Bugs Bunny se metió en la campaña

1735

¿Cuánto hay que modificar y cuánto hay que dejar de lo que hicieron los Kirchner? Cuántas veces escuchamos eso en los dos últimos años… Al final, fue la pregunta que terminó comandando la agenda de campaña: las estatizaciones (YPF, Aguas Argentinas, Aerolíneas), el sistema de jubilaciones, los subsidios, el Fútbol para Todos, la ley de medios, las retenciones, 678, las cadenas nacionales, la ausencia de conferencias de prensa, el estilo confrontativo, los patios militantes, la lucha contra las corporaciones, el INDEC, el código penal, el manejo de las reservas del Banco Central, la relación con los acreedores externos, la relación con el eje bolivariano, la asignación universal, los planes sociales, el impuesto a las ganancias para los salarios, etc., etc., etc.

Si la elección presidencial se resolviese por simple pluralidad de votos, hoy Scioli sería presidente. Pero… ¿el electorado hubiese votado igual de no existir la opción de la segunda vuelta? Probablemente no. Porque, si se miran los últimos tres años de opinión pública, la mayor parte del tiempo la sociedad quería cambio, aunque a veces lució confundida (y nos confundió a los que la auscultábamos…). Rigiendo el principio que “nunca sucede lo que no quiere la mayoría”, estamos más próximos a aterrizar en el territorio del cambio.

Tanto discutir del pasado, y tanta ansiedad por plebiscitar si había que darle o no continuidad a lo que hizo Cristina, que finalmente las campañas no pudieron salir del espejo retrovisor. Lo más probable es que el próximo presidente confronte menos, dé conferencias de prensa, mantenga el FPT pero le cambie la forma de financiarlo, mantenga la ley de medios aunque la actualice, mantenga la AUH, no elimine los planes sociales pero los reformule, no derogue las estatizaciones pero trate de manejar las empresas de forma más eficiente, elimine casi todas las retenciones, suba el piso de impuesto a las ganancias para los salarios, no haya más patios militantes, reformule el INDEC, y no dé marcha atrás con el sistema de jubilaciones. Si fuese una composición de música clásica, debería llamarse “Variaciones sobre la sinfonía de CFK”.

Entonces ¿habrá algo de nuevo? ¿O lo nuevo será la reformulación de lo viejo? Que no es lo mismo. Por eso llegamos al balotaje. Ninguno enamoró lo suficiente como para construir la mayoría exigida por la Constitución (y por eso Massa fue el tercero más votado en una elección presidencial desde 1983).

Las campañas terminaron debatiendo sobre un libro escrito -sobre todo- por Cristina Fernández de Kirchner. Los candidatos que llegan a la final se han visto obligados por la mayoría social a suscribir una parte, hacer enmiendas sobre el resto, o comentarios en los márgenes. Pero sigue siendo el libro de ELLA. Ninguno de los dos escribió un libro nuevo. Y esto incide.

Bugs Bunny siempre preguntaba “¿qué hay de nuevo, viejo?”

https://www.youtube.com/watch?v=rgyQs5-NPic

La respuesta no la tendremos el próximo domingo, sino no antes de 2017.

Carlos Fara

7 Miradas, editada por Luis Pico Estrada

Share

3 comments for “Bugs Bunny se metió en la campaña

  1. GORILA MAGUILA
    20/11/2015 at 3:52 PM

    DE A POCO HABRA QUE IR ATOMIOZANDO LOS SUPUESTOS LOGROS DE ESTA DEKADA NEFASTA Y MALDITA CON SU PERFIL KORRUPTO Y POPULACHERO.

  2. Marce_SLA
    20/11/2015 at 9:04 PM

    Me tiene copado el ÚLTIMO feriado largo del año, muy alegórico: 6,7,8 !!!!!!

  3. creatiko
    21/11/2015 at 1:13 AM

    Esta nota reproduce los recuerdos y razonamientos expresados por el legendario Gral. Charles De Gaulle cuando tuvo que reemplazar los 12 años de la IVª République para dar luz a la Vª République, que desde hace 50 años permitió recuperar la grandeza y la cultura de uno de los grandes y más refinados países del mundo: “La France”. Este documento es un compendio de las memorias de Charles De Gaulle (Mèmoires d’Espoir, – Memorias de la esperanza – Plon 1971).

    EXORDIO HISTÓRICO

    Así escribió el General De Gaulle:

    “Apenas instalado, el ministro de economía Antoine Pinay trazó el cuadro real de la situación: Francia estaba al borde del desastre. El presupuesto presentaba un descubierto insoportable (l’impasse). Teníamos exceso de empleados públicos mientras que en las empresas privadas aumentaba la desocupación. Nuestra deuda pública era enorme y habíamos incumplido compromisos sujetos a sentencias judiciales externas. Las exportaciones no alcanzaban siquiera las ¾ partes de las importaciones. Las reservas del Banco de Francia cubrían sólo 5 semanas de importaciones. Por desconfianza de los inversores no teníamos crédito internacional alguno. Tuvimos que implorar ayuda a ciertos países amigos para poder mantener el comercio exterior.

    La actividad económica estaba próxima al derrumbe porque debíamos imponer un cepo a las compras o viajes al exterior y no podíamos importar insumos. Los compromisos de ventas internacionales no pudieron sostenerse porque nuestros productos no tenían precios competitivos ( la situación económica argentina de hoy es parecida o peor. Hace poco les envíe una info confidencial donde se mostraba un déficit de casi 7 puntos del PBI, reservas netas negativas, un gasto público impresionante y en crecimiento, etc. Se estimaba que aún creciendo al 5% anual se necesitarían mas de cinco años para estabilizar la situación)

    Tuvimos que incumplir los pactos firmados con el Mercado Común Europeo que imponían una reducción de las tarifas aduaneras. La única alternativa que nos quedaba era “el milagro o la quiebra de Francia”. En todos lados aparecía siempre la misma circunstancia de mezquindad política y falta de espíritu de grandeza. Francia no puede ser Francia sin la “grandeur” en sus gobernantes. Pero es esencial que la “grandeur” de su gloria esté acompañada por la humildad y sensatez en sus conductas”.

    EL INFORME

    “En primer lugar era necesario esperar un cambio psicológico. En nuestra larga serie de fracasos e improvisaciones, especialmente con el lanzamiento de empréstitos y aumentos de impuestos, la opinión pública estaba fastidiada esperando el retorno de la sensatez y una gestión pública razonable. Por eso el gobierno tuvo que elaborar un Plan integral de reformas y de ninguna manera un ajuste superficial en las cuentas públicas mediante la devaluación. Las decisiones que tuve que tomar superaban el horizonte normal de una administración común y corriente. Teníamos que hacer muchísimo más. Por eso nombré una comisión de ministros sin cartera, integrada por nueve personalidades altamente competentes, salidas de la Inspección de Finanzas, del Consejo de Estado, de las Universidades públicas y privadas, de los Profesionales expertos en contabilidad, de la Banca y de la Industria para que me brinden un Informe sobre el problema financiero francés. Dicho problema estaba provocado por un exceso de gasto público que generaba déficit de presupuesto y requería la emisión de moneda espuria para financiarlo. Así se creaba inflación y se impedía la apertura al comercio internacional porque habíamos dejado de ser competitivos. Al frente de ese comité coloqué a Jacques Rueff, un teórico consumado y al mismo tiempo un hombre capaz de concebir ideas prácticas, realizables de inmediato.

    En segundo lugar, el Informe consistió en recomendarme varias cosas. Que no insistiera en sacrificios estériles que sirven sólo como bocanada de aire fresco para continuar por el camino de la decadencia. Que dejara de lado los artificios cambiarios y contables que sólo servirían para salvar a un Estado corrupto, obeso y gastador sin medida. Que Francia vuelva a contar con el crédito interno. Que sean eliminadas todas las barreras que impiden la expansión de las potencialidades individuales de los franceses creativos. Que volvamos a ser comparables con los grandes países modernos.

    El Informe contenía dos partes, una destinada al Estado, denominada: “Sortir l’impasse budgétaire sans augmenter l’impôts” (Salir del déficit presupuestario sin elevar los impuestos), y otra dirigida a la Sociedad, titulada: “Examiner et recommander des mesures pour éliminer toutes les situations de fait ou de droit qui constituent des obstacles et barrières à l’expansion de l’initiative privée en France” (Revisar y recomendar medidas para eliminar todas las situaciones de hecho o de derecho que constituyen obstáculos y barreras a la expansión de la iniciativa privada en Francia)”.

    EL PLAN DE SANEAMIENTO

    “Lo primero de todo es detener efectivamente la inflación porque ella es una peligrosa droga que por sus fases alternativas de agitación, euforia y desilusión lleva a la sociedad francesa a la muerte.

    Lo segundo son decisiones referidas a la moneda cuya meta es que deba competir con otras monedas extranjeras en forma libre y sin intervención del Estado para recuperar la estabilidad en su capacidad adquisitiva que tenía el franco de oro de Napoleón.

    Necesitamos una moneda que impida el aumento constante de precios, salarios y tarifas y que ello pueda ser debidamente medido con indicadores confiables. Por eso nuestra moneda tendrá que ser libremente intercambiable por cualquier ciudadano con otras divisas, sin ninguna restricción ordenada por el gobierno.

    Lo tercero es la apertura a los intercambios mundiales para sacar a Francia del vetusto proteccionismo que la mantiene siempre encerrada y en condiciones de mediocridad absoluta, con costos que la convierten en un paria del comercio mundial. Es cierto que al abrigo de esas murallas algunos franceses -muy pocos- han podido amasar enormes fortunas, pero al costo de arruinar a la mayoría de la clase media y empobrecer a los asalariados. La competencia internacional con una moneda estable, sin inflación y a un tipo de cambio libremente establecido, permitirá eliminar la mediocridad a que las barreras aduaneras nos han condenado en el concierto mundial. Por el contrario, la competencia hará resurgir nuestra industria, nuestra agricultura y nuestro comercio porque les hará sentir los peligros y el aguijón. En la lucha internacional la economía francesa modernizará sus equipos, recuperará su espíritu emprendedor, mejorará sus métodos según las exigencias de productividad y hará de la expansión la clave de su éxito en los próximos meses.

    Lo cuarto es considerar que el último episodio de un Plan de Saneamiento Fiscal sea una devaluación residual equivalente a una operación quirúrgica, pero sólo si fuese realizada cuando estuviésemos dispuestos a cegar todas las fuentes del desequilibrio inflacionario y nunca para que esa inflación vuelva a reaparecer al día siguiente de producida. Pero ello deberá ser hecho después y sólo después de haber impulsado un Plan de Reformas Integrales que termine con los trámites absurdos, los permisos ridículos, los controles insensatos, las trabas administrativas y los obstáculos legales para que los franceses y sus emprendimientos en la industria, la agricultura y el comercio operen en mercados libres y abiertos a todos, produciendo la expansión de la economía”.

    CRITICAS INTERESADAS

    “Frente a este panorama, muchos funcionarios y aliados políticos me han pedido que anule o demore algunas medidas, comunicándome sus reservas y temores. Además, los dirigentes socialistas con Guy Mollet a la cabeza, que integraban el antiguo régimen de la IV Republique, me hacen conocer públicamente su rechazo por un fantasioso costo social y porque ellos van a tener que perder los privilegios que habían logrado en anteriores gobiernos.

    Para contestarles les digo que hay un suplemento de cargas que tendrán que soportar los más ricos, especialmente los bancos y quienes lucraban especulativamente, a favor de los más pobres. Y, por encima que hay verdadera urgencia por el carácter imperativo de la reconstrucción del país, dada la desastrosa situación en que los gobernantes de ayer nos dejaron. Frente a estos cuestionamientos, he convocado a un Consejo de Ministros para rehacer el presupuesto nacional y establecer una ordenanza de saneamiento de las finanzas públicas. A los profesionales de los medios de comunicación les pareció sobrecogedor que después de tantos y tantos ensayos improvisados, episódicos y veleidosos, los gobiernos anteriores hayan abandonado los verdaderos intereses del pueblo para perseguir objetivos partidarios, o peor aún, codiciosos enriquecimientos personales. Por lo cual este nuevo poder ha emprendido esta vez una acción fundamental, sostenida y resuelta.

    Los viejos partidos políticos, responsables durante medio siglo de la decadencia de Francia no podían evidentemente aprobar el accionar de una Vª Republique construida contra sus intereses, sobre todo cuando nuestras medidas levantan ciertos descontentos populares que para ellos son sólo oportunidades para hacer politiquería. En cuanto a las organizaciones sindicales en manos monopólicas, ellos no existen más que para formular y sostener reivindicaciones y empoderamiento de sus caciques.

    Entonces no podría esperarse que cooperen con el poder en algo constructivo si eso se opone a sus mandatos. Es evidente que esta hostilidad natural de los feudalismos políticos y gremiales se muestren fuertes y encarnizados esperando seguir usufructuando de la sociedad nacional hasta que terminen por destruirla”.

    EPÍLOGO GLORIOSO

    “Sin embargo, a los seis meses de adoptado el Plan de Saneamiento Fiscal, los precios bajaron, la oferta de nuevos puestos de trabajo aumentó considerablemente, las exportaciones agrícolas e industriales se recuperaron en forma milagrosa, la actividad bursátil mejoró sustancialmente, la vida económica se reactivó con inversiones que se duplicaron en menos de un año y nunca fue necesario impedir que la gente ahorre en la moneda que hayan elegido para cuidar su patrimonio. Porque el franco mantuvo una capacidad adquisitiva inalterable. Una Francia nueva retomó el curso de la Historia.

    Para que ella encuentre una base sólida sobre la cual podamos construir nuestro poderío nacional, nosotros debimos poner en orden el Estado, administrar con suma austeridad el dinero público, eliminar toda fuente de despilfarro y derroche, restablecer ampliamente el control y la disciplina en las finanzas públicas, la moneda nacional y la administración del presupuesto”.

    “Esto es lo que hicimos ante el asombro del mundo entero”

    (Charles De Gaulle, Mèmoires d’Espoir, Plon 1971)”.

    CUALQUIER PARECIDO CON NUESTRA REALIDAD ES SOLO CASUALIDAD……………………..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *