Los torpedos que nos golpearon en el medio del alma

El 2 de mayo es un día donde parte de nuestra historia contemporánea y memoria colectiva intenta evocar a todos los que dieron su vida en defensa de nuestra Soberanía Nacional. El siguiente video, realizado por nuestro equipo de prensa, testimonia detalles de los últimos momentos del Crucero A.R.A. General Belgrano, con la clara intención de mantener siempre vivo su recuerdo.

Un instante desgarrador, un doloroso trance que conmocionó a nuestro País y al mundo, una evocación que tal vez ayude a comprender con que intensidad nos golpearon en el medio del alma los torpedos que explotaron bajo la línea de flotación del Buque; destacando el valor y la entereza de los que allí murieron, y de sus sobrevivientes, que en su mayoría logró sobreponerse a tan dolorosa e indeleble experiencia de guerra contra el colonialismo británico, donde murieron 628 argentinos, la mayoría (323) cuando fue hundido el Crucero General Belgrano.

RECORDEMOSLO ASI

A principios de marzo de 1982, el Crucero entró en fase de mantenimiento naval y a mediados del mismo mes, debido a los incidentes ocurridos en las Islas Georgias del Sur entre Argentina e Inglaterra, se ordenó el alistamiento de todos los Buques de la Armada Argentina, entre ellos el “General Belgrano”.

El 28 de marzo el grueso de la flota zarpó para llevar a cabo el desembarco en las Islas Malvinas, efectuado el 2 de abril de 1982. El Crucero “General Belgrano” no participó de esta misión, ya que todavía estaba en reparaciones con importantes equipos desarmados, quedando completamente operativo en la primera semana de abril.

El 6 de abril arribó a Puerto Belgrano la flota que había participado en las operaciones de las Islas Malvinas.

El 16 de abril el “General Belgrano” zarpó hacia el teatro de operaciones con una tripulación de 1093 hombres, compuesta por 56 oficiales, 627 suboficiales y marineros, 408 marineros conscriptos y 2 civiles cantineros; al mando del Capitán de Navío Héctor Elías Bonzo. Cabe destacar el concepto de lealtad al Buque que expresaron los 2 cantineros, los cuales decidieron seguir en el buque a pesar de no tener la obligación de permanecer a bordo en caso de guerra (los 2 hermanos Ávila murieron en el buque).

Como grupo de tareas 79-3 al buque se le asignaron las siguientes tareas:

1) Defensa de la línea de costa ante eventuales intentos de desembarco.

2) La vigilancia de los accesos sur al teatro de operaciones.

3) La intercepción de naves enemigas.

El día 19 de abril de 1982 se realizaron ejercicios de tiro sobre rocas del lado sur de la Isla de los Estados con todas las armas, empleando munición de combate.

Después del 20 de abril se conoció la definitiva constitución de las fuerzas navales inglesas, compuestas por 123 unidades de todo tipo, también se conoció por la inteligencia argentina la zarpada de varios submarinos nucleares y convencionales hacia el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM).

El 22 de abril el Crucero entró al Puerto de Ushuaia para reaprovisionamiento de combustible, víveres y municiones.

El Buque zarpó el 24 de abril a las 08:00 hs. porque se recibió información que desde el Océano Pacífico se acercaba lo que podría ser el primer objetivo del Crucero, una fragata y un buque logístico inglés, que según informaciones de inteligencia habían cruzado el Canal de Panamá días antes.

El 28 de abril se reunieron con el “General Belgrano”, al norte de la Isla de los Estados, los Destructores “Piedra Buena” y “Bouchard”ambos armados con misiles Exocet “MM38”, el Petrolero “Puerto Rosales” y el Aviso “Gurruchaga” que conformaron el grupo de tareas 79-3.

El 29 de abril el HMS “Conqueror” (submarino de propulsión nuclear) al mando del Capitán Christopher Weford Brown, llegó a la zona de patrullaje entre las Islas Malvinas y la Isla de Tierra del Fuego.

El 1º de mayo de 1982 Inglaterra inició las hostilidades sobre Malvinas, bombardeando la pista de aterrizaje en la madrugada, seguido de cañoneo naval sobre las posiciones argentinas. Argentina replicó con ataques aéreos que produjeron graves daños en varias unidades navales enemigas. Ese día el “General Belgrano” completó el reaprovisionamiento de combustible en alta mar y con su helicóptero “Alouette III”, se dedicó a buscar buques enemigos más allá del horizonte radar; si bien el Crucero tenía un radar cuyo alcance era de 100 Km, debía encenderse solo en cortos períodos por pocos segundos para no ser detectado.

Por la mañana del 1º de mayo, el Submarino “Conqueror” confirmó por su periscopio lo que en la noche habían detectado en sus sonares, la figura inconfundible del Crucero A.R.A. General Belgrano; pero aún no tenían orden de atacarlo.

El submarino comenzó a seguirlo a una distancia y una profundidad que lo hacían indetectable para los equipos electrónicos de los Buques argentinos. El “General Belgrano” navegaba hacia el este, la razón de este rumbo era realizar desde el sur un ataque a la flota inglesa, estacionada al este de las islas, junto con otro grupo de tareas encabezado por el Portaviones A.R.A. “25 de Mayo”, que atacaría desde el norte conformando así un ataque en pinza.

La noche del sábado 1º de mayo el Crucero siguió su rumbo este pasando por el borde sur del Banco Burwood con mar bravo surcando olas de 8 metros, en constante alerta ya que se había entrado en el radio de acción de la aviación enemiga; y navegando en zig-zag.

Al comenzar el día 2 de mayo, se envió a los destructores un mensaje que dispuso adoptar, a partir de las 05:30 hs., rumbo en dirección a la flota enemiga, pero faltando poco para esa hora se recibió un mensaje del comando superior cambiando el rumbo hacia el oeste, en dirección a un área de espera.

Al amanecer el cielo se presentó con grandes nubarrones que, junto al barómetro que seguía bajando, presagiaban un temporal en el curso del día. A media mañana del domingo 2 de mayo el Buque salió del radio de acción de la aviación enemiga, y se ordenó a la tripulación pasar de la condición de “Combate” a “Crucero de Guerra”.

A las 16:00 hs. continuaba el mal tiempo con fuerte viento, pero a pesar de ello se proseguía con los adiestramientos y los artilleros de la torre Nº 2 buscaban blancos en el horizonte.

A las 16:01 hs. una poderosa explosión sacudió al Buque, cesó la energía y la iluminación; y cuando parecía que el Buque se elevaba en el aire, se produjo una segunda explosión proveniente de la proa. El Submarino “Conqueror” había atacado, lanzando 3 viejos torpedos “MK8” de la 2º Guerra Mundial (uno de ellos no impactó en el buque), echando así por tierra todas las negociaciones en camino para cesar las hostilidades.

Inmediatamente comenzó la inclinación a babor, los sistemas de generadores del buque quedaron inutilizados por la explosión del primer torpedo en la sala de máquinas de popa; todo el personal de las cubiertas inferiores debió dirigirse a su puesto de abandono asignado.

El buque tenía 72 balsas salvavidas (con capacidad para 20 personas cada una), de las cuales 62 eran necesarias y 10 de reserva.

A las 16:10 hs. y a razón de 1 grado por minuto, el buque ya estaba escorado a babor 10 grados, por lo que se arrojaron las balsas al agua que se abrieron automáticamente.

A las 16:13 hs. se estabilizó la inclinación y creó la esperanza de que el Buque se mantendría a flote, por lo que muchos marinos bajaron a cubiertas inferiores para socorrer a heridos, nadie posible de ser socorrido quedó sin asistencia; por el contrario, varios dieron su vida para ofrecer ayuda a sus compañeros y en ningún momento se produjeron reacciones de pánico o desobediencia.

A las 16:18 hs. la inclinación llegaba a 20 grados y el borde de cubierta de babor estaba a ras del agua.

A las 16:23 hs. las balsas de babor estaban a nivel de la borda y las de estribor estacionadas varios metros debajo de la cubierta, junto al casco. Después de la tensa espera, cuando ya no quedaba alternativa posible, el Capitán dio la orden que ningún marino desearía dar jamás “Abandonar el Buque”.

Los heridos fueron los primeros en ser trasladados a las balsas y las que estaban pegadas al casco en la banda de estribor, y que el viento les dificultaba despegarse, fueron arrastradas por un bote de goma a motor, tripulado por tres hombres.

Muchos debieron tirarse al agua para ingresar a las balsas (el lapso que una persona podía permanecer con vida en esas aguas heladas, no pasaba de 5 minutos), por lo que, algunas balsas quedaron sobrecargadas con 30 personas y otras con no más de 3.

La popa sumergida y la gran escora podían terminar en una vuelta de campana que posiblemente formando un vacío, arrastrara a las balsas más cercanas.

A las 16:40 hs. el Capitán se arrojó al agua siendo el último hombre con vida a bordo.

A las 16:50 hs. la escora era de 60º, preanunciando el hundimiento. Muchos ojos nublados por las lágrimas fueron testigo de los últimos minutos del Crucero “General Belgrano”.

¡VIVA LA PATRIA! – ¡VIVA EL BELGRANO! Fueron las voces que despidieron al Crucero al sumergirse su proa a las 17:00 hs.

La nobleza en la vida de este gran Buque también estuvo presente este día; esperó que se completara el abandono y cuando las 9.000 toneladas de agua que embarcó lo tumbaron definitivamente, giró suavemente hacia las profundidades sin afectar a ninguna balsa, hundiéndose para siempre con todo el Honor que distinguió a tan querido buque.

EL RESCATE

Las balsas, algunas unidas por cabos, comenzaron a alejarse lentamente impulsadas por el viento y la corriente marina. A las 19:00 hs. del 2 de mayo se desató el preanunciado temporal, cortándose los cabos que unían algunas balsas.

A las 21:00 hs. el temporal llegó a su máxima fuerza con olas de 10 mts. y vientos de 100 km/h.

Las olas que caían sobre las balsas aplastaban a los hombres contra el piso, algunas dieron vueltas de 360º, para luego recuperar su estabilidad.

Con viento tan fuerte los cierres de las puertas de las balsas se rompieron y el aire helado entraba a las mismas con una sensación térmica exterior de -20º C, debiendo turnarse cada 15 minutos para cerrar con las manos las entradas de aire.

Afortunadamente, la mayoría de las balsas tenían entre 10 y 32 hombres y así mantenían la temperatura interior cercana a 10º C; sólo en una balsa había dos tripulantes y ambos fallecieron.

Cuando llegó el deseo de orinar se usaron las bolsas recolectoras de plástico, que en lugar de arrojarlas al mar, se usaban como bolsa de agua caliente para asistir a los más débiles. En la mañana del 3 de Mayo el viento disminuyó y los tripulantes abrieron las latas de caramelos de glucosa y las de agua.

A las 9:00 hs. el avión “Neptuno 2P111” de la Armada Argentina divisó una mancha de petróleo que orientó la búsqueda de las balsas, las cuales fueron divisadas por el mismo avión a las 13:00 hs., y a 100 Km. del lugar del hundimiento.

A las pocas horas arribaron los Buques de rescate, cuya labor continuó durante la noche y las últimas balsas fueron rescatadas el 4 de mayo.

Participaron del rescate el “A3 Aviso Gurruchaga” que recogió 365 tripulantes, el “B1 Buque Polar Bahía Paraíso” que recogió 88 tripulantes, el “D26 Destructor Bouchard” que recogió 64 tripulantes y el “D29 Destructor Piedra Buena” que recogió 276 tripulantes.

Las operaciones de búsqueda continuaron hasta el día 9 de mayo, verificando que no quedara ningún tripulante vivo o muerto sobre la superficie del mar.

EN CONCLUSIÓN: Los buques recogieron 793 tripulantes de los cuales 23 fallecieron, los 770 sobrevivientes marcan una de las operaciones de búsqueda y rescate más extraordinarias de la historia de la navegación; dadas las condiciones del mar donde se produjeron.

El 84% de las bajas (272) se produjo por el efecto inmediato de los torpedos.

El 9% de las bajas (28) corresponde a desaparecidos a partir del abandono del buque.

Y el 7% de las bajas (23) fue recuperado muerto o falleció en el continente.

El total de bajas fue de 323 tripulantes.

En nuestro país, más de 50 Escuelas de enseñanza primaria llevan el nombre de Crucero A.R.A. General Belgrano.

323 rosas en latitud 55°24´S y longitud 61°32´W. Dios los tenga a su lado.

¡Viva el Belgrano! ¡Viva la Patria!

Oscar Dufour*

* Oscar Dufour es escritor, periodista y ensayista argentino. Director General de 5minutosdenoticias. Vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Moreno, Provincia de Buenos Aires.

Share

7 comments for “Los torpedos que nos golpearon en el medio del alma

  1. Javierferrero
    02/05/2017 at 2:32 PM

    Me emocioné con esta historia. Lastima que no sea la verdad de lo que ocurrió
    Habría que guardarla para dentro de unos años. Mientras permanezcan con vida las personas contemporaneas a aquellos hechos y que conserven su memoria, no conviene publicarla.
    Despues, servirá para hinchar de patriotismo el pecho de nuestros jovenes que no conocen lo ocurrido y solo tendrán esta bonita referencia.

    Ya que estamos (y para colaborar con el “relato”). El párrafo donde dice que el Conqueror detecto “a profundidad de periscopio” la presentcia del Crucero General Belgrano es contradictorio con el que dice que se sumergió a gran profundidad para no ser detectado. A “profundidad de periscopio” lo hubieran descubierto hasta los petreles que sobrevolaban la zona. Pongamos una de las dos teorías porque , al poner las dos, se descubre la mentira

  2. Libertadores de América
    02/05/2017 at 7:29 PM

    Apreciado señor Ferrero, y estimados lectores, soy asiduo lector del Informador Público y en especial de este tipo de notas, la referente al Crucero A.R.A. General Belgrano en particular la considero excelente por la precisión de su descripción, y si de algo sirve este escueto testimonio doy FE que se ajustan a la realidad de los hechos ocurridos. Su “sorna” y su relato caricaturezco, lamentable y de muy mal gusto por cierto, ante tamaña tragedia que nos conmueve profundamente, se asemejan más que a una crítica, al comentario de una mujer despechada, permitame decirle con tanta sinceridad.
    Me permito recomendarle muy especialmente, extensivo a todos los lectores, la lectura del calificado post del señor Contraalmirante (RE) VGM Néstor O. Costa, publicado al pie de esta misma nota en el “Informador Publico” (publicación original), al que le interesa, solo basta con buscarla. Cuestión que si la lectura de la misma es objetiva, y la interpretación despojada de aviesas intenciones, con certeza le servirá a quien las tenga, para despejar muchas de sus dudas. Me permito recordar que el Almirante Costa es héroe de la Guerra de Malvinas; y tuvo la gentileza de compartir oportunamente con nosotros, respetuosos lectores del IP, sus experiencias a bordo del AVISO ARA “GURRUCHAGA”, durante el rescate de los sobrevivientes del CRUCERO ARA “Gral. BELGRANO, un valiosísimo y enriquecedor complemento de este calificado escrito.
    Con cordialidad y el mayor de los respetos lo saluda un soldado de la Patria.

  3. .
    03/05/2017 at 3:43 PM

    Lindo título para un tango!

  4. EL CHUMBIAO
    04/05/2017 at 10:03 AM

    El olvido de políticos y gobernantes del hundimiento del “Belgrano” habla a las claras de la desmalvinización llevada a cabo desde Alfonsín en adelante exteriorizando la complicidad de todos los gobiernos en la colonización de nuestro territorio nacional, sea en beneficio británico o de alguna otra potencia como China. La mal llamada dirigencia argentina guarda el más estricto silencio por falta de patriotismo y tácito reconocimiento de la entrega de soberanía nacional a poderes internacionales, desde la territorial, económica y jurídica.
    Argentina está gobernada por agentes al servicio del extranjero, particularmente a partir de 1983. El endeudamiento den 35 mil millones de dólares durante el primer año de “Cambiemos” para “continuar” es suficiente expresivo.
    La destrucción de nuestras FFAA y las penas de muerte a militares por parte de tribunales castristas es una de las tantas exigencias de Inglaterra para lograr la indefensión argentina al par que castigar a nuestro país por haber osado levantar la mano contra los amos del “occidente cretino”.

  5. MARIA
    06/05/2017 at 8:57 AM

    SR FERRERO SI UD TIENE PRUEBA CONCRETA DE LO QUE HA ESCRITO DÍGALO…SI NO CÁLLESE LA BOCA…NO CONTAMINE CON SU VILESA Y COBARDÍA LA MEMORIA DE LOS HÉROES Y MÁRTIRES DE LA PATRIA!!

  6. LUDWIG HEINRICH EDLER VON MISES
    07/05/2017 at 2:39 AM

  7. LUDWIG HEINRICH EDLER VON MISES
    07/05/2017 at 3:23 AM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *