Discapacidad moral y fallo del 2 x 1

En el año 2015, diez ex-agentes penitenciarios de la cárcel de La Plata fueron condenados a cumplir 14 años de prisión por el delito de “privación ilegítima de la libertad” que habrían cometido el 7 de octubre de 1976 en ocasión de custodiar a 90 presos que fueron trasladados desde el aeropuerto de Jujuy al de La Plata. El Tribunal consideró, y así falló, que los acusados cometieron crimen de lesa humanidad durante las tres horas que duró el viaje en avión.

El 2 de julio de 1976 un artefacto explosivo estalló en la Superintendencia de Seguridad Federal de la ciudad Buenos Aires. Mientras almorzaban, 23 personas murieron y otras 60 resultaron heridas. La organización Montoneros se atribuyó el hecho mediante un parte de guerra. Dado que para los jueces este tipo de crímenes no es de lesa humanidad se dio por prescripta la causa y se sobreseyó a los acusados.

Es que “No se puede pretender que se aplique la misma normativa para delitos comunes que para aquellos delitos que ofenden la conciencia de la humanidad. Estos últimos, son atroces y aberrantes”, argumentan quienes avalan los fallos citados y la negación del 2 x 1, entre otros, a los diez ex-agentes penitenciarios de La Plata.

Al respecto, confieso mi desazón por el conflicto interno que en mí se desata. Ello porque, aún con todo el empeño que me propongo, me resulta muy difícil concebir que custodiar presos durante tres horas sea infinitamente más atroz y aberrante que asesinar a 23 personas. Si la causa de esta incomprensión fuera por “Lo que Salamanca no da…”, no me sentiría tan preocupado; sí, por el contrario, si ese origen (como sospecho) fuera siniestro (el padecer, por ejemplo, el suficiente grado de discapacidad moral para arrasar de mi conciencia el sentido de justicia.)

Sostener que son los otros (los que yerran) sería muy cómodo. Mas, como es obvio, ello resultaría inaudito ante la abrumadora y masiva reacción de políticos, periodistas y hasta obispos que condenan, por injusto, el fallo de la Corte. Es más, de sólo pensar que yo fuera el que está en lo cierto, me hiela la sangre.

Mauricio Ortín

Share

13 comments for “Discapacidad moral y fallo del 2 x 1

  1. VULCANO
    17/05/2017 at 5:18 AM

    “Discapacidad moral”: un título brillante para las verdades desarrolladas en la nota. Lamentablemente, sin que a la basura de jueces y gobernantes actuales o anteriores se les mueva un pelo o se pongan colorados ante la inmunda caracterización de “lesa humanidad”.

  2. Tomás Waibel
    17/05/2017 at 6:41 AM

    La condena de estos guardia cárceles muestra que todos aquellos que tuvieron algo que ver con la represión del terrorismo es castigado por el mero hecho de haber combatido el terrorismo.

  3. Lic. Carla Fridman
    17/05/2017 at 8:29 AM

    JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS ASESINOS Y GENOCIDAS MILICOS
    30.000 COMPAÑEROS CLAMAN POR JUSTICIA

  4. Carlos H. Gómez
    17/05/2017 at 10:59 AM

    Con el arribo del seudo demócrata Raúl Alfonsín se inicio la etapa oscura y triste y decadente de todos los valores en todos los estamentos de la sociedad y que llega hasta el momento actual, y esto ocurrió iniciado por una chispa: “la demonización de la seguridad jurídica”, si, con la violación del artículo 18 de nuestra constitución, y la violación del tratado de Roma, parte de los seudo eruditos trataron de salvar a los asesinos guerrilleros y sus madres y abuelas, también a aquellos que querían llevar a nuestra sociedad a depender de los Castros, como hoy depende Venezuela,

  5. Juez Quiroga
    17/05/2017 at 12:02 PM

    Se trata de una paradoja en sí misma criminal. El fallo que condena por el traslado de “Lesa Humanidad” y el que sobresee por 23 asesinatos, considerados prescriptos, y ajenos al concepto de “Lesa Humanidad”, son bien contemporáneos. Es evidente que nuestros “Pol Pots” se mudaron a tribunales. El zaffaronismo, en comunión lógica y esperable con el guerrillerismo, comenzaron a delinquir en 1984. Lo que en Camboya se consumó en poco tiempo y resultó en el asesinato de 1.500.000 personas; el 25% de la población, aquí por la vía judicial, lo ejecutan con identidad de objetivos, los guerrilleros judiciales, que sin ningún esfuerzo coparon el fuero penal ordinario y el criminal y correccional federal a partir de Raúl Ricardo Alfonsin. Entre otros el que fuera secretario de justicia de Alfonsin, – Enrique Paixao-, así como integrantes de la ilegal Comisión Especial denominada “Cámara Federal”, encargada de dar forma de juicio a la venganza respecto de los comandantes en jefe encargados de reprimir al terrorismo guerrillero, incorporaron masivamente durante años a cuanto zaffaroniano-gramsciano estuviera dispuesto a reducir a cenizas el sistema de garantías y derechos establecido en la Constitución Nacional. La suma de coincidencias en esta labor criminal entre el nombrado Enrique Paixao, León Carlos Arslanián, Ricardo Gil Lavedra, Raúl Eugenio Zaffaroni, Diana Conti, y jueces como Gustavo Bruzzone, así como la relación de los nombrados y Horacio Verbitzky y el menos conocido pero no menos venal Dr. Binder, factotum en el tribunal interamericano encargado de velar por los “derechos humanos” de los terroristas, sin olvidar a epitomes de la equidad promovidos por el recitador del preámbulo, como Luís Moreno Ocampo, constituyen testimonios vivientes de este escándalo jurídico y ético. No se verá a ningún periodista de los que se empeñan en la “Corrección Política” levantar la voz para poner límite a este avance totalitario que no nos lleva en distinto rumbo del que experimenta Venezuela. Ni los Morales Sola, ni los Alconada Mon, ni los María O´Donell,ni Las Magdalenas Ruiz Guiñazú repararn ni por un segundo en la violación flagrante del artículo 18 de la Constitución Nacional. El delito continuado durante décadas por esta estructura muy concientemente formada al efecto, provoca un perjuicio inmenso a toda la sociedad de este país. La violación de esa prescriptiva constitucional se dá respecto de quienes combatieron a la guerrilla terrorista, pero también respecto de cualquiera de los ciudadanos comunes asesinados por delincuentes durante todas estas décadas de pretendida democracia y pretendida república. Los homicidios cometidos en ocasión de robo y otros delitos durante ese período si superan con holgura los 30.000 muertos. Estos 30.000 no son mentira como los otros. y los “jueces” no paran de respaldar este genocidio silencioso, encubierto y alimentado por todos ellos. Pueden creer ustedesque en este caso sí se trata de un plan premeditado y siistematico, dirigido absolutamente afomentar la delincuencia y la eliminación de cuajo de cualquier sistema de llibertades individuales que se pretenda ejercer en la República Argentina.-

  6. epicardio
    17/05/2017 at 6:26 PM

    Comparto la opinión como la sensación de desasosiego y repugnancia que me produce la realidad de nuestra justicia que pisó solamente un plato de su balanza: la del encubrimiento con prescripción de los delitos cometidos por unos y la imputación y encarcelamiento con el lema de “lesa humanidad” para los otros. San Martín y Belgrano y tantos otros patriotas también deberían haber muerto en sus respectivos calabozos por luchar contra los invasores.

  7. Lara
    17/05/2017 at 8:08 PM

    Juez Quiroga, muy bueno lo suyo, ayer vi y escuche a Magdalena Ruiz Guiñazú (la serpiente),fue increible le hicieron una pregunta ingenua y SE DESPACHO CON LA TRIPLE A, LOS SOTANOS DE BIENESTAR SOCIAL, QUE TODO COMENZO CON lOPEZ rEGA, Y LUEGO CON LOS MILITARES. SE OLVIDA LA SEÑORA LOS ASESINATOS DE ARAMBURU,VANDOR,ALONSO, KLOSTERMANN,LOS COPAMIENTOS DE PUEBLOS Y COMISARIAS, LOS ATAQUES A LOS REGIMIENTOS DE AZUL,COMANDO DE SANIDAD ,FABRICA DE VILLA MARIA Y LOS MAS DE 1.000 ASESINATOS(GENTA, SACCHERI, ,, AMELUNG SANCHEZ) Y MUTILACIONES COMETIDOS POR LA INSURGENCIA TERRORISTA.
    LA SRA. NUNCA TIENE UNA PALABRA DE CONDENA PARA LA GUERRILLA ASESINA. Y NUNCA UN RECUERDO PARA TODOS LOS ASESINADOS. QUE LE PASA A ESTA SEÑORA, SI ELLA VIVIO TODO LO Q, OCURRIO??? Y ME PARECE QUE ESTUVO EN CANAL 11 ESTATAL.

  8. EL CHUMBIAO
    18/05/2017 at 12:17 AM

    Estimo que no se ha tomado conciencia de que la guerra subversiva o también llamada “revolucionaria” -aunque ahora va por el enriquecimiento ilícito y convalidación del saqueo a través de las indemnizaciones a los terroristas y sus familias- continúa, una vez cesadas las acciones militares donde los traidores fueron derrotados, mediante el accionar de los políticos y de las pirañas que los rodean llámense sindicalistas, empresarios, obispos, resentidos y toda lacra implume bípeda. Seguimos en guerra siendo el objetivo presente la destrucción del orden jurídico, la ética, la cultura. Lentamente se va tomando el control de los poderes del Estado y sus organismos y, a tal extremo ha llegado el progreso que el gramscismo ha logrado pasos importantes contra el poder judicial al sumar a los ataques a la autoridad de éste a los poderes ejecutivo y legislativo. Recuerda aquello de que los burgueses u oligarquía tejerán la cuerda con la que la van a ahorcar, en esta posición se está ubicando el gobierno actual, digno discípulo de Kerensky.

  9. Sergio
    21/05/2017 at 8:30 PM

    No, Lara!!

    lo que le pasa a la Ruiz Guiñazú es otra cosa…
    Obviamente siempre fue, por prosapia y origen, promilitar.
    A tal punto que, una de sus parejas (que fueron varias) un General ya fallecido, fue el amor de su vida.
    Aquel (que creo no estaba del todo divorciado) la dejó sin casorio y allí comenzó su “revuelta” contra todo lo militar..
    En Barracas se llamaba “resentimiento de minita abandonada”
    En Barrio Norte, no se…
    Esto, sin escarbar en su pasado de “Comando Civil” en el 55.

    Y además, hay otra razón de más peso:

    Los periodistas también comen !!! y así como en un trabajo cualquiera un empleado debe ser ubicado, servil y lisonjero con el Gerente, patrón o Jefe, los periodistas deben serlo con el sistema y las ideologías de moda.
    Sino, sencillamente, no son contratados por los medios que pagan sueldos pasables (que son los menos…) y deben terminar haciendo pasantías o trabajo de notero callejero por el sandwich y la Coca.
    Aclaremos que ésta es también la posición mayoritaria de la sociedad argentina que ya pasó los 50, que en los 70 aplaudían el paso raudo de los Falcon y la eliminación de los terroristas y ahora finge estar espantada o sorprendida con lo que pasaba (que era vox populi para cualquier persona medianamente informada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *