Taller musical “Graciela Edith Verón” en el Hospital Durand

Graciela, Juan y Ramiro

Graciela Edith Verón junto a su esposo, el artista plástico Juan Campodónico, y su hijo, el músico Ramiro Campodónico.

El miércoles 10 de junio a las 13 horas dará inicio un nuevo espacio musical vinculado a la salud que llevará el nombre de la reconocida pianista y docente Graciela Edith Verón en el Hospital Carlos G. Durand. A partir de una propuesta del Doctor Gustavo Jankilevich, jefe de sección en el Hospital, el pianista y compositor Ramiro Campodónico (hijo de Graciela E. Verón) colaborará en el área musical para el taller de abordaje psicosocial a través del arte que conducen la Licenciada en psico-oncología María Fernanda Montaña y María Maura Rossi, llevando así adelante esta nueva propuesta en el cruce de caminos entre el Arte y la salud.

El taller de abordaje psicosocial a través del arte abre sus puertas ahora a este espacio musical que se iniciará con una charla que Ramiro Campodónico ofrecerá sobre la ópera de hadas Hänsel und Gretel de Engelbert Humperdinck, con proyección subtitulada de la obra. La versión de la obra será la célebre película de August Everding con dirección de Sir Georg Solti y protagonizada por Edita Gruberova, Brigitte Fasbaender y Sena Jurinac, entre otros.

A continuación compartimos las palabras que Ramiro Campodónico escribió para prologar el encuentro y que encabezará el programa de mano para los asistentes al evento:

“Graciela Edith Verón… Las palabras que forman el nombre de mi madre componen para mí la más pura y bella de las melodías. Evocan en su música la bienaventurada sinfonía de su vida. Vida compartida, hecha de infinitos ritmos y cadencias, matices y texturas. Coronada en un acorde que brota como flor de su sonrisa y de la Infancia como Patria espejada en el cristal de su mirada. Bien, Verdad y Belleza, ese tríptico de espiritual realeza, son pilares de su eterna canción. Y cada nota que nace del sonido de su piano será como un preludio a lo inefable, a una melodía transfigurada que en Dios alcance su más amorosa consumación…”

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *