Adalides en exportación: Forte y Moralejo

Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Tratamos de hacer justicia y por ello para referirnos a la recuperación e incremento de la exportación cárnica argentina no mencionamos presidentes, ni ministros nacionales.

Los artífices de la levantada en este siglo fueron Ulises “Tito” Forte, un chacarero de General Pico, y un veterinario, Ricardo Moralejo, también de la zona norte de La Pampa. Forte, presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) y Moralejo, ministro de la Producción de la provincia de La Pampa.

Los primeros siete meses de este año 2019, estuvieron en el mismo nivel del 2005 y van rumbo a marcar otro hito.

En los primeros siete meses de 2005, Argentina colocó en el exterior 422.000 toneladas res con hueso. Mientras que, todo el 2005 cerró con 771.000 toneladas.

Nuestro país ocupaba, como exportador, el tercer lugar en el mundo. Después, en el universo k, vino la hecatombe. Perdió posiciones y Argentina cayó al puesto once en el 2015. Ya operaba con ventas cuotificadas en 200.000 toneladas.

Reitera que en el 2005 las exportaciones representaron el 23,5% de la producción de carne, mientras que en los primeros siete meses de este 2019 llegaron al 23,6%.

Todo indica que Argentina este año venderá más de 700.000 toneladas y podría llegar a recuperar el quinto lugar como exportador.

Asimismo, el relevamiento efectuado entre enero y julio próximo pasado muestra un consumo de 50,5 hg/hab/año, lo que representa una caída del 11,8% anual. Se trata de los peores números desde el 2011. Ese año 2011 fue el peor a contar desde 1980 hasta nuestros días, como consecuencia exclusiva de una nefasta política anti-ganadera del gobierno nacional.

Macri y la triplicación de exportación de carne vacuna

La exportación de carne vacuna entre el 2015 y el 2019 se triplicó.

En los primeros ocho meses de este año se exportaron casi 490.000 toneladas de distintos cortes de carne vacuna, más del triple que los 145.000 toneladas exportadas en los primeros 8 meses de 2015. Similar aumento se registró en cantidad de dólares: U$S 615 millones hasta agosto 2015 y U$S 1.740 millones en el mismo periodo de 2019.

Mayor registro mensual en 14 años

Según datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) en agosto pasado los embarques alcanzaron cerca de 79.000 toneladas. En concreto los envíos al exterior fueron 78.945 toneladas res con hueso, apenas por debajo de las 82.200 toneladas que se habían exportado en noviembre 2005.

El mayor registro en 14 años.

Mientras las ventas externas fueron el año pasado de 555.503 toneladas, se perfila que se superarán las 700.000 este año.

De mantenerse las políticas actuales el país está en condiciones de seguir creciendo.

De La Pampa a Vietnam y China

Empresarios vietnamitas visitaron La Pampa y sus frigoríficos. Han comenzado negociaciones para adquirir carne vacuna. Las plantas industriales visitadas fueron los frigoríficos Pico, Trenel y Santa Isabel.

En la actualidad hay dos frigoríficos habilitados para exportar (Pico y Pampa Natural) y se trataría de un primer negocio de dos mil animales por mes.

En los últimos días de octubre Frigorífico Pico envió el primer embarque de carnes bovinas congeladas y enfriadas, con y sin hueso, a China. Lo hizo desde las plantas industriales ubicadas en Pico y Trenel, donde genera 450 puestos de trabajo.

En el último tiempo la empresa duplicó la faena mensual, pasando de 5.000 a 10.000 cabezas. Para China irán desde novillos pesados, livianos, vaquillonas, hasta vacas. El mercado arrancó siendo de vacas y ahora va incorporando carnes de otras categorías. Es un mercado ávido de todo tipo de productos.

Pasaron 50 años…

Hace 50 años, junio de l969, el hombre llegaba a la luna y nos encontrábamos en Lima, Perú, en un Congreso Mundial de Cámara Junior. Para Mario Revettino, presidente del Consorcio ABC, donde están las principales firmas del negocio, de seguir con los embarques de carnes al exterior, para fin de año la Argentina estaría exportando más de 800.000 toneladas peso res, “una cifra que supera los máximos alcanzados desde 1969”.

Con el actual gobierno nacional la exportación cárnica se desarrolló bien, mientras que con el anterior se cayó del top ten de exportadores luego de haber estado en el tercer lugar del podio en el 2005.

Inaudito. Vituperable. Desde el alunizaje que observáramos absortos y cautivados hace 50 años, hemos venido viendo a nuestro país de fracaso en frustración respecto a exportaciones cárnicas.

Consectario

Los adalides de toda esta movida han sido los señores Ulises Forte y Ricardo Moralejo, entre otros.

El “chacarero” Forte ha desplegado una eficiente actividad mundial, participando de reuniones, congresos, seminarios y abriendo mercados por doquier. Decía que “es impactante ver la reacción positiva de los chefs cuando preparan platos con carne argentina y como los importadores y los distribuidores comienzan a demandar cortes de alto valor”. Los seminarios, por ejemplo en China, tienen por objetivo construir una plataforma para las cadenas asociadas chinas, proveedoras de carne argentina, promocionar las ventas e implementar nuevas estrategias”.

Por su parte, el médico veterinario Moralejo, ha destacado “que este logro es parte del resultado de un intenso trabajo conjunto, y surge de los esfuerzos de los empresarios y del acompañamiento del Estado. Siempre apostamos a potenciar la cadena de valor de la carne bovina. Hoy es una realidad con dos plantas habilitadas para exportar a China y esto hace que La Pampa sea un proveedor de carne de calidad, un vendedor confiable por las características de la empresa en el mercado internacional. Como decía el Gobernador Carlos Verna, ‘las vacas tenían que salir de La Pampa al mundo en cajitas y eso es lo que se está haciendo’”.

Pedro Álvarez Bustos*

* Ex Fiscal de Estado de La Pampa. Abogado, escritor y productor agropecuario de tercera generación

Share

1 comment for “Adalides en exportación: Forte y Moralejo

  1. 08/11/2019 at 2:54 PM

    Como siempre el Dr A. Bustos da un muy buen informe en todos sus aspectos, pero en el presente me permito hacerle alguna observación:

    las políticas de Macri desconsideraron al absoluto las necesidades alimentarias de los sectores populares ubicados bajo la línea de pobreza;

    las políticas del gobierno anterior plantearon bien el objetivo, la soberanía alimentaria, pero lo implementaron mal. Perdimos stock y mercados externos, debieron preverlo tanto en el orden nacional como en el regional;

    futuras políticas deben prever los cambios alimentarios globales. La aparición de la carne sintética, el avance hacia el bienestar animal, su constitución como sujeto de derecho, el cuestionamiento por sus costos ambientales y la creciente posibilidad de su prescindencia en la dieta humana, seguramente incidirá en la demanda, mucho antes de lo que se podría esperar. La lechería lo viene demostrando a escala mundial.

    Cordiales saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *