foro de Pablo, es decir, un lugar en el que sólo la izquierda cerril, el falso progresismo y los regímenes cleptocráticos puedan tener voz.
     
    Esa actitud, de neto corte stalinista, se consumó en presencia de Claudio Avruj, Secretario de Derechos Humanos argentino, que recibió, de parte de Estela Carlotto, una puñalada trapera; esta también confesa dirigente kirchnerista acusó a nuestro Gobierno, ante una nutrida concurrencia regional, de abandonar la postura sesgada que se mantuvo durante toda la década saqueada y de llevar adelante una inexistente política que, de concretarse, simplemente permitiría que la protección alcanzara a todos los habitantes de la nación, en especial a aquéllos que lucharon con las armas legales contra la subversión y a las víctimas civiles del terrorismo, y no solamente a esos monumentalmente indemnizados y premiados “jóvenes idealistas”, que asolaron el país hace cuarenta años.  
     
    El viernes pasado, Mauricio Macri criticó a la Comisión diciendo que estaba operando sobre el caso Maldonado con “fines políticos”. ¡Era hora de que perdiera la inocencia y lo descubriera! Esperemos que, a partir de ese tardía toma de conciencia, proponga al Congreso que la Argentina deje de pertenecer a la CIDH, como lo hizo Donald Trump con la UNESCO, terminando así con la supremacía de las resoluciones de dicho organismo sobre nuestro Poder Judicial, ya que nuestra presencia en ella convalida la bastarda utilización de todos los escenarios, micrófonos y cámaras posibles para denostar y combatir contra el sistema democrático y republicano, ese que la Argentina y casi todos los países del continente han elegido para vivir.
     
    Bs.As., 1 Nov 17
    — 
    Enrique Guillermo Avogadro
    Abogado
    Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
    Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
    Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
    E.mail: ega1@avogadro.com.ar
    E.mail: ega1avogadro@gmail.com
    Site: www.avogadro.com.ar
    Blog: http://egavogadro.blogspot.com
    Skype: ega1avogadro
    Facebook: enrique guillermo avogadro
    Twitter: @egavogadro

  2. Jorge de San Miguel
    04/11/2017 at 7:38 PM

    La táctica del charlatán es semejante a la del boxeador: la idea es tirar trompadas tan rápido como sea posible para que el otro no tenga tiempo de respirar, y así no pueda ni pensar.
    Sobretodo, eso: que el otro no pueda pensar.

    Y así estamos los argentinos: grogis a fuerza de aturdidos, apabullados por profesionales del discurso y la palabra fácil, domados, resignados ya para ser llevados al matadero.
    Ingenieros a los que no se les confiaría ni la construcción del patio de casa encargados del manejo de las finanzas de todo un país, nada menos.

    Muchas gracias, Licenciado Giuliano.

  3. ARGUENZUELA
    04/11/2017 at 11:06 PM

    CADA VEZ MAS GENTE VE LO QUE MUCHOS ADVERTIMOS DESDE EL 2015 EL PROBLEMA ES QUE CUANTO MAS TIEMPO LO SOSTENGAN PEOR SERA LA HECATOMBE, EL CORRALONAZO Y EL DEFAULT.

  4. kurt
    05/11/2017 at 1:08 AM

    PERFECTO EL ARTICULO
    NOS VAMOS A LA DAMIER

  5. Pan de campo
    05/11/2017 at 8:41 PM

    y que es lo que esperamos para recuperar la plata robada? Basta de paños tibios con los que no quieren hablar. Los tienen que hacer hablar.
    Y soltar la tarasca que la tienen escondida en barriles. El pais los necesita, los dolares, los pesos, los yuanes, los euros, lo que sea que se hayan robado.
    Todo de regreso y pronto.

  6. perdomo
    06/11/2017 at 8:54 AM

    El ultimo que apague la luz, porque estos nos dejan con una mano delante y otra atrás.

  7. Darío
    06/11/2017 at 3:15 PM

    Lo peor de todo esto es que no estamos endeudando en dólares para que unos pocos fuguen el dinero al exterior.
    Pero la fiesta macrista habrá que pagarla, y quien le pagará como siempre el pueblo.
    Que hace años que le viene pagando las deudas a los Macri priemro fueron u$s 1.200.000.000 en el año 1982 cuando se estatizaron las deudas de las empresas en el exterior. Luego cuando le condonamos los $ 70.000.000.000 del correo, por supuesto esto sin saberlo el pueblo. Porque el soberano estaba entretenido por los megidos dominantes en el show detención de De Vido.
    Y para colomo los hijos de Macri le hace un juicio al Estado por u$s 500.000.000.. Estamos todos locos. Pero estos hijos de puta quieren vivir sin trabajar a costilla del pueblo .-
    Macri no dejará endeudados en U$s 600.000.000.000.-
    Ahora volvió a tomar más deuda a 30 años. Caputo ese gran hijo de puta en un endeudaro serial, pero claro recibe órdenes del peor presidente de la historia.-

  8. Mabel
    07/11/2017 at 1:41 PM

    Estimado Giuliano: Es cruel, exacto y desgarrador su comentario. Pero lamentablemente no es noticia, no es nuevo, y me atrevo a decir que dejó de ser una “tragedia”. Pues de tanto repetirse en nuestra historia, ya pertenece al género de la “comedia”. Pues bien, si los Estados Nacionales no tienen los recursos propios de otrora (soberanía) porque gran parte de sus decisiones, las que hacen inclusive a lo cotidiano de sus pueblos (la yerba se compra con tarjeta de crédito o cuenta sueldo), son tomadas en una escala supranacional, no sería mejor pensar nuestros dramas desde este nuevo escenario, para poder morigerar -por los menos- sus efectos. No sería mejor pensar, cómo salir de éste laberinto (por arriba) desde otro episteme, quizás distinto al que nos proporciona los cánones del Estado Nacional. No haría falta quizás, pensarnos ya no, como Estados Nacionales (caballería polaca contra artillería prusiana) y dar la batalla en el terreno cultural, en las artes y erigirnos como “comunidad con identidad”. O acaso estamos condenados a levantar banderas decimonónicas, frente a los atropellos del “Cesarismo Financiero” que cuenta como aliado indispensable con el “progresismo relativista cultural” que orada las almas en sus valores esenciales. Logrando con ello tejidos blandos, que ni siquiera pueden, como ovejas, rebelarse ante un verdugo implacable. No estamos en un interregno entre ciclos, como quieren hacernos creer, que por su carácter provisional es cambiante, dinámico y confuso dando lugar a cierta “crisis”. Por el contrario, estamos ya, en un “ciclo” que se caracteriza por esa dinámica, por esa confusión, todo ello es parte de éste ciclo, lo caracteriza y es su esencia como “ciclo”. Está en nosotros situarnos en esa realidad, y desde ese lugar dar batalla. Todo pretende y lleva a que la demos bajo cánones ya en desuso, pues de esa forma tienen garantizado el triunfo, por una mera cuestión climática o de época (el invierno hizo lo suyo contra el ejercito Aleman). Está en nosotros aferrarnos a lo poco que nos queda, nuestra hispanidad sincrética, nuestro lenguaje, nuestras costumbres criollas, y desde allí fortalecernos para no desaparecer, para no diluirnos en una globalización, que ante todo es homogeneizante y disolvente de las particularidades de los rasgos identitarios. Lo financiero, lo macro está destinado a permanecer, hasta que reviente por los aires, porque no se puede sostener la buena fé en que reposa la representación de las riquezas desde lo digital o virtual. Le hacemos un flaco favor, respetado Giuliano, a nuestra emancipación, si jugamos con las reglas que nos proporcionan ellos mismos y simplemente no limitamos a describir nuestros males y proporcionar soluciones fuera de época. Las soluciones también tienen que ser nuevas, pensemoslo en comunidad. Sino solo será, como lo ha sido y como lo es ahora, una voz en el desierto…

  9. POCHO
    08/11/2017 at 6:43 AM

    SOBERANIA POLITICA, LIBERTAD ECONOMICA Y JUSTICIA SOCIAL………………………………..

    les suena?…………………………………………………………………………………………………………………………

    ESTE ANALISIS DEL MEJOR Y UNICO ECONOMISTA VERDADERAMENTE EXPERTO EN DEUDA “ETERNA” ES EL RESUTADO DE HABER PERDIDO HACE MUCHO LOS TRES APOTEGMAS ANTES CITADOS.

    y pensar que algunos infames, todavía lo cuestionan

    DESDE 1955 HASTA 1976 LA ARGENTINA NO TENIA DEUDA EXTERNA………………………….

  10. Alvaro Berta
    12/11/2017 at 2:55 PM

    Todo un maquillaje de la realidad,armando una bomba de tiempo .
    Esto termina en una crisis de dificil prever sus condicones y consecuencias,seguro la pasaremos mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *