Muerte de los camaradas de la Gendarmería Nacional en Salta: “Si pudo evitarse, no fue un accidente”

Accidente de Gendarmería en Salta

Si pudo evitarse, no es un accidente; es una vieja y conocida sentencia que, sin perder vigencia, sigue pretendiendo alertar nuestras conciencias sobre las altas posibilidades de salvar vidas humanas que normalmente se pierden como consecuencia de no haberse tenido en cuenta simples acciones para poder evitarlas.

Hace más de una treintena de años y siendo un joven oficial, viajaba circunstancialmente en mi automóvil particular por la ruta ahora provincial número dos desde Mar del Plata hacia mi destino en el Destacamento del Cuerpo de Camineros en la localidad de Las Armas cuando a pocos kilómetros de la primera ciudad advierto estacionado sobre la banquina de la mano contraria un micro de pasajeros con señales de haber recibido un choque en su parte delantera izquierda y costado del mismo lado, al parecer sin demasiados daños, me llamó la atención porque no se encontraba nadie abajo y había pasado en sentido contrario poco tiempo antes y no se hallaba en el lugar, por lo que disminuyo la velocidad y al estacionar en la banquina derecha escucho gritos provenientes de la cuneta de ese lado y al mirar observo a otro micro, que evidentemente había chocado o se había rozado con el primero y que se hallaba en posición totalmente invertida, es decir con las ruedas hacia arriba.

Advirtiendo que el accidente recién había ocurrido ya que no había otros vehículos detenidos bajo del rodado como también lo hicieron otros ocupantes de automóvil que para entonces también se habían detenidos y ubicados en la cuneta alrededor del micro volcado procuramos sacar a sus pasajeros que se encontraban en posición cabeza abajo y atrapados en sus asientos, pudiendo hacerlo con algunos a través de las ventanillas rotas, pero desgraciadamente se hacía cada vez más difícil ingresar aunque fuera medio cuerpo porque los demás vidrios comenzaron a estallar y la estructura metálica comenzó a ceder debido al peso del chasis, motor, ruedas y demás que ahora estaban en la parte superior.

Sería largo y doloroso recordar mayores detalles de lo allí vivido, todos los que estábamos allí no pudimos hacer nada viendo que personas hasta ese momento vivas morían aplastada en sus asientos pidiéndonos una ayuda que no podíamos brindarles más allá de tirar inútilmente de su brazos o piernas para rescatarlos y los últimos gritos se apagaban frente a nuestra desesperación por la incapacidad de hacer nada que pudiera salvarlos.

Sintéticamente, esas escenas aún siguen frescas en mi mente y se destacan por su vigor entre las numerosas trágicas a las que una vida policial me hizo enfrentar, porque allí se mostraba palpable el hecho de que una simple jaula de refuerzo colocada en la carrocería hubiera servido para salvar a la veintena de vidas que no se perdieron como consecuencia del choque ni tampoco por el vuelco.

Arriesgado sería como profesional opinar sobre las verdaderas causales de muerte de nuestros camaradas de la Gendarmería Nacional en el hecho ocurrido recientemente en Salta, pero viendo las imágenes de la posición del micro y su estado liso y aplastado observable al momento de ser extraído por la grúa no puedo dejar de deducir que muy posiblemente el vuelco en sí, desde una altura que aunque considerable no es extrema, de contar con el debido refuerzo que impidiera su aplastamiento hubiera arrojado quizás algunos fallecidos y seguramente muchos heridos, pero nunca la apabullante cifra de muertos que nos impresiona.

Más de treinta años han pasado desde el hecho narrado en primer término, desde nuestra condición de funcionarios, la entonces Zona Mar del Plata del Cuerpo de Camineros, produjo el correspondiente informe alertando sobre el hecho, que seguramente habrá terminado su vida en el fondo de un cajón o en el cesto para papeles- Aunque no lo recuerdo seguramente otros hechos similares posiblemente con menos víctimas y por eso menos conocidos, también han ocurrido pero nada ha variado en cuanto a la aprobación de una normativa que haga obligatorio el refuerzo de las carrocerías de los vehículos de transporte público de pasajeros.

Hemos escuchado muchas opiniones sobre las causales de la tragedia de Salta, que un reventón de un neumático, (en cuyo caso habría también responsabilidades administrativas por parte de los superiores de la Institución por no controlar seguras condiciones de viaje a sus subordinados como les resulta obligatorio), que el estado de la ruta, que un atentado, etc., pero al parecer nadie advierte lo evidente y solucionable.

En todo este tiempo transcurrido desde el hecho que narro en primer término, los funcionarios y legisladores que han tenido durante este período la posibilidad de hacer algo al respecto han faltado a su deber, muchas familias llorarán en estas fiestas la ausencia de sus seres queridos y toda la institución hermana recordará a sus mártires, pero nada de ello solucionará el problema que en cualquier momento puedo repetirse.

Nada mas cierto para esclarecer sobre los motivos de tantas muertes que la sentencia del viejo dicho que como mencionamos al comienzo de esta opinión sentencia acertadamente “cuando se pudo prevenir, no se trata de un accidente”.

Miguel Ángel Reynoso

Secretario General

APROPOBA

Tel: 0223-4643214

Cel. 2234499537

Mail: central@apropoba.com.ar

Web: www.apropoba.com.ar

Share

6 comments for “Muerte de los camaradas de la Gendarmería Nacional en Salta: “Si pudo evitarse, no fue un accidente”

  1. mateamargo
    22/12/2015 at 12:20 PM

    Aquellos que vivimos o estuvimos en accidentes similares, sabemos que accidente con vuelco invertido, es mortal porque lo primero que golpea contra el duro techo es la cabeza y luego la gravedad hace lo suyo, el costo de un micro tipo “armadillo” es elevado, pero si las carroceras pondrían tubos redondos de tres pulgadas (cuatro) asegurados con parantes al soldados al chasis, quizás, solo quizás se podría evitar el fenómeno de “aplastamiento” (como una gran jaula), pero aquí empieza a tallar otra cosa, los grandes micros tienen en su parte inferior el pesado chasis, donde va sujeto el motor de grandes dimensiones, el sistema de dirección y tracción, amortización y el sistema de rodamiento y los grandes buches o portaequipajes, donde se sobrecarga al vehículo con gran cantidad de sobrepeso, ya que ofician de correo de encomiendas, y mientras el vehículo este en correcta posición no hay inconveniente, pero al volcar e invertirse la situación cambia radicalmente y rápidamente, y mas cuando cae de cierta altura como en este caso al lecho de un rió, porque la estructura es tan endeble que colapsa por gravedad, ¿que hacer? posiblemente nuevas normas para las carroceras o materiales diferentes como la fibra de carbono, pero eso llevaría tiempo y un costo elevadisimo, entonces hay que ir por lo mas practico u sensato que es el mantenimiento y ante todo las defensas de los puentes, que no deben ser iguales a las defensar ruteras, estas deben ser estructuras muy fuertes pero a la ves que se comporten con cierta elasticidad afín de absorber el impacto y evitar el peligroso rebote, pero para esto hay que hacer estudios e invertir, el paso sobre puentes debe estar garantizado al 100% y en este caso no lo fue, sino que no lo es en la mayoría de los puentes carreteros de nuestro país, en done hay curvas y contra curvas, que a veces por la geografía del terreno la cosa es complicada, tambien la señalización e iluminación de las rutas nacionales y provinciales es deficiente hay encarar seriamente el sistema de autopistas, Argentina es un gigantesco territorio, donde las rutas son su sistema sanguíneo que le da vida a la nación, teníamos un extraordinario sistema ferroviario, uno de los mas extensos del mundo que fue literalmente destruido y en esto no solo esta la imbecilidad del gobernantes, sino la complicidad de empresarios y sindicalistas, es una de una falencia absoluta que un país agrícola ganadero se transporte casi el 80% de su producción por carreteras, la Argentina tiene la gran fortuna de tener llanura en gran parte de su territorio, lo que a merita por ser mas económico y rápido el transporte de granos por vía férrea, Estados Unidos, Canadá y gran parte de Europa el transito de cargas a granel se hace por vía férrea, son verdaderos monstruos de carga, en donde se colocan varias locomotoras en tanden y arrastran formaciones de mas de cien vagones, que llevan su carga hasta la zona alijo o descarga, es mucho, muchísimo mas barato que el transporte carretero, es eficiente y se puede controlar mejor, se evita el continuo deterioro de la red vial y lo mas importante se evitan accidentes mortales, porque en el 90% de una colisión con un camión es muerte segura, las victimas fatales son miles por año, lo mismo que los que quedan tullidos de por vida, las provincias deben hacerse cargo de lo que les corresponda y la nación tambien, cuando hubo la “repartija” desde Menen hasta ahora, de los cobraderos de peajes en donde las recaudaciones son millonarias y en donde tienen metida la uña mas de un político o familiar del mismo o amigote (esto tambien hay que revisarlo) esta gente es responsable de la vida de millones de personas, se llenan de plata (son millonarios) y el mantenimiento es paupérrimo, desde escasa o nula iluminación, falta de carteleria y señalizacion reflectante, falta de teléfonos de emergencia, falta de destacamentos policiales o de auxilio, en nuestro país, podemos recorrer rutas por horas y no ver una estación de servicio o destacamento policial o vial, hay que cambiar todo esto y esto se logra empezando a habilitar antiguas estaciones ferroviarias para el almacenamiento y carga, hacer nuevos trazados ferroviarios a los grandes puertos, conectar los sistemas ferroviarios del Mercosur, las rutas Brasileras y del NOE argentino son un desastre, lo mismo que la mayoría de las rutas de tierra adentro, ahora en el caso del luctuoso accidente de la gendarmeria (todavía en etapa de investigación) hay parámetros a evaluar, estado de las cubiertas, de los frenos, ver la ultima vez que se realizaron los servicios de mantenimiento, antigüedad del rodado, cantidad de pasajeros, ¿quien planifico la ruta de los vehículos? ¿quien dispuso el traslado de tropas en nocturnidad? ¿era necesario y la urgencia lo a meritaba? ¿esas tropas venían descansadas? ¿quien o quienes eran responsables de esas maniobras? ¿el poder ejecutivo sabia a ciencia cierta el despacho de esas fuerzas federales? ¿el contingente traía consigo el tren sanitario correspondiente? esto y mucho mas, esto lo exigen los familiares de los 43 gendarmes fallecidos, y una vez mas, “SEÑOR PRESIDENTE USTED TENDRÍA QUE HABER ESTADO AL LADO DE ESA TAN SUFRIDA FAMILIA, QUE ES LA GENDARMERIA NACIONAL NO SE PORQUE NO LO IZO Y EN ESTO NO HAY EXCUSAS, SE ESTA O NO SE ESTA” ¿que puede ser mas tan importante, que la honra de 43 caídos en cumplimiento del deber? ¿puede ir a un festejo pero no puede tomarse un avión y despedir los restos de los caídos?

  2. MaríaVa
    22/12/2015 at 1:22 PM

    El análisis excelente. Sobretodo respecto al negocio peaje rutero en desmedro del transporte en ferrocarril. Así también todo el resto, salvando que la presencia de la Vicepresidente Michetti estuvo a la altura de la circunstancia. El otro “negocio”, el revolucionario de la activista Milagro Sala, es otro aspecto próspero del principio “cobro impuesto revolucionario aunque tenga que encerrar o matar un uniformado”.

  3. 22/12/2015 at 6:17 PM

    Adhiero. Para lograr todo lo requerido hay sólo un camino: estococracia ya. La democracia por partidos desprecia al individuo, al que tiene la misión de expoliar en beneficio de unos pocos; la democracia estocástica elimina partidos, elecciones y clase política, impone la capacitación gradual de todos a lo largo de generaciones, y valora EN SERIO al bien común. Acerquémonos gradualmente a la estococracia.

    Saludos,

  4. Halconero
    23/12/2015 at 7:14 AM

    Estimado Lualdi recién ahora pude leer su último comentario en el artículo de don Cosme porque para variar estuve varias horas sin luz metido en la bañera para mantenerme hidratado.
    Me voy a pasar las fiestas a Tucumán, así que por un tiempo estaré en silencio y desconectado del mundo. Tafí es un lugar hermoso y pienso recorrer bastante porque como los aviones se cáen y los micros vuelcan decidí hacer el viaje en el auto, pasando por Córdoba para visitar a mis amigos de Villa Gral. Belgrano, así que recien mañana estaré en Tafí del Valle.
    Espero que mientras tanto los muchachos de Gendarmería encapsulados hayan roto el silencio.
    Me voy con “la fresca” así que será hasta pronto. Un abrazo y Feliz Navidad.

  5. luisen
    23/12/2015 at 12:43 PM

    los gendarmes deben irse al alambrado ,ahi es donde deben estar en las fronteras y prefectura custodiar la plataforma continental -no les deberia haber pasado esto si estuvieran en su lugar cada uno-

  6. EXTERMINATOR
    23/12/2015 at 1:26 PM

    ¡QUE RAZONAMIENTO LUISEN!
    EL SOLDADO CUMPLE ORDENES, NO LAS DISCUTE. VA DONDE LO LLEVAN
    ¡PENSA UN POCO ANTES DE ESCRIBIR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *