A dos años de la tragedia de Barracas

12674431_966121306801718_1775893606_n

El incendio en “Barracas” del depósito de la empresa “Iron Mountain” (IRM) fue intencional, así lo ratificó el peritaje de la Policía Federal. Sabotaje.

El incendio que comenzó la mañana del 5 de Febrero de 2014 en Barracas, costó la vida de servidores públicos. Ese funesto día Bomberos de la Policía Federal y rescatistas del gobierno porteño, hallaron trágicamente la muerte, otros resultaron gravemente heridos. El siniestro se produjo en el depósito de la filial Argentina de una de las compañías de almacenamiento más grandes del mundo situada en la calle Azara 1245.

La compañía “Iron Mountain” (IRM), esa es su razón social; guardaba en nuestro País y en distintos depósitos, importante documentación -entre otras- de las siguientes empresas: Banco HSBC, Banco Patagonia, la aseguradora La Caja, Molinos Río de la Plata, Boldt, Telefónica, El Cronista Comercial, DirectTV, Telefe. En el de Barracas, aseguran fuentes bien informadas, que también habría habido archivos valiosos, como causas judiciales, documentación del Banco de la Provincia de Buenos Aires, Aerolíneas Argentinas y hasta de empresas que se le atribuyen al empresario Lázaro Báez, como mencionara en este Portal días siguientes al siniestro.

En su sitio de Internet, la firma IRM indicaba que ofrecía “servicios integrales de gestión de archivos, protección de datos y destrucción de la información”. “Nuestra experiencia nos permite afrontar retos complejos para la información como el encarecimiento de los costes de custodias, las demandas judiciales, el cumplimiento de la normativa legal y la recuperación de datos ante una incidencia”. En tanto, en un video institucional, la compañía multinacional aseguraba que sus depósitos tenían “total protección contra incendios”, “red hidratante”, “sprinklres” y “control estricto de humedad”, junto con un “sistema de detección temprana de incendios”. La Empresa estaba habilitada para sus fines desde Noviembre de 2007. Entonces, a dos años de la tragedia de Barracas sigue vigente la pregunta ¿qué fue lo que paso?

En la causa judicial inicialmente caratulada “NN sobre incendio u otro estrago con muerte de personas” declararon en calidad de testigos los cinco empleados que al momento del siniestro trabajaban en el depósito de la calle Azaro, y testimoniaron que cuando la alarma contra incendios comenzó a sonar en uno de los sectores del depósito, fueron a constatar si había fuego. Al comprobar que no había, regresaron a sus puestos de trabajo; y que luego se activó la alarma de otro sector, que cuando llegaron al lugar, las llamas ya se propagaban con voracidad, y que los “aspersores automáticos no funcionaron”, intentaron apagar el fuego con los matafuegos; no pudieron, entonces llamaron a los bomberos y se fueron.

El trágico hecho que enlutó a los Argentinos y sus dramáticas secuencias, fueron muy bien descriptas por los protagonistas que sobrevivieron al incendio, como así también por diversos medios de comunicación social; por lo que hoy, como entonces, enfocaré la atención en otros hechos que seguramente serán de interés para todos, sin realizar ningún tipo de valoración de los mismos, solo me voy a remitir a brindar información para que cada uno de nuestros lectores saque sus propias conclusiones. Veamos:

La Empresa Iron Mountain Corporation (IRM)

Fue fundada en el año 1951 en los EEUU teniendo allí su sede central, más precisamente en Livingston, New York, siendo su creador y fundador Herman Knaust. A nivel regional, además de nuestro País tiene presencia en México, Brasil, Chile y Perú.

Llega a la Argentina durante la gestión del Presidente de la Rúa en el año 2000, luego de adquirir otras dos empresas con una amplia trayectoria en el mercado de gestión y archivo de documentación, “CADA Storage” y “Box Security”. Cuenta con dependencias y depósitos en los barrios de la Boca, Lugano y Barracas donde se produjo el reciente siniestro, y tiene sus oficinas centrales en la Av. Amancio Alcorta al 2400 del barrio de Parque de los Patricios.

En el “Quienes Somos” de su “Institucional” describe que “Durante 60 años “Iron Mountain” ha sido confiable socio de trabajo para más de 150.000 compañías en más de 35 países… Protegemos algunas de las piezas más valiosas de la historia, tesoros culturales, documentos y registros médicos, entre otros… lleva a cabo una estrategia de crecimiento con un equipo de 20.000 profesionales y una inigualable infraestructura que incluye 1000 plantas, 10 centros de datos y 3.500 vehículos…”

El Presidente de IRM Argentina es Pedro Meierhold; su Vicepresidente es Gustavo Alvarez y según el mismo describe en su página de linkedin, su trabajo previo fue en “Clarin Group”, “Gancia Group”, “Cepas Argentinas Ernst&Young” y que se educó en la Universidad de San Andrés; sus directores titulares son Rodrigo Sanmiguel, Ricardo García y Miguel Carrillo.

Lo que Iron Moutain no cuenta en Internet

-El Ministerio de Ambiente del Gobierno de la Ciudad, clausuró en Mayo de 2007 su depósito de Villa Lugano sito en la calle Saraza 6135. Con la firma del ex ministro Juan Manuel Velasco y por resolución N 453 del 17 de Mayo, quedó asentado el “incumplimiento” de IRM de “contar con un plan de contingencia para casos de incendio, firmado por un profesional idóneo”. También la falta de “un plan de gestión de residuos sólidos” y de “señales sonoras y/o visuales para ingreso y egreso de vehículos al establecimiento”.

-La compañía Iron Miuntain fue habilitada en Noviembre de 2007. El auditor general de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Epszteyn, advirtió, en declaraciones públicas, que IRM tiene sus depósitos -particularmente el de “Barracas”- en una zona de la Ciudad donde los controles, han demostrado falencias según se indicara en los próximos informes de la Auditoria.

-El ex supervisor de IRM, Mario Escalada, dijo por esos días públicamente, que la empresa hizo recortes en materia de seguridad y aseguró que la compañía “ahorra ajustando el presupuesto de esa área”. Y que hubo “antecedentes de incendios en Parque Patricios”, el primero fue en el año 2005 “cuando se derrumbo un techo” y un segundo en el año 2009. Agregando a modo de ejemplo, que en la época que integraba la compañía, sacaron a un vigilador bombero de día, antes estaba las 24 horas, ahora esta solo de noche.

-Iron Mountain tuvo entre sus principales accionistas hasta el año 2012 a Paul Singer, a través del fondo NML Elliott Capital Management, es poseedor del 5% de sus acciones; recordemos que Singer fue también el director del “fondo buitre” que accionó contra nuestro País, logrando la retención temporal de la Fragata Libertad (ARA) en los puertos africanos Ghana.

-No es la primera vez que un depósito de la compañía “Iron Mountain” (IRM) es protagonista de siniestros en el mundo. Fueron siete (7) veces; en nuestro País recientemente, y anteriormente en a)EEUU (3), b)Inglaterra, c)Canadá, d)Italia. Estos datos que refiero a continuación los dejó trascender la BBC de Londres, y otros provienen de archivo del “New York Post”, siendo además debidamente corroborados por otras fuentes.

a) Nueva Jersey, EEUU. La compañía “Iron Mountain” registra antecedentes en 1997 de siniestros en tres (3) depósitos de la ciudad de Nueva Jersey, EEUU. En ese entonces “The New York Times” publicó un informe de un “misterioso incendio” que destruyó un “depósito de documentos corporativos” (IRM). El diario citó -textual- el informe del Jefe de Bomberos Municipal de NJ Robert Davidson, quien entonces se declaró “seguro de que el primero de los incendios se habría producido intencionalmente” y que era “probable que el segundo también”.

