Argentina: El país de la utopía

El discurso de la ex presidente, Cristina Kirchner, enfatizó lo que se vendrá si llega al poder. Esta vez no se expresó, sobre el fin de la República, como en otros, sino sobre cuál va a ser su política económica, si gana las elecciones.

Su idea no es novedosa, pero sí apreciada, sobre todo, desde el primer gobierno de Perón, donde el empresario Dr. José Ber Gelbard ya se relacionaba con él, como hombre que defendía las ideas y programas que fascinan hoy a Cristina Kirchner y su entorno, también, por qué no decirlo, a otros sectores de la oposición política, industrial, sindical, como, así también, a los hombres de la Iglesia. De origen comunista fue ministro de economía durante las presidencias de Héctor Cámóra , Raúl Lastiri, y luego la tercera de Perón .

El modelo elegido desde 1946 fue la creación de un sólido mercado interno, basado en una poderosa estructura sindical bajo el ideario keynesiano de la doctrina social de la Iglesia, con altas tasas de empleo, elevada participación en la distribución del ingreso y defensa, de la soberanía nacional. Pretendieron eliminar las causas que tienden a la concentración de la riqueza yendo contra la gran empresa y el capital internacional, con un Estado productor de bienes y servicios y gran participación en la vida económica.

No querían dejar nada por controlar, inversiones extranjeras, cambios, exportaciones y depósitos bancarios, los cuales se nacionalizaron para dirigir como quisieran el crédito .Hubo un Plan Trienal planeado antes de morir Perón, para cubrir de 1973 a 1977. Contó con la aceptación de Perón antes de morir, fueron consultados todos los sectores económicos para diseñarlo. Los planes quinquenales fueron su inspiración. Por obra y gracia de José López Rega es reemplazado el Dr. Gelbard por el Dr. Gómez Morales pero nada cambió en Argentina, se continuó con ésta política salvo en breves períodos, en parte del gobierno del Dr. Frondizi y en los gobiernos del Dr. Menem.

Cristina quiere volver a ese pasado que buena parte de los argentinos repudia por sus reiterados fracasos. Pero tiene su lógica, al fin y al cabo: sabemos que la posibilidad de un gobierno kirchnerista inspira terror en el exterior, la figura intolerante de Cristina, sus críticas al sistema capitalista, la posibilidad de que no cumpla contratos ni deudas,su amistad estrecha con dictadores, hacen temer, con razón, una situación similar a la de Venezuela. No es necesario describirla.

Cristina sabe que no podrá contar fácilmente con crédito y ayuda internacional de ningún tipo. El mundo democrático le desconfía. Aunque lo deseara, no podrá recurrir a sus favores, debe encerrarse y encerrarnos como el caracol. Tendrá que esquilmar a los grandes empresarios, para tener controlada la calle, con subsidios y dádivas. Aumentará retenciones al sector más productivo, el campo, y presionará a las empresas, como dijo en su discurso, que no compartan con los necesitados. De eso se trata la “justicia social”.

No funcionarán bien las cosas y por ello además del control de la economía deberá controlar las Instituciones que la han agredido, mostrándola como la jefa de una mafia organizada desde el Gobierno y, por último, a la sociedad toda, para convertir a sus miembros en esclavos aplaudidores. Ya sufrimos el inicio cuando enviaban inspectores, vigilaban y amenazaban con los revólveres sobre la mesa. ¿Quién no recuerda el patoterismo de Guillermo Moreno y otros funcionarios que rompían diarios frente a las cámaras de televisión?

Seguirá con la enseñanza en las escuelas y Universidades. sobre las bondades del modelo y contra los “ imperialismos democráticos” sobre todo el de EEUU. Se ligará a Cuba, Irán, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Bolivia y Rusia. Aquí también hay muchos recursos para regalar.

No es equivocado decir que el Kirchnerismo en el Gobierno irá hacia una dictadura. No tiene remedio.

Compraremos, obligados, lo nuestro porque se reactivará al sector nacional, sin reparar en que la idea de incentivar con subsidios a empresas elegidas por el Estado lleva a debilitarlas y atrasarlas. Si bien pueden obtener más ganancias, debido al proteccionismo estatal, también deberán pagar, por insumos, precios mucho mayores. Ninguna empresa puede estar preparada para competir en el exterior cuando debe desplegarse con amparo del Estado, al margen de la competencia. Las industrias, para desarrollarse, no necesitan de subsidios sino de que se le remuevan los obstáculos que pesan sobre la producción, la productividad, y por lo tanto sobre la gente, que debe comprar peores bienes y servicios a precios más elevados.

Los planes dirigistas que intentan el manejo de la economía sin atacar la causa, que no es otra que el sistema económico incorrecto, también, como hemos visto recientemente, obligan a corromper a los empresarios, quienes deben participar a los funcionarios para ser parte de los beneficiados.

El sistema que pretende implantar Cristina mediante un pacto social general, además de erróneo es quimérico, porque por las razones arriba expuestas, no tendrá financiamiento exterior y si recurren a la emisión monetaria caerán, sin remedio, en la hiperinflación.

Como le reclamamos al presidente Macri, el país necesita de reformas fundamentales. No hay plan que pueda ser exitoso si como el del Dr Gelbard, mantiene inmune, la concepción dirigista . No sirvieron ni sirven medidas como, precios máximos, concertados o administrados, ni reducción de las tarifas y precios oficiales que no permiten a las empresas financiarse como deben.

Ya sabemos por tantas veces repetido, que planes con medidas como las citadas, terminan en un necesario sinceramiento de la economía y un violento ajuste, como ocurrió con el Rodrigazo. ¿Cuantos planes, desde los quinquenales, Trienal, Austral, Primavera, por nombrar algunos, han fracasado? También el gobierno actual, con sus reformas parciales, en una economía privado-estatal de medias tintas.

Es por ello que las próximas elecciones tendrán una importancia especial. Si el nudo del problema económico es el déficit y el gasto público, o sea gastar mucho más de lo que se debe, estrangulando de este modo a la actividad privada, con impuestos, y obligando por el resultado, a emitir sin respaldo o a endeudarse demasiado, sin tener capacidad de pago, hay que dedicarse a resolverlo. No es con el plan de Cristina ni con el del economista Roberto Lavagna, de promover el mercado interno, sino por un cambio de sistema económico. Puede llevarlo adelante Mauricio Macri, mejor que la ex presidente, pero no puede salir a competir, como lo hará Cristina, con un plan fracasado. Tiene la ventaja de ser considerado un presidente democrático, respetuoso de las instituciones. Eso es una gran ventaja ante los argentinos y los extranjeros de bien, quienes rechazan el cambio de la Constitución propuesto por la ex mandataria, con la intención expresa de gobernar de acuerdo a su voluntad.

El plan de Cristina Kirchner contempla, ir hacia una Argentina cada vez más regulada y reglamentada, hacia la absorción de la actividad privada por el Estado. No nos engaña. El actual presidente, en cambio, tiene lenguaje muchas veces liberal pero, en la práctica, es social-demócrata, mantiene la inflación y políticas ambiguas de claro tinte intervencionista, similar a la que defienden radicales y peronistas moderados, en la actualidad. No hablan de bajar el gasto disminuyendo el papel del Estado en la economía, traspasando la producción de bienes y servicios al sector privado aún cuando la realidad muestra que la eficiencia es mucho mayor, tampoco se refieren a las reformas previsional, estatal, impositiva y laboral.

Hay una única salida y es un cambio hacia una propuesta liberal, la economía capitalista que solo se lleva bien con la libertad política y económica. Triunfó en nuestro país siempre que se aplicó. Nuestra raíz es liberal, lo demuestra la Constitución de 1853 a la que pocos se dignan respetar. Esa es la esperanza a la que debiéramos regresar. Para ello es necesario que políticos y economistas se animen a ver la realidad como es, estudiando los casos exitosos de otros países. Las mudanzas asustan pero hay que decidirse a encararlas si son para mejorar. Solo se necesita vocación de estadista.

Elena Valero Narváez

Miembro de Número de la Academia Argentina de la Historia

Miembro del Instituto de Economía de la Academia de Ciencias. Morales y Políticas

Premio a la Libertad 2013 (Fundación Atlas)

Autora de “El Crepúsculo Argentino” (Ed Lumiere, 2006)

Share

38 comments for “Argentina: El país de la utopía

  1. Javierferrero
    14/05/2019 at 10:03 AM

    Onbiamente que el odelo de la Kretina está condenado al fracaso. Pero eso no significa que la solución sea el “modelo liberal” que proponen algunos.
    Algun día alguien va a tener que explicarles a los “liberales argentinos” que el “modelo liberal” que ellos proponen NO EXISTE EN EL MUNDO.
    Los países desarrollados y los “casos exitosos de otros países” contemplan cuotas de importación, aranceles elevados para los productos importados, subsidios para sus propias producciones, contratos estatales para favorecer y desarrollar algunas industrias, barreras paraarancelarias, etc, etc, etc.Gracias a todo ello protegen su producción local y se ríen del concepto de “ventajas comparativas” a la hora de fijar sus prioridades productivas. Todo ello al margen de la presión política, financiera e incluso militar que aplican sobre quienes los pueden perjudicar con sus producciones.
    Cuando los “liberales argentinos” estudien como hizo Corea del Sur para desarrollarse industrialmente, se caen de traste.
    Por otra parte políticas dirigistas (con Planes Quinquenales incluídos) como las que aplica China les ha permitido alcanzar tasas de crecimiento económico que triplican o cuadruplican a los países desarrollados.

    No todo es lo que dicen los “libritos”. Es necesario pensar soluciones sin anteojeras ideológicas (como hacen los países exitosos.

    • Guillermo Alejandro
      14/05/2019 at 12:27 PM

      ¡¡MUY, extremadamente bien, Don Javier!!
      No hay “absolutos”, no hay “así está bien” o “así está mal”…, TODO DEPENDE DEL LUGAR, DEL MOMENTO, DE LAS CIRCUNSTANCIAS…; con la intención de aclarar lo que expreso digo (yo que no sé de Economía pero no soy estúpido del todo)…, que el Keynesiano puro o el contra Keynesiano.., ¡¡esos si son estúpidos!!

      Guille

      • Maria OConnor
        15/05/2019 at 1:52 PM

        Cuando yo llegue a EEUU poco antes de los 1970 EEUU era un paraiso keynesiano y esto duro hasta que llego Reagan.
        California donde vivo sigue con su keynesianismo y es la 5ta economia del mundo, mientras que el SudEste de EEUU que alterna conservadorismo con libertarismo sigue atrasado.

        Keynes le daba un lugar en la economia a todos a los de arriba y a los de abajo; pero a partir de los 1985 se comenzo a considerar que la riqueza derrama desde arriba. No derrama se evapora arriba.

        Ademas, del modelo economico en Argentina se necesita gente idonea en la funcion publica, se necesita menos ideologia y gabinetes mas interdisciplinarios (los gabinetes de ministros y secreatios en el orden provincial o nacional estan plagados de abogados y “empresarios”; se necesita gente de ciencias)

        • .....................................
          17/05/2019 at 4:49 AM

          QUADRAGESIMO ANNO

          La restauración del orden social – 15/5/1931 –

          CARTA ENCÍCLICA DEL SUMO PONTÍFICE PÍO XI A LOS VENERABLES HERMANOS PATRIARCAS, PRIMADOS, ARZOBISPOS, OBISPOS Y DEMÁS ORDINARIOS DE LUGAR EN PAZ Y COMUNIÓN CON ESTA SEDE APOSTÓLICA, A TODOS LOS SACERDOTES Y FIELES DEL ORBE CATÓLICO SOBRE LA RESTAURACIÓN DEL ORDEN SOCIAL EN PERFECTA CONFORMIDAD CON LA LEY EVANGÉLICA, AL CELEBRARSE EL 40º ANIVERSARIO DE LA ENCÍCLICA “RERUM NOVARUM” DE LEÓN XIII

          VENERABLES HERMANOS Y QUERIDOS HIJOS:

          Introducción

          CUARENTA AÑOS han transcurrido desde la publicación de la magistral encíclica “Rerum Novarum”, de León XIII, y todo el orbe católico se apresta a conmemorarla con la brillantez que se merece tan excelso documento.

          A tan insigne testimonio de su solicitud pastoral Nuestro Predecesor había preparado el camino con otras Encíclicas, sobre el fundamento de la sociedad humana, o sea la familia y el venerado Sacramento del matrimonio, sobre el origen del poder civil y su coordinación con la Iglesia, sobre los principales deberes de los ciudadanos cristianos, contra los errores socialistas y la perniciosa doctrina acerca de la libertad humana y otras de esta clase, que expresaban abundantemente el pensamiento de León XIII. Pero la encíclica “Rerum Novarum” se distingue particularmente entre las otras, por haber trazado, cuando era más oportuno y aun necesario, normas segurísimas a todo el género humano para resolver los arduos problemas de la sociedad humana, comprendidos bajo el nombre de “cuestión social”.

          Ocasión

          Cuando el siglo XIX llegaba a su término, el nuevo sistema económico y los nuevos incrementos de la industria en la mayor parte de las naciones hicieron que la sociedad humana apareciera cada vez más claramente dividida en dos clases: la una, con ser la menos numerosa gozaba de casi todas las ventajas que los inventos modernos proporcionan tan abundantemente; mientras la otra, compuesta de ingente muchedumbre de obreros, reducida a angustiosa miseria, luchaba en vano por salir de las estrecheces en que vivía.

          Era un estado de cosas, al cual con facilidad se avenían quienes, abundando en riquezas, lo creían producido por leyes económicas necesarias; de ahí que todo el cuidado para aliviar esas miserias lo encomendaran tan solo a la caridad, como si la caridad debiera encubrir la violación de la justicia, que los legisladores humanos no solo toleraban, sino aun a veces sancionaban. Al contrario, los obreros, afligidos por su angustiosa situación, la sufrían con grandísima dificultad y se resistían a sobrellevar por más tiempo tan duro yugo. Algunos de ellos, impulsados por la fuerza de los malos consejos, deseaban la resolución total, mientras otros, que en su formación cristiana encontraban obstáculo a tan perversos intentos, eran de parecer que en esta materia muchas cosas necesitaban reforma profunda y rápida.

          Así también pensaban muchos católicos, sacerdotes y seglares que, impulsados ya hacía tiempo por su admirable caridad, a buscar remedio a la inmerecida indigencia de los proletarios, no podían persuadirse en manera alguna que tan grande y tan inicua diferencia en la distribución de los bienes temporales pudiera en realidad ajustarse a los consejos del Creador Sapientísimo.

          En tan doloroso desorden de la sociedad buscaban éstos sinceramente un remedio urgente y una firme defensa contra mayores peligros; pero por la debilidad de la mente humana, aun en los mejores, sucedió que unas veces fueron rechazados como peligrosos innovadores, otras encontraron obstáculos en sus mismas filas de parte de los defensores de pareceres contrarios, y que, sin encontrar un camino despejado entre tan diversas opiniones, dudaron hacia dónde se habían de orientar.

          En tan grave lucha de pareceres, mientras por una y otra parte ardía la controversia, y no siempre pacíficamente, los ojos se todos se volvían a la Cátedra de Pedro, que es depósito sagrado de toda verdad y esparce por el orbe la palabra de salvación. Hasta los pies del Vicario de Cristo en la tierra acudían con desacostumbrada frecuencia los entendidos en materias sociales, los patronos, los mismos obreros y con voz unánime suplicaban que por fin se les indicara el camino seguro.

          Largo tiempo meditó delante del Señor aquel prudente Pontífice este estado de cosas, llamó a consejo a varones sabios, consideró atentamente y en todos sus aspectos la importancia del asunto, y por fin, urgido por la “conciencia de su oficio Apostólico”, y para que su silencio no pareciera abandono de su deber determinó hablar a toda la Iglesia de Cristo y a todo el género humano con la autoridad del divino magisterio a él confiado.

          La palabra tanto tiempo esperada resonó el día 15 de mayo de 1891, y ella fue la que, sin miedo a la dificultad del asunto, ni debilitada por la ancianidad, antes bien con nuevo vigor, señaló a la familia humana nuevos caminos para solucionar la cuestión social.

          Puntos capitales

          Os es, Venerables Hermanos y amados Hijos, conocida y muy familiar la admirable doctrina que hizo célebre para siempre la Encíclica “Rerum Novarum”. En ella el venerable Pastor, doliéndose de que tan gran parte de los hombres “se hallara sumida inicuamente en condición mísera y calamitosa”, había tomado sobre sí el empeño de defender la causa de los obreros, “que el tiempo había entregado solos e indefensos a la inhumanidad de los dueños y a la desenfrenada codicia de los competidores”. No pidió auxilio ni al liberalismo ni al socialismo; el primero se había mostrado completamente impotente para dirigir legítimamente la cuestión social, y el segundo proponía un remedio que, siendo mucho peor que el mismo mal, arrojaría a la sociedad humana a mayores peligros.

          El Pontífice, en el uso de su pleno derecho y consciente de que se le habían encomendado de un modo especial la guarda de la religión y la administración de los intereses estrechamente unidos con ella, puesto que se trataba de una causa “en la que no podía esperarse éxito probable ninguno sino con la intervención de la religión y de la Iglesia”, fundado en los inmutables principios derivados de la recta razón y del tesoro de la revelación divina, con toda confianza y “seguro de su poder”, señaló y proclamó “los derechos y las obligaciones que regulan las relaciones de los ricos y proletarios, de los que aportan el capital y el trabajo”, la parte asimismo que toca a la Iglesia, a los gobiernos de los Estados y a los mismos interesados.

          No en vano resonó la apostólica voz. La oyeron con estupefacción y la acogieron con el mayor favor no sólo los hijos obedientes de la Iglesia sino también muchos que estaban lejos de la verdad y de la unidad de la fe, y casi todos los que en adelante se preocuparon, en sus estudios privados o al hacer las leyes, de los problemas sociales y económicos.

          Pero quienes con mayor alegría recibieron aquella Encíclica fueron los obreros cristianos, que ya se sentían defendidos y vinculados por la suprema Autoridad de la tierra, y no menor gozo cupo a todos aquellos varones generosos que, preocupados hacía tiempo por aliviar la condición de los obreros, apenas habían encontrado hasta entonces otra cosa que indiferencia en muchos, y odiosas sospechas, cuando no abierta hostilidad, en no pocos. Con razón, pues, éstos han ido acumulando tan grandes honores sobre aquella Carta apostólica, y suelen renovar todos los años su recuerdo con manifestaciones de gratitud, que varían según los diversos lugares.

          No faltaron, sin embargo, quienes en medio de tanta concordia experimentaron alguna conmoción; de donde provino que algunos, aun católicos, recibiesen con recelo y algunos hasta con ofensa de doctrina de León XIII, tan noble y profunda, y para los oídos mundanos totalmente nueva. Los ídolos del liberalismo, atacados por ella sin temor, se venían a tierra, no se hacía caso de prejuicios inveterados, era un cambio de cosas que no se esperaba; de suerte, que los aferrados en demasía a lo antiguo desdeñaron de aprender esta nueva filosofía social, y los de espíritu apocado temieron subir hasta aquellas cumbres. Tampoco faltaron quienes admiraron aquella claridad, pero la juzgaron como un ensueño de perfección, deseable más que realizable.

          Objeto de la presente Encíclica

          En todas partes se va a celebrar con fervoroso espíritu la solemne conmemoración del cuadragésimo aniversario de la Encíclica “Rerum Novarum”, principalmente en Roma, en donde se reúnen obreros católicos de todo el mundo. Creemos oportuno, Venerables Hermanos y amados Hijos, aprovechar la ocasión para recordar los grandes bienes que de ella brotaron en favor de la Iglesia Católica y aun de la sociedad humana, para defender la doctrina social y económica de tan gran Maestro contra algunas dudas y desarrollarla más en algunos puntos; por fin, para descubrir, tras un diligente examen del moderno régimen económico y del socialismo, la raíz de la presente perturbación social, y mostrar al mismo tiempo el único camino de salvadora restauración, o sea, la reforma cristiana de las costumbres. Todas estas cosas, que nos proponemos tratar, constituirán los tres puntos, cuyo desarrollo ocupará toda la presente Encíclica.

          I – FRUTOS DE LA ENCÍCLICA “RERUM NOVARUM”

          Al dar principio al punto propuesto en primer lugar, nos vienen a la mente aquellas palabras de San Ambrosio: “No hay deber mayor que el agradecimiento”, y sin podernos contener, damos a Dios Omnipotente las más rendidas gracias por los inmensos beneficios que la Encíclica de León XIII ha traído a la Iglesia y a la sociedad humana. Si quisiéramos recordar, aunque fuera de corrida, estos beneficios, tendríamos que traer a la memoria casi toda la historia de estos últimos cuarenta años en lo que se refiere a la vida social. Con todo, pueden fácilmente reducirse a tres puntos principales, siguiendo las tres clases de intervención, que Nuestro Predecesor anhelaba para realizar su gran obra restauradora.

          1. LA OBRA DE LA IGLESIA

          Primeramente, lo que había de esperarse de la Iglesia, lo indicó egregiamente el mismo León XIII: “La Iglesia, dice, es la que saca del Evangelio las doctrinas que pueden resolver completamente el conflicto, o por lo menos, hacerlo más suave, quitándole toda aspereza; ella procura no sólo iluminar la inteligencia sino también regir la vida y las costumbres de cada uno conforme a sus preceptos; ella promueve la mejora del estado de los proletarios con muchas instituciones utilísimas”.

          a) En el campo doctrinal

          Ahora bien, la Iglesia, de ningún modo dejó recónditos en su seno tan preciosos tesoros, sino que los utilizó copiosamente para el bien común de la ansiada paz social. La doctrina que en materia social y económica contenía la Encíclica “Rerum Novarum”, el mismo León XIII y sus sucesores la proclamaron repetidas veces, ya de palabra, ya en sus escritos; y cuando hizo falta, no cesaron de urgirla y adaptarla convenientemente a las condiciones de tiempo y de estado de las cosas, guiados constantemente por su caridad paternal y solicitud pastoral en defensa principalmente de los pobres y de los débiles. No de otra manera se comportaron los Obispos, que asidua y sabiamente expusieron la misma doctrina, la ilustraron con sus comentarios y cuidaron de acomodarla a las diversas circunstancias del lugar, según la mente y las enseñanzas de la Santa Sede.

          Nada tiene, pues, de extraño que muchos varones doctos, eclesiásticos y seglares, bajo la guía y magisterio de la Iglesia, hayan emprendido con diligencia el desarrollo de la ciencia social y económica, según las necesidades de nuestra época; les guiaba principalmente el empeño de que la doctrina absolutamente inalterada e inalterable de la Iglesia satisficiera más eficazmente a las nuevas necesidades.

          Y así, por el camino que enseñó y la luz que trajo la Encíclica de León XIII, brotó una verdadera ciencia social católica, y de día en día la fomentan y enriquecen con su trabajo asiduo esos varones esclarecidos que llamamos cooperadores de la Iglesia. Los cuales no la dejan escondida en sus reuniones eruditas sino que la sacan a la plena luz del día; magníficamente lo demuestran las cátedras instituidas y frecuentadas con gran utilidad, en las Universidades Católicas, Academias, Seminarios, los congresos sociales o “semanas” tantas veces celebrados, los círculos de estudios organizados y llenos de frutos consoladores, tanto escritos, finalmente, sanos y oportunos, divulgados por todas partes y por todos los medios.

          Pero no quedan reducidos a estos límites los beneficios que trajo el documento de León XIII; la doctrina contenida en la Encíclica “Rerum Novarum” se fue adueñando casi sin sentir, aun de aquellos que apartados de la unidad católica no reconocen el poder de la Iglesia; así los principios católicos en materia social fueron poco a poco formando parte del patrimonio de toda la sociedad humana, y ya vemos con alegría que las eternas verdades tan altamente proclamadas por Nuestro Predecesor de esclarecida memoria, con frecuencia se alegan y se defienden no sólo en libros y periódicos católicos, sino aun en el seno de los parlamentos y ante los tribunales de justicia.

          Más aun: cuando después de cruel guerra los jefes de las naciones más poderosas trataron de volver a la paz, por la renovación total de las condiciones sociales, entre las normas establecidas para regir en justicia y equidad el trabajo de los obreros, sancionaron muchísimas cosas que se ajustan perfectamente a los principios y avisos de León XIII, hasta el punto de parecer extraídas de ellos. Ciertamente, la Encíclica “Rerum Novarum” quedaba consagrada como documento memorable, al cual con justicia pueden aplicarse las palabras de Isaías: “Enarbolará un estandarte entre las naciones”.

          b) En el campo de las aplicaciones

          Entre tanto, mientras abierto el camino por las investigaciones científicas, los mandatos de León XIII penetraban las inteligencias de los hombres, procedióse a su aplicación práctica. Primeramente, con viva y solícita benevolencia se dirigieron los cuidados a elevar la clase de aquellos hombres, que en el inmenso incremento de las industrias modernas aun no había obtenido un lugar o grado adecuado en el comercio humano, y, por lo tanto, yacía casi olvidada y despreciada: la clase de los obreros; a ellos dedicaron inmediatamente sus más celosos afanes, siguiendo el ejemplo de los Obispos, sacerdotes de ambos cleros, que, aun hallándose ocupados en otros ministerios pastorales, obtuvieron también en este campo frutos magníficos en las almas. El constante trabajo emprendido para empapar el ánimo de los obreros en el espíritu cristiano, ayudó en gran manera a hacerles conscientes de su verdadera dignidad y a que, propuestos claramente los derechos y las obligaciones de su clase, progresaran legítima y prósperamente, y aun pasaran a ser guías de los otros.

          No tardaron éstos en obtener más seguramente mayores recursos para la vida; no sólo se multiplicaron las obras de beneficencia y caridad según los consejos del Pontífice, sino que, además siguiendo el deseo de la Iglesia y generalmente bajo la guía de los sacerdotes, nacen por doquier nuevas y cada día más numerosas asociaciones de auxilios y socorro mutuo para obreros, artesanos, campesinos y asalariados de todo género.

          2. LO QUE HIZO EL PODER CIVIL

          Por lo que atañe al poder civil, León XIII sobrepasó audazmente los límites impuestos por el liberalismo; el Pontífice enseñó sin vacilaciones que no puede limitarse la autoridad civil a ser mero guardián del derecho y del recto orden, sino que debe trabajar con todo empeño para que “conforme a la naturaleza y a la institución del Estado, florezca por medio de las leyes y de las instituciones la prosperidad, tanto de la comunidad cuando de los particulares”. Ciertamente, no debe faltar a las familias ni a los individuos una justa libertad de acción, pero con tal que quede a salvo el bien común y se evite cualquier injusticia. A los gobernantes toca defender a la comunidad y a todas sus partes; pero al proteger los derechos de los particulares, deben tener principal cuenta de los débiles y de los desamparados. “Porque la clase de los ricos se defiende por sus propios medios y necesita menos de la tutela pública; mas el pueblo indigente, falto de riquezas que le aseguren, está peculiarmente confiado a la defensa del Estado. Por esto el Estado debe abrazar con cuidado y providencia peculiares a los asalariados que forman parte de la clase pobre en general”.

          Ciertamente, no hemos de negar que algunos de los gobernantes, aún antes de la Encíclica de León XIII, hayan provisto a las más urgentes necesidades de los obreros, y reprimido las más atroces injusticias que se cometían con ellos. Pero resonó la voz apostólica desde la Cátedra de Pedro en el mundo entero, y, entonces, finalmente, los gobernantes, más conscientes del deber, se prepararon a promover una más activa política social.

          En realidad, la Encíclica “Rerum Novarum”, mientras vacilaban los principios liberales que hacía tiempo impedían toda obra eficaz de gobierno, obligó a los pueblos mismos a favorecer con más verdad y más intensidad la política social; animó a algunos excelentes católicos a colaborar útilmente en esta materia con los gobernantes, siendo frecuentemente ellos los promotores más ilustres de esa nueva política en los parlamentos; más aun, sacerdotes de la Iglesia, empapados totalmente en la doctrina de León XIII, fueron quienes en no pocos casos propusieron al voto de los diputados las mismas leyes sociales recientemente promulgadas y quienes decididamente exigieron y promovieron su cumplimiento.

          El fruto de este trabajo ininterrumpido e incansable es la formación de una nueva legislación, desconocida por completo en los tiempos precedentes, que asegura los derechos sagrados de los obreros, nacidos de su dignidad de hombres y de cristianos; estas leyes han tomado a su cargo la protección de los obreros, principalmente de las mujeres y de los niños; su alma, salud, fuerza, familia, casa, oficina, salarios, accidentes del trabajo; en fin, todo lo que pertenece a la vida y familia de los asalariados. Si estas disposiciones no convienen puntualmente, ni en todas partes ni en todas las cosas, con las amonestaciones de León XIII, no se puede negar que en ellas se encuentra muchas veces el eco de la Encíclica “Rerum Novarum”, a la que debe atribuirse, en parte bien considerable, que la condición de los obreros haya mejorado.

          3. LA ACCIÓN DE LAS PARTES INTERESADAS

          Finalmente, el providentísimo Pontífice enseña que los patronos y los mismos obreros pueden especialmente ayudar a la solución “por medio de instituciones ordenadas a socorrer oportunamente a los necesitados y atraer una clase a la otra”. Afirma que entre estas instituciones ocupan el primer lugar las asociaciones ya de solo obreros, ya de obreros y de patronos, y se detiene a elogiarlas y recomendarlas, explicando con sabiduría admirable su naturaleza, razón de ser, oportunidad, derechos, obligaciones y leyes.

          Estas enseñanzas vieron la luz en el momento más oportuno; pues, en aquella época los gobernantes de ciertas naciones, entregados completamente al liberalismo, favorecían poco las asociaciones de obreros, por no decir que abiertamente las contradecían; reconocían y acogían con favor y privilegio asociaciones semejantes para las demás clases; y sólo se negaba con gravísima injusticia el derecho nativo de asociación a los que se hallaban más necesitados de ella para defenderse de los atropellos de los poderosos; y aun en algunos ambientes católicos había quienes miraban con malos ojos los intentos de los obreros de formar tales asociaciones, como si tuvieran cierto resabio socialista o revolucionario.

          a) Asociaciones obreras

          Las normas de León XIII, selladas con toda autoridad, consiguieron romper esas oposiciones y deshacer esos prejuicios, y merecen, por tanto, el mayor encomio; pero su mayor importancia está en que impulsaron a los obreros cristianos para que formasen las asociaciones profesionales y les enseñaron el modo de hacerlas, y con ello grandemente confirmaron en el camino del deber a no pocos, que se sentían atraídos con vehemencia por las asociaciones socialistas, las cuales se hacían pasar como el único refugio y defensa de los humildes y oprimidos.

          Por lo que toca a la creación de esas asociaciones, la Encíclica “Rerum Novarum” observa muy oportunamente “que deben organizarse y gobernarse las corporaciones, de suerte que proporcionen a cada uno de sus miembros los medios más apropiados y expeditos para alcanzar el fin propuesto. Este fin consiste en que cada uno de los asociados obtenga el mayor aumento posible de los bienes del cuerpo, del espíritu y de lo fortuna”. Sin embargo, es evidente “que ante todo debe atenderse al objeto principal, que es la perfección moral y religiosa, porque este fin por encima de los otros debe regular la economía de esas sociedades”. En efecto, “constituida la religión como fundamento de todas las leyes sociales, no es difícil determinar las relaciones mutuas que deben establecerse entre los miembros, para alcanzar la paz y prosperidad de la sociedad”.

          A fundar estas instituciones se dedicaron con prontitud digna de alabanza el clero y muchos seglares, deseando únicamente realizar el propósito íntegro de León XIII. Y así, las citadas asociaciones, bajo el manto protector de la religión e impregnadas de su espíritu, formaron obreros verdaderamente cristianos, los cuales hicieron compatible la diligencia en el ejercicio profesional con los preceptos saludables de la religión, defendieron sus propios intereses temporales y sus derechos con eficacia y fortaleza, contribuyendo con su sumisión obligada a la justicia y el deseo sincero de colaborar con las demás clases de la sociedad, a la restauración cristiana de toda la vida social.

          Los consejos de León XIII, se llevaron a la práctica de diversas maneras, según las circunstancias de los distintos lugares. En algunas regiones una misma asociación tomaba a su cargo realizar todos los fines señalados por el Pontífice; en otras, porque las circunstancias lo aconsejaban o exigían, se recurrió a una especie de división del trabajo, y se instituyeron distintas asociaciones, exclusivamente encargadas, unas de la defensa de los derechos y utilidades legítimas de los asociados en los mercados del trabajo, otras de la ayuda mutua de los asuntos económicos, otras finalmente del fomento de los deberes religiosos y morales y demás obligaciones de este orden.

          Este segundo método principalmente se empleó donde los católicos no podían constituir sindicatos católicos por impedirlo las leyes del Estado, o determinadas prácticas de la vida económica, o esa lamentable discordia de ánimos y voluntades tan profunda en la sociedad moderna, así como la urgente necesidad de resistir con la unión de fuerzas y voluntades a las apretadas falanges de los que maquinan novedades. En estas condiciones los católicos se ven como obligados a inscribirse en los sindicatos neutros, siempre que se propongan respetar la justicia y la equidad, y dejen a los socios católicos plena libertad para mirar por su conciencia y obedecer a los mandatos de la Iglesia. Pertenece, pues, a los Obispos, si reconocen que estas asociaciones son impuestas por las circunstancias y no presentan peligro para la religión, aprobar que los obreros católicos se adhieren a ellas, teniendo, sin embargo, ante los ojos los principios y precauciones que Nuestro antecesor de santa memoria, Pío X, recomendaba; entre estas precauciones la primera y principal es que siempre, junto a esos sindicatos, deben existir otras agrupaciones que se dediquen a dar a sus miembros una seria formación religiosa y moral, a fin de que ellos, a su vez infundan en las organizaciones sindicales, el buen espíritu que debe animar toda su actividad. Así, es de esperar que esas agrupaciones ejerzan una influencia benéfica aun fuera del círculo de sus miembros.

          Gracias, pues, a la Encíclica de León XIII, las asociaciones obreras están florecientes en todas partes, y hoy cuentan con una gran multitud de afiliados, por más que todavía desgraciadamente les superan en número las agrupaciones socialistas y comunistas; a ellas se debe que, dentro de los confines de cada nación y aun en congresos más generales se puedan defender con eficacia los derechos y peticiones legítimas de los obreros cristianos y, por lo tanto, urgir los principios salvadores de la sociedad cristiana.

          b) Asociaciones de otro tipo

          Añádase que, cuanto León XIII tan acertadamente explicó y tan decididamente sostuvo acerca del derecho natural de asociación, fácilmente comenzó a aplicarse a otras agrupaciones no obreras; por lo cual debe atribuirse a la misma Encíclica de León XIII en no pequeña parte, el que aun entre los campesinos y gentes de condición media hayan florecido y aumenten de día en día estas utilísimas agrupaciones y otras muchas instituciones, que felizmente unen a las ventajas económicas el cuidado de la educación.

          c) Asociaciones de patronos

          No se puede afirmar otro tanto de las agrupaciones entre patronos y jefes de industrias, que Nuestro Predecesor deseaba ardorosamente ver instituidas, y que, con dolor lo confesamos, son aun escasas; mas eso no debe sólo atribuirse a la voluntad de los hombres, sino a las dificultades mucho más graves que se oponen a tales agrupaciones, y que Nos conocemos muy bien y ponderamos en su justo peso. Pero tenemos esperanza fundada de que en breve desaparecerán esos impedimentos, y aun ahora con íntimo gozo de Nuestro corazón saludamos ciertos ensayos no vanos, cuyos abundantes frutos, prometen para lo futuro una recolección más copiosa.

          CONCLUSIÓN: La “Rerum Novarum” es la carta magna de los obreros

          Todos estos beneficios, Venerables Hermanos, y amados Hijos, debidos a la Encíclica de León XIII, y que han sido apenas enumerados, más que descritos, son tantos y tan grandes, que prueban plenamente que en ese documento inmortal no se dibuja un ideal social, bellísimo sí, pero quimérico, antes bien, demuestran que Nuestro Predecesor bebió en el Evangelio, fuente viva y vital, la doctrina que puede, si no acabar inmediatamente, al menos mitigar en gran manera, esa lucha mortal e intestina que desgarra la sociedad humana. Que la buena semilla sembrada tan abundantemente hace cuarenta años cayó en gran parte en buena tierra, lo atestigua la alegre mies que con el favor de Dios ha recogido la Iglesia de Cristo y aun todo el género humano para bien de todos. No es, pues, temerario afirmar que la experiencia de tantos años demuestra que la Encíclica de León XIII es como la “Carta Magna”, en la que debe fundarse toda actividad cristiana en cosas sociales. Y los que parecen menospreciar la conmemoración de esta Encíclica pontificia, blasfeman de lo que ignoran, o no entienden nada de lo que de algún modo conocen; o si entienden rotundamente han de ser acusados de injusticia e ingratitud.

          En el curso de esos mismos años han surgido algunas dudas sobre la recta interpretación de algunos pasajes de la Encíclica de León XIII y las consecuencias que debían sacarse de ella; lo cual ha dado lugar a controversias no siempre pacíficas entre los mismos católicos. Por otra parte, las nuevas necesidades de nuestra época y el cambio de condición de las cosas reclaman una aplicación más cuidadosa de la doctrina de León XIII y aun exigen algunas añadiduras a ella. Aprovechamos, pues, gustosísimos tan oportuna ocasión, para satisfacer, en cuanto nos es dado, a esas dudas y atender a las peticiones de nuestro tiempo, conforme a Nuestro Oficio Apostólico, por el cual somos a todos deudores.

          II – FUNDAMENTO DE LA DOCTRINA ECONÓMICA Y SOCIAL DE LA IGLESIA

          Antes de ponernos a explicar estas cosas, establecemos como principio, ya antes espléndidamente probado por León XIII, el derecho y deber que nos incumbe de juzgar con autoridad suprema estas cuestiones sociales y económicas.

          Es cierto que a la Iglesia no se le encomendó el oficio de encaminar a los hombres a una felicidad solamente caduca y perecedera, sino a la eterna, más aún, “la Iglesia juzga que no le es permitido sin razón suficiente mezclarse en esos negocios temporales”. Mas, renunciar al derecho dado por Dios a la Iglesia, de intervenir con su autoridad, no en las cosas técnicas, para las que no tiene medios proporcionados ni misión alguna, sino en todo aquello que toca a la moral, de ningún modo lo puede hacer. En lo que a esto se refiere, tanto el orden social como el orden económico están sometidos y sujetos a Nuestro supremo juicio, pues Dios nos confió el depósito de la verdad y el gravísimo encargo de publicar toda la ley moral e interpretarla, y aun urgirla oportuna e importunamente.

          Es cierto que la economía y la moral, cada cual en su esfera peculiar, tienen principios propios, pero es un error afirmar que el orden económico y el orden moral están tan separados y son tan ajenos entre sí, que aquél no depende para nada de éste. Las leyes llamadas económicas, fundadas en la naturaleza misma de las cosas y en las aptitudes del cuerpo humano y del alma, pueden fijarnos los fines que en este orden económico quedan fuera de la actividad humana y cuáles, por el contrario, pueden conseguirse y con qué medios; y la misma razón natural deduce manifiestamente de la naturaleza individual y social del hombre y de las cosas, cuál es el fin impuesto por Dios al mundo económico.

          Pero sólo la ley moral es la que nos obliga a buscar derechamente en el conjunto de nuestras acciones el fin supremo y último, y en los diferentes dominios en que se reparte nuestra actividad, los fines particulares que en la naturaleza, Dios les ha señalado, subordinando armónicamente estos fines particulares al fin supremo. Si fielmente guardamos la ley moral, los fines peculiares que se proponen en la vida económica, ya individuales, ya sociales, entrarán convenientemente dentro del orden universal de los fines y nosotros, subiendo por ellos como por grados, conseguiremos el fin último de todas las cosas, que es Dios, bien supremo inexhausto para Sí y para nosotros.

          1. DEL DOMINIO O DERECHO DE PROPIEDAD

          Pero viniendo a hablar más en particular, comencemos por el dominio o derecho de propiedad. Ya conocéis, Venerables Hermanos y amados Hijos, con qué firmeza definió Nuestro Predecesor el derecho de propiedad contra las arbitrariedades de los socialistas de su tiempo, demostrando que la supresión del dominio privado había de redundar no en utilidad sino en daño extremo de la clase obrera. Pero como no faltan quienes, con la más injuriosa de las calumnias, afirman que el Sumo Pontífice y aun la misma Iglesia se pusieron y continúan aún de parte de los ricos en contra de los proletarios, y como no todos los católicos están de acuerdo sobre el verdadero y auténtico sentir de León XIII, creemos conveniente rebatir las calumnias contra su doctrina, que es la católica en esta materia, y preservarla de falsas interpretaciones.

          a) Carácter individual y social

          Primeramente, téngase por cosa cierta y averiguada, que ni León XIII ni los teólogos que enseñaron, guiados por el magisterio de la Iglesia, han negado jamás, o puesto en duda el doble carácter de la propiedad, llamado individual y social, según que atienda al interés de los particulares o mire al bien común; antes bien todos unánimemente afirmaron siempre que el derecho de propiedad privada fue otorgado por la naturaleza, o sea por el mismo Creador a los hombres, ya para que cada uno pueda atender a las necesidades propias y de su familia, ya para que por medio de esta institución, los bienes que el Creador destinó a todo el género humano, sirvan en realidad para tal fin; todo lo cual no es posible lograr en modo alguno sin el mantenimiento de un cierto y determinado orden.

          Por lo tanto hay que evitar cuidadosamente el chocar contra un doble escollo. Así como, negado o atenuado el carácter social y público del derecho de propiedad, por necesidad se cae en el llamado “individualismo” o al menos se acerca uno a él, de semejante manera rechazado o disminuido el carácter privado e individual de ese derecho, se precipita uno hacia el “colectivismo”, o por lo menos se tocan sus postulados. Quien pierda de vista estas consideraciones se despeñará por la pendiente hasta la sima del modernismo moral, jurídico y social, denunciado por Nos en la Carta escrita al comienzo de Nuestro Pontificado. Sépanlo principalmente quienes, amigos de innovaciones, no temen acusar a la Iglesia con la infame calumnia de que ha permitido se insinuara en la doctrina de los teólogos un concepto pagano de la propiedad, al que debe sustituir en absoluto otro que con asombrosa ignorancia llaman cristiano.

          b) Obligaciones inherentes al dominio

          Para poner límites determinados a las controversias suscitadas en torno al dominio y obligaciones a él inherentes, quede establecido, a manera de principio fundamental, lo mismo que proclamó León XIII, a saber: que el derecho de propiedad se distingue de su uso. Respetar santamente la división de los bienes y no invadir el derecho ajeno traspasando los límites del dominio propio son mandatos de la justicia que se llama conmutativa; no usar los propietarios de sus propias cosas sino honestamente, no pertenece a esta justicia, sino a otras virtudes, el cumplimiento de cuyos deberes “no se puede exigir por vía jurídica”. Así que sin razón afirman algunos que el dominio y su uso honesto tienen unos mismos límites; pero aun está más lejos de la verdad el decir que por el abuso o el simple no uso de las cosas perece o se pierde el derecho de propiedad.

          De ahí que es obra saludable y digna de todo encomio la de aquellos que sin herir la armonía de los espíritus y conservando la integridad de la doctrina tradicional de la Iglesia se esfuerzan por definir la naturaleza íntima de los deberes que gravan la propiedad y concretar los límites que las necesidades de la convivencia social trazan al mismo derecho de propiedad y al uso o ejercicio del dominio. Por el contrario, se engañan y yerran los que pretenden reducir el carácter individual del dominio hasta el punto de abolirlo en la práctica.

          c) Poderes del Estado

          Los hombres deben tener en cuenta no sólo su propia utilidad, sino también el bien común, que se deduce de la índole misma del dominio, que es, a la vez individual y social, según hemos dicho. Determinar detalladamente esos deberes cuando la necesidad lo pide y la ley natural no lo ha hecho, eso atañe a los que gobiernan el Estado. Por lo tanto, la autoridad pública, guiada siempre por la ley natural y divina e inspirándose en las verdaderas necesidades del bien común, puede determinar más cuidadosamente lo que es lícito a los poseedores en el uso de sus bienes, Ya León XIII había enseñado muy sabiamente que “Dios dejó a la actividad de los hombres y a las instituciones de los pueblos la delimitación de la posesión privada”. La historia demuestra que el dominio no es una cosa del todo inmutable, como tampoco lo son otros elementos sociales, y aun Nos lo dijimos en otra ocasión con estas palabras: “Qué distintas han sido las formas de propiedad privada desde la primitiva forma de los pueblos salvajes, de la que aun hoy día quedan muestras en algunas regiones, hasta la que luego rigió en la época patriarcal, y más tarde en las diversas formas tiránicas (usamos esta palabra en su sentido clásico) y así sucesivamente en las formas feudales, monárquicas, y en todas las demás que se han sucedido hasta los tiempos modernos”. Es evidente, con todo, que el Estado no tiene derecho para disponer arbitrariamente de esa función. Siempre ha de quedar intacto e inviolable el derecho natural de poseer privadamente y transmitir los bienes por medio de la herencia; es derecho que la autoridad pública no puede abolir, porque “el hombre es anterior al Estado”, y también “la sociedad doméstica tiene sobre la sociedad civil prioridad lógica y real”. He aquí también por qué el sapientísimo Pontífice León XIII declaraba que el Estado no tiene derecho a agotar la propiedad privada con un exceso de cargas e impuestos: “El derecho de propiedad individual emana no de las leyes humanas, sino de la misma naturaleza; la autoridad pública no puede por tanto abolirla; sólo puede atemperar su uso y conciliarlo con el bien común”. Al conciliar así el derecho de propiedad con las exigencias del bien general, la autoridad pública no se muestra enemiga de los propietarios, antes bien les presta un apoyo eficaz; porque de este modo seriamente impide que la posesión privada de los bienes produzca intolerables perjuicios y se prepare su propia ruina, habiendo sido otorgada por el Autor providentísimo de la naturaleza para subsidio de la vida humana. Esa acción no destruye la propiedad privada, sino la defiende; no debilita el dominio privado, sino lo fortalece.

          d) Obligaciones sobre la renta libre

          Por otra parte, tampoco las rentas del patrimonio quedan en absoluto a merced del libre arbitrio del hombre; es decir, las que no le son necesarias para la sustentación decorosa y conveniente de la vida. Al contrario, la Sagrada Escritura y los Santos Padres constantemente declaran con clarísimas palabras que los ricos están gravísimamente obligados por el precepto de ejercitar la limosna, la beneficencia y la munificencia.

          El que emplea grandes cantidades en obras que proporcionan mayor oportunidad de trabajo, con tal que se trate de obras verdaderamente útiles, practica de una manera magnífica y muy acomodada a las necesidades de nuestros tiempos la virtud de la munificencia, como se colige sacando las consecuencias de los principios establecidos por el Doctor Angélico.

          e) Títulos que justifican la adquisición del dominio

          La tradición universal y la doctrina de Nuestro Predecesor León XIII atestiguan que la ocupación de una cosa sin dueño, y el trabajo, o la especificación como suele decirse, son títulos originarios de propiedad. Porque a nadie se hace injuria, aunque neciamente digan algunos lo contrario, cuando se procede a ocupar lo que está a disposición del público, o no pertenece a nadie. El trabajo que el hombre ejecuta en nombre propio, y que produce en los objetos nueva forma o aumenta el valor de los mismos, basta también para adjudicar estos frutos al que trabaja.

          2. CAPITAL Y TRABAJO

          Muy distinta es la condición del trabajo cuando se ocupa en cosa ajena mediante un contrato. A él se aplica principalmente lo que León XIII dijo ser cosa certísima, a saber: “que la riqueza de los pueblos no la hace sino el trabajo de los obreros”. No vemos acaso con nuestros propios ojos cómo los inmensos bienes que forman la riqueza de los hombres salen y brotan de las manos de los obreros, ya directamente, ya por medio de instrumentos o máquinas que aumentan su eficacia de manera tan admirable? No hay nadie que desconozca que los pueblos no han labrado su fortuna, ni han subido desde la pobreza y carencia, a la cumbre de la riqueza, sino por medio del inmenso trabajo acumulado por todos los ciudadanos, trabajo de los directores y trabajo de los ejecutores. Pero es más claro todavía que todos esos esfuerzos hubieran sido vanos e inútiles, más aun, ni se hubieran podido comenzar, si la bondad del Creador de todas las cosas, Dios, no hubiera antes otorgado las riquezas y los instrumentos naturales, el poder y las fuerzas de la naturaleza. Porque ¿qué es el trabajo sino el empleo y ejercicio de las fuerzas del alma y del cuerpo en los bienes naturales o por medio de ellos? Ahora bien, la ley natural, o sea, la voluntad de Dios, promulgada por su medio, exige que en la aplicación de las cosas naturales a los usos humanos se guarde el orden debido, y éste consiste en que cada cosa tenga un dueño. De ahí resulta que, fuera de los casos en que el propietario trabaja con sus propios objetos, el trabajo y el capital deberán unirse en una empresa común, pues, el uno sin el otro son completamente ineficaces. Tenía esto presente León XIII cuando escribía: “No puede existir el capital sin trabajo, ni trabajo sin capital”. Por consiguiente, es completamente falso atribuir sólo al capital o sólo al trabajo lo que ha resultado de la eficaz colaboración de ambos; y es totalmente injusto que el uno o el otro, desconociendo la eficacia de la otra parte, se alce con todo el fruto.

          a) Pretensiones injustas del capital

          Por largo tiempo el capital logró aprovecharse excesivamente. El capital reclamaba, para sí todo el rendimiento, todos los productos, y al obrero apenas se le dejaba lo suficiente para reparar y reconstituir sus fuerzas. Se decía que por una ley económica, completamente incontrastable toda la acumulación de capital cedía en provecho de los afortunados, y que por la misma ley los obreros estaban condenados a la pobreza perpetua o reducidos a un bienestar escasísimo. Es cierto que la práctica no siempre ni en todas partes se conformaba con este principio de la escuela liberal, vulgarmente llamada manchesteriana; mas, tampoco se puede negar que las instituciones económico-sociales se inclinaban constantemente a ese proceder. Así que, ninguno debe admirarse de que esas falsas opiniones y falaces postulados fueran atacados duramente, y no sólo por aquellos que con tales teorías se veían privados de su derecho natural a mejorar de fortuna.

          b) Pretensiones injustas del trabajo

          A los obreros ya irritados, se acercaron los que se llaman “intelectuales”, oponiendo a aquella pretendida ley un principio moral no menos infundado, a saber: todo lo que se produce o rinde, separado únicamente cuanto baste para amortizar y reconstruir el capital, corresponde en pleno derecho a los obreros. Este error, por lo mismo que se muestra más falaz que el de los socialistas, según los cuales los medios de producción deben transferirse al Estado, o socializarse como vulgarmente se dice, es mucho más peligroso y apto para engañar a los incautos; suave veneno, que bebieron ávidamente muchos a quienes jamás había podido engañar un franco socialismo.

          c) Principio directivo de la justa distribución

          Por cierto, para que con estas falsedades no se cerrara el paso a la justicia y a la paz, unos y otros tuvieron que ser advertidos por las sapientísimas palabras de Nuestro Predecesor: “La tierra no deja de servir a la utilidad de todos, por diversa que sea la forma en que esté distribuida entre los particulares”. Y esto mismo Nos hemos enseñado poco antes al decir que la naturaleza misma estableció la repartición de los bienes entre los particulares para que rindan utilidad a los hombres de una manera segura y determinada. Importa tener siempre presente este principio para no apartarse uno del recto camino de la verdad.

          Ahora bien, para obtener enteramente, o al menos con la posible perfección, el fin señalado por Dios, no sirve cualquier distribución de bienes y riquezas entre los hombres. Por lo mismo, las riquezas incesantemente aumentadas por el incremento económico-social deben distribuirse entre las personas y clases de manera que quede a salvo lo que León XIII llama la utilidad común de todos, o con otras palabras, de suerte que no padezca el bien común de toda la sociedad. Esta ley de justicia social prohíbe que una clase excluya a otra de la participación de los beneficios. Viola esta ley no sólo la clase de los ricos, que libres de cuidados en la abundancia de su fortuna, piensan que el justo orden de las cosas está en que todo rinda para ellos y nada llegue al obrero, sino también la clase de los proletarios que vehementemente enfurecidos por la violación de la justicia y excesivamente dispuestos a reclamar por cualquier medio el único derecho que ellos reconocen, el suyo, todo lo quieren para sí, por ser producto de sus manos; y por esto, y no por otra causa, impugnan y pretenden abolir dominio, intereses o productos no adquiridos mediante el trabajo, sin reparar a qué especie pertenecen o qué oficio desempeñan en la convivencia humana. Y no debe olvidarse aquí cuán inepta e infundada es la apelación de algunos a las palabras del Apóstol: “Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma”; el Apóstol se refiere a los que, pudiendo y debiendo trabajar se abstienen de ello, amonestando que debemos aprovechar con diligencia el tiempo y las fuerzas corporales y espirituales sin gravar a los demás, mientras nos podamos proveer por nosotros mismos. Pero que el trabajo sea el único título para recibir el alimento o las ganancias, eso no lo enseñó nunca el apóstol.

          Dése, pues, a cada cual la parte de bienes que le corresponde; y hágase que la distribución de los bienes creados vuelva a conformarse con las normas del bien común o de la justicia social; porque cualquier persona sensata ve cuán grave daño trae consigo la actual distribución de bienes por el enorme contraste entre unos pocos riquísimos y los innumerables pobres.

          3. LA REDENCIÓN DEL PROLETARIADO

          Tal es el fin que Nuestro Predecesor proclamó que debía lograrse: la redención del proletariado. Debemos afirmarlo con más empeño y repetirlo con más insistencia puesto que tan saludables mandatos del Pontífice en no pocos casos se echaron en olvido, ya con un estudiado silencio, ya juzgando que realizarlos era imposible cuando pueden y deben realizarse. Ni se puede decir que aquellos preceptos han perdido fuerza y su sabiduría en nuestra época, por haber disminuido el “pauperismo”, que en tiempos de León XIII se veía con todos sus horrores. Es verdad que la condición de los obreros se ha elevado a un estado mejor y más equitativo, principalmente en las ciudades más prósperas y cultas, en las que mal se diría que todos los obreros en general están afligidos por la miseria y padecen las escaseces de la vida. Pero es igualmente cierto que desde que las artes mecánicas y las industrias del hombre se han extendido rápidamente e invadido innumerables regiones, tanto las tierras que llamamos nuevas, como los reinos del Extremo Oriente famosos por su antiquísima cultura, el número de los proletarios necesitados, cuyo gemido sube desde la tierra hasta el cielo, ha crecido inmensamente. Añádese el ejército ingente de asalariados del campo, reducidos a las más estrechas condiciones de vida, y desesperanzados de poder jamás obtener “participación alguna en la propiedad de la tierra”; y por tanto, sujetos para siempre a la condición de proletarios, si no se aplican remedios oportunos y eficaces.

          Es verdad que la condición de proletario no debe confundirse con el pauperismo, pero es cierto que la muchedumbre enorme de proletarios por una parte, y los enormes recursos de unos cuantos ricos, por otra, son argumentos perentorio de que las riquezas multiplicadas tan abundantemente en nuestra época, llamada del industrialismo, están mal repartidas e injustamente aplicadas a las distintas clases.

          Acceso del proletariado a la propiedad familiar

          Por lo cual, con todo empeño y todo esfuerzo se ha de procurar que al menos para el futuro, las riquezas adquiridas vayan con más justa medida a las manos de los ricos, y se distribuyan con bastante profusión entre los obreros, no ciertamente para hacerlos remisos en el trabajo, porque el hombre nace para el trabajo como el ave para volar, sino para que aumenten con el ahorro su patrimonio, y administrando con prudencia el patrimonio aumentado, puedan más fácil y seguramente sostener las cargas de su familia, y libres de las inseguridades de la vida, cuyas vicisitudes tanto agitan a los proletarios, no sólo estén dispuestos a soportar las contingencias de la vida, sino que puedan confiar también en que, al abandonar este mundo, los que dejan tras de sí quedan convenientemente asegurados.

          Todo esto que Nuestro Predecesor no sólo insinuó sino también proclamó clara y explícitamente, queremos una y otra vez inculcarlo en esta Nuestra Encíclica; porque si con vigor y sin dilaciones no se emprende para llevar a la práctica, es inútil pensar que puedan defenderse eficazmente el orden público, la paz y tranquilidad de la sociedad humana contra los promotores de la revolución.

          4. JUSTO SALARIO

          Mas es imposible llevarlo a efecto si no llegan los obreros a formar su módico capital con diligencia y ahorro, como ya hemos indicado, siguiendo las huellas de Nuestro Predecesor. Pero de dónde pueden ahorrar algo para el futuro quienes no tienen otra cosa que su trabajo para atender al alimento y demás necesidades de la vida, sino del precio de su trabajo viviendo en la escasez? Queremos, pues, tratar esta cuestión del salario, que León XIII calificaba “de gran importancia”, declarando y desarrollando su doctrina y sus preceptos cuando sea preciso.

          a) El salario no es injusto de suyo

          En primer lugar, los que condenan el contrato de trabajo como injusto por naturaleza, y tratan de sustituirlo por el contrato de sociedad, hablan un lenguaje insostenible e injurian gravemente a Nuestro Predecesor, cuya Encíclica no sólo admite el salario, sino aún se extiende largamente explicando las normas de justicia que han de regirlo.

          Pero juzgamos que, atendidas las condiciones modernas de la asociación humana, sería más oportuno que el contrato del trabajo algún tanto se suavizara en cuanto fuese posible por medio del contrato de sociedad como ya se ha comenzado a hacer en diversas formas con provecho no escaso de los mismos obreros y aun patronos. De esta suerte los obreros y empleados participan en cierta manera ya en el dominio, ya en la dirección del trabajo, y ya en las ganancias obtenidas.

          León XIII había ya prudentemente declarado que la cuantía justa del salario debe deducirse de la consideración no de uno, sino de diversos títulos. Son suyas estas palabras: “para determinar la medida justa del salario, débense tener presente muchos puntos de vista”.

          Con este dicho queda del todo refutada la ligereza de quienes creen que se puede resolver este gravísimo asunto con el fácil expediente de aplicar una regla única, por cierto bien alejada de la verdad.

          Yerran gravemente los que no dudan en propagar el principio de que el trabajo vale tanto y debe remunerarse, en tanto, cuanto se estima el valor de los frutos producidos por él, y que por tanto, el obrero tiene derecho a reclamar todo lo que es producto de su trabajo; lo absurdo de este principio queda refutado sólo con lo ya dicho acerca del capital y del trabajo.

          b) Carácter individual y social del trabajo

          Ahora bien, en el dominio así como en el trabajo, principalmente cuando se trata del trabajo contratado, claro es que debe considerarse además del aspecto personal e individual, el aspecto social; porque la actividad humana no puede producir sus frutos si no queda en pie un cuerpo verdaderamente social y organizado, si el orden jurídico y social no garantizan el trabajo, si las diferentes profesiones dependientes unas de otras, no se conciertan entre sí y se completan mutuamente, y lo que es más importante si no se asocian y unen para un mismo fin la dirección, el capital y el trabajo. El trabajo, por tanto, no se estimará en lo justo ni se remunerará equitativamente, si no se atiende a su carácter individual y social.

          c) Tres puntos que deben atenderse

          De este doble aspecto, intrínseco por naturaleza al trabajo humano, brotan consecuencias gravísimas, por las cuales deben regirse y determinarse los salarios.

          1º – Sustento del obrero y de la familia

          En primer lugar, hay que dar al obrero una remuneración que sea suficiente para su propia sustentación y la de su familia.

          Justo es, por cierto, que el resto de la familia concurra según sus fuerzas al sostenimiento común de todos, como pasa entre las familias sobre todo de labradores, y aun también entre los artesanos y comerciantes en pequeño; pero es un crimen abusar de la edad infantil y de la debilidad de la mujer. En la casa principalmente o en sus alrededores, las madres de familia pueden dedicarse a sus faenas sin dejar las atenciones del hogar. Pero es gravísimo abuso, y con todo empeño ha de ser extirpado, que la madre, a causa de la escasez del salario del padre, se vea obligada a ejercitar un arte lucrativo, dejando abandonados en la casa sus peculiares cuidados y quehaceres, y sobre todo la educación de los niños pequeños. Ha de ponerse, pues, todo esfuerzo en que los padres de familia reciban una remuneración suficientemente amplia para que puedan atender convenientemente a las necesidades domésticas ordinarias. Si las circunstancias presentes de la vida no siempre permiten hacerlo así, pide la justicia social que cuanto antes se introduzcan tales reformas, que a cualquier obrero adulto se le asegure ese salario. No será aquí inoportuno dar la merecida alabanza a cuantos con sapientísimo y utilísimo consejo han experimentado e intentado diversos medios para acomodar la remuneración del trabajo a las cargas de la familia, de manera que al aumento de las cargas corresponda el aumento del salario; y aun si fuere menester, para atender a las necesidades extraordinarias.

          2º – La situación de la empresa

          Para determinar la cuantía del salario deben tenerse asimismo presentes las condiciones de la empresa y del empresario; sería injusto pedir salarios desmedidos, que la empresa, sin grave ruina propia y consiguientemente de los obreros no pudiera soportar. Pero no debe reputarse causa legítima para disminuir a los obreros el salario, la ganancia menor, debida a negligencia, pereza o descuido en atender al progreso técnico y económico. Mas si las empresas mismas no tienen entradas suficientes para poder pagar a los obreros un salario equitativo, porque o se ven oprimidas por cargas injustas o se ven obligadas a vender sus productos a precios menores de lo justo, quienes de tal suerte las oprimen, reos son de grave delito, ya que privan de su justa remuneración a los obreros, que se ven obligados por la necesidad a aceptar un salario inferior al justo.

          Esfuércense todos, obreros y directores, con unión de fuerzas y voluntades, en superar los obstáculos y las dificultades, y la autoridad pública no debe negarles su prudente intervención en obra tan salvadora. Mas si el caso hubiere llegado al extremo, entonces habrá que deliberar si puede continuar la empresa o si hay que atender a los obreros en alguna otra forma. En este punto, verdaderamente gravísimo, conviene que exista una unión amigable y concordia cristiana entre obreros y directores, y que esta sea verdaderamente eficaz.

          3º – La necesidad del bien común

          Finalmente, la cuantía del salario debe atemperarse al bien público económico. Ya hemos expuesto más arriba cuánto ayuda a este bien común que los obreros y empleados lleguen a reunir poco a poco un modesto capital mediante el ahorro de alguna parte de su salario, después de cubiertos los gastos necesarios. Pero tampoco debe desatenderse otro punto quizás de no menor importancia y en nuestros días muy necesario, a saber: que se ofrezca oportunidad para trabajar a los que quieren y puedan trabajar. Esto depende no poco de la fijación de los salarios; la cual, así como ayuda cuando se encierra dentro de los justos límites, así por el contrario puede ser obstáculo cuando los sobrepasa. ¿Quién no sabe que los salarios demasiado reducidos o extraordinariamente elevados han sido la causa de que los obreros quedaran sin tener trabajo? Este mal, que se ha desarrollado principalmente en los días de nuestro Pontificado, ha perjudicado a muchos, ha arrojado a los obreros en la miseria y duras pruebas, ha arruinado la prosperidad de las naciones y puesto en peligro el orden público, la paz y la tranquilidad de todo el orbe de la tierra. Contrario es, pues, a la justicia social, disminuir o aumentar indebidamente los salarios de los obreros, para obtener mayores ganancias personales, y sin atender al bien común: la misma justicia demanda que con el común sentir y querer, en cuanto es posible, los salarios se regulen de manera que los más puedan emplear su trabajo y obtener los bienes convenientes para el sostenimiento de la vida.

          Contribuye a lo mismo la justa proporción entre los salarios; con ella se enlaza estrechamente la razonable proporción entre los precios de venta de los productos obtenidos por las distintas artes, cuales son: la agricultura, la industria, y otras semejantes. Si se guardan convenientemente tales proporciones, las diversas artes se aunarán y combinarán para formar un solo cuerpo, y a manera de miembros mutuamente se ayudarán y perfeccionarán, ya que la economía social estará sólidamente constituida y alcanzará sus fines, sólo cuando a todos y cada uno se provea de todos los bienes que las riquezas y subsidios naturales, la técnica y la constitución social de la economía pueden producir. Esos bienes deben ser suficientemente abundantes para satisfacer las necesidades y comodidades honestas y elevar a los hombres a aquella condición de vida más feliz que, administrada prudentemente no sólo no impide la virtud, sino que la favorece en gran manera.

          5

          • .....................................
            17/05/2019 at 4:51 AM

            5. LA RESTAURACIÓN DEL ORDEN SOCIAL

            Lo que hemos dicho hasta ahora sobre el reparto equitativo de los bienes y el justo salario, se refiere principalmente a las personas particulares y sólo indirectamente toca al orden social, principal objeto de los cuidados y pensamientos de Nuestro Predecesor León XIII, que tanto hizo por restaurarlo en conformidad con los principios de la sana filosofía, y por perfeccionarlo según las normas altísimas de la ley Evangélica.

            Pero para consolidar lo que Él felizmente inició y realizar lo que queda por hacer, y por alcanzar más alegres y copiosas ventajas en provecho de la sociedad humana, se necesitan sobre todo dos cosas: la reforma de las instituciones y la enmienda de las costumbres.

            Al hablar de la reforma de las instituciones pensamos principalmente en el Estado; no que deba esperarse de su influjo toda la salvación, sino que por el vicio que hemos llamado “individualismo” han llegado las cosas a tal punto que, abatida y casi extinguida aquella exuberante vida social, que en otros tiempos se desarrolló en las corporaciones o gremios de todas clases, han quedado casi solos frente a frente los particulares y el Estado, con no pequeño detrimento para el mismo Estado; pues, deformado el régimen social y recayendo sobre el Estado todas las cargas que antes sostenían las antiguas corporaciones, se ve él abrumado y oprimido por una infinidad de negocios y obligaciones.

            Es verdad, y lo prueba la historia palmariamente, que la mudanza de las condiciones sociales hace que muchas cosas que antes hacían aún las asociaciones pequeñas, hoy no las pueden ejecutar sino las grandes colectividades. Y, sin embargo, queda en la filosofía social fijo y permanente, aquel principio, que ni puede ser suprimido ni alterado: como es ilícito quitar a los particulares lo que con su propia iniciativa y propia industria pueden realizar para encomendarlo a una comunidad, así también es injusto, y al mismo tiempo de grave perjuicio y perturbación del recto orden social, confiar a una sociedad mayor y más elevada lo que pueden hacer y procurar comunidades menores e inferiores. Toda acción social debe por su naturaleza prestar auxilio a los miembros del cuerpo social, nunca absorberlos y destruirlos. Conviene que la autoridad pública suprema deje a las asociaciones inferiores tratar por sí mismas los cuidados de menor importancia, de otro modo le serán de grandísimo impedimento para cumplir con mayor libertad, firmeza y eficacia lo que a ella sólo corresponde, y que sólo ella puede realizar, a saber: dirigir, vigilar, urgir, castigar, según los casos y la necesidad lo exijan. Por tanto tengan bien entendido esto los que gobiernan: cuanto más vigorosamente reine el orden jerárquico entre las diversas asociaciones, quedando en pie este principio de la función supletiva del Estado, tanto más firme será la autoridad y el poder social, y tanto más próspera y feliz la condición del Estado.

            Esta debe ser ante todo la mira, éste el esfuerzo del Estado y de todos los buenos ciudadanos: que cese la lucha de clases opuestas y se promueva una cordial cooperación entre las diversas profesiones de los ciudadanos.

            La política social tiene, pues, que dedicarse a reconstituir las profesiones. Hasta ahora, en efecto, el estado de la sociedad humana sigue aun violento y por tanto inestable y vacilante, como basado en clases de tendencias diversas, contrarias entre sí, y por lo mismo inclinado a enemistades y luchas.

            Aunque el trabajo, como decía muy bien Nuestro Predecesor, en su Encíclica, no es vil mercancía, sino que hay que reconocer en él la dignidad humana del obrero, y por eso no ha de ser comprado ni vendido como cualquier mercancía; sin embargo, en las actuales circunstancias, la oferta y la demanda en el así llamado mercado de trabajo separan a los hombres en dos clases, como en dos ejércitos, y la disputa de ambas transforma tal mercado como en un campo de batalla, donde uno en frente de otro luchan cruelmente. Como todos ven, a tan gravísimo mal, que precipita a la sociedad humana hacia la ruina, urge poner, cuanto antes, un remedio. Pues bien, perfecta curación no se obtendrá sino cuando quitada de en medio esa lucha, se formen miembros del cuerpo social bien organizados, es decir, órdenes o profesiones en que se unan los hombres, no según el cargo que tienen en el mercado del trabajo sino según las diversas funciones sociales que cada uno ejercita.

            Como, siguiendo el impulso natural, los que están juntos en un lugar forman una ciudad, así los que se ocupan de una misma arte o profesión, sea económica, sea de otra especie, forman asociaciones o cuerpos, hasta el punto que muchos consideran esas agrupaciones que gozan de su propio derecho, si no esenciales a la sociedad, al menos connaturales con ella.

            a) Aspiración concorde de las asociaciones

            El orden, como egregiamente dice el Doctor Angélico, es la unidad resultante de la conveniente disposición de muchas cosas; por esto, el verdadero y genuino orden social requiere que los diversos miembros de la sociedad se junten en uno con algún vínculo firme. Esta fuerza de cohesión se encuentra, ya en los mismos bienes que se han de producir u obligaciones que se han de cumplir, en lo cual de común acuerdo trabajan patronos y obreros de una misma profesión; ya en aquel bien común, a que todas las profesiones juntas, según sus fuerzas, amigablemente deben concurrir. Esta unión tanto más fuerte y eficaz será cuanto con mayor fidelidad cada individuo y cada una de las agrupaciones tengan empeño en ejercer su profesión y sobresalir en ella.

            De todo lo que precede se deduce con facilidad que en dichas corporaciones indiscutiblemente tienen la primacía los intereses comunes a toda clase; y ninguno hay tan principal como la cooperación, que intensamente se ha de procurar, de cada una de las profesiones en favor del bien común de la sociedad. En cambio, en los negocios relativos al especial cuidado y tutela de los peculiares intereses de los patronos y de los obreros, si se presentara el caso, unos y otros podrán deliberar o resolver por separado, según convenga.

            Apenas es necesario recordar que lo que León XIII dejó enseñado sobre la forma política de gobierno, debe aplicarse, guardada la debida proporción, a los colegios o corporaciones profesionales, a saber: que es libre a los hombres escoger la forma de gobierno que quisieran con tal que quede a salvo la justicia y las necesidades del bien común.

            Ahora bien, como los habitantes de un municipio suelen fundar asociaciones con fines muy diversos en los cuales es completamente libre inscribirse o no inscribirse, así también los que ejercitan la misma profesión formarán unos con otros sociedades igualmente libres para alcanzar fines que en alguna manera están unidos con el ejercicio de la misma profesión. Nuestro Predecesor describió clara y distintamente estas asociaciones. Nos basta, pues, inculcar una sola cosa: que el hombre tiene facultad libre no sólo para fundar asociaciones de orden y derecho privado, sino también “para escoger libremente el estatuto y las leyes que mejor conduzcan al fin que se proponen”. Debe proclamarse la misma libertad para fundar asociaciones que excedan los límites de cada profesión. Las asociaciones libres que están floreciendo y se gozan viendo sus saludables frutos, vayan preparándose el camino para formar aquellas otras agrupaciones más perfectas de que hemos hecho mención y promuévanlas con todo denuedo, según el espíritu de la doctrina social cristiana.

            b) Restauración de un principio directivo de la economía

            Nos resta atender a otra cosa muy unida con lo anterior. Como la unidad del cuerpo social no puede basarse en la lucha de clases, tampoco la recta organización del mundo económico puede entregarse al libre juego de la concurrencia. De este punto, como de fuente emponzoñada, nacieron todos los errores de la ciencia económica individualista; la cual, suprimiendo por olvido o ignorancia, el carácter social y moral del mundo económico, sostuvo que éste debía ser juzgado y tratado como totalmente independiente de la autoridad pública, por la razón de que su principio directivo se hallaba en el mercado o libre concurrencia, y con este principio habría de regirse mejor que con cualquier entendimiento creado. Pero la libre concurrencia aun cuando, encerrada dentro de ciertos límites, sea justa y, sin duda, útil, no puede ser en modo alguno la norma reguladora de la vida económica; y lo probó demasiado la experiencia cuando se llevó a la práctica la orientación del viciado espíritu individualista. Es, pues, completamente necesario que se reduzca y se sujete de nuevo la economía a un verdadero y eficaz principio directivo. La prepotencia económica que ha sustituido recientemente a la libre concurrencia, mucho menos puede servir para ese fin; ya que, inmoderada y violenta por naturaleza, para ser útil a los hombres necesita de un freno enérgico y una dirección sabia; pues, por sí misma no puede regularse ni regirse. Así que, de algo superior y más noble hay que echar mano para regir con severa integridad ese poder económico: de la justicia y caridad social. Por tanto las instituciones públicas y toda la vida social de los pueblos han de ser informadas por esa justicia; es muy necesario que ésta sea verdaderamente eficaz, o sea, que dé vida a todo orden jurídico y social, y la economía quede como empapada en ella. La caridad social debe ser como el alma de ese orden; la autoridad pública no debe desmayar en la tutela y defensa eficaz del mismo, y no le será difícil lograrlo si arroja de sí las cargas que como decíamos antes, no le competen.

            Más aun, convendría que varias naciones unidas en sus estudios y trabajos, puesto que económicamente dependen en gran manera unas de otras y mutuamente se necesitan, promovieran con sabios tratados e instituciones una fausta y feliz cooperación.

            Restablecidos así los miembros del organismo social, y restituido el principio directivo del mundo económico-social, podrían aplicarse en alguna manera a este cuerpo las palabras del Apóstol acerca del Cuerpo Místico de Cristo: “Todo el cuerpo trabado y unido recibe por todos los vasos y conductos de comunicación, y según la medida correspondiente a cada miembro, el aumento propio del cuerpo para su perfección mediante la caridad”.

            Recientemente, todos lo saben, se ha iniciado una especial organización sindical y cooperativa, de la cual, dada la materia de esta Nuestra Encíclica, parece bien dar aquí brevemente una idea con algunas consideraciones.

            El Estado reconoce jurídicamente el sindicato y no sin carácter de monopolio, en cuanto que sólo él, así reconocido, puede representar a los obreros y a los patronos respectivamente, y él sólo puede concluir contratos de trabajo. La adscripción al sindicato es facultativa, y sólo en este sentido puede decirse que la organización sindical es libre; puesto que la cuota sindical y ciertas tasas especiales son obligatorias para todos los que pertenecen a una categoría determinada sean obreros o patronos, así como son obligatorios para todos, los contratos de trabajo estipulados por el sindicato jurídico. Es verdad que autorizadamente se ha declarado que el sindicato jurídico no excluye la existencia de asociaciones profesionales de hecho.

            Las corporaciones se constituyen por representantes de los sindicatos de obreros y patronos de la misma arte y profesión, y en cuanto verdaderos y propios órganos e instituciones del Estado, dirigen y coordinan los sindicatos en las cosas de interés común.

            La huelga está prohibida; si las partes no pueden ponerse de acuerdo, interviene el juez.

            Basta un poco de reflexión para ver las ventajas de esta organización, aunque la hayamos descrito sumariamente; la colaboración pacífica de las clases, la represión de las organizaciones y de los intentos socialistas, la acción moderadora de una magistratura especial. Para no omitir nada en argumento de tanta importancia, y en armonía con los principios generales más arriba expuestos y con los que luego añadiremos, debemos asimismo decir que vemos que hay quien teme que en esa organización el Estado se sustituya a la libre actividad, en lugar de limitarse a la necesaria y suficiente asistencia y ayuda, que la nueva organización sindical y corporativa tenga carácter excesivamente burocrático y político, y que, no obstante las ventajas generales señaladas, pueda servir a intentos políticos particulares, más bien que a la facilitación y comienzo de un estado social mejor.

            Creemos que para alcanzar este nobilísimo intento, con verdadero y estable provecho para todos, es necesaria primera y principalmente la bendición de Dios y luego la colaboración de todas las buenas voluntades. Creemos, además, y como consecuencia natural de lo mismo, que ese mismo intento se alcanzará tanto más seguramente, cuanto mayor sea la cooperación de las competencias técnicas, profesionales y sociales, y más todavía, de los principios católicos y de la práctica de los mismos, no de parte de la Acción Católica (porque no pretende desarrollar actividad estrictamente sindical o política), sino de parte de aquellos de nuestros hijos que la Acción Católica educa exquisitamente en los mismos principios y en el mismo apostolado, bajo la guía y el Magisterio de la Iglesia que, en el terreno antes señalado, así como donde quiera que se agitan y regulan cuestiones morales, no puede olvidar o descuidar el mandato de custodia o de magisterio que se le ha confiado.

            Cuanto hemos enseñado sobre la restauración y perfección del orden social es imposible realizarlo sin la reforma de las costumbres; los documentos históricos lo prueban claramente. Existió en otros tiempos un orden social, no ciertamente perfecto y completo en todas sus partes, pero sí conforme de algún modo a la recta razón si se tienen en cuenta las condiciones y necesidades de la época. Pereció hace tiempo aquel orden de cosas, y no fue, por cierto, porque no pudo adaptarse, por su propio desarrollo y evolución a los cambios y nuevas necesidades que se presentaban, sino más bien, porque los hombres, o endurecidos en su egoísmo, se negaron a abrir los senos de aquel orden, como hubiera convenido al número siempre creciente de la muchedumbre, o seducidos por una apariencia de falsa libertad y por otros errores y por los enemigos de cualquier clase de autoridad, intentaron sacudir de sí todo yugo.

            Resta, pues, que llamada de nuevo a juicio la organización actual económica con el socialismo, su más acérrimo acusador y, dictada sobre ambos franca y justa sentencia, averigüemos a fondo cuál es la raíz de tantos males y señalemos, como su primero y más necesario remedio, la reforma de costumbres.

            III – RAÍZ DE LA PRESENTE PERTURBACIÓN Y SU SALVADORA RESTAURACIÓN

            Grandes cambios han sufrido desde los tiempos de León XIII tanto la organización económica, como el socialismo.

            En primer lugar, es manifiesto que las condiciones económicas han sufrido profunda mudanza. Ya sabéis, Venerables Hermanos y amados hijos, que Nuestro Predecesor, de feliz memoria, dirigió sus miradas en su Encíclica, principalmente al régimen capitalista, o sea, hacia aquella manera de proceder en el mundo económico por lo cual unos ponen el capital y otros el trabajo, como el mismo Pontífice definía con una expresión feliz: “No puede existir capital sin trabajo, ni trabajo sin capital”.

            1. CAMBIOS EN EL RÉGIMEN CAPITALISTA

            León XIII puso todo empeño en ajustar esa organización económica a las normas de la justicia: de donde se deduce que no puede condenarse por sí misma. Y en realidad no es por su naturaleza viciosa; pero viola el recto orden de la justicia, cuando el capital esclaviza a los obreros o a la clase proletaria con tal fin y tal forma, que los negocios y por tanto, todo el capital, sirvan a su voluntad y a su utilidad, despreciando la dignidad humana de los obreros, la índole social de la economía y la misma justicia social y el bien común.

            Es cierto que aun hoy no es éste el único modo vigente de organización económica: existen otros, dentro de los cuales vive una muchedumbre de hombres, muy importante por su número y por su valor, por ejemplo, la clase agricultora; en ella la mayor parte del género humano honesta y honradamente halla su sustento y su cultura. Tampoco están libres de las estrecheces y dificultades, que señalaba Nuestro Predecesor en no pocos lugares de su Encíclica, y a la vez que también Nos en ésta hemos aludido más de una vez.

            Pero el régimen económico capitalista se ha extendido muchísimo por todas partes, después de publicada la Encíclica de León XIII, a medida que se extendía por todo el mundo el industrialismo. Tanto que aun la economía y la condición social de los que se hallan fuera de su esfera de acción, están invadidas y penetradas de él, y sienten y en alguna manera participan de sus ventajas o inconvenientes y defectos.

            Así, pues, cuando miramos a las mudanzas que el orden económico capitalista ha experimentado desde el tiempo de León XIII, no sólo nos fijamos en el bien de los que habitan regiones entregadas al capital y a la industria, sino en el de todos lo hombres.

            a) A la libre competencia sucedió la dictadura económica

            Primeramente, salta a la vista que en nuestros tiempos no se acumulan solamente riquezas, sino también se crean enormes poderes, y un prepotencia económica despótica, en manos de muy pocos. Muchas veces no son éstos ni dueños siquiera, sino sólo depositarios y administradores que rigen el capital a su voluntad y arbitrio.

            Estos potentados son extraordinariamente poderosos, cuando dueños absolutos del dinero gobiernan el crédito y lo distribuyen a su gusto; diríase que administran la sangre de la cual vive toda la economía, y que de tal modo tienen en su mano, por decirlo así, el alma de la vida económica, que nadie podría respirar contra su voluntad.

            Esta acumulación de poder y de recursos, nota casi originaria de la economía modernísima, es el fruto que naturalmente produjo la libertad infinita de los competidores, que sólo dejó supervivientes a los más poderosos, que es a menudo lo mismo que decir los que luchan más violentamente, los que menos cuidan de su conciencia.

            A su vez esta concentración de riquezas y de fuerzas produce tres clases de conflictos: la lucha primero se encamina a alcanzar ese potentado económico; luego se inicia una fiera batalla a fin de obtener el predominio sobre el poder público, y consiguientemente el poder abusar de sus fuerzas e influencia en los conflictos económicos; finalmente se entabla el combate en el campo internacional, en el que luchan los Estados pretendiendo usar de su fuerza y poder político para favorecer las utilidades económicas de sus respectivos súbditos, o por el contrario haciendo que las fuerzas y el poder económico sean los que resuelvan las controversias políticas originadas entre las naciones.

            b) Consecuencias funestas

            Las últimas consecuencias del espíritu individualista en el campo económico, vosotros mismos, Venerables Hermanos y amados hijos, las estáis viendo y deplorando: la libre concurrencia se ha destrozado a sí misma; la prepotencia económica ha suplantado al mercado libre; al deseo de lucro ha sucedido la ambición desenfrenada de poder; toda la economía se ha hecho extremadamente dura, cruel, implacable. Añádense los daños gravísimos que han nacido de la confusión y mezcla lamentables de las atribuciones de la autoridad pública y de la economía; y valga como ejemplo uno de los más graves, la caída del prestigio del Estado; el cual, libre de todo partidismo y teniendo como único fin el bien común y la justicia, debería estar erigido en soberano y supremo árbitro de las ambiciones y concupiscencias de los hombres. Por lo que toca a las naciones en sus relaciones mutuas, se ven dos corrientes que manan de la misma fuente: por un lado fluye el nacionalismo o también el imperialismo económico, por el otro el no menos funesto y detestable internacionalismo del capital, o sea, el imperialismo internacional, para el cual la patria está donde se está bien.

            c) Remedios

            Los remedios a males tan profundos quedan indicados en la segunda parte de esta Encíclica, donde de propósito hemos tratado de ello bajo el aspecto doctrinal; bastará, pues, recordar la sustancia de Nuestra enseñanza. Puesto que el régimen económico moderno descansa principalmente sobre el capital y el trabajo, deben conocerse y ponerse en práctica los preceptos de la recta razón, o de la filosofía social cristiana, que conciernen a ambos elementos y a su mutua colaboración. Para evitar ambos escollos, el individualismo y el socialismo, debe sobre todo tenerse presente el doble carácter, individual y social del capital o de la propiedad y del trabajo. Las relaciones que anudan el uno al otro deben ser reguladas por las leyes de una exactísima justicia conmutativa, apoyada en la caridad cristiana. Es imprescindible que la libre competencia contenida dentro de límites razonables y justos, y sobre todo el poder económico estén sometidos efectivamente a la autoridad pública, en todo aquello que le está peculiarmente encomendado. Finalmente, las instituciones de los pueblos deben acomodar la sociedad entera a las exigencias del bien común, es decir, a las reglas de la justicia; de ahí resultará que la actividad económica, función importantísima de la vida social se encuadre asimismo dentro de un orden de vida sana y bien equilibrada.

            2. TRANSFORMACIÓN DEL SOCIALISMO

            No menos profunda que la del capitalismo es la transformación que desde León XIII ha sufrido el socialismo, con el cual principalmente tuvo que luchar Nuestro Antecesor. Entonces podía considerarse todavía sensiblemente único, con una doctrina definida y bien trabada; pero luego se ha dividido principalmente en dos partes, las más veces contrarias entre sí y llenas de odio mutuo, sin que ninguna de las dos reniegue del fundamento propio del socialismo, contrario a la fe cristiana.

            a) La rama más violenta o el comunismo

            Una parte del socialismo sufrió un cambio semejante al que indicábamos respecto a la economía capitalista, y dio en el comunismo; enseña y pretende, no oculta y disimuladamente, sino clara y abiertamente, y por todos los medios, aun los más violentos, dos cosas: la lucha de clases encarnizada y la desaparición completa de la propiedad privada. Para conseguirlo, nada hay a lo que no se atreva, ni nada que respete, y una vez conseguido su intento, tan atroz e inhumano se manifiesta, que parece cosa increíble y monstruosa. Nos lo dicen el estrago y la ruina fatal en que ha sumido vastísimas regiones de la Europa Oriental y Asia; y que es enemigo abierto de la Santa Iglesia y del mismo Dios, demasiado, por desgracia, nos lo han probado los hechos y es de todos bien conocido. Por eso juzgamos superfluo prevenir a los buenos y fieles hijos de la Iglesia contra el carácter impío e injusto del comunismo; pero no podemos menos de contemplar con profundo dolor la incuria de los que parecen despreciar estos inminentes peligros, y con cierta pasiva desidia permiten que se propaguen por todas partes doctrinas que destrozarán por la violencia y por la muerte toda la sociedad. Mayor condenación merece aun la negligencia de quienes descuidan la supresión o reforma del estado de cosas, que lleva a los pueblos a la exasperación y prepara el camino a la revolución y ruina de la sociedad.

            b) La rama más moderna

            1. Conserva el nombre de socialismo

            La parte que se ha quedado con el nombre de socialismo es ciertamente más moderada, ya que no sólo confiesa que debe abstenerse de toda violencia, sino que aun sin rechazar la lucha de clases y la abolición de la propiedad privada, las suaviza y modera de alguna manera. Diríase que aterrado por los principios y consecuencias que se siguen del comunismo, el socialismo se inclina y en cierto modo avanza hacia las verdades que la tradición cristiana ha enseñado siempre solemnemente: pues no se puede negar que sus peticiones se acercan mucho, a veces, a las de quienes desean reformar la sociedad conforme a los principios cristianos.

            2. Se aparta algo de la lucha de clases y de la abolición de la propiedad

            La lucha de clases, sin enemistades y odios mutuos, poco a poco se transforma en una como discusión honesta, fundada en el amor a la justicia; ciertamente, no es aquella bienaventurada paz social que todos deseamos, pero puede y debe ser el principio de donde se llegue a la mutua cooperación de las clases. La misma guerra al dominio privado, restringida más y más, se atempera de suerte que en definitiva no es la posesión misma de los medios de producción lo que se ataca, sino el predominio social que contra todo derecho ha tomado y usurpado la propiedad. Y de hecho, un poder semejante no pertenece a los que poseen sino a la potestad pública. De este modo se puede llegar insensiblemente hasta el punto de que estas pretensiones del socialismo moderado no difieran de los anhelos y peticiones de los que desean reformar la sociedad humana fundándose en los principios cristianos. Porque con razón se habla de que cierta categoría de bienes ha de reservarse al Estado, pues éstos llevan consigo un poder económico tal, que no es posible permitirlos a los particulares sin daño del Estado.

            Estos deseos y demandas justas ya nada contienen contrario a la verdad cristiana y mucho menos son propios del socialismo. Por tanto, quienes solamente pretenden eso, no tienen por qué agregarse al socialismo.

            c) ¿Hay algún camino intermedio?

            Pero no vaya alguno a creer que los partidos o grupos socialistas que no son comunistas se contenten todos de hecho o de palabra con eso sólo. A lo más llegan a suavizar en alguna manera la lucha de clases o la abolición de la propiedad, no a rechazarlas. Ahora bien, esta mitigación y como olvido de los falsos principios hace surgir, o mejor, a algunos les ha hecho plantear indebidamente esta cuestión: la conveniencia de suavizar o atemperar los principios de la verdad cristiana para salir al paso al socialismo y convenir con él en un camino intermedio. Hay quienes se ilusionan con la aparente esperanza de que así vendrán a nosotros los socialistas. ¡Vana esperanza! Los que quieran ser apóstoles entre los socialistas, deben profesar abierta y sinceramente la verdad cristiana plena e íntegra, sin connivencia de ninguna clase con el error.

            Procuren primeramente, si quieren ser verdaderos anunciadores del Evangelio, mostrar a los socialistas que sus postulados, en lo que tienen de justos, se defienden con mayor fuerza desde el campo de los principios de la fe cristiana, y se promueven más eficazmente por la fuerza de la caridad cristiana.

            Pero, ¿qué decir en el caso en que el socialismo de tal manera modere y suavice lo tocante a la lucha de clases y a la abolición de la propiedad privada, que no se le pueda ya reprender nada en estos puntos? ¿Acaso con ello deja de ser contrario por naturaleza a la religión cristiana? He aquí una cuestión que deja en duda los ánimos de no pocos. Y son muchos los católicos que sabiendo perfectamente que nunca pueden abandonarse los principios católicos ni suprimirse, vuelven sus ojos a esta Santa Sede y parecen pedir con instancia que resolvamos si ese socialismo está suficientemente purgado de sus falsas doctrinas, para que sin sacrificar ningún principio cristiano pueda ser admitido y en cierto modo bautizado. Para satisfacer, según nuestra paternal solicitud, a estos deseos, decimos: el socialismo, ya se considere como doctrina, ya como hecho histórico, ya como acción, si sigue siendo verdaderamente socialismo, aun después de sus concesiones a la verdad y a la justicia de las que hemos hecho mención, es incompatible con los dogmas de la Iglesia Católica; ya que su manera de concebir la sociedad se opone diametralmente a la verdad cristiana.

            1. El socialismo concibe la sociedad y el carácter social del hombre en la forma más contraria a la verdad cristiana

            Según la doctrina cristiana, el hombre, dotado de naturaleza social ha sido puesto en la tierra para que viviendo en sociedad y bajo una autoridad ordenada por Dios, cultive y desarrolle plenamente sus facultades para gloria y alabanza de su Creador; y cumpliendo fielmente los deberes de su profesión o de su vocación, sea cual fuere, logre la felicidad temporal y juntamente la eterna. El socialismo, por el contrario, completamente ignorante y descuidado de tan sublime fin del hombre y de la sociedad, pretende que la sociedad humana no tiene otro fin que el puro bienestar.

            La división ordenada del trabajo es mucho más eficaz para la producción de los bienes que los esfuerzos aislados de los particulares; de ahí deducen los socialistas la necesidad de que la actividad económica (en la cual sólo consideran el fin material) proceda socialmente. Los hombres, dicen ellos, haciendo honor a esta necesidad real, están obligados a entregarse y sujetarse totalmente a la sociedad en orden a la producción de los bienes. Más aún, es tanta la estima que tienen de la posesión del mayor número posible de bienes con que satisfacer las comodidades de esta vida, que ante ella deben ceder y aun inmolarse los bienes más elevados del hombre, sin exceptuar la libertad, en aras de una eficacísima producción de bienes. Piensan que la abundancia de bienes que ha de recibir cada uno de ese sistema para emplearlo a su placer en las comodidades y necesidades de la vida, fácilmente compensa la disminución de la dignidad humana, a la cual se llega en el procedo socializado de la producción. Una sociedad, cual la ve el socialismo, por una parte no puede existir ni concebirse sin grande violencia, y por otra, entroniza una falsa licencia, puesto que en ella no existe verdadera autoridad social; ésta, en efecto, no puede basarse en las ventajas materiales y temporales, sino que procede de Dios, Creador y último fin de todas las cosas.

            2. Católico y socialista se contradicen

            Si acaso el socialismo, como todos los errores, tiene una parte de verdad (lo cual nunca han negado los Sumos Pontífices), el concepto de la sociedad que le es característico y sobre el cual descansa, es inconciliable con el verdadero cristianismo. Socialismo religioso y socialismo cristiano son términos contradictorios; nadie puede al mismo tiempo ser buen católico y socialista verdadero.

            d) Socialismo educador

            Todo esto, que hemos recordado y confirmado solemnemente con Nuestra autoridad, se debe aplicar de la misma suerte a una nueva forma de socialismo hasta ahora poco conocida, que actualmente, sin embargo, se va propagando por muchas agrupaciones socialistas. Su primera preocupación es educar los espíritus y las costumbres; ante todo intenta atraer, bajo capa de amistad, a los niños para arrastrarlos consigo, pero se extiende también a toda clase de hombres con el intento de formar finalmente al “hombre socialista” en el cual se apoye la sociedad formada según los principios socialistas.

            Hemos tratado largamente en Nuestra Encíclica “Divini illius Magistri”, de los principios en que se funda y los fines que persigue la pedagogía cristiana, y es tan evidente y claro cuánto pugna con esas enseñanzas lo que hace y pretende el socialismo educador, que podemos dispensarnos de declararlo. Sin embargo, parece que ignoran o ponderan poco los gravísimos peligros que trae consigo ese socialismo, quienes nada hacen por resistir a ellos con la energía y celo que la gravedad del asunto reclama. Nuestro deber pastoral nos obliga a avisar a éstos de la inminencia del gravísimo mal: acuérdense todos de que el padre de ese socialismo educador es el liberalismo, y su heredero, el bolchevismo.

            e) Católicos pasados al socialismo

            Por tanto, Venerables Hermanos, podéis comprender con cuánto dolor vemos que, sobre todo en algunas regiones, no pocos hijos Nuestros, de quienes no podemos persuadirnos que hayan abandonado la verdadera fe y perdido su buena voluntad, dejan el campo de la Iglesia y vuelan a engrosar las filas del socialismo: unos, que abiertamente se glorían del nombre de socialistas y profesan su fe socialista; otros, que por indiferencia, o tal vez con repugnancia, dan su nombre a asociaciones cuya ideología o hechos se muestran socialistas.

            Angustiados por nuestra paternal solicitud, estamos examinando e investigando los motivos que los han llevado tan lejos, y nos parece oír lo que muchos de ellos responden en son de excusa: que la Iglesia y los que se dicen adictos a la Iglesia, favorecen a los ricos, desprecian a los obreros, no tienen cuidado ninguno de ellos, y que por eso tuvieron que pasarse a las filas de los socialistas y alistarse en ellas para poder mirar por sí.

            Es, en verdad lamentable, Venerables Hermanos, que haya habido y aun ahora haya quienes, llamándose católicos, apenas se acuerdan de la sublime ley de la justicia y de la caridad, en virtud de la cual nos está mandado no sólo dar a cada uno lo que el pertenece, sino también socorrer a nuestros hermanos necesitados, como a Cristo mismo; esos tales, y esto es más grave, no temen oprimir a los obreros por espíritu de lucro. Hay, además, quienes abusan de la misma religión y se cubren con su nombre, en sus exacciones injustas, para defenderse de las reclamaciones completamente justas de los obreros. No cesaremos nunca de condenar semejante conducta; esos hombres son la causa de que la Iglesia, inmerecidamente, haya podido tener la apariencia y ser acusada de inclinarse de parte de los ricos, sin conmoverse ante las necesidades y estrecheces de quienes se encontraban como desheredados de su parte de bienestar en esta vida. La historia entera de la Iglesia claramente prueba que esa apariencia y esa acusación son inmerecidas e injustas; la misma Encíclica cuyo aniversario celebramos, es un testimonio elocuente de la suma injusticia con que tales calumnias y contumelias se han lanzado contra la Iglesia y su doctrina.

            Invitación a que vuelvan

            Aunque afligidos por la injuria y oprimidos por el dolor paterno, lejos estamos de rechazar a los hijos miserablemente engañados, y tan apartados de la verdad y de la salvación; antes, por el contrario, con la mayor solicitud que podemos, los invitamos a que vuelvan al seno maternal de la Iglesia. ¡Ojalá quieran dar oídos a Nuestra voz! ¡Ojalá vuelvan a la casa paterna de donde salieron, y perseveren en ella, en el lugar que les pertenece, a saber, entre las filas de los que siguiendo con cuidado los avisos promulgados por León XIII y renovados solemnemente por Nos, procuran restaurar la sociedad según el espíritu de la Iglesia, afianzando la justicia social y la caridad social. Persuádanse que en ninguna otra parte de la tierra podrán hallar más completa felicidad, sino en la casa de Aquél que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, para que con su pobreza llegásemos nosotros a ser ricos, que fue pobre y estuvo entregado al trabajo desde su juventud, que invita a Sí “a todos los agobiados con trabajos y cargas para confortarlos” plenamente en el amor de su corazón, y que finalmente, sin acepción de personas, exigirá más a aquellos a quienes dio más y “premiará a cada cual conforme a sus obras”.

            3. LA REFORMA DE LAS COSTUMBRES

            Pero si consideramos este asunto más diligente e íntimamente, descubriremos con claridad que a esta restauración social tan deseada debe preceder la renovación profunda del espíritu cristiano, del cual se han apartado desgraciadamente tantos hombres dedicados a la economía; de lo contrario, todos los esfuerzos serían estériles y el edificio se asentaría no sobre roca, sino sobre arena movediza.

            En realidad, el examen que hemos hecho de la economía moderna, Venerables Hermanos, y amados Hijos, nos la ha mostrado cargada de gravísimos defectos. Hemos llamado de nuevo a juicio al comunismo y al socialismo, y hemos encontrado que todas sus formas, aun las más suaves, están muy lejos de los preceptos evangélicos.

            “Por lo tanto -usamos palabras de Nuestro Predecesor- si se quiere sanara la sociedad humana, la sanará tan sólo el retorno a la vida y a las instituciones cristianas”. Ya que sólo eso puede traer el remedio eficaz a la solicitud excesiva por las cosas caducas, que es el origen de todos los vicios; sólo esto puede hacer que la vista fascinada de los hombres, fija en las cosas mudables de la tierra, se separe de ellas y se vuelva a los cielos. Y ¿quién negará que éste es el remedio que más necesita hoy el género humano?

            a) El mayor desorden del presente régimen: la ruina de las almas

            Todos casi únicamente se impresionan con las perturbaciones, calamidades y ruinas temporales. Y ¿qué es todo esto, mirándolo con ojos cristianos, como es razón, comparado con la ruina de las almas? Sin embargo, se puede decir sin temeridad que las condiciones de la vida social y económica son tales, que una gran parte de los hombres encuentra las mayores dificultades para atender a lo único necesario, a la salvación eterna.

            Pastores y defensores de tan innumerables ovejas hemos sido constituidos por el Príncipe de los Pastores, que las redimió con su sangre, y no podemos contemplar sin lágrimas en los ojos tan inmensa desgracia; más aun, conscientes del oficio pastoral e impulsados por la solicitud paterna meditamos continuamente cómo podremos ayudarlas, recurriendo también al incansable empeño de quienes por justicia o por caridad se interesan por ellas. ¿Qué aprovecharía a los hombres hacerse hábiles para ganar aun el mundo entero por medio de un uso más sabio de las riquezas, si se condenasen las almas? ¿De qué sirve mostrarles los principios seguros de la economía, si arrebatados por una sórdida y desenfrenada codicia se entregan con tal ardor a sus cosas, que “oyendo los mandamientos del Señor hacen todo lo contrario?”.

            b) Causas de este mal

            Las pasiones desordenadas del alma, triste consecuencia del pecado original, son la raíz y al mismo tiempo la fuente del alejamiento de la ley cristiana en las cosas sociales y económicas, y de consiguiente apostasía de la fe católica de muchos obreros. El pecado original, en efecto, deshizo de tal modo la concordia admirable que existía entre las facultades humanas, que el hombre fácilmente arrastrado por las malas codicias se siente vehementemente incitado a anteponer los bienes caducos de este mundo a los celestiales y duraderos. De aquí esta sed insaciable de riquezas y bienes temporales que en todos los tiempos ha empujado a los hombres a infringir las leyes de Dios y conculcar los derechos del prójimo, pero que en la organización moderna de la economía prepara lazos más numerosos a la fragilidad humana. La inestabilidad propia de la vida económica y sobre todo su complejidad, exigen de los que se han entregado a ella una actividad absorbente y asidua. En algunos se han embotado los estímulos de la conciencia hasta llegar a la persuasión de que les es lícito aumentar sus ganancias de cualquier manera y defender por todos los medios las riquezas acumuladas con tanto esfuerzo y trabajo contra los repentinos reveses de la fortuna. Las fáciles ganancias que la anarquía del mercado ofrece a todos, incita a muchos al cambio de las mercancías con el único anhelo de llegar rápidamente a la fortuna con el menor esfuerzo; su desenfrenada especulación hace aumentar y disminuir incesantemente, a la medida de su capricho y avaricia, el precio de las mercaderías para echar por tierra con sus frecuentes alternativas las previsiones de los fabricantes prudentes. Las disposiciones jurídicas destinadas a favorecer la colaboración de los capitales, dividiendo la responsabilidad y limitando los riesgos, han sido muchas veces la ocasión de los excesos más reprensibles; vemos en efecto, las responsabilidades disminuidas hasta el punto de no impresionar sino ligeramente a las almas; bajo capa de una designación colectiva se cometen las injusticias y fraudes más condenables: los que gobiernan los grupos económicos, despreciando sus compromisos, traicionan los derechos de aquellos que les confiaron la administración de sus ahorros. Finalmente, hay que señalar a estos hombres astutos que, despreciando las utilidades honestas de su propia profesión, no temen poner acicates a los caprichos de sus clientes y después de excitados aprovecharlos para su propio lucro.

            Corregir estos gravísimos inconvenientes, y aun prevenirlos, era propio de una severa disciplina de las costumbres, mantenida firmemente por la autoridad pública, pero desgraciadamente faltó muchísimas veces. Los gérmenes del nuevo régimen económico aparecieron por primera vez cuando los errores racionalistas entraban y arraigaban en los entendimientos, y con ellos pronto nació una conciencia económica distanciada de la verdadera ley moral, y que por lo mismo dejaba libre paso a las concupiscencias humanas.

            Con esto creció mucho el número de los que ya no cuidaban sino de aumentar sus riquezas de cualquier manera, buscándose a sí mismos sobre todo y ante todo, sin que nada les remordiese la conciencia, aun los mayores delitos contra el prójimo. Los primeros que entraron por este ancho camino, que lleva a la perdición, fácilmente encontraron muchos imitadores de su iniquidad, gracias al ejemplo de su aparente éxito, o con la inmoderada pompa de sus riquezas, o mofándose de la conciencia de los demás como si fuera víctima de vanos escrúpulos, o pisoteando a sus más timoratos competidores.

            Era natural que, marchando los directores de la economía por camino tan alejado de la rectitud, el vulgo de los obreros se precipitara a menudo por el mismo abismo; tanto más que muchos de los patronos utilizaron a los obreros como meros instrumentos, sin preocuparse nada de sus almas, sin pensar siquiera en sus intereses superiores. En verdad, el ánimo se horroriza al ponderar los gravísimos peligros a que están expuestos, en las fábricas modernas, la moralidad de los obreros (principalmente jóvenes) y el pudor de las doncellas y demás mujeres; al pensar cuán frecuentemente el régimen moderno del trabajo, y principalmente las irracionales condiciones de habitación crean obstáculos a la unión e intimidad de la vida familiar; al recordar, tantos y tan grandes impedimentos, que se oponen a la santificación de las fiestas; al considerar cómo se debilita universalmente el sentido verdaderamente cristiano, que aun a los hombres indoctos y rudos enseñaba a elevarse a tan altos ideales, suplantados hoy por el único afán de procurarse por cualquier medio el sustento cotidiano. Así, el trabajo corporal que estaba destinado por Dios, aun después del pecado original, a labrar el bienestar material y espiritual del hombre, se convierte a cada paso en instrumento de la perversión: la materia inerte sale de la fábrica ennoblecida, mientras los hombres en ella se corrompen y degradan.

            4. REMEDIOS

            a) La cristianización de la vida económica

            Ningún remedio eficaz se puede poner a tan lamentable estrago de las almas, y mientras perdure éste será inútil todo afán de regeneración social, si no vuelven los hombres franca y sinceramente a la doctrina evangélica, es decir, a los preceptos de Aquel, que sólo tiene palabras de vida eterna, palabras que, aun pasando el cielo y la tierra, nunca han de pasar. Los verdaderos conocedores de la ciencia social piden insistentemente una reforma asentada en normas racionales, que conduzcan la vida económica a un régimen sano y recto. Pero ese régimen, que también Nos deseamos con vehemencia y favorecemos intensamente, será incompleto e imperfecto si todas las formas de la actividad humana no se ponen de acuerdo para imitar y realizar, en cuanto es posible a los hombres, la admirable unidad del divino designio. Este régimen perfecto, que con fuerza y energía proclaman la Iglesia y la misma recta razón humana, exige que todas las cosas vayan dirigidas a Dios, como primero y supremo término de la actividad de toda criatura, y que los bienes creados, cualesquiera que sean, se consideren como meros instrumentos dependientes de Dios, que en tanto deben usarse, en cuanto conducen al logro de ese supremo fin. Lejos de nosotros tener en menos las profesiones lucrativas o considerarlas como menos conformes con la dignidad humana; al contrario, la verdad nos enseña a reconocer en ellas, con veneración, la voluntad clara del divino Hacedor, que puso al hombre en la tierra para que la trabajara e hiciera servir a sus múltiples necesidades. Tampoco está prohibido a los que se dedican a la producción de bienes aumentar su fortuna justamente; antes es equitativo que al que sirve a la comunidad y aumenta su riqueza, se aproveche asimismo del crecimiento del bien común conforme a su condición, con tal que se guarde el respeto debido a las leyes de Dios, queden ilesos los derechos de los demás, y en el uso de los bienes se sigan las normas de la fe y de la recta razón. Si todos, en todas partes y siempre observan esta ley, pronto volverán a los límites de la equidad y de la justa distribución no sólo la producción y adquisición de las cosas, sino también el consumo de las riquezas, que hoy con frecuencia tan desordenado se nos ofrece; al egoísmo, que es la mancha y el gran pecado de nuestros días, sustituirá en la práctica y en los hechos la ley suavísima, pero a la vez eficacísima de la moderación cristiana, que manda al hombre buscar primero el reino de Dios y su justicia, porque sabe ciertamente por la segura promesa de la liberalidad divina que los bienes temporales le serán “dados por añadidura en la medida que le hicieren falta”.

            b) El oficio y la ley de la caridad

            Mas, para asegurar estas reformas, es menester que a la ley de la justicia se una la ley de la caridad “que es vínculo de perfección”. ¡Cómo se engañan los reformadores incautos, que desprecian soberbiamente la ley de la caridad, porque sólo se cuidan de hacer observar la justicia conmutativa! Ciertamente, la caridad no debe considerarse como una sustitución de los deberes de justicia que injustamente dejan de cumplirse. Pero, aun suponiendo que cada uno de los hombres obtenga todo aquello a que tiene derecho, siempre queda para la caridad un campo dilatadísimo. La justicia sola, aun observada puntualmente, puede, es verdad, hacer desaparecer la causa de las luchas sociales, pero nunca unir los corazones y enlazar los ánimos. Ahora bien, todas las instituciones destinadas a consolidar la paz y promover la colaboración social, por bien concebidas que parezcan, reciben su principal firmeza del mutuo vínculo espiritual, que une a los miembros entre sí: cuando falta ese lazo de unión, la experiencia demuestra que las fórmulas más perfectas no tienen éxito alguno. La verdadera unión de todos en aras del bien común sólo se alcanza cuando todas las partes de la sociedad sienten íntimamente que son miembros de una gran familia e hijos del mismo Padre celestial, más aún, un solo cuerpo en Cristo, “siendo todos recíprocamente miembros los unos de los otros”69, por donde “si un miembro padece, todos los miembros se compadecen”. Entonces los ricos y demás directores cambiarán su indiferencia habitual hacia los hermanos más pobres en un amor solícito y activo, y recibirán con corazón abierto sus peticiones justas, y perdonarán de corazón sus posibles culpas y errores. Por su parte, los obreros depondrán sinceramente ese sentimiento en odio y envidia, de que tan hábilmente abusan los propagadores de la lucha social, y aceptarán sin molestia el puesto que les ha señalado la divina Providencia en la sociedad humana, o mejor dicho, lo estimarán mucho, bien persuadidos de que colaboran útil y honrosamente al bien común de cada uno según su propio grado y oficio, y que siguen así de cerca las huellas de Aquel que, siendo Dios, quiso ser entre los hombres, obrero, y aparecer como hijo de obrero.

            c) La restauración cristiana es una ardua empresa

            De esta nueva difusión por el mundo del espíritu evangélico, que es “espíritu de moderación cristiana y caridad universal”, confiamos que saldrá la tan deseada total restauración en Cristo de la sociedad humana y la “Paz de Cristo en el Reino de Cristo”; a ese fin resolvimos y firmemente propusimos desde el principio de Nuestro Pontificado consagrar todo Nuestro cuidado y solicitud pastoral; también vosotros Venerables Hermanos, que por mandato del Espíritu Santo regís, con Nos la Iglesia de Dios, incansablemente colaboráis con muy laudable celo a este mismo fin, tan capital y hoy más necesario que nunca, en todas las partes de la tierra, aun en las regiones de las sagradas Misiones entre infieles. Merecéis, pues, toda alabanza, así como todos esos valiosos cooperadores, clérigos y seglares, que nos alegran al verlos participar con vosotros en los afanes cotidianos de esta gran obra. Son nuestros amados Hijos inscritos en la Acción Católica y comparten con Nos de manera especial el cuidado de la cuestión social, en cuanto compete y toca a la Iglesia por su misma institución divina. A todos ellos exhortamos una y otra vez en el Señor, a que no perdonen trabajos, ni se dejen vencer por dificultad alguna, sino que cada día se hagan más esforzados y valientes. Ciertamente, es muy arduo el trabajo que les proponemos; conocemos muy bien los muchos obstáculos e impedimentos que se oponen por ambas partes, en las clases superiores y en las inferiores de la sociedad, y que hay que vencer. Pero no se desalienten: de cristianos es afrontar ásperas batallas, de quienes como buenos soldados de Cristo le siguen más de cerca, soportar los más pesados trabajos.

            Confiados únicamente en el auxilio omnipotente de Aquel “que quiere que todos los hombres se salven”, procuremos ayudar con todas nuestras fuerzas a aquellas pobres almas alejadas de Dios y enseñémoslas a separarse de los excesivos cuidados temporales y aspirar confiadamente hacia las cosas eternas. A veces se obtendrá esto más fácilmente de lo que a primera vista pudiera esperarse. Puesto que, si en el fondo aun del hombre más perdido se esconden, como brasas debajo de la ceniza, fuerzas espirituales admirables, testimonios indudables del alma naturalmente cristiana, ¡cuánto más en los corazones de aquéllos, y son los más, que han ido al error más bien por ignorancia o por las circunstancias exteriores!

            Por lo demás, señales llenas de esperanza de una renovación social son esas falanges obreras, entre las cuales con increíble gozo de Nuestra alma, vemos alistarse aun, nutridos grupos de obreros, que reciben obsequiosamente los consejos de la divina gracia y tratan de ganar para Cristo con increíble celo a sus compañeros. No menor alabanza merecen los jefes de las asociaciones obreras que, sin cuidarse de sus propias utilidades y atendiendo solamente al bien de los asociados, tratan de acomodar prudentemente con la prosperidad de su profesión, sus justas peticiones y de promoverlas, y no se acobardan en tan noble empresa por ningún impedimento ni sospecha. También hacen concebir alegres esperanzas de que han de dedicarse por completo a la obra de restauración social, esos numerosos jóvenes que por su talento o sus riquezas tendrán puesto preeminente entre las clases superiores de la sociedad y estudian las cuestiones sociales con intenso fervor.

            d) El camino que se debe seguir

            El camino por donde se debe marchar, Venerables Hermanos, está señalado por las presentes circunstancias. Como en otras épocas de la historia de la Iglesia, hemos de enfrentarnos con un mundo que en gran parte ha recaído en el paganismo. Si han de volver a Cristo esas clases de hombres que le han negado, es necesario escoger de entre ellos mismos y formar los soldados auxiliares de la Iglesia, que los conozcan bien y entiendan sus pensamientos y deseos, y puedan penetrar en sus corazones suavemente con una caridad fraternal. “Los primeros e inmediatos apóstoles de los obreros han de ser obreros; los apóstoles del mundo industrial, y comercial, han de ser industriales y comerciantes”.

            Buscar con afán estos apóstoles seglares, tanto obreros como patronos, elegirlos prudentemente, educarlos e instruirlos convenientemente, os toca principalmente a vosotros, Venerables Hermanos, y a vuestro clero. A los sacerdotes les aguarda un delicado oficio: que se preparen, pues, con estudio profundo de la cuestión social, los que forman la esperanza de la Iglesia. Mas aquellos a quienes especialmente vais a confiar este oficio, es del todo necesario que revelen ciertas cualidades; que tengan tan exquisito sentido de la justicia, que se opongan con constancia completamente varonil a las peticiones exorbitantes y a las injusticias, de donde quiera que vengan; que se distingan por su discreción y prudencia, alejada de cualquier exageración; y que sobre todo estén íntimamente penetrados de la caridad de Cristo, porque es la única que puede reducir con suavidad y fortaleza las voluntades y corazones de los hombres a las leyes de la justicia y de la equidad. No dudemos en marchar con todo ardor por este camino, más de una vez comprobado por el éxito feliz.

            A Nuestros muy amados Hijos elegidos para tan grande obra les recomendamos con todo ahínco en el Señor, que se entreguen totalmente a educar a los hombres que se les ha confiado, y que en ese oficio verdaderamente sacerdotal y apostólico usen oportunamente de todos los medios más eficaces de la educación cristiana: enseñar a los jóvenes, instituir asociaciones cristianas, fundar círculos de estudio conforme a las enseñanzas de la fe. En primer lugar estimen mucho y apliquen frecuentemente para bien de sus alumnos aquel instrumento preciosísimo de renovación privada y social, que son los Ejercicios Espirituales, como dijimos en nuestra Encíclica “Mens Nostra”. En ella hemos recordado explícitamente y recomendado con insistencia, además de los Ejercicios para todos los seglares, los Retiros de especial utilidad para los obreros. En esa escuela del espíritu no sólo se forman óptimos cristianos, sino también verdaderos apóstoles para todas las condiciones de vida, inflamados en el fuego del Corazón de Cristo. De esa escuela saldrán como los Apóstoles del Cenáculo de Jerusalén, fortísimos en la fe, armados de una constancia invencible en medio de las persecuciones, abrasados en el celo, sin otro ideal que propagar por doquiera el Reino de Cristo.

            Y ciertamente, hoy más que nunca hacen falta valientes soldados de Cristo, que con todas sus fuerzas trabajen para preservar la familia humana de la ruina espantosa en que caería, si por el desprecio de las doctrinas del Evangelio se dejara triunfar un estado de cosas que pisotea las leyes de la naturaleza no menos que las de Dios. La Iglesia de Cristo nada teme por sí, pues está edificada sobre la piedra inconmovible, y bien sabe que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella; tiene, además, en su mano la prueba que la experiencia de tantos siglos proporciona: de las tempestades más violentas ha salido siempre más fuerte y coronada de nuevos triunfos. Pero su materno corazón no puede menos de conmoverse ante los males sin cuento, que estas tempestades acarrearían a miles de hombres, y sobre todo ante los gravísimos daños espirituales que de ahí resultarían y llevarían a la ruina tantas almas redimidas por la sangre de Cristo.

            Nada debe quedar por hacer para apartar a la sociedad de tan graves males; tienden a eso nuestros trabajos, nuestros esfuerzos, nuestras continuas y fervientes oraciones a Dios, puesto que, con el auxilio de la gracia divina, en nuestras manos está la suerte de la familia humana.

            No permitamos, Venerables Hermanos y amados Hijos, que los hijos de este siglo entre sí parezcan más prudentes que nosotros, que por divina bondad somos hijos de la luz. Los hemos visto escogiendo con suma sagacidad activos adeptos, y formándolos para esparcir errores de día en día más extensamente entre todas las clases y en todos los puntos de la tierra. Siempre que tratan de atacar con más vehemencia a la Iglesia de Cristo, los vemos acallar sus internas diferencias, formar en la mayor concordia un solo frente de batalla, y trabajar con todas sus fuerzas unidas para alcanzar el fin común.

            e) Consejos de estrecha unión y cooperación

            Pues bien, nadie en verdad ignora el celo incansable de los católicos, que tantas y tan grandes batallas sostienen por doquier, lo mismo en obras del bien social y económico, que en materia de escuelas y religión. Pero esta acción laboriosa y admirable es en no pocas ocasiones menos eficaz porque las fuerzas se dispersan demasiado. Únanse, pues, todos los hombres de buena voluntad, cuantos quieren combatir bajo la dirección de los Pastores de la Iglesia la batalla del bien y de la paz de Cristo; todos bajo la guía y el magisterio de la Iglesia, según el talento, fuerzas o condición de cada uno, se esfuercen en contribuir de alguna manera a la cristiana restauración de la sociedad, que León XIII auguró en su inmortal Encíclica “Rerum Novarum”; no se busquen a sí, ni sus propios intereses, sino los de Jesucristo; no pretendan imponer sus propios pareceres sino estén dispuestos a deponerlos, por buenos que parezcan, si el bien común lo exige; para que en todo y sobre todo Cristo reine, Cristo impere, a quien se debe el honor, la gloria y el poder para siempre.

            Y para que esto suceda felizmente, a todos vosotros, Venerables Hermanos y amados Hijos, miembros todos de la inmensa familia católica a Nos confiada, pero con particular afecto de Nuestro corazón a los obreros y demás trabajadores manuales, que habéis sido más vivamente encomendados a Nos por la divina Providencia, como también a los patronos y jefes de trabajo cristianos, os damos con ánimo paternal la Bendición Apostólica.

            Dado en Roma, junto a San Pedro, el día 15 de Mayo de 1931, de Nuestro Pontificado el año décimo.

            Pius pp. XI

    • Maria OConnor
      15/05/2019 at 2:00 PM

      JAVIER:

      TOTALMENTE DE ACUERDO ! No solo los zurdos se han tragado la doctrina marxista como autentica, tambien los liberales en Argentina.

      Argentina un pais de ideologos trasnochados ! Ningun pais adopta las ideologias totalmente !

      Los paises desarrollados mezclan ideologias !

      Si EEUU tiene que poner una empresa en un lugar desertico y despoblado y ninguna empresa privada va a ese lugar porque no lo considera redituable, a pesar de todas sus ideas capitalistas pone una empresa estatal.

      Cuando China tuvo que desarrollarse a pesar de su marxismo, les importo poco aceptar empresas privadas extranjeras.

      Las ideologias son solo herramientas ! que pueden ser usadas y mezcladas cuando se lo considere necesario .

      Las ideologias solo funcionan en el momento historico y en el lugar en que fueron creadas, luego la situacion cambia y esas mismas ideologias cambian, se mezclan se transforman para ajustarse a los nuevos tiempos y necesidades.

      Argentina reemplazo el sentido comun por ideologias, y reemplazo el sentido de libre empresa con corrupcion (patria contratista).

      Si Argetnina se da cuenta de estas cosas, el desarrollo estara mas cerca de lo que cree.

      • .....................................
        18/05/2019 at 9:48 AM

      • .....................................
        18/05/2019 at 9:52 AM

        ¿ASÍ QUE CHINA ACEPTÓ EMPRESAS EXTRANJERAS?????
        AJJJJJJJJJ JAJAJAJAJAJAJ QUE IDIOTA INGENUA OCONORRRRRRRRRRRRR

        NO ACEPTÓ NADA IDIOTA

        SON LAS EMPRESAS DE LOS QUE MANEJAN LA CHIMIESCADA Y MANEJAN EL COMUNISMO HACE RATO

        Y ESOS SON LOS SIONSITAS

        ELLOS ESTÁN DETRÁS DE UK Y TAMBIÉN DETRÁS DE EL COMUNISMO EN CHINA
        O CONOR IDIOTAAAAAAAAAAAAAAAAAA

        O TE CREÉS QUE HONG KONG ERA DE LA ANGLUTERRE AHHHHHHHHHHHHH HAHAHHA

        NO QUERIDA
        ERA DE LOS SIONISTAS QUE ESTÁN DETRÁS DE LA USURA FINANCIERA DE LA ANGLUTEEEEEEEERRRRRRRREEEEEEE

        DESPABILATE IDIOTITA

  2. Ironics
    14/05/2019 at 3:53 PM

    Señora Elena Valero Narváez, la acuso de ingenua o me equivoco ?

    Ud. cree realmente que lo expresado por la multiprocesada es cierto ?

    Ya sabemos que Gelbard fracaso, ya sabemos que el dirigismo no funciona en ninguna parte del mundo, salvo con los chinos, raza especial si las hay y ella o sus consejeros no lo desconocen.

    Ella tiene planeado conculcar las libertades civicas apenas alcance (utopicamente) el poder !!

    No hay mas que escuchar a sus esbirros, un estupido intendente llamando a poblar el Poder Judicial con militantes, o un inutil y precario escritor-filosofo llamando a reemplazar la Constitucion por un Panfleto Partidario, ni hablar de un delincuente como D Elia o un facho-nazi como Cuneo, pidiendo colgar gente en Plaza de Mayo.

    Ella quiere impunidad por las fechorias cometidas, no otra cosa la incitaria a presentarse.
    Intimamente creo que no lo hara en tanto y en cuanto el Peronismo vaya unido a la eleccion, pero esa es su finalidad y mas si logra arreglar su futuro indulto para ella y sus hijos, del resto de la banda le importa poco.

    Atte. Ironics

  3. Ironics
    14/05/2019 at 4:05 PM

    Asi es Javier, los mercados hoy no son los que eran en el 1600, cuando Don Adams Smith escribio la Riqueza de las Naciones. Este libro es como la Biblia todos la leen, pero solo algunos la cumple !!

    Hoy el Liberalismo debe practicarse en tanto y en cuanto la situacion lo permita, pero no se debe dejar de aplicarlo en todo lo que se pueda.

    La acumulacion de capital y la velocidad de traslado de los mismos a complicado el funcionamiento de los mercados.

    Es un Norte a donde uno no debe dejar de dirigirse. El mismo Keynes hablaba que su consejo de intervencion estatal en la economia era solo por un tiempo, el no era estupido sabia muy bien que el dirigismo como finalidad lleva a la quiebra de los paises y a recortar las libertades.

    Los Planes Quinquenales, aqui los aplico Peron y miren como terminamos.

    Los Chinos son Chinos, no son comparables, al igual que los Japoneses funcionan en bloque y sin desentonar.

    Atte. Ironics

    • Maria OConnor
      15/05/2019 at 2:05 PM

      Adam Smith el padre del libre mercado dijo que el estaba a favor del estado chico pero que habia ciertas empresas estatales que nunca deberian privatizarse porque se produciria un monopolio privado y que esto era mucho peor que el estado grande.

      Ningun economista mediatico repite estas palabras. En estos momentos, EEUU que quito el control a los monopolios hace unas decadas en nombre del libre mercado contrariando a Adam Smith, esta sufriendo un monopolio transnacional privado como Adam Smith lo advirtio y aunque no me gusta Trump en este tema tiene razon.

      • .....................................
        17/05/2019 at 4:43 AM

        NO NECESITAMOS A SUS YANQUILANDIOS
        TENEMOS GENTE CAPAZ
        UN EJEMPLO ES COSME BECAR VARELA

        http://www.labotellaalmar.com/

        • .....................................
          17/05/2019 at 5:03 AM

          http://www.pablodavoli.com.ar/ateneocruzdelsur/intranet/articulos/Satanismo%20en%20la%20ONU%20-%20Lucas%20Carena.pdf

          Satanismo en las Naciones Unidas: las b
          Por Lucas J. Carena*.
          Difícilmente, fuera de Internet
          información de “denuncia”
          cuando no satanista, de Alice Bailey (1.880
          luego de romper relaciones con la Escuela Teosófica
          maestra, Helena Petrovna von Han
          1.891)2, a causa, entre otras razones, de la tiranía
          obediencia y sumisión por parte de esta
          teórico-ocultista, de base luciferina, estrechamente ligad
          Nueva Era- para la instalación de una Nueva

          1
          Conocida, sobre todo y lamentablemente
          invocación”, publicado en abril de 1.945 y
          “retorno crístico” y caracterizado por
          2 En lengua castellana, un abogado y
          Luna (1.872-1.931), introdujo los conceptos y nociones generales de la teosofía a la cultura
          Roso de Luna, aplicó la doctrina teosófica a
          Beethoven, a quien consideraba
          en la literatura, Las mil y una noches
          la ciencia hierática de los mayas
          enseñanza teosófica. Además, tradujo al castellano las obras de Blavatsky y produjo una larga serie
          de libros propios, agrupados en la llamada
          mo en las Naciones Unidas: las bases sapienciales de una “Nueva
          Espiritualidad”
          cilmente, fuera de Internet y alguna que otra fuente independiente, se encuentre
          o, al menos, “crítica” sobre la figura mística y esotérica,
          Alice Bailey (1.880-1.949)1, teósofa de origen británico
          ciones con la Escuela Teosófica -principalmente con quien fuera su
          Helena Petrovna von Han, más conocida como Madame Blavatsky (
          , a causa, entre otras razones, de la tiranía ejercida y las obsesivas
          obediencia y sumisión por parte de esta última a sus discípulos- creó su propia estructura
          uciferina, estrechamente ligada al movimiento de la
          la instalación de una Nueva –y acuariana- Espiritualidad Mundial

          y lamentablemente, por su famoso mantra o rezo llamado “La Gran
          do en abril de 1.945 y traducido a ochenta idiomas, donde se habla de un
          caracterizado por la recurrente y obsesiva alusión a la “luz”.
          En lengua castellana, un abogado y teósofo logrosano llamado Mario Raimundo Antonio Roso de
          ujo los conceptos y nociones generales de la teosofía a la cultura
          aplicó la doctrina teosófica a varios campos del saber, tales como la musicología,
          un teósofo; Wagner, a quien catalogaba como mitólogo y ocultista
          Las mil y una noches, las comparaba con el velo de Isis; los mitos precolombinos, con
          ciencia hierática de los mayas; y en el folclore español, El libro que mata a la Muerte
          tradujo al castellano las obras de Blavatsky y produjo una larga serie
          de libros propios, agrupados en la llamada “Biblioteca de las Maravillas”.
          ases sapienciales de una “Nueva
          , se encuentre
          sobre la figura mística y esotérica,
          , teósofa de origen británico quien,
          principalmente con quien fuera su
          Madame Blavatsky (1.881-
          solicitudes de
          creó su propia estructura
          a al movimiento de la New Age –
          undial.
          o rezo llamado “La Gran
          a ochenta idiomas, donde se habla de un
          Raimundo Antonio Roso de
          ujo los conceptos y nociones generales de la teosofía a la cultura y el arte.
          ber, tales como la musicología,
          como mitólogo y ocultista;
          los mitos precolombinos, con
          El libro que mata a la Muerte, con la
          tradujo al castellano las obras de Blavatsky y produjo una larga serie
          Alice Bailey, quien con 35 años ingresó en el centro de la Sociedad Teosófica de Los
          Ángeles -EE. UU.-, en la Logia Teosófica de Pacific Grove3, fue fundadora, una vez apartada
          de la Teosofía, tanto de la Escuela Arcana4, como de la Lucis Trust, organización
          encargada de promover una nueva Espiritualidad. Dicha organización es, además, la casa
          publicadora que imprime y difunde gran parte del material, sobre todo educativo y
          cultural, de… ¡las Naciones Unidas!
          Lucis Trust, fue establecida en 1.922, con el nombre de Lucifer Trust por la propia
          Alice Bailey, para establecerse como institución editorial, encargada de difundir los
          trabajos de la propia Bailey y de Madame Blavatsky, fundadora de la Teosofía. Luego, en
          1.923, el nombre cambiaría a “Lucis Trust” para matizar su explícita finalidad. Según se lee
          en la propia página web de esta organización: “Los libros de Alice A. Bailey, escritos en
          colaboración con el maestro Tibetano5 entre 1.919-1.949, constituyen una continuación de la
          Sabiduría Eterna, un cuerpo de enseñanzas esotéricas transmitidas desde la antigüedad en forma
          siempre adecuada para cada período”6.
          Cabe recordar, que el espiritista y ocultista irlandés William Quan Judge (1.851-
          1.896), fue también fundador de la Teosofía en 1.875, en Nueva York. Tras la muerte de
          Blavatsky, Judge fue atacado por permanecer fiel a las enseñanzas de los Mahatmas y se
          enfrentó, en una suerte de interna, con a la autoproclamada líder de la Sociedad Teosófica,
          Annie Besant, quién ya se había ganado la simpatía de los brahmanes teósofos de Adyar –
          Centro mundial de la Teosofía en el sudeste de India, sobre el río Adyar- y del Coronel

          3
          Ciudad ubicada en el condado de Monterrey, en el estado norteamericano de California.
          4
          Esta escuela esotérica, comprende el estudio de sabidurías espirituales y ocultistas que conforman
          una Neo-Teosofía. Principalmente, la sabiduría ocultista de la Escuela Arcana, posee una marcada
          influencia de las doctrinas del teósofo Charles Webster Leadbeater (1.854-1.934), quien desarrolló
          un “espiritualismo” sincrético que le permitió, a su vez, fundar La Iglesia católica liberal, que
          inaugura una forma de religión híbrida, entre la teosofía y el cristianismo. No tiene, vale aclararlo,
          ninguna conexión con la Iglesia Católica Romana y posee su propia administración. La otra figura,
          muy influyente de esta escuela, fue Annie Wood Besant (1.847-1.933), periodista, activista feminista
          y revolucionaria socialista, se inició en la masonería mixta en 1.902, fue cercana y colaboradora de
          Madame Blavatsky y de Henry Steel Olcott. (1.832-1.907), cofundador de la Sociedad Teosófica.
          Fue además tutora del escritor y líder espiritual Jiddu Khrishnamurti. (1.895-1.986), y terminó sus
          días conversa al Islam.
          5
          Uno de los “maestros ascendidos” de los que hablaba Helena Blavatsky en su obra cumbre, La
          Doctrina Secreta. Más particularmente, se trata de la figura de Djwhal Khul. Algunos conspicuos
          miembros de la Sociedad Teosófica, como así también difusores de la New Age, sostienen que
          Djwhal Khul fue un maestro tibetano perteneciente a una arcaica tradición esotérica. El nombre
          djwal es la manera francesa de escribir el nombre yual, basado en la palabra sánscrita yuala, que
          significa “quemante”, “ardiente”, “antorcha”, “llama”, “iluminación”. El término khul posiblemente
          provenga de khula, del sánscrito kṣudrá, cuya significación sería “pequeño”. Alice Bailey, según sus
          propias declaraciones, escribió sus libros en comunicación “telepática” con este “maestro” a quien
          nombró, durante mucho tiempo, con sus iniciales, D.K.
          6
          Conforme: sitio oficial de la organización Lucis Trust en español:
          https://www.lucistrust.org/es/store/category/alice_bailey_books_p
          Olcott. En 1.895 abrió su propia sección dentro de la Teosofía, la que presidió hasta su
          muerte.
          Alice Bailey
          La oficina de Lucis Trust, está localizada en la United Nation Plaza, siendo esta
          organización, miembro del consejo Económico y Social de la ONU, bajo un “sigiloso”
          programa llamado World Goodwill -Buena Voluntad Mundial-7. Lucis Trust ha sido
          patrocinada, entre otros, por Robert McNamara (1.916- 2.009), ex Ministro de Defensa de
          E.E.U.U., ejecutivo de la empresa Ford Motor Company, quien también presidió el Banco
          Mundial y fue miembro de la Fundación Rockefeller, además de ser sindicado por muchos
          como quien comisionó el monstruoso Iron Mountain Report8; y Thomas Watson Jr. (1.914-
          1.993), presidente de I.B.M., apostrofado por la revista Fortune, en 1.987, “el mejor
          capitalista de la historia”, además de desempeñarse como embajador norteamericano en
          Moscú.
          Lucis Trust, patrocina actualmente, a su vez, organizaciones tales como Share
          International, de Benjamin Creme (1.922)9, organización que prepara la venida del

          7
          Según la página oficial de la Lucis Trust en español: “La acción de Buena Voluntad Mundial consiste
          actualmente en: 1) La distribución de literatura en el mundo entero en muchas lenguas. 2) La publicación del
          Boletín y el Comentario de Buena Voluntad Mundial. 3) La provisión de un curso de estudio sobre los
          problemas fundamentales de la humanidad. 4) La colaboración con las Naciones Unidas y sus Agencias
          Especializadas. 5) Fórums de Servicio Mundial. “Buena Voluntad Mundial” es reconocida por la Oficina de
          Información Pública de las Naciones Unidas como una Organización No-Gubernamental. Tiene
          representación en las sesiones informativas regulares de Naciones Unidas en Nueva York y Ginebra”.
          Conforme: https://www.lucistrust.org/es/about_us/lucis_trust
          8
          El Informe de Iron Mountain, elaborado por un comité de expertos del Instituto Hudson y
          aparecido en 1.967, advertía al gobierno de los Estados Unidos de los beneficios “no militares” de
          “hacer la guerra”, es decir, el “sistema de guerra” puede tener efectos disciplinarios, coercitivos y
          de cohesión social.
          9
          Benjamin Creme perteneció a la sociedad ufológica Aetherius, con la que rompió vínculos (1.959),
          dos años después de su incorporación. Fue discípulo de Alice Bailey, a partir de quien incorporaría
          conocimientos en ocultismo, magia, esoterismo y New Age. Es coeditor de la revista Share
          International, publicación mensual que se centra en los cambios políticos, económicos, sociales y
          espirituales que acontecen mundialmente. La revista es leída en más de 70 países.
          “Maitreya”10, esto es, el retorno de “cristo” para la “Nueva Era de Acuario”; La Revista The
          BEACON11 –El Faro-; Greenpeace, UNICEF y Amnistía Internacional. Como nota de
          relevancia, David Rockefeller forma parte del comité administrador de la Lucis Trust12.
          La idea matriz de todas estas organizaciones “filantrópicas”, de “beneficencia”,
          “pacifistas” o “ecologistas”, es instrumentar la noción, “cabalista” y “panteísta” de Bailey,
          de que Dios y la naturaleza son, en esencia, la misma “energía”. La “Religión Gaia” -o
          Madre Tierra- es la que direcciona todos los programas de las Naciones Unidas, noción
          que, a la postre, se presenta a la humanidad de manera edulcorada como interreligiosa en
          un “humanismo común a todos los credos” pero que, sin embargo, constituye un
          eufemismo para desacralizar cualquier visión tradicional de Dios. Las Naciones Unidas
          profesan así un “humanismo sin Dios”, de inspiración luciferina, sostenido por la World
          Goodwill, o Buena Voluntad Mundial. Pero al hurgar un poco más en los objetivos y la
          “agenda” de Buena Voluntad Mundial, encontramos como objetivo final “Preparar a la
          población mundial para la reaparición del Cristo”13.
          Este proceso, rumbo a una Religión Mundial bajo un nuevo Cristo, fue iniciado por
          los primeros secretarios generales de la ONU, Dag Hammarskjöld (mandato 1.953-1.961)
          y U Thant (mandato 1.961-1.971) quien le secundó, como así también por un asistente,
          figura clave y muy influyente, el Dr. Robert Muller14, vinculado a las Naciones Unidas
          desde 1.948.

          10 El bodhisattva Maitreya es un nombre que aparece en la religión budista para referirse al próximo
          Buda histórico. Para la “Nueva Religión Mundial”, este nombre aglutina a varias figuras: el Mesías
          judío, el Iman Mahdi del Islam y, por supuesto, al propio Cristo en su segunda venida. Hay, detrás
          de esto, una doble intención: 1) Reducir la figura de Cristo a la de un Avatar, un iluminado, un
          profeta que está en un mismo nivel y a la “misma altura”, en un plano de horizontalidad, con los
          demás. 2) por encima del sincretismo horizontal así creado, se entronizará, como cabecera de un
          Nuevo Orden Mundial, un Cristo-Maitreya, que no será sino el anticristo, impostor, vaticinado por
          los propios textos bíblicos.
          11 Alice y Foster Bailey establecieron The BEACON en 1.922. Lo concibieron como un foro para que
          los esoteristas contribuyeran con sus visiones, compartieran sus experiencias y desarrollaran sus
          ideas acerca de la evolución de la humanidad y el desarrollo del “plan” para nuestro mundo.
          12 Son muchos los trabajos que apuntan la vinculación de Robert McNamara, Ronald Reagan, David
          Rockefeller, Paul Volcker –Director de la Reserva Federal durante las presidencias de Jimmy Carter
          y Ronald Reagan- y George Pratt Schultz -Secretario de Trabajo, del Tesoro y de Estado entre las
          décadas del 70’ y 80’-. Sólo por citar algunas fuentes, el trabajo del pastor Tim Lahaye, Babylon
          Rising: The Europa Conspirancy, editado por Bantam Books (pág. 167), como así también el libro de
          John Jacobsen, The Beginning of The END, editado por Xulon Press (pág. 302).
          13 Esto puede leerse en -One Earth Magazine, The Findhorn Foundation- Octubre/Noviembre 1.986
          Vol. 6, pág. 24-, como también en el propio sitio oficial de la luciferina organización:
          https://www.lucistrust.org/es/world_goodwill/about_wg
          14 Según lo afirma Lee Pen, en su trabajo titulado: False Dawn. The United Religions Initiative,
          Globalism, and the Quest for One-World Religion, Ed. Sophia Perennis (2.004), Robert Muller estuvo
          vinculado a la Teosofía por dos ramas. Una es la ya mencionada Share International: en marzo de
          1.982, Share imprimió uno de los artículos de Muller titulado “The Future of The United Nations”.
          Como si esto fuera poco, Robert Muller, asevera haber sido fuertemente
          influenciado por Pierre Teilhard de Chardin (1.881-1.955) y ha visto en la ONU, la
          materialización de su filosofía, esto es, una sola religión y un solo gobierno mundial en
          una “evolución” ortogenética y finalista hacia la Divinidad15. Teilhard de Chardin,
          antropólogo y jesuita, anhelaba una fusión entre la humanidad y la divinidad que
          derivaba, o bien en una concepción panteísta de lo divino, o bien en una concepción
          “androteista” de lo humano, es decir, cada quien es su propio Dios. El paleontólogo y
          evolucionista francés, fallecido en Nueva York es, además, uno de los escritores más
          frecuentemente citados por los dirigentes ocultistas de la Nueva Era. Sri Chinmoy (1.931-
          2.007)16, el gurú de la Nueva Era y líder del Centro de Meditación de la ONU17, por

          Luego, en 1.998, Muller dio permiso a Share para postear su artículo en la web de la revista. Muller
          también fue entrevistado por el periodista Monte Leach para el mismo periódico en 1.993. En el
          verano de 2.003 la organización volvió a entrevistar a Muller. La segunda vinculación es
          directamente con Lucis Trust. Según esta fuente, Muller disertó acerca de la “Reaparición de Cristo”
          en Agosto de 1.979 frente a un auditorio de estudiantes de la Escuela Arcana. Muller publicó siete
          artículos entre 1.979 y 1.984 en el ya mencionado foro “The BEACON” que funciona bajo la égida de
          Lucis Trust.
          15 El Padre Leonardo Castellani (1.899-1.981) enumera las fallas del pensamiento de Teilhard de
          Chardin, desde una perspectiva católica: 1) El transformismo darwiniano, dado como verdad cierta.
          2) La negación de la parusía o Segunda Venida de Cristo, tal como la entiende la Iglesia. 3) La
          negación de la redención por la obra personal de Cristo.4) La negación del pecado original, a la
          manera de Pelagio. 5) Monismo materialista evolucionista, parecido al de Spencer y Haeckel. 6)
          Panteísmo sutil a la manera de Bergson. 7) Interpretación modernista de todos los sacramentos,
          empezando por la eucaristía, a la manera de Guenther. 8) Negación del fin primario del matrimonio
          y la sustitución del mismo en la “ayuda espiritual mutua de los esposos”. 9) Aprobación de los
          medios contraconcepcionistas en el matrimonio, a la manera de Malthus. 10) Negativa implícita de
          la autoridad de la Iglesia, a la manera de Loisy, Tyrrel y otros. Por su parte, el teólogo tomista Julio
          Meinvielle (1.905-1.973), escribió un libro titulado: La cosmovisión de Teilhard de Chardin. Estudio
          Crítico, en el cual fundamenta, a nuestro criterio de manera concluyente, la herética idea de que
          Dios evoluciona, es decir, se “perfecciona”, idea ésta, que se encuentra a lo largo de todo el
          Weltanschauung del pensador francés y sobre el que se han “apoyado” los grandes ideólogos de las
          Naciones Unidas. La Editorial Tradición, publicó en junio de 1.981, un trabajo de pensador católico
          tradicionalista, jesuita y sociólogo, fallecido en 1.984, Rigoberto López Valdivia, titulado La Ciencia
          Ficción de Teilhard de Chardin, donde no sólo se realiza una crítica desde la tradición y la teología,
          sino que también se acusa al paleontólogo de “mal científico”.
          16 En 1.971 fundó su propia organización, el Sri Chinmoy Church Center, que fue reconocido como
          ONG por la ONU con el hombre de Sri Chinmoy Meditation Group a partir de 1.978. Cinco años
          después cambió su nombre por el de The Peace Meditation at the United Nations.
          17 El Centro de Meditación, fue inaugurado en 1.957. En la sede neoyorkina de la ONU, localizada
          en el corazón de la ciudad, esto es, en la 1ª avenida, entre las calles 42 y 48. Dag Hammarskjöld –
          que murió en un accidente de avión en dudosas circunstancias- habilitó, en un primer momento,
          una minúscula habitación como lugar dedicado al silencio, que sirviera de sitio de recogimiento
          para las “personas de cualquier fe, credo o religión”. Sin embargo, Hammarskjöld quería algo más
          solemne. En su empeño, contó con el apoyo de un grupo integrado por cristianos, judíos y
          musulmanes, los “Amigos de la Sala de Meditación”, que aunaron esfuerzos y aportaron fondos
          para construir una sala “digna” de una organización mundial. Se iniciaron las obras y el Sr.
          Hammarskjöld planeó y supervisó personalmente todos los detalles de la “Sala de Meditación”. El
          mural abstracto es obra de su amigo y artista Bo Beskow. Esta sala, posee forma de pirámide
          ejemplo, escribió: “Las Naciones Unidas son como el océano. Cada misión es un río que fluye
          entrando en el océano con la esperanza, con entusiasmo y con la voluntad de convertirse en parte
          integrante del océano.”18
          Cabe mencionar que la Sala de Meditación de la ONU, lugar extraño si los hay, está
          decorada con un mural abstracto, pintado por el artista Bo Viktor Beskow (1.906-1.989)19.
          El mural, dividido en 72 secciones20, no pretende representar a ninguna divinidad en
          particular, sino a una “multiplicidad” sobre la que ha de fundarse la “paz mundial”.

          inacabada, detrás el lienzo hay una luz envolvente. En el centro de la sala hay una enorme y
          misteriosa roca de hierro magnetizada que pesa 6 toneladas. En esta sala, el séptimo Secretario
          General de las Naciones Unidas, Kofi Annan (1.938) celebró su ceremonia de bodas.
          18 Conforme: http://www.srichinmoylibrary.com/united_nations/excerpts
          19 El artista sueco, dejó como legado 37 vitrales en la catedral de Skara, al suroeste de Suecia, una de
          las ciudades más antiguas. Éste fue considerado el trabajo cumbre del pintor. Beskow realizó
          también dos trabajos de pintura abstracta en el edificio general de las Naciones Unidas en Nueva
          York. Colaboró con el director Alf Sjoberg en la puesta en escena de obras importantes del teatro
          universal. Sus estudios de arte los realizó durante los años veinte en Roma, París y Portugal. De su
          estancia en este país resultó su primer libro, llamado, precisamente, Fuga hacia Portugal.
          20 Si bien las coincidencias numerológicas han sido objeto de múltiples especulaciones difícilmente
          corroborables, cabe no obstante decir que el número 72 ha sido, es y será, un número esotérico
          cargado de connotaciones “oscuras”. En primer lugar, dentro de la masonería y, particularmente el
          Rito Antiguo y Primitivo de Memphis y Mizraim, el grado 72 representa casualmente al Príncipe de
          Luz o Patriarca de los Planisferios -¿príncipe de este mundo?- El rito de Swedenborg, o rito de “Los
          Iluminados de Estocolmo”, posee 72 grados. Tanto el autor de la obra, como el Secretario General
          que la mandó a hacer, eran suecos. Además, hay que decir que 72 es el número de la “usura”: El
          investigador, analista internacional y periodista Adrián Salbuchi, en su libro El Cerebro del Mundo.
          De la Globalización al Gobierno Mundial, ha explicado que el dominio del sistema financiero mundial,
          en líneas generales, está basado en la teoría del “interés compuesto”, explicado, a su vez, por la
          regla de “Setenta y Dos”, que implica el número de años que se necesita para duplicar el monto
          total de una deuda, es decir, capital más intereses. Por ejemplo, si alguien presta $1.000,00 y el
          interés anual es de 12%, para calcular el tiempo en el que se duplicará el dinero de la “inversión”, se
          divide 72/12 siendo el resultado 6. Dentro de 6 años el prestamista obtendrá $2.000,00. Pero aún
          hay más, un misterioso libro llamado Grimorio Ars Goetia, de origen desconocido pero atribuido al
          rey y mago Salomón, es también conocido como la “llave”, “clave” o “clavícula baja”, dado que
          enseña la forma de nombrar a demonios o seres del “bajo astral”. Este monstruoso libro fue
          estudiado y traducido por el satanista inglés Aleister Crewley (1.875- 1.947). El documento,
          contiene las fórmulas y pases místicos para invocar a 72 dos demonios –a través de 72 glifos-. 72
          son, además, los Maestros Ascendidos de la Teosofía. Los 72 nombres de dios, según la Cábala: el
          Shem HaMephorash o “nombre de Dios”, era a menudo representado por los antiguos cabalistas
          mediante una palabra de 72 letras. El 72 es la suma de cuatro primos consecutivos (13 + 17 + 19 +
          23) y de seis primos consecutivos (5 + 7 + 11 + 13 + 17 + 19). 72 es el porcentaje de agua del cuerpo
          humano, esto es, la parte no orgánica del mismo. El número 72 es utilizado como símbolo por el
          colectivo gay y bisexuales, siglas G y B -Que corresponden a cada número según en orden
          alfabético-. El 72 es el número de la moneda del acertijo, aún no resuelto, de la misteriosa pintura
          renacentista de Gian Galeazzo Sanvitale.
          Sala de Meditación de la ONU
          William Jasper, autor del artículo A New World Religion del 23 de septiembre de 2.002 para
          la revista The New American, describe a la religión de la ONU como: “…una extraña y
          diabólica convergencia de misticismo de la Nueva Era, Panteísmo, animismo aborigen,
          ateísmo, comunismo, socialismo, luciferianismo ocultista, cristianismo apóstata, islam,
          taoísmo, budismo, e hinduismo”21.
          Concluyendo, no afirmamos que el satanismo de las Naciones Unidas sea, como
          quienes en un arrebato de afán “conspiranoide” estarían tentados a pictorizar: la
          celebración de misas negras en medio de las asambleas generales, o la consumación de
          prácticas de magia negra o rituales orgiásticos en las reuniones del Consejo de Seguridad.
          Nada de eso. El satanismo al cual nos referimos, es el propio de la atmosfera New Age que
          se respira, tanto en los programas y declaraciones de la ONU y sus inconfesables planes,
          verbigracia, el “Cambio Climático” como consecuencia del “Calentamiento Global” como
          consecuencia, principalmente, de la sobrecarga de “Actividad Humana” lo que, traducido,
          significa superpoblación que, a su vez significa, “hay que reducir la población mundial”;
          como así también porque de manera explícita, Organizaciones luciferinas que preparan un
          Gobierno Mundial, bajo la comandancia mundial de un falso mesías, son las que
          promueven, difunden y hacen de “mutuo patrocinio” con la ONU. Bajo una retórica
          “globalista”, de tolerancia, paz y heterogeneidad cultural fundada en la “diversidad” y el
          “multiculturalismo”, lo que se hace es negar la VERDAD, esto es, a CRISTO JESÚS, único
          Mesías y REDENTOR, sin el cual no hay salvación posible. La ONU representa la
          renuncia, solapada y dosificada, de la noble y solemne misión de Occidente de
          evangelizar, de llevar la verdad de CRISTO a todos los rincones del planeta, el
          acercamiento del hombre desavisado al misterio teándrico de DIOS que se hace hombre,

          21 La versión en inglés de dicho artículo puede encontrarse completo en el siguiente link:
          https://es.scribd.com/document/47431884/William-F-Jasper-the-New-World-Religion
          muere en Cruz para el Perdón de los Pecados y su RESURRECCIÓN para la Vida Eterna.
          Es esta, la única VERDAD que debe ser gritada desde los tejados.
          El mundialismo de la ONU, en su falso integracionismo interreligioso, basado en
          sincretismo de credos, es luciferino y satánico, no por su anticlericalismo y laicismo, lo
          cual, en última instancia, sería entendible; sino porque de manera cada vez menos
          subrepticia, empieza a mostrar la planificación de una “nueva espiritualidad” profana,
          secular, que destruye las religiones vernáculas en sus fundamentos mezclando todo, tal
          como lo enseña la gnosis de la Nueva Era.
          Puesto que, como decía el sacerdote, teólogo y poeta, Leonardo Castellani Dios “no
          nos pedirá cuentas de las batallas ganadas, sino de las cicatrices de la lucha”. Tenemos, hoy más
          que nunca, la obligación moral de hacer frente al gran flagelo que constituye la instalación
          de un poder mundial, que pretende legitimarse a través del “internacionalismo” y la
          “nueva espiritualidad” de las Naciones Unidas.
          *Lucas Juan Carena – En 2.003 obtuvo su título de Licenciado en Comunicación Social por
          la Universidad Nacional de Rosario y en 2.008 el de Mágister en Diseño de Estrategias de
          Comunicación por la misma casa de altos estudios. Desde 2.009 enseña Psicología Social
          en la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de La Plata en la Unidad
          Académica de Rosario. Especialista en psicología de masas y medios masivos de
          comunicación, se dedicó al estudio del comportamiento colectivo y la forma en que los
          medios instalan ideas en la sociedad. Escritor e investigador, ha publicado artículos tanto
          periodísticos como académicos en distintos medios de prensa y revistas con referato de
          divulgación científica. Desde principios del año 2.014, conduce, junto al Dr. Pablo Javier
          Davoli, el programa “La Brújula”, emitido por TLV1 – “Toda la Verdad, Primero”, canal
          televisivo por Internet. Es vicepresidente del Ateneo Cruz del Sur.
          Bibliografía:
          • Artículos y Publicaciones del sitio oficial de Lucis Trust:
          https://www.lucistrust.org/es
          • Artículos y Publicaciones del sitio oficial de Sri Chinmoy:
          http://www.srichinmoylibrary.com
          • Castellani, L. (2.004) Cristo: ¿Vuelve o no vuelve? Bs. As. Ed. Vórtice.
          • Iraburu, J.M. (2.009) “Leguaje de del Padre Castellani – Teilhard” en Reforma o
          Apostasía. Portal de internet:
          http://infocatolica.com/blog/reforma.php/0909091034-27-lenguaje-del-pcastellani.
          • Jacobsen, J. (2.009) The Beginning of The END. Longwood. –E.E.U.U.- Ed Xulon Press
          • Jasper, W. (2.002) “A New Religion” en The New American. Link.
          https://es.scribd.com/document/47431884/William-F-Jasper-the-New-WorldReligion
          • Lahaye, T. (2.007) Babylon Rising: The Europa Conspirancy. New York. Ed Bantam
          Books
          • López Valdivia, R. (1.981) La Ciencia Ficción de Theildard de Chardin. México. Ed.
          Tradición.
          • Meinvielle, J. (1.960) La Cosmovisión de Theilhard de Chardin. Estudio Crítico. Bs. As.
          Ed. Cruzada.
          • Pen,L. (2.004) False Dawn. The United Religions Initiative, Globalism, and the Quest for
          One-World Religion. New York. Ed. Sophia Perennis.
          • Salbuchi, A. (2.010) El Cerebro del Mundo. De la Globalización al Gobierno Mundial.
          Córdoba. Ed. El Copista.
          • Theilhard de Chardin, P. (2.005). Lo que yo creo. Colección: Estructuras y Procesos.
          Religión. Madrid. Ed. Trotta

  4. Carlos de Lanús
    14/05/2019 at 11:02 PM

    EN RESUMEN:

    Nadie hizo mas que Perón (solicitada del 4 de Marzo de 1973)
    NOTA IMPORTANTE: La que sigue es una solicitada aparecida en los diarios. Esta es la publicada en el Diario “La Nación”, Domingo 4 de marzo de 1973, Página 11. La tapa es de una edición de 24 páginas en folleto que se realizo en Febrero de 1973.

    Descargar gratis el folleto en PDF

    Nadie hizo más que Perón

    Dedicado en especial a los jóvenes que no han vivido ni estudiado, la experiencia de esta década de infamia, cuyos hechos han sido ocultados o deformados por ideólogos interesados en el olvido o la desfiguración, que no son más que formas elementales del lavado de cerebro al que el totalitarismo trata siempre de someter a los hombres libres.

    LO MORAL

    a) La Patria

    1.- Silenció el culto de todos los héroes y próceres.
    2.- Reemplazó el Himno Nacional por la marcha partidaria y quiso hacer lo mismo con el escudo argentino.
    3.- En idéntica sustitución, también suprimió las marchas patrióticas.
    4.- Restó toda importancia a la celebración del 25 de Mayo y menospreció el 9 de Julio, convirtiéndolo en el “Día de la Independencia Económica”.
    5.- Devolvió al Paraguay los trofeos de guerra tomados por la Argentina.
    6.- Hizo quemar la Enseña Nacional.
    7.- Impuso su nombre y el de su segunda esposa a provincias, partidos, ciudades, pueblos, barrios, calles, plazas, estaciones, buques, aviones, institutos, congresos, etc.
    8.- El 16 de Junio de 1955 tembló y gimió en el tercer sótano del Ministerio de Guerra, después de haber hecho convocar a sus adictos a Plaza de Mayo para que lo defendieran.
    9.- Producida la Revolución del 16 de septiembre de 1955 se refugió en una cañonera paraguaya, mientras lo esperaba reunido su consejo de ministros.
    10.- Fue juzgado por un Tribunal Superior Militar que lo condenó con la pena máxima: falta gravísima, por la indignidad que con su inconducta puso de manifiesto, prohibiéndole el uso del título del grado y del uniforme. Firmaron el fallo cinco tenientes generales de la Nación, por unanimidad.
    11.- En noviembre de 1972, pese a ser ciudadano argentino, volvió al país con pasaporte paraguayo. Y el 16.12.72 en Asunción, ratificó: “Mientras viva utilizaré el pasaporte paraguayo, que tuve el honor de recibir en 1955”.
    12.- Afirmó a la prensa extranjera que el ejército del Paraguay era el más glorioso de América y renegando de la institución que le dio formación militar se jactó de ser general paraguayo (título protocolar y de intercambio entre mandatarios).

    b) La Familia

    13.- Obligó a usar en las escuelas primarias libros de lectura con su efigie y la de su segunda mujer en todas las páginas, acompañadas de textos donde se exaltaba a ambos como únicos “próceres”. Reemplazó por su nombre y el de ella las palabras “papá” y “mamá”
    14.- Cuando murió su madre no concurrió al sepelio, enviando un telegrama y haciéndose representar por un edecán, mientras paseaba en yate por los riachos del Tigre.
    15.- Creó el odio entre padres e hijos y hermanos, destruyendo a millares de familias argentinas. Fomentó la delación en todas sus formas y la recompensó.
    16.- Antepuso la incondicionalidad partidaria a todo sentimiento y aún a la unión del hogar, al que dividió en “réprobos” y “elegidos”.
    17.- Explotó a su propia mujer viva y después de muerta, sometiendo su cadáver embalsamado al grotesco cortejo de los serviles. Hasta ella, antes de morir, lo repudió. Dijo a un grupo de sindicalistas: “Cuídense de este miserable”.

    c) La Religión

    18.- Quiso entronizar en los altares su efigie y la de su mujer.
    19.- Reemplazó el crucifijo por el retrato de ambos en hospitales, colegios, institutos, entidades, etc.
    20.- Proclamó a su partido como “única religión nacional”.
    21.- Sustituyó el Día de la Inmaculada Concepción por el “Día del Campeón” (Pascual Pérez)
    22.- Decretó el 18 de octubre como “San Perón”.
    23.- Hizo sancionar la Ley de la Prostitución.
    24.- Persiguió, encarceló, vejó y/o expulsó a centenares de sacerdotes y obispos, entre otros: Monseñores De Andrea, Lafitte, Tato, Novoa, Dumphy, Jorba Farías, los curas de la Medalla Milagrosa, etc.
    25.- Ordenó quemar y profanar, con apoyo policial, numerosos templos de la ciudad de Buenos Aires.
    26.- En el mismo “operativo” quedó totalmente destruída la Curia Metropolitana.
    27.- Fue excomulgado por el Papa.

    d) La Verdad

    28.- Aseguró haber obtenido la bomba atómica, gracias a las investigaciones de los científicos argentinos Ronald Richter y Otto Gamba, despilfarrando millones en autopublicidad y poniéndonos en ridículo ante el mundo.
    29.- Dijo “He renunciado al honor más grande a que puede aspirar un militar: a ser general de la Nación, para seguir siendo siempre vuestro querido coronel Perón”.
    30.- Dijo: “No tengo otra ambición que la de servir a los trabajadores, Por eso nunca seré Presidente”.
    31.- Dijo: “Aunque me lo pidan a título de sacrificio personal, jamás aceptaré mi reelección”.
    32.- Dijo: “Antes de adoptar semejante determinación me cortaría la mano derecha” y firmó la declaración de guerra contra el Eje cuando éste ya estaba derrotado.
    33.- Cuando era presidente dijo: “Yo vivo modestamente con trescientos pesos mensuales”. Una vez que huyó, afirmó cínicamente que “podía pasar el resto de suvida comiendo billetes de mil todos los días”.

    e) La Honestidad

    34.- Fue procesado por haber cometido el delito de estupro contra una niña de 14 años.
    35.- Hacía seleccionar por sus sicarios a sus futuras víctimas (generalmente de hogares muy humildes y en las escuelas) y les regalaba billeteras con dinero, bicicletas y motonetas con gorras “pochito”.
    36.- Corrompió instituciones fundamentales de la República, comprando voluntades con órdenes para adquirir automotores “a precios de lista”. Sus favoritos recibieron centenares, y negociaron la mayor parte de ellas.
    37.- Cubrió a su segunda mujer de joyas cuya valuación actual es de muchos miles de millones de pesos.
    38.- No obstante su declamada pobreza colocó millones de dólares a interés en cuentas del exterior, particularmente en Suiza y los Estados Unidos.
    39.- Desconfiando de los “cien años de cuerda” que se atribuía, abrió numerosas cuentas extranjeras a nombre de terceros. De la nada llegó así a figurar entre los diez hombres más ricos del mundo.
    40.- Para satisfacer su propio ego obligó a deportistas, científicos, técnicos y artistas, a dedicarle públicamente sus triunfos. Los que no se sometieron tuvieron que retirarse o emigrar.
    41.- Humilló a los hogares modestos en las fiestas de fin de año, haciéndoles llegar sidra y pan dulce comprados con los dineros del país, en paquetes que llevaban su retrato y el de su segunda esposa y una inscripción que decía: “Obsequio de Perón y Evita”.

    LO POLÍTICO INSTITUCIONAL

    f) La Ley

    42.- Modificó arbitraria y fraudulentamente la Constitución Nacional para posibilitar su reelección.
    43.- Ganó las elecciones haciendo fraude preelectoral, monopolizando para su partido todos los medios de comunicación, coaccionando y amenazando a través de sus personeros a todos los agentes públicos, modificando maliciosamente las inscripciones electorales, trasladando en trenes y camiones grandes cantidades de votantes de un lugar a otro de la República, etc.
    44.- Hizo fraude durante y después del comicio. No depuró los padrones y empleó elementos pagados, haciéndolos votar varias veces con una misma libreta, o utilizando libretas de fallecidos; adulteró las cifras del escrutinio, etc.
    45.- Implantó la afiliación obligatoria al “partido único”, como requisito indispensable para poder trabajar.
    46.- Decretó el luto obligatorio por la muerte de su segunda esposa.
    47.- Obligó a funcionarios, empleados y obreros a observar el “minuto de silencio” a las 20,25.
    48.- Impuso la concurrencia forzosa a todos los actos partidarios.
    49.- Rotuló a sus adversarios políticos como “la canalla opositora” y los encarceló, vejó y torturó.
    50.- Intimidó a grandes sectores de la ciudadanía, quemando la Casa Radical, la Casa del Pueblo la sede del Partido Demócrata Nacional y el Jockey Club.
    51.- En la quema de la Curia, de la Casa del Pueblo y otras instituciones, destruyó más de 200.000 libros e inutilizó importantísimas obras de arte, archivos históricos insustituibles, reliquias, trofeos patrióticos, etc.
    52.- Ejerció la suma del poder público, aceptando las facultades extraordinarias que le concedieron sus obsecuentes legisladores. Violó así, junto con ellos, la Constitución Nacional, quedando todos sujetos “a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria”, que establece el artículo 29 de aquella.
    53.- Sometió absolutamente al Poder Judicial y a todos los fueros de Justicia. Llegó al extremo de decir: “El gobierno y el Estado me pertenecen a mí, como funcionario. Yo actúo sobre ellos, los gobierno, los manejo, los mando” (10-1-53).
    54.- Decretó el “estado de guerra interno” permanente y utilizó a su arbitrio la Ley de Residencia.
    55.- Aprovechó la obsecuencia legislativa y judicial, para obtener más de cien despachos diarios, favorables a sus propósitos e intereses personales. En un solo día se llegaron a presentar en el Congreso 383 proyectos de homenajes a él y a su segunda esposa, caso único en la historia del mundo.
    56.- Antepuso su vanidad a la gloria del Padre de la Patria, y pretendió equipararse a él haciéndose proclamar oficialmente, por el Congreso, “Libertador de la República”.
    57.- Proclamó a su programa partidario como “Doctrina Nacional” e hizo titular a su segunda mujer como “Jefa Espiritual de la Nación”.
    58.- Cuando fue derrocado le estaban levantando un monumento, con fondos recaudados mediante descuentos obligatorios.
    59.- En cuanto al monumento “al descamisado”, financiado del mismo modo, nunca se construyó y nadie sabe lo que se hizo del dinero “donado” para ese fin.

    g) El Ejército

    60.- Postergó o no permitió el ascenso de los jefes y oficiales que se habían manifestado abiertamente contrarios a su régimen.
    61.- Dispuso antirreglamentariamente la participación de las Fuerzas Armadas en actos de carácter partidario, e inició el nefasto proceso de politización de las mismas.
    62.- Trató de corromper la moral de los jefes, con órdenes de compra de automotores, misiones al exterior, y otorgándoles la”medalla militar peronista”.
    63.- Sometió a las instituciones armadas, como a la civilidad a un régimen de delación y servilismo.
    64.- Quiso reemplazar al ejército por bandas armadas (“milicias populares”).

    h) La Libertad de Prensa

    65.- En 1946 clausuró “La Vanguardia” (órgano oficial del Partido Socialista),
    “Cascabel”, “Antinazi”, etc. Luego “La Nueva Provincia”, “El Intransigente”, etc. En 1950, La Comisión Visca” cerró en un solo día más de cien publicaciones. Posteriormente hizo tomar por asalto el diario “La Prensa”, del cual se apropió. En esa ocasión fue asesinado un obrero gráfico y el personal sufrió cárcel, vejámenes y torturas. Dado su discrecional manejo de las cuotas de papel, el diario “La Nación” -único no adicto- quedó reducido a dos hojas.

    i) La Enseñanza

    66.- Suprimió la autonomía universitaria y cerró todas las Academias Nacionales.
    67.- Manejó las universidades desde la Casa de Gobierno.
    68.- Reemplazó la materia “Instrucción Cívica” por una presunta “Cultura Ciudadana”, conformada a su programa partidario deformante.
    69.- Persiguió y dejó cesantes a los profesores democráticos y encumbró a sus incondicionales. Destruyó virtualmente el magisterio y el profesorado masculinos, al mantener casi congelados los sueldos durante nueve años. Centenares de varones que alentaban esa vocación, tuvieron que abordar otras actividades para poder constituir o mantener una familia, quedando esa importante misión formativa, circunscripta a los docentes de sexo femenino.
    70.- Reprimió a golpes a los estudiantes no adictos, por medio de sus “muchachos” casi siempre ex pugilistas a sueldo, encargados de la “persuasión”.
    71.- Negó la historia, quiso cambiar el pasado y deformó la realidad espiritual y cultural de su tiempo, pretendiendo adecuarla a sus objetivos.
    72.- Impuso la lectura obligatoria de “La Razón de mi Vida”, atribuido a su segunda esposa, pero escrito por un extranjero a sueldo.
    73.- Convirtió en una sangrienta burla el precepto constitucional que consagra la libertad de enseñar y aprender. (“Alpargatas sí, libros no” “Haga Patria: mate un estudiante”, eran los estribillos habituales de las manifestaciones peronistas).

    j) La Libertad Individual

    74.- Instituyó la “medalla de la lealtad peronista” para premiar la delación y la obsecuencia.
    75.- Creó los “Jefes de Manzana” del partido, “Gestapo” permanente de cada barrio en cada ciudad.
    76.- Creó las “unidades básicas”, verdaderas células de penetración, acción psicológica, delación organizada, reparto de prebendas y en caso necesario, mecanismo de “persuasión” dentro de cada vecindario.
    77.-Hizo que la simple denuncia de cualquiera, justificara la privación ilegal de la libertad o la expulsión del empleo.
    78.- Suprimió el recurso de “habeas hábeas”, la tradicional garantía contra las restricciones ilegales de la libertad corporal de las personas.
    79.- Recluyó a los presos políticos y gremiales junto con los delincuentes comunes y los asesinos.
    80.- Sus sicarios asesinaron a obreros: Núñez, Aguirre, cañeros de Tucumán, ferroviarios, etc.; a profesionales: Ottolenghi, Ingalinella, etc.; a estudiantes: Salmún Feijoo, Bravo, Sulky, Valle, Astrada, Beltrán, etc.; a sacerdotes: Wagner, Martinez, etc.; entre muchos otros crímenes que sería largo enumerar.
    81.- A los opositores encarcelados, los acusó de “comunistas”, calificación que hizo figurar en sus prontuarios.
    82.- A mujeres no adictas, las hizo rapar para marcarlas y las sometió a malos tratos y vejaciones, fichándolas como prostitutas.
    83.- Durante su régimen las torturas, los vejámenes y la picana eléctrica fueron métodos habituales de “persuasión” políticas.

    k) Las Fuentes de Trabajo

    84.- Con su política totalitaria desalentó el trabajo en el interior del país y provocó el éxodo rural a las ciudades.
    85.- Proliferaron así centenares de “villas miseria”.
    86.- Provocó la necesidad del doble empleo para poder sobrevivir.
    87.- Sometió a los sindicatos en una central única y dictatorial que fue su “partido paralelo” y a la vez su “fuerza de choque”.
    88.- Copió la “carta del lavoro” fascista, implantándola como régimen laboral argentino.
    89.- Politizó los gremios al punto de que para poder trabajar, era imprescindible ser afiliado a su partido único y adicto incondicional de su régimen.
    90.- Desposeyó a los sindicatos, utilizando sus fondos en su provecho personal y en el de sus allegados. Vació las cajas de jubilaciones, incautándose de sus reservas, que sustituyó por bonos incobrables.
    91.- Inauguró la entrega obligatoria de sueldos y jornales. Inventó los descuentos por planilla y otras formas de despojo actualmente en vigor (como muchas otras implantas por él)

    l) La Vivienda

    92.- Convirtió en una realidad angustiante el problema de la vivienda para las clases más necesitadas y para la clase media, a la que intentó destruir.
    93.- La inflación que él mismo causó, le obligó a congelar los alquileres mediante una ley totalitaria. Sabía que ese medio fraudulento era el único capaz de evitar que millares de familias cayesen en la indigencia, lo cual hubiera precipitado su caída.
    94.- Benefició con edificaciones palaciegas a los miembros de su camarilla gobernante, a los jerarcas del partido y a los dirigentes de los sindicatos adictos.
    95.- Su política en esta materia produjo una crisis habitacional sin precedentes en la historia del país.
    96.- Infligió gravísimo daño a la industria de la construcción, provocando una contracción económica que afectó a centenares de gremios afines y aumentó la desocupación.
    97.- Despojó de su legítima renta a los pequeños propietarios, que vieron así diluirse el fruto de sus ahorros, al legalizarse el atropello al libre usufructo de la propiedad privada.
    98.- En materia de vivienda produjo al país un atraso de más de medio siglo.

    m) Los Servicios Públicos

    99.- Con el pretexto de nacionalizarlos, compró y destruyó a los ferrocarriles, transformando sus servicios en una verdadera vergüenza nacional.
    100.- Anuló la eficiencia de todos los servicios públicos: Teléfonos, Correos, Telégrafos, Energía Eléctrica, Obras Sanitarias, Asistencia Hospitalaria, Transportes, etc. Demoró en diez años la introducción de la televisión con respecto a otros países sudamericanos. Cuando se inició, sólo se permitieron televisores en las unidades básicas.
    101.- Implantó restricciones al consumo de energía eléctrica familiar, comercial e industrial, como consecuencia del déficit energético que provocó. Las familias tuvieron que usar elevadores de tensión, los comercios fueron racionados en la iluminación de vidrieras (días para las numeraciones pares y días para las impares) y la industria obligada a funcionar con limitaciones y alteraciones horarias. También fue responsable de la implantación de los “limitadores” de consumo de nafta, consecuencia de su funesta política petrolera. Redujo a YPF a una organización burocrática atrasada e inoperante. El sindicato mandaba según sus caprichos, per encima del directorio aterrorizado. En 1955 la perforadora más nueva tenía 16 años de edad y las había de 25. Cuando cayó su régimen pudo impulsarse la acción, construyéndose entre numerosas obras, los grandes oleoductos de Campo Durán.
    102.- Mantuvo virtualmente paralizada la red vial nacional. En nueve años, no llegó a terminar ni 5000 kilómetros de caminos. Después de su derrocamiento se hicieron más de 18.000 y de mejor calidad.
    103.- Durante su gobierno, apenas logró un incremento de consumo de cemento por habitante, de 43 kgs. Inmediatamente después se produjo una expansión “per cápita” de 102 kgs.
    104.- En energía eléctrica totalizó 2695 millones de capacidad de Kw/h contra 10915 millones de Kw/h, después de su deposición.

    LO ECONOMICO

    n) La Inflación

    105.- Desató una espiral inflacionaria en progresión geométrica, cuyas consecuencias dificultan, aún hoy, la recuperación nacional. Manejó discrecionalmente y con criterio político, la cartera crediticia, aniquiló el ahorro y ahuyentó la inversión. El hecho de que actualmente se mantenga la misma política es –naturalmente- imperdonable; pero no exculpa en modo alguno al tirano que la implantó.
    106.- Convirtió el Banco Central en una simple oficina de la Casa de Gobierno, produciendo sucesivas emisiones incontroladas hasta empapelar al país. (¿Para qué quieren dólares?” – ¿Alguno de ustedes ha visto un dólar? – “Los dólares no se comen” – decía después de haber dilapidado una enorme reserva de divisas en numerosas extravagancias demagógicas.)
    107.- En nueve años mantuvo virtualmente paralizado el ingreso promedio de los argentinos, que sólo creció en un 11% contra un 43% después de su derrocamiento. Esta fue otra gravísima consecuencia de su política económica colectivizante e inflacionista.

    ñ) El Dirigismo

    108.- Firmó un contrato leonino con la “California” y otros grupos -que se jactaba de combatir- en detrimento de la soberanía nacional y de nuestra economía. Con su política confiscatoria llevó la crisis al campo fomentando un inexistente antagonismo agro-industrial. Expropió establecimiento agrarios en plena producción, para provecho de la camarilla gobernante. Tampoco escaparon a esta política las empresas industriales no adictas. Fue responsable de la merma de nuestras cosechas de trigo, maíz, avena, cebada, lino, etc. Dilapidó las reservas de nuestro stock ganadero sacrificando vientres y animales jóvenes y después de ocupar el primer lugar en el mundo, fuimos desplazados por nuestros antiguos compradores, llegando a tener que importar semilla de lino. De primera potencia triguera mundial, descendimos a comer pan de harina oscura.
    109.- Redujo a cero nuestro parque automotor. Estableció un régimen de privilegio a través del sistema de “órdenes de compra” que manejó discrecionalmente, repartiendo más órdenes que el stock real de unidades.
    110.- Creó un monstruo económico: el IAPI, corrupto organismo que negociaba irregularmente y con sentido político. Todos los artículos de primera necesidad para el consumo familiar tuvieron que ser racionados. Los argentinos conocimos las “colas” para el kerosene, el vino, la leche, el azúcar, la papa, los huevos, etc. Para recuperar el stock ganadero que había destruido, quiso obligarnos a comer pescado y gastó millones para hacer propaganda exaltando los beneficios de esta alimentación. Inventó la ropa, los enseres y hasta la comida “flor de ceibo”.

    o) La Deuda y las Reservas

    111.- Dijo que cuando llegó al poder había una deuda externa de 3.500 millones de dólares, por la que pagaban 500 millones anuales de amortización e intereses. Según las Memorias del Banco Central, a principios de 1946 la deuda pública no superaba los 250millones de dólares y sus servicios no alcanzaban a 40 millones de dólares.
    112.- Afirmó que en 1946 no teníamos reservas financieras y que antes de su derrocamiento, teníamos 1600 millones “cash” en la mano. Según las Memorias del Banco Central, a fines de 1945 teníamos 1200 millones de dólares en oro y 460 millones de dólares en divisas; y a fines de 1955 solo nos quedaban 370 millones de dólares en oro y 110 millones en divisas.
    113.- Subió al gobierno con una deuda pública de 230 millones de dólares y su administración la elevó a 757 millones de dólares, o sea más del triple en solo nueve años. Las Memorias del Banco Central que se han citado pertenecen al ejercicio de su colaborador Miguel Miranda (negociado de la hojalata). (En cuanto a los saldos que registran sus cuentas particulares en los bancos de Suiza y de otros países, nadie los conoce, pero, por algo es el séptimo entre los más grandes inversores de la Bolsa de Nueva York).
    A propósito de estos bienes, es interesante recordar cómo se desveló por ellos cuando se produjo la Revolución Libertadora. Al día siguiente del estallido, el 17-9-55, ya con la mente puesta en la fuga y mientras otros ciudadanos se jugaban la vida en la lucha que se desarrollaba, él se tomó el tiempo necesario para extender ante escribano público un amplio poder para la administración de su cuantiosa fortuna. Antes del 3-12-49, había manifestado –en solemne declaración pública de bienes- que sólo poseía sus efectos personales, un automóvil Packard y una quinta hipotecada en San Vicente.

    LO INTERNACIONAL

    p) La Posición Argentina

    114.- Logró el unánime desprestigio de nuestro país ante el mundo civilizado. Inventó los convenio bilaterales de trueque para disimular el descalabro de nuestro comercio exterior.
    115.- Hizo perder a la Argentina su privilegiada posición de liderazgo espiritual y material en Latinoamérica.
    116.- Perturbó de continuo las tradicionales relaciones de amistad con casi todos los países del Continente, llegando inclusive a crear conflictos inexistentes para distraer la atención de la ciudadanía con respecto a la dramática gravedad de la situación interna en todos los órdenes.
    117.- Convirtió a las embajadas extranjeras en el refugio obligado de sus compatriotas perseguidos que debieron asilarse huyendo de su régimen de terror.
    118.- Cuando él huyó, comprometió gravemente a las naciones que lo cobijaron, conspirando sin cesar e incitando siempre a sus adictos a la violencia y a la comisión de todo tipo de crímenes, mientras él se mantenía prófugo.
    119.- Sólo cultivó estrechos vínculos de amistad con los estados totalitarios.

    q) Agravios Internacionales

    120.- Consecuente con sus simpatías fascistas, facilitó el ingreso al país de criminales de guerra. A este respecto se ha difundido últimamente que negoció la protección que les brindaba por dólares (Eichman, entre otros muchos jerarcas nazis y más 7000 pasaportes en blanco, que cobró a pesos de oro).
    121.- Movido por su odio al Uruguay, tomó represalias contra el gobierno del país hermano, paralizando el funcionamiento de la Comisión Técnica Mixta Argentino Uruguaya del Salto Grande, y demoró así irracionalmente la construcción de esa necesaria represa.
    122.- Pidió auxilio a una flota extranjera cuando consideró inminente el bloqueo naval de nuestra marina de guerra.

    LAS BASES IDEOLÓGICAS

    123.- Fue el gran impulsor del nazi-fascismo, sistema del cual hizo la pública apología. Dijo: “Elegí cumplir mi misión desde Italia porque allí se estaba produciendo un ensayo de nuevo socialismo”. Consecuente con su vocación antidemocrática, cuando “el Eje” fue derrotado, puso sus miras en el totalitarismo rojo.
    124.- Dijo: “La Revolución Rusa Había ejercido una notable influencia, pero llegó a Occidente transformada”.
    125.- Dijo: “El peronismo, en la medida en que puso el acento sobre lo social, también vivió el influjo de la Revolución Rusa”.
    126.- Dijo: “En 1946 restablecí las relaciones con la URSS”.
    127.- Dijo: “Los generales cavernícolas que pretendían convertir al Ejército en una guardia pretoriana, me acusaron de comunista”.
    128.- Dijo refiriéndose a Vittorio Codovilla y a sus “rojos”: “Nosotros nos sentíamos mil veces más comunistas que ellos”.
    129.- Dijo: “Yo aspiraba a ser el Lenín de esta Revolución”.
    130.- Dijo: “Si Rusia me hubiera dado pleno apoyo, yo hubiera sido el primer Fidel Castro de América”.
    131.- Hizo reiteradamente la apología de Mao Tse Tung. “Si yo fuera chino sería maoísta”. Ratificó el 11-2-73.

    SU PACIFICACIÓN

    132.- “El día que se lancen a colgar, yo estaré del lado de los que cuelgan”. (2-8-46)
    133.- “Entregaré unos metros de piola a cada descamisado y veremos quién cuelga a quién”. (13-8-46)
    134.- “A mí me van a matar peleando”. (13-8-46)
    135.- “Con un fusil o con un cuchillo, a matar al que se encuentre”. (24-6-47).
    136.- “Esa paz tengo que imponerla yo por la fuerza”. (23-8-47).
    137.- “Levantaremos horcas en todo el país para colgar a los opositores”. (8-9-47).
    138.- “Vamos a salir a la calle de una sola vez para que no vuelvan nunca más ni los hijos de ellos”. (8-6-51).
    139.- “Distribuiremos alambre de enfardar para colgar a nuestros enemigos”. (31-8-51).
    140.- “Para el caso de un atentado al presidente de la Nación… hay que contestar con miles de atentados”. (Plan Político Año 1952).
    141.- “Objetivo: Lista de dirigentes opositores; lista de instituciones reconocidas como desafectas al gobierno; lista de opositores o de casas comerciales dirigidas o ligadas a los opositores; lista de representaciones cuyos gobiernos realizan campañas opositoras al nuestro. Personal: Serán empleados grupos previamente instruidos y seleccionados de las organizaciones dependientes de la CGT y del Partido Peronista Masculino. Misión: Atentados personales; voladuras; incendios”. (En el mismo documento).
    142.- “Se lo deja cesante y se lo exonera… por la simple causa de ser un hombre que no comparte las ideas del gobierno; eso es suficiente” (3ª. Conferencia de Gobernadores, pág. 177).
    143.- “Vamos a tener que volver a la época de andar con alambre de fardo en el bolsillo”. (16-4-53, horas antes del incendio de la Casa del Pueblo, la Casa Radical, la sede del Partido Demócrata Nacional y el Jockey Club).
    144.- “Leña… leña… Eso de la leña que ustedes aconsejan, ¿por qué no empiezan ustedes a darla?” (El mismo día).
    145.- “Hay que buscar a esos agentes y donde se encuentren colgarlos de un árbol”. (El mismo día).
    146.- “Compañeros: cuando haya que quemar, voy a salir yo a la cabeza de ustedes a quemar. Pero entonces, si eso fuera necesario, la historia recordaría la más grande hoguera que haya encendido la humanidad hasta nuestros días. Los que creen que nos cansaremos se equivocan. Nosotros tenemos cuerda para 100 años”. (7-5-53).
    147.- “A unos se los conduce con la persuasión y el ejemplo; a otros con la policía”. (15-5-53).
    148.- “Aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden contra las autoridades… puede ser muerto por cualquier argentino. Esta conducta que ha de seguir todo peronista no solamente va dirigida contra los que ejecutan, sino también contra los que conspiren o inciten”. (31-8-55).
    149.- “Y cuando uno de los nuestros caiga, caerán cinco de ellos”. (31-8-55).
    150.- “Que sepan que esta lucha que iniciamos no ha de terminar hasta que no los hayamos aniquilado y aplastado”. (31-8-55).
    151.- “Nuestra nación necesita paz y tranquilidad… y eso lo hemos de conseguir persuadiendo, y si no a palos”. (31-8-55)
    152.- “Veremos si con esta demostración nuestros adversarios y nuestros enemigos comprenden. Si no lo hacen, ¡pobres de ellos!. (31-8-55).
    153.- “Yo pido al pueblo que sea él también un custodio del orden. Si cree que lo puede hacer, que tome las medidas más violentas contra los alteradores del orden”. (31-8-55).
    154.- “¡Al enemigo, ni justicia!”. (Memorando reservado “para el doctor Subiza”. De su puño y letra, con triple subrayado). (Esta misma frase la vuelve a repetir desde el exterior en junio de 1972, y se difundió por televisión a todo el país los días 21 y 22-6-72).
    155.- “¡Ah… si yo hubiese previsto lo que iba a pasar… entonces sí: hubiera fusilado al medio millón, o a un millón, si era necesario. Tal vez ahora eso se produzca”. (9-5-70).
    156.- “Si yo tuviera 50 años menos, no sería incomprensible que anduviera ahora, colocando bombas o tomando la justicia por mi propia mano”. (30-12-72).
    157.- “Los militares son todos unas bestias”. (5-2-73).

    —————————————————————————————————————-

    Esta lista que no registra ni aproximadamente todas las imputaciones posibles, buena parte afecta principios éticos fundamentales. Bastaría una sola de ellas para marcar a fuego al déspota. ¿Qué decir de más de un centenar de hechos infamantes?.

    El régimen peronista fue una corrupta tiranía y, como tal, intrínsecamente perverso. Aunque hubiera hecho “cosas buenas” en lo administrativo, ello no lo relevaría de la infamia. Pero en este caso, aún lo administrativo fue absolutamente deficiente y el régimen significó la ruina del país en todos sus aspectos.

    Esto es historia y hay que recordarlo permanentemente para que se aprenda la lección. ¿O es que hay que estudiar a griegos y romanos e ignorar lo que pasó en el país hace dos décadas?

    Y en cuanto a perdonar: ¿Se han rectificado acaso los culpables?

    CIUDADANO:

    Cuando haya leído esta solicitada (NR: Diario “La Nación”, Domingo 4 de marzo de 1973, Página 11) facilítesela a un amigo, para que la conozca.

    Recuerde que, según el sabio consejo de Bartolomé Mitre, “el odio contra las tiranías es una fuerza moral que no debe ser extinguida en los pueblos”.

    Publicado por La Verdad Histórica de la República Argentina

    Read more: https://lasegundatirania.blogspot.com/2010/01/nadie-hizo-mas-que-peron-solicitada-del.html#ixzz5nxG8luHK

    • Maria OConnor
      15/05/2019 at 2:09 PM

      Carlos: Estas publicando siempre lo mismo. Se necesita algo que saque a Argentina del pozo y los peronistas tienen mucha culpa pero no son los unicos.

      El pais se hundio por las ideologias y la corrupcion. NO solo el populismo peronista, tambien la infiltracion marxista de los 70s y la infiltracion neoliberal de los 90s. Estas ideologias aun perdura y la gente que sigue ideologias no razona.

      Demasiada ideologias, poca creatividad, poca idoneidad y demasiada corrupcion

      • .....................................
        17/05/2019 at 4:40 AM

        MARIA OCONOR QUE BIENQUE SE FUE QUEDESE ALLÍ NOMÁS NO EMBROME MÁS AQUÍ RATITA FUGADA

        NO NECESITAMOS SUS ESTÚPIDOS ARGUMENTOS ………..
        EN ESTE PAÍS HAY GENTE CAPAZ QUE PUDIERA HACER BIEN LAS COSAS PERO LA PUTA PARTIDOCRACIA FOMENTADA POR LA PUTA RAMERA DE BABILONIA LA MASONERÍA NO LOS DEJARÁ LLEGAR NUNCA
        LOS MATARÁN SI OSAN PROPONERSE COMO CANDIDATOS… COMO MATARON A KENNEDY

        ¿ENTENDIÓ SEÑORA???

        http://lascadenasdeobligado.blogspot.com/

        LA ECONOMÍA POLÍTICA, CAMUFLAJE DEL LIBERALISMO Y DEL MARXISMO
        La presente nota es respuesta a una consulta doctrinaria en torno a temas que hoy día continúan en boga; firmada por “Doctor Fidelis” (¿ seudónimo del Padre Castellani ?); publicada en “Dinámica Social”, aprox.1960.

        “E
        l capital es simplemente trabajo humano acumulado” Es un error craso, como usted pensó. Si lo ha oído decir el 1º de mayo a los obreros (ausentes) por un obispo, y está “seguro de que no me engañaron mis orejas”, es un error lo mismo. En eso, ese obispo no es infalible.

        Ni siquiera el dinero es “trabajo acumulado”. Hay dos determinaciones en él, además de la de “trabajo”. Mucho menos en el “capital”, en donde interviene un tercer factor determinante. Karl Marx dijo eso. No le haga caso: en eso sabía tanto como el obispo.

        El dinero es signo abstracto de valor. El valor de los productos resulta de: 1º) el trabajo, 2º) la prez natural de la cosa trabajada y 3º) su apetencia actual (causa extrínseca). El “capital” añade una determinación libre de emplear el dinero en la producción, no en abstracto sino en cual o tal producción; de ahí su carácter “moral” que ignoró la economía individualista.

        ¿Se asombra usted de encontrar teoremas de Marx en boca de un católico? ¡Helás!, se encuentran en la mayoría de los tratados de “economía política”. La actual “ciencia económica” tuvo un nacimiento turbio. Nació como un camuflaje del liberalismo. Stuart Mill suministró los materiales y muchos “teoremas” a Marx. Marx hizo de la economía un camuflaje del socialismo. Naturalmente, mientras se mantenga a estos dos “filósofos” como las bases de la “ciencia”, la economía política irá toda errada.

        De ahí provienen muchos errores, incluso en los católicos; por ejemplo, que el marxismo contiene un análisis económico que constituye una verdadera contribución a la ciencia. Es un error, de donde salen otros muchos, hasta llegar al de “la mano tendida”. La economía marxista es tan errónea como es perversa su inspiración esencialmente “dialéctica”, es decir materialista. De ahí sale lo que se oye a veces a algunos católicos “sociales”, por ejemplo, que “la Iglesia no tiene doctrina económica” –que no la debe tener, porque no es de su competencia-, que los sabios católicos deben desentrañar de los “economistas” las líneas de fuerza de una Economía estrictamente científica y no contraria a la fe. Contra este bolazo, ya León XIII reivindicó altamente varias veces en la Rerum Novarum : “la soberana autoridad de la Iglesia sobre todos estos problemas económicos sociales” (# 41), simplemente porque son en el fondo problemas morales.

        Una cosa es que las Encíclicas sociales no sean tratados completos de Economía o Sociología (error contrario en que dan algunos devotos, que creen saber sociología porque han leído cuatro Encíclicas) otra cosa es que las Encíclicas “sean todas falsas”, sin contener ningún principio permanente. Las Encíclicas son instrumentos pastorales, que contienen de ciencia la parte que “hic et nunc” conviene a la práctica; y así, por ejemplo la Quadragéssimo Anno corrige y completa la Rerum Novarum; y puede ser corregida y completada a su vez, al mudarse de las circunstancias ambientes.

        Falta estudio en este país ¡Qué triste!

        Recuerde que la Economía Política, salvo pocas pero insignes excepciones, es un disfraz del liberalismo hasta 1870 más o menos; y después se vuelve un disfraz del marxismo. Las pretendidas “leyes” de Stuard Mill no son leyes; la independencia de la ciencia económica, la Ley de Oferta y Demanda, el Plusvalor, la Ley de Crecimiento de Salarios, la Ley de Lucha de Clases, la de Esclavización Progresiva del Proletariado, etc, son errores refutables, no ya “teoremas” ni menos “axiomas”, como pretenden. Todo esto lo puede encontrar en un manual un poco antiguo pero muy sólido de Llovera.

        El “Libre Juego de la Concurrencia”, clave de la Economía Manchesteriana, mereció de Pío XI esta dura y exacta calificación: “De esta ilusión como de una fuente contaminada, es de donde han surgido todos los errores de la ciencia económica individualista”.

        Stuart Mill yerra por falta de filosofía, es empirista: yerra desde el principio. El problema es ésta: o la producción, la circulación y el reparto de bienes están sometido a leyes físicas y los cambios de precios y salarios a la mitológica “Oferta-Demanda” (como hemos explicado en Dinámica Social otra vez) o bien están sometidos a leyes morales. En el primer caso la moral es una utopía. En el segundo ella es una realidad que ciertamente puede ser pisoteada, más no por eso preside menos rigurosamente el mecanismo de estos fenómenos económicos. La economía política no puede ser llevada “científicamente” sino a la luz de los principios morales, o sea de la esencia misma de la especie humana.

        En una reunión de la J.O.C., oí defender esta proposición: existe una necesidad moral de una solución justa del problema social y por otra parte una incapacidad física de resolverlo de parte de las clases patronales. Bien mirado, eso significaría negar simplemente a los patrones el libre albedrío y la potestad de someterse a la Ley de Dios: original interpretación del “Vae vobis divitibus…”. Eso repugna a la experiencia, incluso a mi propia experiencia: existen en este país (y sin duda en todos) patrones que obedecen a la Ley de Dios en el trato con los obreros; incluso en algún caso heroicamente: a saber, viviendo más estrechamente que ellos, y trabajando más que ellos.

        No le escriba al monseñor de marras, como se propone; y mucho menos, no le envíe esta carta. Puede hacerla correr, empero entre los jóvenes estudiantes de su grupo.+

        Doctor Fidelis.

      • cacaruza
        19/05/2019 at 5:00 PM

        Mary .
        Ud. , cada vez me hace acordar mas a Bielsa el DT.

    • ...............................
      19/05/2019 at 5:05 PM

      ¿Viste Carloncho? Hasta María, que vive en California, se dio cuenta.
      Deja de escribir esas 157 pelotudeces que te tiraron en el call.
      Aporta algo en serio(si es que podes). La cosa no da para bromas. Ya no se puede seguir engañando a la gente, así nomas.
      La Doña aunque no gane, demuestra ser creativa

  5. TITO de PALERMO
    15/05/2019 at 3:54 AM

    GELBARD en boca de ESHA

    Simplemente: fue ENTREGAR LA ECONOMÍA ARGENTINA al PARTIDO COMUNISTA Argentino, que siempre reportó a MOSCÚ durante la GUERRA FRÍA. Pensar que Perón simpatizaba con el EJE durante la 2a. guerra y su ícono era Mussolini. Cayó el Muro de Berlín y quedó el antecedente: nuevamente ANTIOCCIDENTAL. Ahora quieren volver tras el CHAVISMO VENEZOLANO y jirones del castrismo cubano.
    La pastora que dió varios malos pasos y sus borregos que no cayeron al precipicio. A la mayoría de ellos ni les atendía el teléfono y siguen asintiendo: ¡SÍ CRISTINA! Son autómatas DETRÁS DE CURROS POLÍTICOS Y ESTATALES.-

  6. ARGUENZUELA
    15/05/2019 at 10:39 AM

    A ESTE PASO NO LLEGAN NI A LAS PASO, HASTA CARRIO LOS ACUSA TELEFONO PARA MACRI Y RESTO DE LA PANDILLA PRO. SE QUIERE PIRAR ANTES DE LA EXPLOSION. LA GRIETA ES DEL PRO, COMO VENGO ADVIRTIENDO ESTAS ATOMIZADOS YA NO EXISTEN SON UNA VULGAR NUBE DE GASES TOXICOS.

    PERO ALGO DE RAZON TIENE. EL MIEDO NO ES SONSO.

    Elisa Lilita Carrió

    @elisacarrio
    4 hHace 4 horas
    Más
    Las elecciones de Córdoba y la República
    La única política que vale es la del humanismo (parte III)

    “ME PARECE INHUMANO, SERVIL, CAMBIEMOS NO APOYO A CAMBIEMOS, QUE TERRIBLE QUE EN LAS DERROTAS SE BORREN TODOS, ME DAN ASCO, NO AGRADEZCO AL RESTO DEL PRO POR QUE ESTABA BORRADO. DE LA VIEJA POLITICA ME BORRO.SI ESTA ES LA POLITICA ESTOY DISPUESTA A NO ESTAR.

    SE UNIO EL PERONISMO Y YA DECRETARON UN PARO CON EL TRANSPORTE INCLUIDO. LA JUSTICIA VA A REVISAR EL EXPEDIENTE CONTRA CRIS, SE LES VIEN TODO EL ANDAMIO EN CONTRA. ES EL FIN DE LOS FINES.

    MACRI ANDATE YA ABANDONA A LA PANDILLA.
    TOTAL TE VAN A TIRAR EL FARDO A VOS . COMO SIEMPRE SUCEDE. DESPUES NO TE VAN A DEJAR

  7. Maria OConnor
    15/05/2019 at 1:46 PM

    Argentina se tiene que desligar de los brutos (ignorantes en la funcion publica, de los ideologos y de los corruptos y comenzar a valorar la educacion. Inclusive terminar con los programas chantas en la TV y comenzar con novelas y series educativas (educan al televidente sin que este se de cuenta)

    Argentina perdio el rumbo cuando confundio ideologias con administracion de un pais (globalizacion neoliberal, patria grande kirchnerista); y cuando confundio libre empresa con corrupcion estatal y empresaria (patria contratista).

    Uno de los problemas mas grandes de Argentina no es solo la falta de idoneidad en los cargos (brutos al poder), ademas la falta de gabinetes interdisciplinarios. En los gabinetes de ministros y secretarios solo se encuentran abogados o empresarios, se necesita ademas gente de ciencias.

    Ocupados con la ideologia tanto los populistas peronistas, los marxistas, los liberales (y sus hijos enfermos los neoliberales), etc. etc se olvidaron del sentido comun.

    EEUU y el Norte de Europa por mas capitalista que sean si tienen que emplear gente o desarrrollar una region y no encuentran capitales privados, usan la empresa estatal.

    China es comunista pero se convirtio en el paraiso de las transnacionales privadas extranjeras cuando necesito desarrollar. En estos momentos quieren imponer su auto-electrico en el mundo y crearon una empresa estatal que esta invadiendo el mercado europeo.

    Reitero, Argentina se tiene que desligar de los brutos (ignorantes en la funcion publica), de los ideologos y de los corruptos y comenzar a valorar la educacion.

    • Guillermo Alejandro
      15/05/2019 at 3:23 PM

      ¡¡Todavía no me ha escrito.., apreciada María OConnor.., y consecuentemente, no he podido mostrarle/les.., que algunos sabemos lo que, para que hacerlo..; y tampoco falta la orientación de con que contar para realizarlo!!
      Para un importante mensaje, bastan pocas palabras.

      Guille

    • DOÑA SISEBUTA
      15/05/2019 at 3:32 PM

      DOÑA O CONNOR COMO LE VA, DOÑA SISEBUTA LE HABLA, MIRE QUERIA DECIRLE QUE EL EULOGIO QUE ESTUDIO EN LA ESCUELA TECNICA DEL PUEBLO, ME DIJO QUE EL PRIMER AUTO ELECTRICO LO INVENTO UN ARGENTINO. SI AUNQUE UD. NO LO CREA, ERA UN SANTIAGUEÑO PERO TENIA PROBLEMAS PORQUE EL CARRETEL NO ENTRABA EN EL BAUL, VIO.
      BUENO LA SALUDO SEÑORA Y POR FAVOR DIGA DONDE VIVE, AUNQUE SEA POR UNICA VEZ, PORQUE A MI ME GUSTA SABER DONDE VIVE LA GENTE VIO.

      • Guillermo Alejandro
        15/05/2019 at 5:47 PM

        ¡¡Pero si ya lo dijo varias veces, “DOÑA”!!…, ¡en el Estado de CAIFORNIA!.., a la orilla el Pacífico (sin meterse adentro), al costado de la NEVADA de “Bonanza”, y al sur del OREGON de “Las brujas de Salem”. Y más importante todavía, ¡para ubicarse!: es donde habita “El Zorro”…, que aunque sean siempre los mismos capítulos.., los disfrutamos mejor que si fueran estreno.
        Digalés al Rudecindo y al Eulogio.., que El Zorro es en aquellos Pagos, tan apreciado como acá Don Segundo Sombra.

        Guille

        • Guillermo Alejandro
          15/05/2019 at 5:53 PM

          Repetido correctamente, por haberme “comido” una L, de bo_údo.., nomás.

          Guille

      • Guillermo Alejandro
        15/05/2019 at 5:49 PM

        ¡¡Pero si ya lo dijo varias veces, “DOÑA”!!…, ¡en el Estado de CALIFORNIA!.., a la orilla el Pacífico (sin meterse adentro), al costado de la NEVADA de “Bonanza”, y al sur del OREGON de “Las brujas de Salem”. Y más importante todavía, ¡para ubicarse!: es donde habita “El Zorro”…, que aunque sean siempre los mismos capítulos.., los disfrutamos mejor que si fueran estreno.
        Digalés al Rudecindo y al Eulogio.., que El Zorro es en aquellos Pagos, tan apreciado como acá Don Segundo Sombra.

        Guille

      • PATORUZÚ
        19/05/2019 at 4:33 PM

        Le corrijo Doña Sisebuta.
        El problema del primer auto eléctrico del mundo. Creado efectivamente, por un ingeniero bombista santiagueño.
        No fue solo el cable, que por ser demasiado largo no cabía en el baúl.
        Sino porque en la Pampa , no había enchufes.
        Igual fue una buena experiencia. Y eso les abrió los ojos hasta los chinos y japoneses.
        Claro que ellos, ahora van por el litio.
        Hay un documental en YouTube.

    • .....................................
      17/05/2019 at 5:34 AM

      • ...............................
        19/05/2019 at 4:54 PM

        Al final. María OConnor.
        ¿Vive en California USA o en la calle California, Barracas CABA-Argentina?
        Sería bueno que lo aclare. Ya que nunca lo dice.

    • ...............................
      19/05/2019 at 4:57 PM

      ¡Escríbale al Guille Mari!…No se perezosa.

  8. DOÑA SISEBUTA
    15/05/2019 at 6:39 PM

    HOLA DON GUILLE, MIRE QUE LE DIGO GUILLE AHORA EH, SE ACUERDA ESO DE QUE JUNTOS SOMOS MAS QUE DOS, BUENO YO ME IMAGINO ESO Y ME PONGO COLORADA COMO CULO DE MONO MANDRIL VIO DON GUILLE. LO DE LA SEÑORA MARIA O CONNOR ES PORQUE ME GUSTA CUANDO DICE DONDE VIVE VIO, ES COMO QUE ME TRANSPORTA CON LA IMAGINACION VIO. BUENO IGUAL PARA MI NO HAY COMO MI PUEBLO. ES QUE AQUI CONOCI AL RUDE Y BUENO UNA NO ES DE FIERRO VIO. EL EULOGIO DICE QUE LA SEÑORA MARIA DICE A CADA RATO DONDE VIVE PARA RELAJARLO A EL Y A LOS DEMAS PAISANOS VIO. PERO YO NO CREO ESO. PARA MI LO DICE PORQUE SE DA CORTE PERO NO ES PARA TANTO. HAY QUE VER SI ELLA TIENE LOS CHANCHOS Y LAS GALLINAS QUE TENGO YO CON EL RUDECINDO VIO.
    ELLA ES COMO LA MUJER MARAVILLA DIGO YO, PORQUE DA DOS VUELTITAS Y DESAPARECE. BUENO ESPERO QUE NO SE ME ENOJE LA DOÑA MARIA. ME VOY PORQUE SI EL RUDE ME VE CHARLANDO CON OTRO ESTA NOCHE NO DUERME.

    • ..........................
      18/05/2019 at 4:11 PM

      De donde saliò este tarado mental? serà amigo del otro enfermo mental fundamentalista de rayita del orto?, o quizà del engendro maldito de carla lanusete…..vaya uno a saber……

      • .....................................
        19/05/2019 at 5:32 PM

        TARADO DESCEREBRADO VOS CLONADOR DE MIERDA

  9. ...............................
    19/05/2019 at 4:49 PM

    Una joyita ese fred Leutcher..
    .-¡De que trabaja,señor?
    .- Me dedico a fabricar cámaras de gas para matar gente. Y diseño sillas eléctricas. Es mi trabajo
    -¡¡¡AH!!!!…Bueno… chau.

    • .....................................
      19/05/2019 at 5:28 PM

      CALLATE CRETINO
      TE ENFOCÁS EN ESE ASPECTO COMO UNA FORMA DE DESVIAR LA ATENCIÓN DEL INFORME
      SOS UN IDIOTA DE MIERDA.

      TRABAJABA PARA EL ESTADO DE ESTADOS UNIDOS PORQUE ALLÍ TIENEN LA PENA DE MUERTE COMO LEGAL

      IDIOTA IGNORANTE…PARA NO DECIR IMBÉCIL

    • .....................................
      19/05/2019 at 5:58 PM

  10. .....................................
    19/05/2019 at 5:31 PM

    MARIETA OCONOR Y HELENA HASTA QUE NO ENTIENDAN ESTO NO VAN A ENTENDER NADA—

    A menos que Rusia se convierta, el movimiento contra Dios y a favor del pecado continuará extendiéndose, promoviendo guerras y persecuciones, y haciendo que la consecución de la paz y la justicia sea imposible para este mundo. Un medio para obtener la conversión de Rusia es vivir el mensaje de Fátima. Es mucho lo que está en juego, de manera que para animar a los católicos a la práctica de la devoción de los primeros sábados, nuestra Señora nos aseguró que obtendrá la salvación para todo el que observe los primeros sábados por cinco meses consecutivos conforme a las condiciones establecidas.
    http://www.cmri.org/span-05-5firstsats.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *