Imputación por enriquecimiento ilícito a un Fiscal Federal

Ricardo-Monner-Sans-16

La presentó Ricardo Monner Sans contra Ramiro González. Está radicada, desde ayer, en el Juzgado Federal N° 6, de Canicoba Corral.

Texto completo en: Enriquecimiento ilícito Ramiro González

 

Share
Subscribe
Notify of
guest
7 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Juan Carlos
Juan Carlos
5 years ago

todos los fiscales y jueces federales son mercaderes de la libertad ¿Cuánto vale la tuya?

La Justicia Federal es una verdulería, donde los juzgados, las cámaras, tribunales orales y la corte, son locales con cajones de madera que ofrecen los mismos productos pero de diferente marca y precio
Los productos son archivo de la causa, sobreseimiento, falta de mérito, procesamiento en libertad, procesamiento con arresto domiciliario, procesamiento con prisión preventiva en cárcel común, años de condena de cumplimiento efectivo, años de condena en suspenso y la absolución
Viejos verduleros comerciantes de la “libertad”, los jueces federales son unos atorrantes que saben que esta tiene su precio. En los juzgados se paga con la plata que uno puede llevar en el bolsillo, en las cámaras la que pueden llevar en portafolios, en casación la plata hay que llevarla en carretilla y en la corte con un camión de caudales.
En Argentina la administración de justicia es una entelequia, una utopía, una quimera
La justicia es como la serpiente, pica a los que caminan descalzos porque los que tiene plata compran impunidad

alberto
alberto
5 years ago
Reply to  Juan Carlos

Estamos en donde el pueblo argentino,siempre se compra con chirolas hoy tienen miedo de echar ha estos jueces,porque tenemos la cola sucia,, dejalos afuera un año con sueldo de jubilados normales y se curan, por algo esta muy bien escrito,el tango CAMBALACHE

ruben
ruben
4 years ago
Reply to  Juan Carlos

AMEN

Aquiles"....
Aquiles"....
5 years ago

“La Justicia es como la serpiente, pica a los que caminan descalzos, por que los que tienen plata…Anda bien calzados”.

ROBERTO DANSEY
ROBERTO DANSEY
5 years ago

GRACIAS A DIOS NO TENGO MOTIVO DE PREOCUPACION, PERO LEYENDO DETENIDAMENTE EL ESCRITO, Y CONOCIENDO AL Dr. RICARDO MONNER SANS, COMO A LA Dra. CARRIÓ, ESPERO NUNCA ESTAR EN “EL ALZA DE SU MIRA”.-
SEA ESTA OPORTUNIDAD PARA FELICITARLOS, EXPRESAR MI ORGULLO DE SER CONCIUDADANO DE TAN EMÉRITOS ARGENTINOS, Y HACERLES LLEGAR MI MAS PROFUNDOS DESEOS DE UNA BUENA, LARGA Y PRODUCTIVA VIDA, Y AGRADECERLES INFINITAMENTE SU PERMANENTE ATENCIÓN Y ACTUACIÓN POR LA SALUD MORAL Y LA INTEGRIDAD DE NUESTRA PATRIA.-
CON SINCERO AFECTO Y ADMIRACIÓN, LOS SALUDA MUY ATENTAMENTE
ROBERTO EDUARDO DANSEY

Maby
Maby
5 years ago

Siempre admiré la honestidad y el profesionalismo del Dr. Moner Sanz.
Diferente hubieran sido las cosas si él hubiera estado a cargo de las investigaciones del saqueo a nuestro país.

JUSTINIANO
JUSTINIANO
5 years ago

En el inicio del siglo XX, Don
Roberto Payró abrió los
cimientos para instalar el
Teatro en nuestro país.

Su joya literaria “MEMORIAS
DE PAGO CHICO”, un siglo
después de su irrupción en
nuestra literatura, continúa
aún siendo material de
estudio en lo referente a las
técnicas de la narrativa.

Su otro “best-sellers” —se le
llamaría hoy —- fue “EL CASA-
MIENTO DEL LAUCHA”.
Hace unos treinta años, el cine
Argentino se encargó de llevar-
lo a la pantalla, soslayando la
vetustez de esa obra que jamás
perdería vigencia en una sociedad
como la nuestra, plagada de arribistas,
ventajeros, ganadores desprejuiciados,
imprevisibles y de principios similares
a los de Groucho Marx.

El LAUCHA había sido un persona-
je real, “un pícaro —dice Payró—
de esos que los hay en todas
partes y en todas las épocas”.

“LAUCHA le llamaron—continúa—
cuando niño en su pueblito del
interior donde nació, y por LAUCHA
se lo conoció luego en Bs. As.,
sin que a nadie se le pudiera
atribuir la invención de ese sobre-
nombre. Y finalmente, LAUCHA
fue durante los treintiseis años
que duró su corta vida”.

Mi nostálgica rememoración de
ese grande de nuestra literatura,
y del periodismo y del teatro que
fue Payró, no es mera remembran-
za pasatista apenas. La evocación
responde a que en pocas horas
más tendremos en un pueblito del
interior argentino un casamiento
que podría retrotraernos a la epopeya
del legendario personaje inmortalizado
por Payró.