b) Londres, Inglaterra año 2006. Se incendió un depósito de seis pisos en Bow, al este de la capital inglesa. Se perdieron los registros en papel de 600 clientes, y las historias clínicas de hasta 240.000 pacientes de los hospitales de Chelsea y Westminter. La empresa dijo que se trataba de “archivos y registros comerciales antiguos que estaban inactivos”, y aseguraron desconocer los motivos del siniestro. Cuatro camiones de entrega también se prendieron fuego, no registrándose heridos.

c) Ottawa, Canadá, 2006. Días antes, también se había incendiado otro depósito de “Iron Mountain” en una de las naves del Polo Industrial Cyrville de la mencionada ciudad canadiense. La compañía indicó que se perdió el 3% de lo almacenado y también afirmó que se trataba de información inactiva.

d) Aprilia, Italia, Noviembre de 2011. Las llamas envolvieron el edificio de la empresa en esa ciudad Italiana, causando daños considerables en el contenido físico y digital; entonces el diario “Corriere Della Sera” informaba, “los daños materiales fueron muy grandes, pero no hubo heridos”.

El accionar de la Justicia

Decía en mi posterior nota del InformadorPublico.com “La tragedia de Barracas sigue sin respuestas” cuando se cumplió un año de la catástrofe; que la Justicia, y en particular la Fiscalía de Instrucción 37 a cargo de la Dra. Marcela Sánchez, interviniente en la “causa” de este “delito de acción pública”, desarrollaba la investigación con mucha lentitud, una causa donde parientes de las víctimas reclaman insistentemente celeridad y transparencia, sin encontrar respuestas claras, en este incendio que reiteradamente habíamos insistido de estar fuertemente sospechado de deliberado y que a posteriori, peritos oficiales dictaminaron con contundencia que el fuego fue intencional.

En conclusión: El incendio en “Barracas” del depósito de la empresa “Iron Mountain” (IRM) en Barracas fue intencional, así lo ratificó el peritaje de la Policía Federal.

Coincidencias o no, el incendio de la compañía “Iron Mountain” (IRM) producido en el depósito de Barracas República Argentina, se inició luego que el Banco Central (12 horas antes del incendio), anunciara una investigación por “fraude fiscal” y supuestas maniobras especulativas en contra de nuestro país, de seis mil quinientos millones de dólares apuntando a bancos y petroleras extranjeras. Existe una causa donde entonces la AFIP puso el ojo y allanó oficinas de Iron Mountain.

La falla del sistema de seguridad contra incendios, sigue siendo la principal incógnita de los investigadores, al tiempo que despertó muchas suspicacias entre los altos mandos de las fuerzas de seguridad, quienes se preguntan insistentemente como pudo “no accionarse un mecanismo que muy pocas veces falla”.

La confirmación de la intencionalidad del incendio en el depósito de Iron Mountain en Barracas, dejó en claro que se buscó la combustión. Sin embargo, no da cuenta de por qué se decidió eliminar todo lo contenido en los galpones 7 y 8. ¿Por qué es importante saber qué se guardaba allí? Tanto la empresa como muchas de las firmas que actuaban como clientes, fueron y son actualmente investigadas por presuntos delitos de evasión y lavado de activos. En paralelo, los clientes de la firma eran 600 grandes empresas, entre ellas 43 muy comprometidas con el material siniestrado: figuran Bancos como el HSBC, JP Morgan y BNP Paribas, tres entidades que en el País figuran en causas que los vinculan a serios delitos económicos.

Hoy, la Argentina sigue llorando a nuestros compatriotas, los heroicos bomberos y socorristas que perdieron la vida durante el incendio; Damián Veliz, Juan Matías Monticchelli, Eduardo Conesa, Anahí Garnica, Maximiliano Martínez y el Comisario Inspector Leonardo Arturo Day de nuestra Policía Federal; José Luis Méndez, bombero voluntario del Cuartel de Villa Dominico; Sebastián Campo, bombero voluntario de Vuelta de Rocha, y los socorristas del Gobierno de la Ciudad, Pedro Baricola y Facundo Ambrosi. Sus familiares, uno a uno, en su gran mayoría en un estado de vulnerabilidad emocional y económica, fueron persuadidos de distintas formas por los abogados de la empresa en cuestión, de no seguir adelante con la causa judicial.

Honremos siempre a nuestros servidores públicos muertos en cumplimiento del deber, ya que así como sucedió con los siniestros en EEUU, Inglaterra, Canadá e Italia, que tienen como común denominador a la mencionada empresa, en Argentina también “construyeron una ingeniería” de complicidades, para salir indemnes de tan grave situación.

Creo interpretar el sentir de muchos compatriotas, al expresar que el bien común está grabado en forma indeleble en el abnegado trabajo de estos hombres y mujeres que representan a tantos otros en nuestro país; su heroísmo y entrega representan lo mejor de nuestra comunidad.

Oscar Dufour

Share

3 comments for “A dos años de la tragedia de Barracas

  1. 07/02/2016 at 1:58 PM

    Aparte de “confiar” en la “justicia”, ¿de qué manera sugiere forzar a las autoridades a adelantar en el caso?

  2. ......
    07/02/2016 at 9:23 PM

    Se podrìan constituir en querellantes , no se .O algo asì ,
    de la causa ¿no?
    Se comentaba en medios periodisticos que los bomberos se pusieron “a reparo” todos juntos -8 creo-de un paredòn que se derrumbo.
    Algo que segùn algunos podrìa haberse previsto.
    Làstima la muerte de estas personas.
    Quizas avance la causa por ellos .Vaya a saber uno las implicancias que rodean al caso.
    Si no hubiese sido por las muertes .Parece ser esto ,algo mas que hubiera pasado”sin pena ni gloria”.
    ¿Lo que se quemò? Quièn sabe lo que era o que contenia.
    Pero en lo fàctico.Bien quemado esta.¿no?

  3. Ctpan Ros
    08/03/2016 at 7:34 PM

    Sr. Dufour, creo que las causas del incendio se encuentran el mismo día del mismo, cuando los servicios periodísticos, haciendo historia de la empresa, mencionaron que esta no era la primera vez ni “casualidad” (pareciera no serlo, decían) de la quemazón de evidencia. Para que, contubernios de por medio, la justicia argentina, harto sospechada de todo tipo de manejos, declarara que el incendio había sido intencional, las cosas deben estar tan cantadas, que, proponer algo distinto sería una estupidez.
    Lo más lamentable de todo esto son las diez muertes de personas que NO DEBIERON MORIR, ni de esa forma ni de ninguna otra, y para mencionar (no lo digo por Ud., por favor) que una de las causas del posible accidente fatal es haberse refugiado donde lo hicieron, quisiera saber yo si este argumento no se instala en el remanido carril de “investiguen a la víctima como si fuera el culpable”. Hay que estar ahí, bajo la lluvia de fuego, para ver dónde metés la cabeza. NUNCA se aclarará nada, porque esto ya quedó en el olvido, no de familiares y amigos que, curiosamente, no los veo salir por ningún medio… ¿quizás censurados? y posiblemente su tremendo dolor halla sido trabajado hábilmente por los come carnes de siempre, hasta agotar la voluntad y el esfuerzo vencidos por el atroz pensamiento de que “hagan lo que hagan no volverán”. Y no es nada eso, lo que allí se guardaba comprometía gravemente al gobierno K. Piense Ud. que TODAS las pruebas K se queman o se destruyen. El estudio contable de los K en Santa Cruz se quemó hasta los cimientos, reparticiones municipales, provinciales y gubernamentales nacionales son encendidas por un mágico “Fuego de San Andrés” (un decir), las vidas de funcionarios comprometidos son “suicidadas” o se ahorcan con cinturones en piezas de hoteles. No le digo al periodismo que descule todas las cosas, porque deberían hacerlo nuestros “valientes políticos”, pero sí, podrían dar hechos, nombres, casos y fechas para que la gente pensara, eso pondría nerviosos a muchos. Aunque… eso de que “la gente piense…” es como querer excitar a un muerto. Atte.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *