El Presidente Agustín P. Justo y los conservadores

Presidente Agustín P Justo

“Nuestra manera de resolver los problemas de hoy y del destino, por ahora, es una repetición servil de muecas provenientes del medio social y político…” Emilio Oribe.

El gobierno de la Ciudad decidió inaugurar un monumento al General Perón, lo que me parece bien porque es parte de nuestra historia y es recordado por muchos argentinos y aclaro que no soy peronista ni lo quiero ser. Lo que sí es una imitación de la maléfica dictadura frustrada de los K, es la decisión del gobierno de la Ciudad de quitarle el nombre de Agustín P. Justo a una plaza para colocarle la de Juan D. Perón. Hay muchas plazas, inclusive más importantes, en toda la Ciudad de Buenos Aires.

Debo recordarles a Macri, a Duhalde y a otros, que en la década del 30, el entonces Mayor Perón fue uno de los oficiales más protegidos y reconocidos por el General Justo, quien le encomendó el honor de recibir la mansión de los Paz, que su gobierno compró para el Círculo Militar, además de darle importantes misiones militares.

El cambio de nombre es un gesto más de ignorancia y demagogia que le debemos a los gobiernos populistas. Al parecer el contagio se extendió y se ha imitado a la frustrada dictadora, tal como ésta lo había hecho con la estatua de Colón, en el que incurrió en un tragicómico error histórico, ya que Colón era estatista y privilegiado como ella y en cambio Juana Arzuduy, liberal en lo político y en lo económico, que es lo que ella detesta. Aclaremos que Colón a pesar de ser estatista y privilegiado por la monarquía, tenía grandeza y su descubrimiento fue trascendental.

Los mitos se han impuesto al Logos, la fantasía nos impone una utopía casi pagana en la cual inventamos héroes y villanos como en una telenovela de tipo culebrón.

Contaba Neustadt que en una entrevista que mantuvo con el Primer Ministro de la India Nerhu, se sorprendió al ver en su despacho los retratos de todos los gobernadores británicos. Don Bernardo le preguntó: “¿Por qué?” Nerhu le respondió: “Es que son parte de nuestra Historia”.

Una de las maldades del actual régimen, es querer inventar una historia a su medida, en la cual se mitifican paganamente los totalitarismos, con el nombre de democracia, negando la esencia de ella que es la libertad.

Lavagna, Scioli, Stolbizer deben repasar historia

Lavagna, desde el grupo de Massa y Scioli desde el FpV, criticaron los proyectos de Macri como conservadores, refiriéndose a los gobiernos conservadores, incluido el del Presidente Justo, gracias a los cuales ellos están en esta tierra y además saben leer y escribir.

El general Justo recibió un país destruido por la crisis económica mundial de 1.929, que Yrigoyen no supo afrontar. Pero a los tres años de haber asumido Justo la presidencia de la República, la Nación había superado la crisis, con pleno empleo y no había chicos que se murieran de hambre, como ocurre ahora en el país con mayor producción de alimentos del mundo, en proporción al número de habitantes. Tal es así que Justo pudo dejar de lado las ollas populares creadas por el gobierno de Yrigoyen.

Ahora una oligarquía política corrupta, se enriquece a la sombra de empresas donde se llega al extremo que los pobres le financian los vuelos de los ricos y además de los ñoquis de La Cámpora.

Pero le recuerdo a Lavagna, Scioli y Stolbizer que en la década conservadora del 30, el país llegó a ser la séptima potencia del mundo, con un PBI superior al del Brasil, que exportaba más que toda Hispanoamérica junta y que su población estaba más alfabetizada que la de Estados Unidos. También, debo recordarles con respecto a la soberanía, que Saavedra Lamas, canciller del Presidente Justo, impidió que Estados Unidos formara bajo su liderazgo la OEA en ese entonces, porque Hispanoamérica fue liderada en ese entonces por Argentina. También deberían saber que el Pacto Roca-Runciman, tan criticado, salvo al país del aislamiento internacional y del hambre que le había provocado la crisis internacional de 1.929. Ese pacto fue criticado por el líder de la oposición en la Cámara de los Comunes, Clement Atlee, porque le daba más ventajas en las importaciones del Reino Unido a la Argentina, que a los miembros del Commonwelth, como Australia, Canadá y Nueva Zelandia. Es más, a los tres años, fue denunciado por el Reino Unido porque no le convenía a ellos.

La soberanía rendida

Frente a estos actos de soberanía del Presidente Justo, el Ministro Lavagna firmo en 2.003 una recomposición de la deuda, en que le daba la facultad de juzgar las diferencias a un juez extranjero, con jurisdicción federal en la Ciudad de Nueva York. Hecho absolutamente inconstitucional. Pero este acto de sesión de soberanía fue encabezado por el entonces Presidente Kirchner y apoyado por su esposa y Daniel Scioli, a la sazón Vicepresidente de la República. Lo sorprendente es que esta estafa y deposición de la soberanía nacional es alabada por gran parte de la oposición.

Que puede decir Lavagna o Scioli de políticas conservadoras, incluyendo la del Presidente Justo, que cumplieron las deudas de la Nación y salvaguardaron el crédito externo, para bien del pueblo argentino.

Los acuerdos con empresarios mencionados por Stolbizer

Con respecto a Stolbizer, le recuerdo que repase historia de las ideas políticas y aprenderá que los conservadores liberales, quieren conservar los ideales liberales de la Revolución de Mayo, a los que respondía el Presidente Justo, quien no arreglo con empresarios como ella sugirió. En cambio su admirado Alfonsín si arregló con empresarios el escándalo de pollos de Mazorín, la prefinanciación de exportaciones de Leconte (1.200 millones de dólares), los 100 millones de U$S que desaparecieron del Banco Central, los 3.000 millones de U$S en rojo del Banco Hipotecario y que decir de la Hiperinflación.

Justo y los conservadores no persiguieron a periodistas como lo hizo Alfonsín con su ataque sistemático a la libertad de prensa, con arrestos a los mismos, levantamiento de programas y para que decirle de su apoyo al terrorismo castro comunista y del asesinato del Juez Far Suad y pensando en Scioli, él está apoyado por un gobierno sospechado de haber asesinado al Fiscal Nisman, porque este denunció un pacto que afectaba la soberanía y la seguridad de la República, además de incurrir en traición a la Patria, al facilitarles su impunidad en el crimen de más de cien argentinos a una potencia terrorista. La política del Presidente Justo y los conservadores siempre antepuso el honor nacional.

Otras obras importantes del Presidente Justo

Un contemporáneo del Presidente Justo, el Presidente F. D. Roosevelt, fracasó con sus políticas keynesianas, en recuperar la economía estadounidense, que solo lo hizo en 1.938 por la demanda de armamentos en Europa, debido al temor que inspiró Hitler, a quien no quería Justo pero sí admiró Perón.

Justo con una política de equilibrio presupuestario y aseguramiento de mercados internacionales, saco al país de la crisis, sin tener que recurrir a la demagogia keynesiana ni al nacional socialismo. Pero además, durante el gobierno radical del Presidente Alvear, Justo como Ministro del mismo, fundo la Fábrica Militar de Aviones y desde ese entonces se Fabricaron aeronaves, no solo con patente extranjera, sino proyectadas por nuestros ingenieros. Esta fábrica desapareció durante la Vicepresidencia de Scioli y el ministerio de Lavagna.

Gracias a la política vial del Presidente Justo, se crearon más de 30.000 kilómetros de carreteras pavimentadas y más 50.000 de tierra, a pesar que esto instalaba una competencia con los ferrocarriles concesionados a capitales británicos y franceses. Nunca hubo una política tal de obra vial en la República. Se integró a la Nación con estas carreteras.

El ferrocarril del Estado que convivía con los ferrocarriles privados, daba utilidades, bajo la honesta dirección del Ingeniero Nogués y cumplía una función estratégica y de fomento para las regiones más alejadas, además de un tráfico internacional con Chile y Bolivia. Lo mismo ocurría con YPF, que fue modernizada y organizada y competía con las petroleras extranjeras.

La gran falta de Justo y los conservadores, el fraude electoral, hoy resucitado

El trágico error y falta de los conservadores, incluyendo al Presidente Justo, fue el fraude electoral, que le quitó legitimidad al régimen republicano y abrió paso al golpe de estado nazifacista de 1943, impulsado por el imperialismo alemán de Hitler mediante su general Faupel, el agente para traer el nacional socialismo a Hispanoamérica. El mismo fue apoyado ardientemente por intelectuales como Scalabrini Ortiz.

Con respecto al fraude electoral, el Frente para la Victoria y Scioli, poco pueden decir después de los comicios vergonzantes de Tucumán, Chaco y parte de la Provincia de Buenos Aires y para abundar, el candidato a gobernador del Frente para la Vitoria en Santa Fe y ahora candidato a Senador Nacional, Omar Perotti, avalo los comicios más que irregulares y con fundadas sospechas de fraude del socialismo.

Es nuestra historia, tratemos de integrarla sin mentir, viendo lo positivo de cada uno y aprendiendo de sus errores. Los personajes que nos gobernaron fueron hombres, en algunos casos extraordinarios, pero no semidioses, los mitos paganos son muy nocivos para la República, porque ocultan la realidad, disfrazando la historia y produciendo el “eterno retorno” de los errores que han postrado a nuestra Nación.

* Emilio Oribe, “El Mito y el Logos”.

Carlos E. Viana

Share

9 comments for “El Presidente Agustín P. Justo y los conservadores

  1. Aristófanes
    12/10/2015 at 12:33 PM

    Gracias, Viana, es muy bueno que en esta época de la mentira y la ignorancia, se digan estas grandes verdades. El radicalismo primero y el peronismo su fiel seguidor, no han hecho sino confundir a nuestra población y una intelectualidad cobarde, cuando no comprada, ha sido incapaz de realizar un análisis objetivo de nuestro acontecer histórico. La década del 30 (injuriosamente llamada “infame”) fue el último período de desarrollo auténtico de la economía nacional. Desde entonces, el país debió avanzar con muletas y como éstas inevitablemente caen, nos estrellamos en crisis sucesivas con gran sufrimiento de los más pobres.

  2. 12/10/2015 at 2:00 PM

    EXCELENTE ARTÍCULO .FELICITACIONES SEÑOR VIANA!!!

  3. JUSTINIANO
    12/10/2015 at 3:09 PM

    No falla; VIANA siempre capo. Exahustivo;
    implacable; y fundamentalmente irrebatible.
    Un burrero diría : “gana sin castigar”; a lo
    sumo “castigando con el gorro”.
    En este raconto no ha dejado un solo puntito
    sin poner sobre las íes. Como en las confite-
    rías mas refinadas, el surtido es vastísimo.

    Ni en mi primaria ni en el secundario me
    enseñaron lo que después aprendí en mis
    lecturas sobre Justo. Como por ejemplo que
    durante su mandato se hizo la mayor canti-
    dad de obra pública hasta entonces. Y , como
    bien lo señala Viana, sin un mango, sobrevi-
    viendo tras la crisis mundial del treinta. Distin-
    to fue el caso del malandra Perón, que la mu-
    cha obra pública que también hizo fue con el
    chorro de plata que dejaba el trigo y las vacas
    reclamados por la Europa muerta de hambre
    tras los desastres de la guerra recién acabada.

    Los presuntos errores cometidos durante el
    mandato de Justo, son olvidables. Mi padre, sabio
    como pocos, solía sintetizar —casi en exceso—
    para definir tal situación diciendo ” A Perón lo inven-
    taron los Conservadores; si ellos hubiesen
    impuesto el aguinaldo, todavía estarían hoy en
    el gobierno”. Ell viejo axioma : para muestra, un
    botón.
    En un país de burros que votan por prebendas,
    aunque más no fuese un par de zapatillas, es
    muy difícil que pueda desarrollarse una capaci-
    dad de reflexión como la de Viana.

    En un país donde eliminan la efigie de Sarmiento
    en un billete porque era un vendepatria. Justa-
    mente el político del que José Ingenieros dijera :
    “Vivió un siglo adelantado a su època”.

    Coincidamos con Borges cuando parafraseaba a
    Sartre en aquello de “la vida es una pasión inútil”
    diciendo “LA ARGENTINA ES UNA PASIÓN INÚTIL”

  4. EDITH
    12/10/2015 at 4:42 PM

    MUY BUENO SU ARTICULO SEÑOR VIANI LO COMPARTO PLENAMENTE…ME PREGUNTO PORQUE LOS DOS DIARIOS NACIONALES MAS IMPORTANTES Y SUS
    “GRANDES EDITORES” NO HACEN UN MINIMO COMENTARIO SOBRE EL PRESIDENTE JUSTO??..ME PREGUNTO ???

  5. Lic. Jorge P. Zamudio Straus
    12/10/2015 at 5:44 PM

    Magnífico artículo, especial para los políticos de hoy que no saben de nuestra historia, por varias razones, la primera es que no se las enseñaron.No olvidemos que sin conservadores no habría nación y por esa ignorancia la izquierda advenediza trata de hacer que “conservador” sea mala palabra. Sin conservadorismo hoy no existiríamos. Por eso me siento,orgullosamente, consevador

  6. Mónica
    12/10/2015 at 7:11 PM

    Que feliz se hubiera puesto mi padre al leer un artículo de esta claridad con respecto a la década del 30, el fue un conservador hasta su último día y yo aprendí a valorar los logros y avances del país en esa década y sigo defendiendo esos ideales.

  7. Daniel
    12/10/2015 at 8:08 PM

    Muy buen articulo, el termino conservador, peyorativo, porque hoy la moda es ser progresista, yo lo traduciría como “constructivo”. Lavagna, progresista a “rabiar” que fue el gestor de la “negociación exitosa de la deuda” junto a Kijner, además extrangulo las exportaciones agrarias y energéticas mediante retenciones, lo que hoy determina que no haya dólares ni para insumos y componentes para la supuesta industria de De Mendiguren, que iba a sustituir al campo como sector exportador, haciendo de paso el desplazamiento masivo de poblaciones campesinas a los conurbanos (Buenos Aires-Rosario) industrializados. Algo tan progresista como la industrialización de la URSS por parte de Stalin.

  8. Jorge de San Miguel
    12/10/2015 at 8:10 PM

    Muchas gracias, Sr. Viana, excelente artículo.

  9. Bettina
    12/10/2015 at 9:41 PM

    Excelente e instructivo este artículo de Carlos Viana. Parecería estar hablando de otro país, dado el bajo nivel de instrucción y educación de los actuales políticos (con honrosas excepciones). Respecto al fraude, parece que los conservadores no tenían la exclusividad. En el libro de Eduardo Augusto García titulado “Yo fuí testigo”, relata el fraude organizado de los radicales durante el gobierno de Irigoyen. La revolución de Uriburu impidió las elecciones previstas para el día siguiente de la caída de Irigoyen.y que se llevarían a cabo en algunas provincias. Las urnas que ya estaban repartidas,se abrieron encontrando muchas ya provistas de boletas radicales.
    Como dato aparte, García nos relata una manifestación radical durante el gobierno de Irigoyen, encabezada por Lencinas llevando una gran alpargata y el lema adjudicado a Perón “Alpargatas Sí, Libros No.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *