Los chimpancés togados del Sarrasani

Enrique Guillermo Avogadro-entrevista“Un juez tiene que ser un señor; si sabe derecho, mejor”. Máxima inglesa.

El espectáculo que nos brindó Hebe de Bonafini desde que fue llamada a prestar declaración indagatoria por un juez, que el jueves culminó en la pista mayor del circo porteño, muestra a las claras en qué estado han quedado las instituciones de la República tras décadas de corrupción y de complicidad de los magistrados federales de todas las instancias, ya incapacitados de impartir Justicia sobre la ciudadanía atónita ante la falta de aptitud moral y el enorme desprestigio que los cubre, agravado por el conventillo en que han transformado Comodoro Py.

A partir de ahora, ¿habrá alguien que obedezca un mandato judicial?, ¿aceptará mansamente cualquiera que un Martínez de Giorgi, un Rafecas, un Canicoba Corral, un Casanello, un Freiler, un Ballestero, una Figueroa, un Rosanski, etc., pretenda juzgarlo?

Pero, por encima de todos ellos y con facultades disciplinarias que pueden llegar hasta la destitución, está el Consejo de la Magistratura. La sociedad entera debiera montar guardia en su puerta del edifico para exigirle, simplemente, que cumpla el deber que la Constitución le asigna, y deje de ser el extorsionador en que se convirtiera desde que el ¿Frente para Qué?, imponiendo su mayoría automática, modificó su composición para permitir a la política entrar por la ventana. Mauricio Macri debería enviar ya mismo, sin dilación alguna, un proyecto de ley al Congreso para abolir esos cambios.

Bonafini está imputada por la comisión de varios delitos -defraudación al Estado, emisión de cheques sin fondos y malversación de caudales en los sueños que compartió con sus hijos putativos, los Schoklender- y se declaró, desde el mismo momento en que fue citada a prestar declaración indagatoria, en explícita rebeldía; para demostrarlo, calificó al magistrado que la convocaba, y por añadidura al Presidente de la República, con los más gruesos epítetos, además de seguir en su inveterada postura de incitar a la subversión contra los poderes del Estado y hacer apología del delito.

Cuando se ordenó llevarla ante los estrados judiciales por haberse negado a hacerlo, se acollaró con lo más granado de la asociación ilícita que saqueó nuestro país durante más de doce años. Como red de seguridad para la vieja equilibrista se pudo ver a angelitos o delincuentes tales como Boudou, Parrilli, Zannini, Kicillof, Mariotto, Recalde, Depetris, el ¿maestro? Baradel, Larroque, Sabbatella, Cerruti, Yasky, Parodi, Segovia y sus “metrodelegados” y, en cartel francés, Máximo Kirchner; todos incurrieron, sin duda, en encubrimiento e intimidación pública. Muchos de ellos ya la habían acompañado cuando organizó los “juicios populares” a periodistas independientes o, travestida como Lenin, llamó a tomar el Palacio de Tribunales y echar a patadas a los miembros de la Corte Suprema; tampoco entonces hubo un fiscal o un juez con los redaños necesarios para imputarla por atentar contra la Constitución.

Esos mismos magistrados sinvergüenzas se niegan a cumplir con el sagrado deber que les impone la ley: la aplican retroactivamente, niegan el principio de inocencia, validan inadmisibles pruebas, mantienen prisiones preventivas que exceden el máximo legal, no otorgan el beneficio de la prisión domiciliaria a los mayores de setenta años, no cuidan la salud de los viejos enfermos. Y todo eso sólo por cobardía frente a la reacción de los tuertos organismos de derechos humanos, verdaderas cuevas de ladrones y meros instrumentos de venganza de los terroristas.

En la Argentina que los Kirchner legaron a Macri, y que éste aún no pudo o no supo corregir, el patoterismo y la violencia pueden más que la Justicia, que ni siquiera puede controlar eficientemente a las distintas policías, que la obedecen sólo cuando les parece, porque no saben cuándo serán denunciados y condenados por hacerlo; basta recordar qué pasó en diciembre de 2001.

Otra pista en la cual se exhibe impunemente la ignorancia y la soberbia de los simios togados se da en el terreno de las tarifas públicas; ¿cómo puede un tema meramente técnico ser justiciable?, ¿qué saben los jueces acerca del costo de la energía o de la operación del subterráneo?, ¿por qué no preguntarles, también, de dónde deben extraerse los fondos para seguir pagando la fiesta populista y criminal?, ¿qué explicarán a quienes, por retrotraer la situación a diciembre de 2015, han perdido la “tarifa social” que les permitía pagar aún menos que antes y, a cambio, siguen regalando el gas y la luz a los hogares más pudientes?, ¿quién pagará ahora a las empresas para que puedan continuar prestando aunque sea estos deficientes servicios?

Evidentemente, parecen ignorar -algunos lo hacen con intención política- que uno de los requisitos esenciales para lograr el arribo de las anheladas inversiones productivas es la seguridad jurídica, y el penoso espectáculo que están brindando en este campo funcionarios y jueces no hace más que alejar el horizonte. Simultáneamente, al mantener congeladas las tarifas, impiden que crezcan la exploración, la generación, el transporte y la distribución de energía, para recuperar el autoabastecimiento perdido adrede por don Néstor y doña Cristina; y ese es el otro requisito esencial, ya que no hay en el mundo quien invierta en un país donde faltan tan básicos insumos como el gas y la luz.

La sociedad en su conjunto tiene una titánica tarea por delante: devolver al Poder Judicial la independencia, la sapiencia y el prestigio necesarios para desempeñar el soberano rol que la Constitución le asigna. La carrera judicial no es para todos, porque -en especial aquí- está llena de obstáculos, y sólo los espíritus superiores pueden transitar ese camino sin caer en tentaciones mundanas.

Quienes tienen la facultad de disponer sobre la libertad y el patrimonio de los ciudadanos y la obligación de ser la barrera frente a los abusos del poder sobre los individuos, deben estar por encima de cualquier cuestionamiento y de toda sospecha; como la mujer del César, no sólo tienen que ser serios y honestos sino, además, parecerlo.

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
Email: ega1@avogadro.com.ar
Email: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com
Skype: ega1avogadro
Facebook: enrique guillermo avogadro
Twitter: @egavogadro

11 comments for “Los chimpancés togados del Sarrasani

  1. Vulcano
    08/08/2016 at 5:42 AM

    Estimo que los jueces citados por el Dr. Avogadro son lo que parecen. O, quizá más exactamente, lo que exhiben con sus condignas conductas, asociadas a lo más corrupto de quienes cesaron en lo más alto del poder el 9/12/16.

  2. Miranda
    08/08/2016 at 11:08 AM

    La Justicia está MUERTA. No existe. Son una pata más de la Banda del Sakeo de la Década Ganada. La banda la armó el Virolo y la siguió la Mujer y usaron la Justicia para enriquecerse. Mal se puede esperar frutos de un árbol envilecido. La Justicia es el “brazo legal” de la Banda Mafiosa. No esperemos más que persecución de ellos! Y lo peor, muerte! No nos engaňemos!

  3. 08/08/2016 at 12:14 PM

    PARA QUE PAGAR A ALGUNOS JUECES QUE NO SIRVEN PARA HACER JUSTICIA???? POR QUE NO SE LES APARTA DE SUS CARGOS SI NO TOMAN CONCIENCIA DE LO QUE SIGNIFICA HACER JUSTICIA??? VER LO OCURRIDO CON BONAFINI!!! Y CON EL FISCAL NISMAN?RELMENTE UNA VERGÜENZA LO QUE ESTA PASANDO CON LA JUSTICIA AEGENTINA!!!

  4. Javierferrero
    08/08/2016 at 1:07 PM

    Sería bueno saber en que estado está la auditoria que iba a realizar el Consejo de la Magistratura sobre la actuacion de los jueces federales. Probablemente nos enteremos que ni siquiera han comenzado

    Tambien resulta llamativo que no se haya propuesto y designado ningun juez para ocupar el lugar de Oyohervido que ha renunciado hace meses a su cargo

  5. Vengador
    08/08/2016 at 4:01 PM

    Me encantó el título, realmente muy bueno. Degradan aquel noble voto de impartir justicia. Estos imparten injusticias y a mansalva.
    Persiguen a los verdaderos patriotas que se ensuciaron las manos limpiando el país de terroristas que se dedicaban a matar a niños y hombres a traicion.

  6. Larteguy
    08/08/2016 at 4:25 PM

    Durante la guerra antisubversiva los agresores fueron las Organizaciones Guerrilleras, que integraban, según sus propias palabras, los hijos de Bonafini y Carloto, El Estado se defendió.Los Jueces prevaricadores y el periodismo con un lenguaje cambiado están ganando la batalla jurídica y cultural .Macri libere a los secuestrados políticos, por medio del indulto.Se cumple un nuevo aniversario de la muerte del Ing. José María Paz,por obra de Montoneros, que pretendía la toma del poder por las armas.

  7. Armando Lio
    08/08/2016 at 4:41 PM

    Hace como 10 años un amigo me comentaba lo que a su parecer sucedía con nuestra querida patria Argentina. “Ya es un cadaver y sólo resta ver cómo se lo devoran los gusanos”. Con nuestra justicia pasa lo mismo. Los que la integrn son todos parientes, amigos, amigas, amantes, etc. Un lastre de mediocres encaramados en puestos públicos vitalicios.

  8. SE REFERIRA A LAS NALGAS ?
    09/08/2016 at 12:09 AM

    ….JA JA JA JAAAAAAAAAAAAAAAAAAA JA JA ,……!!!!!!!!!

    QUE LINDO ES VER Y OIR LA PREVIA , ANTES DE QUE EMPIECEN A CAGARSE A BALAZOS !!!!!

    EL ABOGADO DE CRISTINA

    Dalbón también se metió con Verbitsky: “Tiene lados oscuros”

    Gregorio Dalbón es el polémico abogado que la expresidenta Cristina Fernández, eligió para que lo defienda en la demanda por difmanación que le inició a la diputada nacional Margarita Stolbizer a raíz de sus denuncias en el marco de la causa Hotesur y Los Sauces por las cuales la líder del GEN asegura que Cristina movió dinero entre sus cuentas.

    Este mañana, la exmandataria y la diputada se verán en una audiencia de conciliación. En la previa, Dalbón no sólo chicaneó a Stolbizer sino que también se ocupó del periodista Horacio Verbitsky, que lo criticó desde el diario Página/12. “Tiene lados oscuros”, dijo el letrado…….URGENTE24.COM

  9. Jorge de San Miguel
    09/08/2016 at 11:13 AM

    Jorge de San Miguel
    09/08/2016 at 11:09 AM
    ¿Puede ser judío el presidente de una nación cristiana?
    Parte vital del plan siniestro es quitar la Fe de la mente y del corazón del pueblo.
    Machacar con la inutilidad del rezo.

    CARTA DE ETCHECOLATZ AL PRESIDENTE MACRI A LOS DIEZ DÍAS DE SU HUELGA DE HAMBRE. AHORA VAN CATORCE
    08 de Agosto del año 2016 – Nº 1409
    http://www.labotellaalmar.com/paginadeldia.php

  10. CFK
    09/08/2016 at 6:53 PM

    HAY QUE MATAR ABSOLUTAMENJTE A TODOS LOS JUECES, SIN DISTINCION…COLGARLOS DE UNA CUERDA…JUNTO CON POLITICOS Y DEMAS…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *