La política de las piaras

“En ciertos períodos la nación se aduerme dentro del país. El organismo vegeta; el espíritu se amodorra. Los apetitos acosan a los ideales, tornándose dominadores y agresivos” (José ingenieros).

“La política de las piaras” es el título escogido por José Ingenieros para caracterizar a la política vigente en su época. Estamos hablando del apogeo del orden conservador, es decir, los primeros años del siglo XX. Un siglo más tarde esa expresión puede ser perfectamente utilizada para caracterizar a la política argentina. Es por ello que me tomé el atrevimiento de utilizarla para titular esta reflexión.

El viernes 28 de enero el presidente anunció con bombos y platillos que finalmente se había logrado acordar con el FMI. Todos los diarios de tirada nacional, los principales canales de televisión por cable y el establishment celebraron la noticia. Por fin, exclamaron, se llegó a un acuerdo con el FMI. Finalmente, la Argentina no quedará descolgada del mundo. El dólar blue se desplomó en cuestión de horas: de 223$ bajó a 212$. La euforia era total. Sólo unos pocos dirigentes políticos, enrolados en la izquierda, criticaron duramente el acuerdo. Su argumento es válido por donde se lo mire. Este acuerdo, acusaron, no hará más que obligar a la población a soportar un nuevo ajuste, tan nefasto como los anteriores. La historia no hace más que corroborar esta afirmación. Cada vez que el gobierno de turno acordó con el FMI la inmensa mayoría de los argentinos pagamos las consecuencias. Mientras que el presidente lanzó el mensaje enarbolado por los presidentes anteriores que se acercaron al prestamista internacional de última instancia: no había otro camino.

Ese 28 de enero fue el mejor día para el gobierno nacional. Sin embargo, poco duró la alegría. El lunes 31 Máximo Kirchner, presidente del bloque de diputados nacionales del FdT e hijo de la vicepresidenta, publicó una carta en la que anunciaba su decisión de renunciar a su cargo para permitirle al presidente que ponga en ese lugar a un diputado que comulgue con la estrategia seguida por el gobierno para acordar con el FMI. El mensaje era cristalino: Máximo Kirchner mostró su profundo desacuerdo con la forma elegida por el presidente para negociar con Georgieva, es decir, con el gobierno de Estados Unidos. La decisión de Kirchner fue un feroz golpe al mentón de Alberto Fernández. Da toda la sensación de que el hijo de Cristina sorprendió al presidente con semejante decisión. Lo primero que hizo el primer mandatario fue tratar de restarle trascendencia al asunto, dejando bien en claro que se trataba de una decisión personal de Máximo Kirchner que no contaba con la aprobación de Cristina. Realmente cuesta creer que Máximo Kirchner haya decidido abandonar un cargo tan relevante sin contar con el apoyo de su poderosa madre.

Con su renuncia Máximo Kirchner puso en evidencia su intención de despegarse del acuerdo anunciado por el presidente. ¿Ello significa que el cristinismo votará en contra del acuerdo cuando se discuta en el congreso? Si ello llegara a suceder el FdT habría llegado a su fin. ¿Se atreverá Cristina Kirchner a quebrar la coalición de gobierno? Esa es la pregunta que nadie, salvo la propia Cristina, está en condiciones de responder. Otro hecho que llamó la atención fue la designación de un delfín de Agustín Rossi en la jefatura del bloque de diputados nacionales del FdT. ¿Rossi rompió con Cristina? Hay que recordar que la relación entre ambos se enfrió a raíz de la decisión de Rossi de competir en las últimas PASO desafiando el acuerdo celebrado entre Omar Perotti, Alberto Fernández y Cristina. ¿Acaso el presidente pretende aislar a Cristina? Tratándose de la Argentina, todo es posible, incluso la decisión de Alberto Fernández de desafiar a su mentora.

El martes 1 de febrero el presidente y su comitiva partieron rumbo a Rusia y China. El viaje mereció ácidas críticas de la oposición y de los medios de comunicación enfrentados con el gobierno. ¿Qué sentido tiene, bramaron, visitar a Putin y Xi Jinping justo ahora, cuando el gobierno depende del visto bueno de Joe Biden, enfrentado con los gobierno de Rusia y China, para garantizar el éxito del acuerdo con el FMI? La pregunta es por demás lógica. Sin embargo, Alberto Fernández consideró que esta visita era una demostración palpable de la independencia de la política exterior de su gobierno. Los hechos demostraron que esta visita significó un fuerte alineamiento con Putin y Xi Jinping. ¿De qué independencia estamos hablando? Al dialogar con el jerarca ruso, el presidente afirmó que la Argentina podía transformarse en la puerta de acceso de Rusia a Latinoamérica. ¿Era necesaria tanta genuflexión justo ahora cuando la paz mundial pende de un hilo? Horas más tarde, ante el jerarca chino, Alberto Fernández firmó un acuerdo que introduce a la Argentina en la Ruta de la Seda, lo que en la práctica significaría en principio una ayuda financiera de China de gran envergadura. Tal como lo hizo con Putin, el presidente argentino se arrodilló ante Xi Jinping expresándole que si fuera argentino, hubiera abrazado la causa de Juan Perón.

Mientras el presidente estaba siendo considerado “un buen pibe” por Putin y Xi Jinping, el ex presidente Mauricio Macri, responsable de la deuda contraída con el FMI, intentó sacar provecho político del viaje de Alberto publicando la siguiente carta:

NO ES UN MOMENTO PARA LA IMPROVISACIÓN

“Las relaciones internacionales deben ser cuidadosas y responder a un plan coherente que se extienda en el tiempo, mucho más allá de la duración del mandato de un gobierno. Se busca siempre que esas relaciones sean beneficiosas para el país, manteniendo para eso la mayor cantidad de socios posibles. Así fue durante mi gobierno la política exterior, que mantuvo al mismo tiempo y sin contradicciones excelentes relaciones políticas y comerciales con Estados Unidos, Rusia (vale aclarar que tuvimos cuatro fructíferas reuniones bilaterales con el presidente Putin), China, Japón, todos los países europeos, los países clave de cada continente y casi todo los países de nuestra región, así como con casi todas las organizaciones internacionales que reúnen los intereses de los países. El G20 realizado en Argentina fue la expresión más lograda de esa política equilibrada. Una gran parte del futuro de lo que la Argentina puede llegar a ser se juega en el cuidado de esas relaciones que, lamentablemente, el gobierno actual se empecina en dilapidar. Un error en el posicionamiento internacional puede ser la ruina económica e incluso hacer peligrar la paz del país y la región.

En el día de ayer, el presidente Fernández realizó riesgosas declaraciones frente al presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, que pueden alterar la posición internacional que la Argentina ha mantenido por años, además de potencialmente hacer peligrar el acuerdo aún no firmado entre la Argentina y el FMI.

Fernández dijo “yo estoy empecinado en que la Argentina tiene que dejar esa dependencia tan grande que tiene con el Fondo y los EEUU, que tiene que abrirse camino hacia otros lados y ahí es donde me parece que Rusia tiene un camino muy importante”. Además el presidente ofreció que la Argentina sea la “puerta de entrada” para que Rusia ingrese a América Latina.

Semanas antes, funcionarios argentinos se habían reunido con autoridades norteamericanas para solicitar la ayuda de EEUU frente a las negociaciones con el FMI. Todos sabemos que no se puede al mismo tiempo pedir ayuda y después declarar rechazo a quien nos está ayudando. Eso es lo que hizo la Argentina ayer con las palabras del Presidente.

No es un momento para la improvisación en política internacional. La amenaza de un conflicto armado pone en peligro la estabilidad mundial. Se necesita extremada prudencia, sensatez, crear confianza, escuchar a los expertos, atender el conocimiento profesional y tener modestia. Nada de lo que este gobierno ha mostrado hasta ahora”.

La política de las piaras está, qué duda cabe, más vigente que nunca.

Hernán Andrés Kruse

Share
Subscribe
Notify of
guest

4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Maria O'Connor
Maria O'Connor
6 months ago

Concuerdo con casi todo lo que Ud. dice.
 
Lo que está haciendo Alberto Fernández es literalmente
estúpido e ignorante.
 
Por empezar, Putin no es comunista está ubicado en la extremísima
derecha. La mayoría de los personajes de la nueva derecha europea y
norteamericana tienen a Putin como su líder máximo.  Todos los trumpistas admiran a Putin en EE.
UU. y los “amarillos” de Europa también.
 
A China se la puede felicitar por el desarrollo tanto tecnológico,
como intelectual de su población. Aunque fue hecho a un costo muy grande. China
utilizo a presos como esclavos y la mayoría de los trabajadores no tienen
beneficios. No obstante, avanzo.
 
El promedio de argentinos sea diestro o zurdo, jamás aceptaría
trabajar en las condiciones rusas o chinas.
 
Alberto Fernández quiso «asustar» a EE. UU.
y al Fondo Monetario, yendo a Rusia, China y diciendo disparates.
 
No asusto a EE. UU., ni al FMI y el crédito tendrá que
pagarlo de igual manera.
 
Lo que Argentina necesita es industrias; si no llegan
«inversores», al menos se podrían crear empresas como hicieron los alemanes,
suecos, Dinamarqueses, holandeses después de la segunda guerra mundial. Lo
mismo hicieron los vascos en España después de la guerra civil:
 
Terminar con la ridícula antinomia «estado vs
empresa privada», «izquierda vs derecha», etc.
 
Se puede crear una corporación sin empleados. Todos dueños.
Los trabajadores socios cooperativistas menores, pero sumados serian una mayoría.
Empresas privadas socias y estado socio. Todos comparten el mismo nivel de
responsabilidades.
 
Al no tener empleados, sino socios cooperativistas, no
hay huelgas, piquetes y otros impedimentos al desarrollo. Todos son dueños, en
diferentes proporciones.
 
Una mezcla de empresas estatales, privadas y
cooperativas. La misma empresa recibe capitales del estado de algunas empresas
y los empleados son cooperativistas o sea socios de la misma empresa o corporación.
Algo así, también hicieron países del Sudeste Asiático como Corea, Singapur,
etc. Todos ponen dinero, el estado, las empresas privadas asociadas y los
trabajadores cooperativistas (pagan sus primeras acciones donando su primer
sueldo). No veo otra salida.
 
Esperar inversores es infantil. Desde que aparecieron
los robots, aunque lleguen inversores emplearan poca gente. Ningún país va a
ayudar al desarrollo de Argentina, los argentinos debemos hacerlo nosotros
mismos.

Maria O'Connor
Maria O'Connor
6 months ago
Reply to  Maria O'Connor

¿Qué se puede esperar de chicos cuyo único objetivo en la vida es comprarse ropa de marca drogarse “con la buena” o si no aceptamos la contaminada? No han sido estimulados intelectualmente, no sienten curiosidad científica (que también se puede estimular).
Como no se los estimula intelectualmente, creen que las drogas los ayudaran a “pasarla mejor”.
La frivolidad severa y la falta de metas, te lleva a la inacción, el consumo de drogas y/ o el delito.
A los más chiquitos se les puede desarrollar su creatividad con hobbies como se hace en todos los países del Noreste de Europa y los países angloparlantes. Se le debe estimular su curiosidad científica con visitas a museos de ciencias. El amor a las artes e historia les llega al visitar museos de artes, historia, etc.
A los ya mayorcitos, los Ni/Ni y jóvenes de barrios populares (no estimulados intelectualmente), se los debe persuadir a aprender un oficio que pueda ejercer de modo independiente/autónomo o empleado. Por ejemplo, sastre, modista, carpintero, tapicería, cortineros, etc.
Al mismo tiempo, que aprenden un oficio, se los debe estimular intelectualmente. Entusiasmarlos a terminar la secundaria y seguir una carrera universitaria. Una persona con oficio y profesión nunca está desempleada.
 
Ni siquiera la marihuana es inocua. No obstante, la marihuana no es inocua. Algunas personas creen que porque se usa marihuana en el control de epilepsias severas no es perjudicial. El opio también se usa en medicina, pero consumirlo es perjudicial.
 
TODAS las DROGAS, sean LEGALES o ILEGALES, destrozan el cerebro. La legalización es una burla a la Salud Publica y a los deseos de la ciudadanía de desarrollo del país.
 
En vez de legalizar, se puede hacer lo que hace Suiza y otros países europeos o regiones de otros países europeos. El programa varía según región y países, pero básicamente es lo siguiente:
 

  1. Se le da gratuitamente y de forma inyectable, a los que ya son adictos, un anestésico controlado por médicos. O sea, droga controlada por médicos, para calmar al adicto y evitar los síntomas de withdraw de drogas.
  2. Se lo distribuye de forma inyectable porque al principio daban píldoras y los narcos se las quitaban.
  3. Una vez que el adicto es registrado para recibir «la dosis diaria», poco a poco se lo estimula a entrar a un programa de rehabilitación.
  4. Al mismo tiempo se hace por internet y por TV un programa agresivo de persuasión y prevención de consumo, dirigido a edades desde 4 anitos (cuentos infantiles) a adultos jóvenes. O sea, programas de persuasión y prevención dirigidos a preescolares, escolares, adolescentes y adultos jóvenes (18-35 años).
ARGUENZUELA
ARGUENZUELA
6 months ago

NOS SENTIMOS MUY IDENTIFICADOS CON EL PARTIDO COMUNISTA. LA MAYORIA NO LO QUIERE CREER PIENSA EN MANTENERSE O SUBIR A LA CLASE MEDIA, CUANDO POR NO REBELARSE SIEMPRE SERA POBRE Y LO GRAVE SOMETIDO EN ESPERA.
https://pbs.twimg.com/media/FLMJcL7XEAIAYn4?format=jpg&name=small
[youtube 

Maria O'Connor
Maria O'Connor
6 months ago
Reply to  ARGUENZUELA

A. Fernandez y Vaca Narvaja se quedaron petrificados en los 1970s. Ni Rusia, ni China son comunistas. Ambos hicieron un papelon mundial.

Los unicos paises que siguen siendo comunistas son Corea del Norte, Cuba, y Venezuela.

Rusia y China, tienen mas empresas privadas que estatales. Ademas, muchas de sus empresas privadas son europeas y norteamericanas.

Lo que si sucede es que tanto Rusia como China, si bien perdieron su «comunismo», conservan sus deseos imperialistas. Putin suena con recrear la ex Union Sovietica, incorporando los ex paises satelites y China quiere recrear su ruta de la seda.

La izquierda y la derecha son simplemente metodos o herramientas que usan super poderes con fines imperialistas. Rusia usaba el comunismo, ahora el capitalismo extremo.

A veces usan la religion. Inglaterra uso la religion para invadir Irlanda y el Imperio Otomano uso el Islam.

La ideologia es solo una herramienta de «divide y reinaras» para lograr fines hegemonicos.

Asi, que no te sorprenda si un pais imperialista cambia de ideologia si eso le permite lograr mayores avances en su objetivos.

Last edited 6 months ago by Maria OConnor