Denuncia contra el Gobierno por envenenamiento

FORMULO DENUNCIA PENAL

SEÑOR JUEZ:

JORGE LUIS VITALE, abogado inscripto en la matricula bajo el Tº 8 Fº 734 del CPACF, Y CARLA AGATA VITALE, abogada inscripta bajo el Tomo 103 Folio 403, de esta Ciudad Autónoma de Buenos Aires, respetuosamente nos presentamos y decimos:

I) PERSONERIA

Que venimos a realizar la presente denuncia en nuestro carácter de ciudadanos, por lo cual nos encontramos debidamente legitimados.

II) OBJETO

Que venimos a iniciar formal denuncia penal por el delito de: INTIMIDACIÓN PUBLICA, VIOLACION A LOS DEBERES DE FUNCIONARIO PUBLICO Y ENVENENAMIENTO con MEDICINAS, conforme art. 200, 211, 248 siguientes y concordantes del Código Penal de la Nación Argentina, contra EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA ARGENTINA, LA MINISTRA DE SALUD DE LA NACIÓN DRA. CARLA VIZZOTTI, GINES MARIO GONZALEZ GARCIA y/o quien resulta penalmente responsable conforme los hechos y el derecho que a continuación se exponen:

III) CONFIGURACION DE LOS DELITOS.

  1. INTIMIDACIÓN PÚBLICA. (art. 200 CPN)

Este delito se ve configurado por que la mecánica utilizada por el Gobierno Nacional y el Ministerio es crear miedo, aumentar los contagios y las muertes sin rigor científico, sin aplicar medicina tradicional en estos casos. La cual refiere al análisis clínico del paciente, a su contención e informar adecuadamente a la población.

Dando soluciones contra la salud integral de las personas. Dicho miedo produce baja de defensas en las personas, aumento de otras patologías, aparición de cuestiones psiquiátricas y psicológicas, demora en prevención de enfermedades, suspensión de tratamientos prexistentes.

  1. ENVENENAMIENTO POR MEDICINAS (ART. 211 CPN)

En caso de confirmarse que las vacunas son experimentales y que no se le ha dado a la población la debida información al respecto. No solo sobre su fase experimental sino sobre sus graves consecuencias por inoculación, también se encontraría configurado este delito.

  1. VIOLACION A LOS DEBERES DEL FUNCIONARIO PÚBLICO (ART. 248 SS Y CC CPN)

Este delito se ve configurado dado que han tomado medidas extremas que restringen derechos y garantías constitucionales como ser: transitar, trabajar, estudiar, a la salud misma, reunión y demás. Sin tener un debido fundamento y asesoramiento científico, convocando a distintos médicos que no tienen la misma posición que el Gobierno Nacional pero que han sido cercenados en su libertad de expresión que pudieron o podrían evitar males mayores para la sociedad Argentina.

IV) HECHOS

Desde el mes de marzo de 2020 nos encontramos frente a una pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud. Desde entonces hasta este momento contamos con plenas incertidumbres, inexactitudes y manipulación de la información que hacen que en la actualidad sea necesaria la investigación de estos hechos que se denuncian.

Para ello considero importante obtener una respuesta científica y justificada a los siguientes interrogantes:

¿El PCR es un método efectivo para la detección de la existencia de COVID-19?

¿El paciente asintomático contagia?

¿La enfermedad COVID-19 que tasa de mortalidad causa? ¿Se han incrementado las muertes por día y por año en comparación a otros momentos?

¿Se han realizado autopsias sobre las personas que han fallecido bajo la causa COVID.19?

¿Las vacunas son realmente vacunas? ¿Las vacunas son realmente eficaces?

¿Las medidas de restricción favorecen la disminución de contagios?

¿Con qué evidencia científica contamos para implementar el barbijo en espacios abiertos, cerrados, en niños y en adultos?

1) ¿El PCR es un método efectivo para la detección de la existencia de COVID-19?

Las siglas PCR por las que se conoce a la reacción en cadena de la polimerasa (en inglés Polymerase Chain Reaction), es la técnica científica avanzada que fue inventada por el bioquímico norteameticano Kary Mullis en 1985 y que le valió el Premio Nobel de Medicina en el año 93, y que se basa en las características de estabilidad al calor de una enzima polimerasa. Distintas voces de la medicina expresan que quien invento dicho sistema consideraría incorrecta su implementación en la búsqueda de positivos.

De esta manera, el sistema de detectables positivos que da inicio a las medidas sanitarias de esta Nación deberían investigarse y oír aquellos profesionales que interpretan y entienden con una voz distinta a la oficial. Por ello, sería prudente que V.S. investigue al respecto a los efectos que las medidas empleadas por el Poder Ejecutivo no sean en detrimento de la población a través de información falaz e inexacta obtenida por medios que no corresponden, o ya sea brindando esa información para generar miedo.

“El 21 DE ENERO DE 2020. La organización Mundial de la Salud l recomienda la prueba del Prof Drösten, desarrollada incluso con datos no verificados y se globaliza. 23 de enero de 2020, le Prof Drösten publica en una revista (eurosurveillance.org)la técnica de detección PCR desarrollada seis días antes. El 24/1/20 y el 3/1/20: Las dos primeras secuencias propuestas el 10 y el 12 de enero fueron modificadas y publicadas. Los genes que se usaron para diseñar las pruebas de PCR ,fueron construidos ARTIFICIALMENTE “imaginando “ o “suponiendo “que el “NUEVO VIRUS “relacionado con una “nueva enfermedad “que aún no se había demostrado pero que los MEDIOS han mostrado como letal, siendo similar al SARS 2002 que causó el brote de Sindrome respiratorio agudo en Foshan,China. Y la información que tomaron estos científicos se basó en la “publicación de los medios”. Dra. Cecilia Lopez. Cardiologa desde su cuenta de Instagram brinda explicaciones medicas al respecto.

2) ¿El paciente asintomático contagia?

Si la respuesta a esta pregunta es negativa, entenderíamos que la “cuarentena” o “aislamiento” para sanos es solo una privación de ejercicios de nuestros derechos constitucionales sin fundamento alguno.

Poderoso estudio publicado en la revista científica NATURE, hecho en la ciudad de Wuhan, con contactos estrechos de gente con PCR positiva. Unas 10 millones de personas estudiadas. Ninguna evidencia que los asintomáticos sean infecciosos. Los asintomáticos NO contagian, por lo tanto, no se necesitarían tapabocas. No se necesitan deprimentes aislamientos y no se necesitarían distanciamientos. Pues una persona con síntomas se quedaría en su casa –como siempre ha sido- para no contagiar al resto y para recuperar su propia salud. — https://www.nature.com/articles/s41467-020-19802-w . De acuerdo lo expresado por la Doctora Patricia Fernandez.

Sospechar que cada ser humano que circula es contagioso y tomar su temperatura, sería algo así como sospechar que cada pasajero de un tren es un asesino y registrar si porta armas. Paradójicamente, hay más evidencia del daño que puede causar un arma que del daño que podría causar una partícula viral de un asintomático. Sin embargo, es a éste último grupo de personas a quienes se intenta “detectar” o “controlar”. El mundo sufre de un patrón generalizado de desconfianza injustificada y sospecha de los demás. Esta sensación se generó a raíz de mensajes que aseguran que la presencia de personas sanas en un mismo lugar es peligrosa, que los asintomáticos contagian, que se vive en un riesgo permanente de contagio. (Conforme https://www.infobae.com/salud/2020/12/02/el-mito-del-asintomatico-frente-al-covid-19-y-lo-que-aprendimos-en-la-pandemia/)

3) ¿La enfermedad COVID-19 que tasa de mortalidad causa? ¿Se han incrementado las muertes por día y por año en comparación a otros momentos?

El Gobierno no ha podido informar adecuadamente la estadística de muertes reales producidas en este tiempo. Relacionadas con el COVID-19. Ya que día tras día cambian los números, informan que no se trata de las muertes ocurridas ese día, sino de fallecidos de hasta dos meses atrás. Y en algunos casos se informa que no se sabe con exactitud la cantidad de ellos. Pero lo más importante de todo esto, es que no se realizó un estudio comparativo de los fallecidos, ni se tiene en cuenta, considerando el mismo periodo 2019, 2020 ni 2021.-

Durante este año el 2021, y habiendo transcurrido 146 días han fallecido por todas las causas 137.835 personas, siendo un promedio diario de 944 personas. Este es el promedio de fallecido de antes de la pandemia. En los años 2016, 2017 y 2018 el promedio de fallecido por día era de 945 personas. Y un promedio anual de 345.000 a 350.000 personas por todas las causas.

El año 2020 por todas las causas han fallecido en la Argentina 341.000 personas. Esto demuestra acabadamente que no hay muertes adicionales ni exceso de mortalidad. Lo que nos demuestra que la letalidad no es más alta que otras.

Asimismo los 75056 fallecidos por el coronavirus informado por el Gobierno Nacional no resultan certeros ya que lo que sucede es que se atribuye muertes por COVID a otras causales de muertes. Ya que si esto no fuese así deberíamos tener un promedio superior a los 945 podía y superior a los 350.000 por año. Que como ha sido expuesto no ha sucedido. Estos datos se obtienen de los registros de las personas y del reloj poblacional de las naciones unidas.

Esto nos permitiría tener un detalle exhaustivo para tener conocimiento si en dicho periodo hubo más fallecimientos que en el año anterior. No obstante, podemos obtener preliminar información de sitios oficiales como ser: https://www.argentina.gob.ar/salud/instituto-nacional-del-cancer/estadisticas/mortalidad

Por otra parte, se tiene pleno conocimiento que personas que han fallecido no teniendo coronavirus, en sus partidas de defunción figura “por coronavirus” y otros casos “con coronavirus”. Los medios han informado con lujo de detalles, la cantidad de personas que han sufrido un atentado, un accidente de transito y así y todo, figuran en sus partidas que la causa de su deceso es coronavirus. Por maniobras que no son exactas este mecanismo para variar la verdadera causa de fallecimiento ha sido decretada a través de: http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000001951cnt-covid19-certificacion-medica-de-la-causa-de-muerte-en-casos-covid19-2020-guia.pdf. “La situación es independientemente del estado de salud previo de la persona. Es decir, si la enfermedad por Covid19 se produce en una persona con enfermedades preexistentes que pudieran verse agravadas por el curso de esta infección, deben ser atribuidas a Covid19 y no a la enfermedad previa.”

A su vez, al no tener una real situación de las consecuencias de esta enfermedad los ha llevado a tomar medidas tan extremas y dedicadas a ese virus exclusivamente. Que se han desatendido ABSOLUTAMENTE TODAS LAS DEMAS PATOLOGIAS EXISTENTES Y QUE PUDIERAN SER EVITADAS CON LA PREVENCIÓN Y EL TRATAMIENTO OPORTUNO Y ADECUADO. Hoy se sabe que ha aumentado el fallecimiento por falta de tratamiento. De personas con patología cardiacas, diabetes, neurológicas, se han incrementado los suicidios, las violencias domésticas, entre otros. En este punto es donde vemos un verdadero ABANDONO DE PERSONA a toda la sociedad que se vio afectada y privada en su derecho a la salud por la falta de atención y prevención.

Todo esto hace pensar que las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional respecto a las consideraciones emergentes del Ministerio de Salud de la Nación han sido precipitadas, sin tener los antecedentes suficientes y sin contar con el asesoramiento adecuado. Ya que se limitó a escuchar a epidemiólogos propios. Desatendiendo las voces de otros médicos especialistas en la materia ARGENTINOS y de otras partes del mundo, que tienen otro concepto sobre la enfermedad y sobre la aplicación de las medidas. Es más en muchos casos se los ha silenciado, o se los ha mansillado tratándolos de anti cuarentena y otras falacias. Asimismo, hay distintas corrientes que desaprueban la utilización de PCR para determinar.

“Según el Ministerio de Salud de la Nación, las políticas sanitarias se pueden entender como un proceso que se inicia cuando una autoridad pública detecta la existencia de un problema y efectúa las acciones para eliminarlo o mejorarlo y termina con la evaluación de los resultados que han tenido las acciones emprendidas para eliminar, mitigar o variar ese problema. Desde marzo a la fecha, se ha podido registrar el número de casos de infecciones respiratorias y el porcentaje de ocupación hospitalaria. Ninguno de los dos indicadores ha superado las cifras históricas. Ninguno de los dos indicadores ha superado las cifras históricas a nivel total país, en el boletín epidemiológico se ve que en 2016, hubo un pronunciado pico de casos de consulta espontánea. En nuestro país, a pesar de que el porcentaje de ocupación hospitalaria suele ser muy elevado durante los períodos de epidemias de infecciones respiratorias, este año, los valores no superaron el 70% a nivel total país.

Según el boletín epidemiológico de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), en el transcurso de 8 meses, solo 1384 pacientes necesitaron un respirador. Recordemos que CABA tiene un estimado de 3 millones de habitantes. Al 30 de octubre, sólo 2473 pacientes requirieron cuidados intensivos (un promedio de 353 pacientes por mes).

“De los 35.120 casos que contaron con internación, 7% requirieron cuidados intensivos (N=2473). De ellos el 55,7% requirió ARM (Asistencia Respiratoria Mecánica), figura en el boletín epidemiológico de CABA del 30 de octubre.

A pesar de las bajas cifras de pacientes graves, durante todo el año se ha transmitido un mensaje apocalíptico que no se correlacionaba con los datos cuantitativos observados en los ignorados boletines epidemiológicos. Estos mensajes han logrado convencer a la población de que vive rodeada de un novedoso y gigantesco peligro que antes no existía. Aunque las cifras muestran que el riesgo de sufrir una infección respiratoria y morir ya existía hace muchísimos años y que estas enfermedades venían aumentando a medida que crece el porcentaje de población mayor en una región.

Por otro lado, la prueba de anticuerpos contra el virus del SARS-CoV-2 fue IgG (+) positiva en 190 de los 300 casos asintomáticos, lo que indica que el 63,3% de los casos positivos asintomáticos estaban realmente infectados. La proporción de ellos con IgM (-) e IgG (-) fue del 36,7%, lo que indica la posibilidad de resultados falsos positivos de la prueba de ácido nucleico (PCR). En cuanto al grado de letalidad de la enfermedad, nos habían enseñado a compararla con la Influenza y a concluir que era mayor. Sin embargo, por lo que se observa en los boletines epidemiológicos, en nuestro país, históricamente se testeaba a un pequeño porcentaje de casos de infección respiratoria, de los cuales la mayoría eran graves, se encontraban ya internados y daban negativo para la influenza.

La letalidad de la Influenza en CABA era del 4.3% en 2019. Y a esta fecha, se ha constatado que no hay variaciones significativas respecto al grado de letalidad entre las infecciones de este año y las del año pasado como para justificar el drástico cambio de conducta e intenso grado de miedo al contagio. Se continúa actuando como si se estuviera propagando el ébola. Se ha logrado, a través de una campaña de comunicación muy efectiva, que la mayoría de los individuos asocie esta enfermedad a la muerte y al respirador (cuando los datos muestran que sólo un 1% de los casos ha necesitado un respirador).

Asimismo, las curvas de los hemisferios norte y sur del nuevo virus, respondieron a un patrón estacional, con curvas algo aumentadas y prolongadas debido a la inédita cantidad de tests que se administraron que además de detectar falsos positivos y “casos asintomáticos”, hallan casos leves o breves que no impactan el sistema sanitario. Mientras que la ciencia, tímidamente, va refutando las frágiles hipótesis en las cuales la OMS y los gobiernos basan las nuevas normas de conducta, el mundo pareciera hacer oídos sordos a ella y se continúa con el diseño de reglas que ya nadie cuestiona cómo han sido originadas. El diario de marzo 2020 donde se fomentaba la sospecha indiscriminada de cada individuo sano, el temor excesivo al contagio o al colapso sanitario y el miedo a enfermar gravemente debido al COVID-19, es un diario viejo. Ni los asintomáticos mostraron ser un factor de contagio, ni el contagio ha mostrado ser excesivo, ni contagiarse representa un peligro para todos. Deberían ser revisadas cada norma y preconcepto teniendo en consideración la nueva información que ha sido acumulada desde marzo a la fecha. De lo contrario, estamos negando el conocimiento, estamos como los prisioneros de la Alegoría de la Caverna de Platón, observando una realidad ficcionada donde nuestras creencias y percepciones toman. (https://www.infobae.com/salud/2020/12/02/el-mito-del-asintomatico-frente-al-covid-19-y-lo-que-aprendimos-en-la-pandemia/ del Dr. Mario Borini, Médico Epidemiólogo y Sanitarista. La licenciada Solana Ini es Psicóloga y ex directora de Proyectos de Nielsen Company.

¿Cuál es la principal causa de muerte hoy en Argentina? Ayer y hoy, en Argentina y en el mundo desarrollado, la principal causa de muerte es la de origen cardiovascular: 280 individuos fallecen por día por problemas cardiovasculares (97.219 al año) tomando el último registro del año 2017, y sobre un total de 341.688, lo que representa el 28,5% de la mortalidad global en nuestro país. Por otra parte, entre 2000 y 2010, se redujo la mortalidad cardiovascular en Argentina un 22% (de 271.4 a 211.6 por cada 100.000 habitantes), gracias a la implementación de programas de prevención, diagnóstico con avanzada técnicas de imagen cardiaca y un óptimo y renovado intervencionismo cardiovascular.

Sin embargo, durante la pandemia, muchos de estos avances se amortiguaron o inclusive o disminuyeron. Un reciente trabajo multicéntrico argentino (participaron 31 centros de salud) mostró que las consultas debido a emergencias cardiovasculares disminuyeron un 75% y las hospitalizaciones un 48%; los ingresos por dolor de origen coronario un 62% y por accidente cerebrovascular en un 46%, los procedimientos invasivos también disminuyeron: 59% las angioplastias coronarias (colocación de stent), y 58% las cirugías cardiacas.

Ayer y hoy, en Argentina y en el mundo desarrollado, la principal causa de muerte es la de origen cardiovascular.

En otro trabajo reciente, los doctores P. Lamelas, A. Alves de Lima, F. Botto y col, del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires, concluyeron que como consecuencia del menor control de los factores de riesgo cardiovasculares de abril a octubre de 2020 podríamos tener hasta 10.500 nuevos casos de enfermedad cardiovascular que pudieron ser prevenibles. Por ejemplo, un infarto de miocardio tardíamente tratado, podría llevar a un exceso de 6000 a 9000 muertes evitables con el tratamiento a tiempo.

Un reporte del mes de junio del corriente año de la iniciativa Stent-Savea Life! Argentina, demostró mayor mortalidad en el infarto tratado cuando compararon abril del 2019 versus abril del 2020: 6% versus 11.6% de mortalidad respectivamente, con diferencias estadísticamente significativas. Todo esto se traduce en mayor número de muertos por día por enfermedad cardiovascular, por no prevenir, no consultar o llegar tarde a la consulta.

Ese “enorme” 22% porcentaje de reducción de la mortalidad cardiovascular que se logró en las últimas décadas se debería haber perdido transitoriamente en la cuarentena, lo que equivaldría a aproximadamente 50 a 60 fallecidos/día más que se agregarían a los 280 fallecidos/día en épocas de no pandemia. Es decir, fallecerían HOY en Argentina hipotéticamente 340 individuos por día de los cuales 50 a 60 no deberían haber fallecido según protocolos de prevención e intervencionismo optimo previos a la pandemia.

En la crisis del 2001, la depresión económica llevo a depresión psicológica, desesperanza, estrés negativo, insomnio, ausencia de proyectos y perdida de autoestima entre otros aspectos psicológicos que reflejaron un estrés “negativo” y que pueden ser gatillo de infarto agudo de miocardio.

En invierno y antes de la pandemia, es ampliamente conocido que las terapias intensivas tienden a saturarse con pacientes con infecciones respiratorias por virus estacionales. Hoy están repletas con pacientes con COVID-19

Al período actual habría que agregar el encierro (con aumento de todos los factores de riesgo y disminución de ejercicio físico aeróbico) y el miedo a la pandemia en sí misma (además del miedo a la crisis económica) como gatillo de enfermedades cardiovasculares. En un trabajo en vías de publicación sobre 1000 encuestas en Mendoza, el Dr. Sebastián Wolff y col observaron que un 60% de los individuos “sanos” en Pandemia sufrió depresión, ansiedad, tristeza, falta de voluntad o desesperanza. No hay dudas que además de mayor mortalidad por no consultar, habrá (como en el 2001) mayor tasa de eventos cardiovasculares por estrés psíquico negativo.

La segunda causa de muerte en Argentina son las enfermedades por tumores (cáncer). En 2017, 65.488 (19,2% del total) fallecieron por esta enfermedad que hoy en muchísimos casos se previene con diferentes protocolos de diagnóstico precoz. ¿Cuántos de estos diagnósticos precoces que salvan vidas hoy no se están haciendo? Imposible saber hoy cuanto representa un retraso de más de 6 meses de diagnóstico precoz de un tumor incipiente de cualquier órgano. Para citar un ejemplo, los investigadores han informado que el retraso en la endoscopia gástrica en personas con sangre oculta en materia fecal podría llevar a un diagnóstico precoz perdido y afectar negativamente la supervivencia. Una vez más, las consultas y técnicas que detectan precozmente alteraciones, en este caso tumorales, podrían ser causa de mayor mortalidad futura, pero con datos aun inciertos e impredecibles en la actualidad.

La tercera causa de muerte en Argentina es “la enfermedad respiratoria” cuyo principal exponente es la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, con Enfisema y Bronquitis Crónica como principales causas), con 64.869 fallecidos en 2017, un 19% del total. En la EPOC existe alteración estructural del parénquima pulmonar, y el tabaquismo sigue siendo la causa principal de esta enfermedad en el mundo desarrollado.

En invierno y antes de la pandemia, es ampliamente conocido que las terapias intensivas tienden a saturarse con pacientes con infecciones respiratorias por virus estacionales (influenza, rinovirus entre otros) y bacterias oportunistas. Particularmente en invierno en un año normal, es relativamente difícil conseguir una cama en terapia intensiva por las frecuentes complicaciones de enfermedades “estacionales”, siendo muchas de ellas de reagudizaciones de EPOC agravadas por infecciones respiratorias.

La tercera causa de muerte en Argentina es “la enfermedad respiratoria” cuyo principal exponente es la EPOC.

¿Cuántos de estos pacientes se están viendo hoy en las terapias intensivas? ¿Cuántos pacientes con reagudizaciones de EPOC con virus estacionales o bacterias habituales están graves en esta época fría de Buenos Aires? No hay datos oficiales, pero claramente y en interconsulta con jefes de terapia intensiva y neumólogos, y también por lo que se observa en la práctica diaria, se ven muchas menos internaciones por esta enfermedad que en años anteriores y que ahora fueron reemplazados por enfermos infectados por COVID-19.

También las terapias infantiles están con marcada disminución de bronquiolitis y de circulación de VSR (Virus Sincitial Respiratorio), dejando camas libres que en algunos centros son adaptadas para COVID-19 de adultos. Claramente, todas las medidas adoptadas en los últimos 120 días han hecho disminuir la circulación de virus estacionales. ¿Dónde están los EPOC reagudizados de esta época?

La cuarentena, el aislamiento estricto de personas mayores, uso universal de máscaras, distancia óptima y el cuidado de pacientes con EPOC en sus domicilios, trajo como consecuencia que este grupo de pacientes tenga menos visibilidad, y no veamos en los centros de salud menos reagudizaciones por virus/bacterias estacionales. Es decir, hoy en las terapias intensivas, los pacientes con enfermedad respiratoria grave son COVID-19, y no (o en mucha menos proporción) las habituales reagudizaciones de EPOC de esta época con virus estacionales.

¿Sería válido afirmar que “del punto de vista estadístico” los fallecidos infecciones oportunistas (con foco en EPOC) de otros años han sido reemplazados por fallecidos de COVID 19? Por ahora, y haciendo una estimación hipotética si tuviéramos 100 fallecidos/día de COVID-19 durante los próximos 2 meses en Argentina, tendríamos alrededor de 10.000 fallecidos a fin del invierno vs. un aproximado e hipotético 22.341 fallecidos con infecciones respiratorias estacionales en un invierno “habitual y sin pandemia”.

Según datos de la OMS fallecen en el mundo y entre 290.000 y 650.000 por gripe estacional. Cabe destacar que ambos comparten la misma franja de edad de riesgo (mayores de 75 años). Por ahora hay esperar los datos de Agosto/Septiembre. El promedio de fallecidos por COVID-19 en Argentina es al día 24 de julio de 18.7 fallecidos/día (total 2807) en 5 meses de pandemia y merced a una larga cuarentena que no generó pico de contagios. Pero en los últimos días ha aumentado a algo más de 100 fallecidos por día. Es decir, no podemos precisar números futuros, pero hasta ahora es probable como hipótesis que la mortalidad global del COVID-19 en Argentina pueda ser semejante y hasta menor a la de los fallecidos por infecciones respiratorias estacionales graves de años anteriores sin COVID.

Si en el 2018 el total de fallecidos para infecciones respiratorias por virus y bacterias oportunistas (y no) fue de 31.916, y suponiendo que este año solo tengamos un 30% de ese total, es decir 9.574, deberíamos llegar a 22.342 fallecidos/año de COVID-19 para equipar el numero total de fallecidos “por enfermedad respiratoria infecciosa global” en 2018. Una estimación con un escenario de COVID 19 que no esperamos tener. En España e Italia los fallecidos al día de hoy son 28.432 y 35.097 respectivamente, sin haber hecho cuarentenas a tiempo ni óptimas; y con un rebrote actual en algunas ciudades con muchos contagiados y poca mortalidad.

¿Cuál fue la mortalidad de la gripe “común” o influenza en el mundo pre-pandemia? Según datos de la OMS fallecen en el mundo y entre 290.000 y 650.000 por gripe estacional. Los datos de la OMS están basados en un artículo de A. Danielle Iuliano y col, publicado en The Lancet, donde se pudo obtener información de países que representaron el 57% de la población mundial. La media anual estimada de muerte respiratoria asociada a la influenza varió de 0,1 a 6,4 por 100.000 individuos para personas menores de 65 años, 2,9 a 44 por 100.000 individuos para personas entre 65 y 74 años, y 17,9 a 223,5 por 100.000 para personas mayores de 75 años.

Estimaron entonces que por virus influenza fallecieron de 4 a 8.88 por 100.000 individuos, es decir: 0.04 a 0.08 cada 1000 individuos. Pero es difícil estimar la tasa de letalidad por infección (Índice IFR) en virus influenza, porque la inmensa mayoría que tiene una gripe por influenza, ni consulta ni se hace un test diagnóstico. Además, la media anual estimada de muerte por virus Influenza y publicada por la OMS tiene una importante variación. A pesar de la variación descripta, el IFR para gripe común estacional ha sido estimado en 0,1%. (1/1000).

En cuanto al COVID-19, los últimos datos de 27 países muestran más de 600.000 fallecidos en 6 meses, aunque se estima que extraoficialmente fueron más. La tasa de letalidad (IFR) estimada de COVID-19 estaría entre 0.1-1.08% y fue estimada “universalmente” en 0.64% (6 pacientes cada 1000 infectados). No hay dudas de que hasta ahora el COVID tiene mayor mortalidad que la gripe estacional. Y en ambos virus el gran factor de riesgo es el ser mayor de 75 años. Pero de todas maneras hay datos que las hacen hoy poco comparables: COVID-19 es con cuarentena, medidas preventivas y sin vacuna, y la Gripe/Influenza es la inversa de lo descripto: sin cuarentena, sin medidas preventivas y con vacuna.

Los accidentes viales siguen siendo la causa más frecuente de muerte en menores de 35 años.

Por otra parte, ¿cuál es la causa de muerte más frecuente en menores de 35 años en Argentina? Los accidentes viales siguen siendo la causa más frecuente. En el 2019 la mortalidad anual fue de 6.627, lo que equivale a 19 fallecidos/día. De acuerdo a datos del gobierno de la ciudad de Buenos Aires la mortalidad por accidente vial cayó un 56% en abril 2020 (cuarentena estricta) vs. abril 2019. Y hoy los politraumas de accidentes viales no se ven en las terapias intensivas como en una época normal.

¿De qué nos morimos en tiempo de Pandemia en Argentina?La causa número uno sigue siendo la Enfermedad Cardiovascular. A los 280 fallecidos diarios de años no COVID, la pandemia generaría un exceso de mortalidad, difícil de estimar pero que podría rondar un 20% (50 a 60 fallecidos por día que se agregan a los 280 diarios). Aun no se sabe cuánto influirá el estrés negativo en la tasa final de enfermedad cardiovascular (como ya ocurrió en 2001).

Tampoco se sabe cómo y cuánto va a repercutir el menor diagnóstico precoz de tumores que no se está descubriendo en pandemia. En los próximos años se conocerán datos de cuanto influyó (y si es que influyó) en la mortalidad total la falta de estudios preventivos.

De acuerdo al IFR, el COVID 19 tendría mayor mortalidad que el virus de la gripe.

Aun sin datos oficiales, la mortalidad de la nueva infección respiratoria del COVID-19 se neutraliza y contrapone en número y hasta ahora, con la menor mortalidad observada en este invierno por infecciones estacionales (como la gripe por influenza). La ausencia de pacientes EPOC en esta época puede deberse a que están muy cuidados, resguardos y sin circulación de virus estacional. La tasa hipotética de fallecidos/día sería hasta el día de hoy mayor para las infecciones respiratorias estacionales (basado en registro del 2018) con 124 fallecidos/día de promedio en invierno, mientras que para el COVID-19 corresponde hoy a un promedio de 18/día, pero es importante tener en cuenta el aumento de las cifras de mortalidad de COVID-19 en las últimas semanas con más de 100 fallecidos/día. De acuerdo al IFR, el COVID 19 tendría mayor mortalidad que el virus de la gripe, (6.4/1000 vs 1/1000 respectivamente.) Los próximos 2 meses serán claves en Argentina respecto a la evolución y pronostico del COVID 19.

Por otra parte, y lógicamente, disminuyó el número de fallecidos por accidente vial.

En el mundo aún se discute la cuarentena estricta. Pero cuando se realiza en un momento estratégico, optimo y por un tiempo limitado, es decir 4 semanas, el resultado es beneficioso y con una ecuación salud vs. economía que lógicamente debe ir en detrimento de la economía. Pero cuando se alargan, las cuarentenas ya no tienen el mismo efecto, el beneficio comienza a revertirse y no hay manera que no circule el virus en una comunidad moderna. Esta información se ha obtenido de distintos medios de comunicación, cabe citar: https://www.infobae.com/salud/2020/07/27/de-que-nos-morimos-en-argentina-en-tiempos-de-pandemia/

Hemos aprendido a convivir con malos hábitos y precursores modernos de enfermedad, con campañas de prevención, concientización, educación, como también inculcando la importancia de generar salud con deporte individual “moderado y constante”. Lo mismo ocurre con este nuevo coronavirus, debemos aprender a convivir con él, con campañas de buen hábito de bioseguridad, usos de máscaras oro-nasales, distancia, lavado de manos, ventilación, ejercicio físico, cuidar el grupo más vulnerable, rastreo de contactos, testeos y aislar solo los focos, y demás medidas que se irán flexibilizando según evolucione el COVID-19.

¿Se han realizado autopsias sobre las personas que han fallecido bajo la causa COVID.19?

No se han realizado autopsias en personas fallecidas con o por COVID-19 por orden del Gobierno Nacional y del Ministerio de Salud. De esta manera estamos ante una causa de muerte injustificada científicamente.

¿Las vacunas son realmente vacunas? ¿Las vacunas son realmente eficaces?

Lo que hoy los medios nos refieren como vacuna para prevenir el coronavirus es un producto experimental basado en la inyección de material genético. No se informa sobre sus componentes, es decir que quien la recibe no tiene la debida información. A su vez, nunca han existido vacunas ARN permitidas, y es porque se practican en animales hace 20 años con resultados adversos.

Estas vacunas están en contra del Código de Nuremberg. Tienen autorización de uso experimental sin registro sanitario.

Por medio de la ley 27573 se exime de responsabilidad al Fabricante y al mismo Gobierno, dada la renuncia a la indemnidad soberana que se ha decretado. Faltando a todo los principios éticos, morales y de buena fe sobre la población. Es un verdadero delito de lesa humanidad inocular de forma experimental y sin la conformidad debida de lo sujetos quienes no tienen la información suficiente.

Médicos del mundo expresan lo siguiente: https://www.instagram.com/p/CNTmnHtjCWG/?fbclid=IwAR1UJYBQIPyP3cK6cfoMZn2WVpUtop4T717GTC7TNIYd7oWcH94bbwBr9fU

Se han vinculado la causa de casos de trombosis con la aplicación de la AZTRAZENECA: https://www.telam.com.ar/notas/202103/548026-trombosis-provocadas-en-casos-de-vacunados-con-astrazeneca.html?fbclid=IwAR37uEj3Oruw8L4HtlRcImxZ_Kn8lz9oSG07yLkygtA8HYY1qMNVLNY7_rk#.YHSC7Jkdyu9.facebook

MUERTES CAUSADAS POR LA VACUNA: https://www.dw.com/es/dw-verifica-hubo-muertes-por-vacunas-contra-covid-19/a-56880752?fbclid=IwAR3SXU7yhYTkQx3Trt0r0baUzikQySSXtYOE1NY7eh-EGiJotemvVxSjjIk

Otro científico que cuestiona los datos e las vacunas: https://www.infobae.com/america/tendencias-america/2021/05/13/quien-es-enrico-bucci-el-cientifico-detector-de-fraudes-academicos-que-cuestiono-los-datos-de-la-vacuna-sputnik-v/?fbclid=IwAR0JHoa-mgYN-fbWP1V_AciHjFebsBAjhXcw5zECAjrYnKvfHj_sPgWjdMw

La base de datos europea refiere a las siguientes efectos adversos de las vacunas en este link: https://trikooba.com/4-576-muertes-y-199-213-lesiones-reportadas-a-la-base-de-datos-europea-de-reacciones-adversas-a-las-vacunas-covid-19/:

Total de reacciones para la vacuna Pfizer/BioNTech:

2.906 muertes y 111.508 lesiones. Al 20 de Marzo de 2021

8.286 Trastornos de la sangre y del sistema linfático, incl. 17 muertes

5.094 Trastornos cardíacos incl. 326 muertes

25 Trastornos congénitos, familiares y genéticos, incl. 2 muertes

2.947 Trastornos del oído y del laberinto

54 Trastornos endocrinos

3.207 Trastornos oculares incl. 3 muertes

25,177 Trastornos gastrointestinales incl. 144 muertes

78.540 Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración, incl. 1050 muertes

117 Trastornos hepatobiliares incl. 14 muertes

2.148 Trastornos del sistema inmunológico, incl. 13 muertes

6.662 Infecciones e infestaciones incl. 302 muertes

2.436 Lesiones, intoxicaciones y complicaciones de procedimientos, incl. 43 muertes

5.087 Investigaciones incl. 129 muertes

1.726 Trastornos del metabolismo y de la nutrición incl. 57 muertes

40,753 Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo incl. 26 muertes

69 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluidos quistes y pólipos) incl. 3 muertes

49.030 Trastornos del sistema nervioso, incl. 226 muertes

107 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incl. 3 muertes

58 Problemas con el producto

4.150 Trastornos psiquiátricos incl. 39 muertes

592 Trastornos renales y urinarios incl. 39 muertes

609 Trastornos del aparato reproductor y de la mama

9.604 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos incl. 340 muertes

11.720 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incl. 21 muertes

262 Circunstancias sociales incl. 6 muertos

79 Procedimientos médicos y quirúrgicos incl. 5 muertes

5.401 Trastornos vasculares incl. 99 muertes

Reacciones totales para la vacuna de Moderna

1.076 muertes y 7.030 lesiones:

a 20/03/2021

375 Trastornos de la sangre y del sistema linfático, incl. 10 muertes

569 Trastornos cardíacos incl. 111 muertes

1 Trastorno congénito, familiar y genético

133 Trastornos del oído y del laberinto

9 Trastornos endocrinos

211 Trastornos oculares incl. 2 muertes

1.513 Trastornos gastrointestinales incl. 42 muertes

4.961 Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración, incl. 452 muertes

25 Trastornos hepatobiliares

246 Trastornos del sistema inmunológico, incl. 1 muerte

601 Infecciones e infestaciones incl. 60 muertes

277 Lesiones, intoxicaciones y complicaciones de procedimientos, incl. 18 muertes

467 Investigaciones incl. 37 muertes

204 Trastornos del metabolismo y de la nutrición incl. 19 muertes

2.036 Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo, incl. 23 muertos

21 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluidos quistes y pólipos) incl. 3 muertes

2.746 Trastornos del sistema nervioso incl. 119 muertes

19 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales

4 Problemas con el producto

328 Trastornos psiquiátricos incl. 15 muertes

106 Trastornos renales y urinarios incl. 11 muertes

38 Trastornos del aparato reproductor y de las mamas, incl. 1 muerte

929 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incl. 95 muertes

894 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incl. 11 muertes

57 Circunstancias sociales incl . 3 muertes

45 Procedimientos médicos y quirúrgicos incl. 4 muertos

444 Trastornos vasculares incl. 39 muertes

Reacciones totales para la vacuna Oxford/AstraZeneca: 592 muertes y 80,642 lesiones. Al 20/03/2021

1.867 Trastornos de la sangre y del sistema linfático, incl. 20 muertes

3,163 Trastornos cardíacos incl. 78 muertes

22 Trastornos congénitos, familiares y genéticos

1.068 Trastornos del oído y del laberinto

60 Trastornos endocrinos incl. 1 muerte

3.007 Trastornos oculares incl. 1 muerte

25,649 Trastornos gastrointestinales incl. 26 muertes

62.945 Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración, incl. 244 muertes

66 Trastornos hepatobiliares incl. 3 muerte

837 Trastornos del sistema inmunológico

4.785 Infecciones e infestaciones incl. 53 muertes

1.357 Lesiones, intoxicaciones y complicaciones de procedimientos, incl. 4 muertos

3.682 Investigaciones incl. 6 muertos

3.731 Trastornos del metabolismo y de la nutrición, incl. 6 muertos

34,943 Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo incl. 6 muertos

27 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluidos quistes y pólipos) incl. 2 muertes

48,339 Trastornos del sistema nervioso incl. 59 muertes

36 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales

17 Problemas con el producto

4.374 Trastornos psiquiátricos incl. 3 muertes

800 Trastornos renales y urinarios incl. 8 muertes

462 Trastornos del aparato reproductor y de la mama

6.474 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos incl. 47 muertes

10.029 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incl. 4 muertos

153 Circunstancias sociales incl. 2 muertes

182 Procedimientos médicos y quirúrgicos incl. 5 muertes

2.646 Trastornos vasculares incl. 14 muertes

Reacciones totales para la vacuna de Johnson & Johnson:

2 muertes y 33 lesiones

a 20/03/2021

4 Trastornos cardíacos incl. 1 muerte

1 Trastorno del oído y del laberinto

2 Trastornos oculares

5 Trastornos gastrointestinales incl. 1 muerte

21 Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración

3 Infecciones e infestaciones

1 Lesión, intoxicación y complicación del procedimiento

7 Investigaciones

3 Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo

19 Trastornos del sistema nervioso

36 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales

17 Problemas con el producto

2 Trastornos psiquiátricos

1 Trastorno del aparato reproductor y de las mamas

6 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos

4 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

¿Las medidas de restricción favorecen la disminución de contagios?

Desde el mes de Marzo de 2020 se nos ha intimidado con el MIEDO y el TERROR hacia toda la ciudadanía privándoselos de absolutamente todos los derechos inalienables pero a su vez, generándoles otro tipo de enfermedades propias del encierro y el aislamiento. Como así también han generado un detrimento patrimonial a la Nación y a cada uno de los habitantes de este país. Llevando a un porcentaje altísimo a niveles de pobreza, indigencia y desempleo nunca visto.

Se ha sobrestimado del riesgo público sanitario y una mala representación de datos, como así también un uso inapropiado del test PCR.

Es el único país en el mundo que aplico estas medidas restrictivas y a su vez con consecuencias inigualables en otras partes del mundo. No obstante, en países como Italia, Francia, Alemania, Inglaterra entre otros, se han formado Comités de investigación independientes que buscan la verdad a través de opiniones distintas que las emitidas por los epidemiólogos que asesoran al Presidente y que aparecen en todos los medios de comunicación anunciándonos catástrofes, miedo y falta de futuro.

http://www.laprensa.com.ar/499742-Covid-19-un-traje-a-medida-para-el-Emperador.note.aspx?fbclid=IwAR2PIkZ41-Vs6Vt4qXoah_x-8joHx7TJ4YwCYVfKhe-EIflgdCTY9podifY

¿Con qué evidencia científica contamos para implementar el barbijo en espacios abiertos, cerrados, en niños y en adultos?

¿Cómo es posible que el Gobierno cuando se le pregunta la tasa de mortalidad en relación al año 2019 recién se tendrán en diciembre de 2021? ¿DE QUE FORMA SE PUEDEN APLICAR MEDIDAS Y ACCIONES CARECIENDO DE ESTADISTICAS VERACES? Día tras día se cambia de opinión sobre las acciones a realizar pero siempre privando a la población de sus derechos inalienables.

La salud es considerada integral, no pudiendo limitarse al aspecto epidemiológico. Es necesario que se tenga en cuenta la salud psíquica del sujeto, lo social y económico. Pues son todos cuestionamientos que alteran la realidad de las personas.

En el año 2009 la ANMAT reconocía que el uso de tapabocas era perjudicial: http://www.anmat.gov.ar/webanmat/Comunicados/Prensa/2009/Barbijos.pdf.

Mientras que la Organziación Mundial de la Salud reconoce que el tapaboca reduce la capacidad respiratoria. https://www.who.int/es/news-room/q-a-detail/coronavirus-disease-covid-19-mask.

Esta denuncia radica en la necesidad de que se investigue adecuadamente la CANTIDAD DE MUERTOS REALES que ha producido el COVID-19, y cuales han sido “CON coronavirus” describiéndose con precisión las patologías de muerte ocurridas en el año en curso. Se investigue que la información que se brinda no sea a los efectos de amedrentar a la población. Que los test que se implementan sean exactos y adecuados. Y que las medidas adoptadas por la Gobernación Nacional tengan en cuenta la realidad social y económica.

Desde el inicio de la pandemia nos han mostrado pánico, imágenes con muertos en las calles de Europa, sirenas de ambulancias sin parar también en ciudades del exterior. Toda esta situación no se ha podido acreditar. En varias oportunidades se determinaron que esas imágenes eran anteriores o por otras causas y que nada tenían que ver con el COVID-19 que azotaba a la población mundial. Por ello, es necesario investigar que las acciones de propaganda que han tomado a nivel nacional no hayan sido con el fin de amedrentar a la ciudadanía, y configurar de esta manera un delito.

Hemos visto videos de todo tipo, acusando a la población de “matar” a nuestros seres queridos por el contagio, cuando la verdadera causa sería el virus. Y no las relaciones interpersonales. Definitivamente es a gestión del miedo lo que se busca propagar.

Desde hace más de 160 días y como nunca antes en nuestra historia, hablamos tanto y tantas veces de muertos/día casi como un índice de esperanza de vida al “no morir”. La infección por COVID-19 pareciera ser la única causa de muerte, donde lo urgente desplaza y va en detrimento de lo importante. En cualquier análisis, las estadísticas cuentan una parte de la historia, pero ninguna cuenta toda la verdad.

Por todo lo expuesto considero que el Gobierno ha tomado medidas que han producido grandes consecuencias a toda la población como ser enfermedades crónicas, muertes anticipadas, por no tener las estadísticas, la información y el diagnóstico adecuado. Es hoy en día que cuando se informa la cantidad de muertes y contagios no se sabe con precisión cuantos se han producido en el día y cuantas de meses anteriores. Siendo realmente una grave NEGLIGENCIA, sin perjuicio que en lo económico han producido un desastre que para recuperarnos necesitaremos muchísimos años. Cuando otros países en mejores condiciones previas a la nuestras, han adoptado medidas más beneficiosas en lo social y económico y que hoy ya se encuentran en recuperación.

Considero que de ninguna manera lo actuado por el Gobierno puede llamarse dentro de la órbita de la política, ya sus acciones y las omisiones podrían configurar delitos. Por lo cual, independientemente de su bandera política, es responsabilidad frente a la patria la adopción de medidas de extrema magnitud sobre fundamentos sólidos.

A los efectos de generar mayor intimidación sobre la población ha sido necesario cambiar el concepto de PANDEMIA, la normal utilización de los BARBIJOS, el concepto tradicional de CUARENTENA que siempre fue para los enfermos y no para sanos, por eso la creación del ASINTOMATICO. Como así también el empleo de los PCR para dar por positivos aunque su propio creador desvirtuo el carácter de detección de virus pero no de enfermedades especiales.-

El Doctor Pablo Goldschmidt, virólogo argentino, analiza la pandemia del COVID-19. https://www.youtube.com/watch?v=sNFns3e70uk

En distintas ciudades del mundo, fiscales se encuentran investigando los números, las muertes, las causas, la legalidad de las medidas adoptadas por los Gobiernos. Por ello, de acuerdo a lo antes mencionado considero que es necesaria la investigación de los hechos denunciados para instruirse sobre la posible comisión de delitos, por acción u omisión, en figuras dolosas o culposas.

OFREZCO PRUEBA:

Testimonial. Se cite a declarar en su carácter de profesionales de la salud a los siguientes profesionales a los efectos que declaren sobre los puntos que aquí se denuncian.

Mario Borini, Prof. Tit. Salud Pública -UBA-2003-2008, Metodólogo, Epidemiólog

Roxana Bruno, Bioquímica, Dra. en Inmunología

Marcela Witt, Bioquímica con orientación en Microbióloga e Inmunología, Mgter. en Microbiología Avanzada

Ramiro Salazar, Médico Epidemiólogo. Ex Profesor de Medicina y Sociedad –UNR

Eduardo Yahbes, Medico Pedíatra, Prof. Emérito de Homeopatía

Luis Marcelo Martínez, Médico Genetista

Graciela Fernández, Lic. en Enfermería

Edgardo Schinder, Infectólogo, Epidemiólogo, Master en Salud Pública Internacional

Pedro Moreno, Comunicador Social

Javier Kajihara, Médico Neonatólogo. Sanitarista

Alicia Torres, Lic. en Psicología. Mgter. en Políticas Sociales

Tomás Torres Aliaga, Médico Especialista en Salud Publica

Armando Álvarez Mamani, Comunicador Social

Mariana Salmerón., Bioquímica, Microbióloga

Christian Donato, Médico. Sanitarista

Federico Ducler, Abogado

Alfredo Pais, Lic. en Psicología, Especialista en Discapacidad Infantil

Alfredo Kinbaum, Abogado

Alberto Maillie Médico de familia rural. Naturista

Mariana Morena, Dirigente social

Horacio Rivara, Historiador, Escritor

Mario Mas, Médico. Salud Integrativa

Matías Díaz, Investigador independiente

Verónica Ressia, Comunicadora Social

Juan Domingo Schahovskoy, Concejal del Chaco, Presidente de la Fundación Solidaridad

Matelda Lisdero, Ginecóloga. Medicina Ortomolecular. Homeópata.

Marcela Marchesini, Neumonóloga

Patricia Fernández, Bioquímica y Magíster en Psicoinmunoneuroendocrinología

Matías Martin, Psicólogo

Oscar Valdez, Neurocirujano

Marcelo Requena, Médico cirujano. Especialista y Docente en Medicina Tradicional China en Universidad Católica de Córdoba

Alejandro Cortiglia, Médico de Familia con orientación Antroposófica

Luis Mario Fernandez Risso, Médico Geriatra y Sanitarista

Ana Daverede, Médica

DERECHO

Fundo el derecho que me asiste en los arts. 200, 211 y 248 ss y cc del Codigo Penal de la Nación Argentina. Considerando que las acciones realizadas por el Gobierno Nacional han producido una verdadera INTIMIDACIÓN PUBLICA y en caso que las vacunas sean experimentales, se ha configurado el delito de ENVENENAMIENTO CON MEDICINAS y han VIOLADO SUS DEBERES COMO FUNCIONARIOS PUBLICOS.-

PETITORIO

En razón a lo expuesto a V.S. solicito:

Se tenga por presentada esta denuncia y por constituido el domicilio legal.

Nos comprometemos a ratificar la presente por ante V.S.

Autorizo para todo trámite, notificación, etc. a los Dres. JORGE LUIS VITALE Y/O CARLA A. VITALE.

PROVEER DE CONFORMIDAD

Dr. Jorge Luis Vitale

Abogado

Tel: 54-11-4962-1858 – C.A.B.A.- Argentina

Share
Subscribe
Notify of
guest
9 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Juan Crisótomo Lafinur
Juan Crisótomo Lafinur
3 months ago

Ni la leerán, esa es la orden, estamos en el culo del mundo y aquí, nadie asume que se equivoca y la gente menos que la engañaron. Solamente un milagro, que por lo demás no existen, llevará esta SERIA DENUNCIA a buen puerto o mejor expresado a buen resultado judicial.

Juan Crisótomo Lafinur
Juan Crisótomo Lafinur
3 months ago

Agrego, el CONSENTIMIENTO INFORMADO, exime al gobierno de culpabilidad y responsabilidad. el que se vacuna, queda de su entera responsabilidad, a la buena de Dios, no habrá juez ni fiscal que le tomen la denuncia y menos contra el gobierno, porque las farmacéuticas, ya tiene una ley de Impunidad e Inmunidad.

gac
gac
3 months ago

una cláusula leonina siempre será leonina , por más que usted firme

Que no me quieran joder
Que no me quieran joder
3 months ago

Este es el camino que siguieron diversos grupos anti globalistas en Alemania y otros países europeos. Denuncia por genocidio, bajo los principios de Nuremberg, y acciones civiles por daños, perjuicios, lucro cesante, incumplimiento de los deberes de funcionario público, etc. Que quede sentado en algún juzgado, que, en algún momento, los culpables de manera discrecional y sin justificaciones válidas (salvo su propio relato) de dañar profundamente a individuos y grupos humanos, tengan que hacerse cargo, tanto civil como penalmente. La impunidad en algún momento se tendrá que remediar, incluyendo situaciones tales como las que emanan de las declaraciones de Ginés G. García, de que la Ley 27573, fue presentada y aprobada por pedido de Pfizer.

Que no me quieran joder
Que no me quieran joder
3 months ago

En ningún caso, ante la aplicación de una norma ilegítima e inconstitucional, puede aducirse “obediencia debida”, y el ejecutor guarda absoluta responsabilidad individual.

toto
toto
3 months ago

Alguien cree que con una denuncia algo va a mudar? Solo los argentos!!!!
Pais de cobardones!!!

Osvaldo Buscaya
Osvaldo Buscaya
3 months ago

“Advierto que, Facebook me imputa que mis comentarios infringen sus Normas comunitarias, restringiendo mis publicaciones, no obstante publicar, el suscripto, consideraciones sobre reales situaciones y, por lo tanto, no permitan esta publicación”

No obstante ser peligroso manifestarlo, la presentación de Jorge Luis Vítale, abogado y Carla Ágata Vítale, abogada expone coherentemente una realidad de lo logrado, en Argentina:

Pues, con la inducción de lo “manifiesto” en los medios de “información”, se anularon ideas, palabras y conceptos de racionalidad en la población irreversiblemente. Es decir, el texto de la presentación judicial, a desambiguado el discurso del elemento denominado coronavirus, arribando a la particular importancia, que esta relación posee sobre lo inconsciente, creando toda una serie de pensamientos abstractos e imágenes sustitutivas nada incompatibles con la latencia en que, dichos pensamientos deben ser conservados. El texto de la presentación judicial evidencia que, psicológicamente la “realidad” del discurso del elemento denominado coronavirus está en su diseño programado como tabú, es decir, en otro lugar de pertenencia, ¿que “ignoran” los “asesores científicos” de la medicina clásica? En lo personal, científicamente es una experiencia única por su imposición sobre la población, en Argentina, para un análisis psicoanalítico (Freud) en la continuidad y desarrollo de este proceso gestado, en Argentina, utilizando lo político/seudocientífico para incentivar el discurso del elemento denominado coronavirus y sus consecuencias.

Osvaldo Buscaya

Psicoanalítico (Freud)

Aspectos esenciales e inéditos del Siglo XXI

Buenos Aires

Argentina

7/6/2021

PabloBen
PabloBen
2 months ago

Me encantó esta denuncia

Elizabeth
Elizabeth
2 months ago

Totalmente de acuerdo. Que se haga viral!!!