La Argentina: ¿ante un parto o un aborto?

macri_tedeum_25-5-16

La cesárea es una cirugía que se hace para extraer a la criatura de la matriz. A veces esta operación es voluntaria, para evitar los dolores del parto, y en otros casos, necesaria, para evitar consecuencias dañosas para la madre o su hijo o para los dos.

En política, los partos son inevitables y por cierto dolorosos, porque son consecuencia de males practicados durante lapsos prolongados, que generan malos usos que consisten, sintéticamente dicho, en dilapidar recursos escasos.

Por ese motivo, lo que puede ser una solución o una alternativa a esas malas prácticas no sólo se la elude sino que además se la resiste.

Al final de un tiempo, esas resistencias se agotan y la verdad se presenta con toda su crudeza, como ocurre, en un caso extremo, con Venezuela.

Venezuela es quizás el mejor ejemplo de una verdad que nos negamos a aceptar y que nos dice que los países se pueden morir o, si se prefiere, detener. Los gobiernos populistas son una mala expresión de la política, pero no podemos negar que el populismo es inevitable, como lo es la perversión en el ser humano; son males irremediables pero sanables.

Venezuela es la expresión cabal de la carencia total y como esa carencia va parando día a día al país, recordemos que sólo se trabaja dos días a la semana y que virtualmente los derechos de la gente no sólo han sido suprimidos sino que el pueblo fue despojado de sus instituciones.

Venezuela es una muestra real y cabal del despotismo.

Ése era el camino elegido por los “k” para la Argentina, país que se estaba convirtiendo, además, en un botín para satisfacer las ambiciones desmesuradas de un grupo de personas enfermas de perversión insanable.

Los “k”, además, estaban adueñados por una suerte de sadismo que practicaban con grosera elegancia. El agravio, la soberbia y la mala educación eran exhibidos y practicados con solemne obscenidad y la sofística, el cinismo y la hipocresía eran los límites de su incultura. Kristina se destacaba por sus sofismas; Kicillof, por su soberbia, y Aníbal, por su cinismo.

Pues bien, el triunfo de Cambiemos ha significado para la sociedad un verdadero e inevitable parto, que es el precio también inevitable de una nueva vida.

No es el gobierno el que nos provoca el dolor, como tampoco el médico partero es el causante del dolor de la mujer parturienta. Es el hecho mismo del cambio el causante del dolor.

“Estamos ahora en el peor momento, se entiende, somos conscientes, pero estamos trabajando en todas las medidas para que eso no se profundice”, declaró Marcos Peña, jefe del gabinete de ministros, y es cierto, estamos en pleno parto. Los partos políticos pueden durar varios meses, aunque en el tiempo histórico puede parecer un solo segundo, pero es el paso inevitable y necesario para poder saber si este gobierno está pariendo un tiempo nuevo para la Argentina o si se trata sólo de un parto maldito de un nuevo y monstruoso populismo que podría ser representado por cualquier “Maduro”.

Los males que estamos sufriendo los hemos gestado durante años y aún hay quienes insisten en convertir a este parto en un más doloroso aborto, pero de una buena vez debemos admitir que todo recurso es escaso y que todo bien tiene un precio y que el arte de vivir consiste esencialmente en proponer prioridades respetando los valores tradicionales de un sistema cultural sustentado en la dignidad personal.

No creo que debamos plantear este parto como si fuera una pausa con un futuro e inmediato gobierno peronista. Ello, en cierto modo, sería una estigmatización del peronismo y una forma de ennoblecer al no peronismo; sería un modo de mantener abierta esa brecha o grieta que existe en nuestra sociedad, grieta inútil, porque se expresa entre dos fuerzas “anti”. Anti-peronismo o anti-kirchnerismo versus anti-liberalismo o anti-capitalismo.

Los argentinos necesitamos de un tiempo nuevo en el que la alternancia no signifique un giro de 180 grados; a lo sumo, de unos muy pocos grados, para poder aprovechar mejor los vientos de cola y superar los frontales.

Luis Alejandro Rizzi

Share

7 comments for “La Argentina: ¿ante un parto o un aborto?

  1. cejulito
    25/05/2016 at 2:00 PM

    Todos los que votamos a MMacri, con convicción, sabíamos que esto pasaría, pero que era inevitable, pero además se agravó por la vocación de los que se fueron de dejar un campo minado y purulento a quien viniera por detrás, ergo, esto estaba preparado para Daniel, que entre su enfermiza pertenencia a CFK, más la presión de la cámpora, nos iban a llevar de cabeza a lo que hoy es Venezuela.- Es que en la ideología que profesan, no conciben el país ni la política de otro modo que no sea con un gobierno que se meta hasta en la forma de comer, vestirse e incluso cuando se copula o no, de los gobernados.- Para ello contaban con un grupo de fanáticos capaces de torcerle el brazo al más pintado, siempre y cuando ellos ganaran, cuando aparece Cambiemos, ganando las elecciones, no lo podían creer y aún no lo han asimilado.- Felizmente perdieron, no importa por cuanto, perdieron, si tomamos en consideración que NCK, tuvo una exigua cantidad de votos al iniciar su gestión, y pudo hacer todo lo que hizo, Cambiemos tiene más caudal de votantes, seguro que no todos por convicción, pero ese es el desafío, lograr a través de la gestión revertir el proceso de decadencia y con el tiempo lograr más gente convencida de que hemos tomado el camino correcto, lejos de la diatriba desafiante de barricada, que ha sido el modo elegido para comunicarse del último gobierno.-

    • juan
      25/05/2016 at 3:54 PM

      Cuanto te paga el pro para seguir mintiendo?basta de verso, transaron con los k, no echaron a nadie de los ñoquis. Eso si al que labura lo matan a impuestos! Garcas!!!

      • Luis Kofman
        25/05/2016 at 4:21 PM

        Luis

        Sos demasiado LUCIDO (TONTITO) Juan, seguro te asesoraste con RICO TIPO. Mejor anda a freír churros a máquina NO NOS VAS A CONVENCER DE QUE LA LOCA PODÍA HACER ALGO MEJOR, NO TIENE CEREBRO PARA NADA, SOLO ALGO PEOR LE PODEMOS IMAGINAR.

        QUE SE VAYA A LAS ISLAS SYCHELLES

        • Antonio
          25/05/2016 at 6:36 PM

          Solo con el titulo, entre un parto o un aborto….me parece que por el momento estamos con diarrea. Pedimos un cambio, pero con gente IDONEA PARA GOBERNARNOS, no ineptos y amateurs. MAYDAY…..MAYDAY…

      • Al ver veras...
        25/05/2016 at 10:28 PM

        Exactamente JUAN , hay un pacto entre el Pro y los K, reverendos HDP.

  2. HECTOR LOMAS
    25/05/2016 at 5:51 PM

    VIVA LA PATRIA,EL DESEO DE MACRI,EL DESEO DE LOS ARGENTINOS,,QUE NOS EQUIPARE CON LOS PAISES NORDICOS,CORREMOS A FAVOR CON EL CLIMA Y LA CAPACIDAD DE LOS ARGENTINOS PARA DESTACARNOS EN EDUCACIÓN,SALUD,CONVIVENCIA,SIN CORRUPTOS,SIN DELINCUENTES como allá,,DONDE LA VIDA ES VALIOSA Y FÁCIL DE SOBRELLEVAR,,SE PUEDE SER COMO LOS NÓRDICOS,pero quien nos lleva????

    • Antonio
      25/05/2016 at 6:38 PM

      HECTOR….AL MOMENTO ME PARECE QUE ESTAMOS A LA DERIVA….VAYAMOS A LOS BOTES !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *