Educación y política

Armando RibasSe ha planteado que la mayor obligación del gobierno es ocuparse de la educación. No me cabe la menor duda de que la educación es factor determinante de la evolución de los países. Ya podemos ver cómo los chinos se van a las universidades americanas más importantes, y si hay algo que no se puede discutir es la magna evolución de la China a partir de la muerte de Mao Tse Tung. Pero es fundamental reconocer que lo que más importa es el contenido de la educación en el orden ético político. Como antes dije: “Educar con marxismo es como amamantar con alcohol”.

No fue el avance de la cultura lo que determinó el sistema político de la libertad, sino todo lo contrario. Si el proceso de desarrollo económico hubiese sido una evolución de la cultura, podría decir que estuvo detenida por miles de años. Hoy las diferencias que encontramos en el mundo no se deben a las distintas culturas sino a los sistemas ético políticos que imperan en los distintos países. Como dijera Vaclav Havel, culturas hay muchas pero civilización hay una sola, y ésta se da donde se respetan los derechos individuales.

En el proceso de la educación existen dos ámbitos fundamentales. El primero es el ético-político, y el segundo es el de la ciencia. Pero ya debemos saber que la ciencia se desarrolla y tiene sus efectos sobre el desarrollo económico en la sociedad dependiendo del sistema ético político en el que se encuentra. Es evidente que lo que podemos considerar el progreso de la ciencia se desarrolla ineludiblemente bajo el sistema en el que se respetan los derechos de propiedad y de libertad. Esa es la razón por la cual el progreso científico y consecuentemente económico se produjo hace tan solo unos doscientos años.

El problema que tenemos pendiente es lo que podemos considerar el ámbito de la democracia y la confusión presente al respecto. Y me refiero a toda esa parte del llamado mundo occidental en el cual por supuesto se encuentra América Latina. La democracia no se agota en los votos sino en el sistema que permite la libertad y consecuentemente limita el poder político y respeta los derechos individuales. Por supuesto a nuestro juicio el socialismo es la expresión de la demagogia, tal como la describió Aristóteles hace 2.500 años. Y el problema como bien dice David Hume no son las mayorías, sino las asambleas que pretenden representarlas. Podemos concluir entonces que en todos los países en que constitucionalmente se respeta el derecho de propiedad, el socialismo es apriorísticamente inconstitucional.

La ignorancia de esa realidad es la que ha determinado la presente crisis europea. Marx está presente vía Eduard Bernstein quien a fines del siglo XIX escribió “Las Precondiciones del Socialismo”. La primera confusión se refiere a su conclusión respecto al socialismo y el liberalismo y así dijo: “El socialismo es el heredero legítimo del liberalismo, no hay un pensamiento liberal que no pertenezca también a los elementos de las ideas del socialismo”. Nada más contradictorio con la racionalidad de la filosofía política. El liberalismo y el socialismo parten de dos conceptos éticos antagónicos respecto a la naturaleza humana.

En la obra citada Bernstein en su discusión con Lenin primeramente acepta que para llegar al socialismo no hace falta la revolución, y así dice: “En nuestro tiempo existe una casi incondicional garantía de que las mayorías en una comunidad democrática no harán ninguna ley que haga daño permanente a la libertad personal”. No me voy a referir a América Latina donde tanto en Venezuela, como Ecuador, Bolivia y la Argentina se está violando paladinamente ese principio. El caso de Europa es diferente y depende del concepto de libertad al que nos estamos refiriendo. El concepto de libertad incluye necesariamente los derechos de propiedad y el derecho a la búsqueda de la propia felicidad. Por tanto, desde mi punto de vista cuando el gasto público alcanza y supera el 50% del PBI y consiguientemente se imponen elevados impuestos se está implícitamente violando el derecho a la libertad.

El caso de la crisis europea es evidente, por la involución en su tasa de crecimiento a medida que fue aumentando el gasto público. En la actualidad se considera que la China está en crisis porque solo habrá de crecer un 7% este año, en tanto que Europa que no crece parece no estar en crisis salvo el caso de Grecia. En fin no tengo una información completa del sistema ético político que impera en la China a partir de Deng Xiaoping, pero a los hechos me remito. No existe en la historia ningún sistema socialista que haya crecido un 9% por año. Por tanto creo que ante la alternativa se cambió en China el sistema de Mao Tse Tung y se estaría implementando desde el supuesto poder comunista un sistema capitalista desde una dictadura.

Otro aspecto que no puedo dejar de considerar una barrabasada es el presente análisis crítico de que la China está en crisis porque solo crecerá un 7% este año. Es la primera vez en la historia que un país está en crisis porque solo crece un 7% en el año. No hay dudas de que el crecimiento de la economía china por más de 20 años, se debió en primer lugar al cambio de la política oficial, que rompió con la tesis de Lenin expuesta en su “Imperialismo, Etapa Superior del Capitalismo”. Deng Xiaoping ignoró esta propuesta y por ello la China ha recibido el 40% de la inversión extranjera en el mundo. Y ello sucedió también por el bajo nivel salarial chino, que permite una mayor competencia en el mundo.

Volviendo entonces a la educación, me permito creer que la función más importante de la educación es informar a la sociedad en su conjunto de los principios en que se basara el sistema ético político en el que se permitiera la libertad por primera vez en el mundo. Y en ese sentido es fundamental reconocer la diferencia entre la filosofía política anglo americana de la cual surgió la libertad, y la franco-germánica en que se basó el totalitarismo como la racionalización del despotismo. En tanto y en cuanto sigamos considerando la existencia de la civilización occidental, no sabemos ni entendemos el mundo en que vivimos.

Entonces insisto en que el problema de la educación no son los maestros ni los alumnos, sino qué se enseña y quién. Por ello es importante la participación fundamental de la enseñanza privada. Igualmente es fundamental reconocer que el imperio de la ley depende de qué ley. No es lo mismo una ley que regula el tránsito que una que dice donde tenemos que ir (Hayek). Y esa ley es el reconocimiento de los derechos individuales: a la vida, la libertad, la propiedad y el derecho a la búsqueda de la propia felicidad. Y este último tal como lo reconociera John Locke es el principio fundamental de la libertad. De ahí surge el principio de la mano invisible tal como la expusiera Adam Smith: “En la persecución de su propio interés él frecuentemente promueve más eficazmente el de la sociedad, que cuando el realmente intenta.

Armando Ribas

Share

1 comment for “Educación y política

  1. Ironics
    21/09/2015 at 3:17 PM

    Maestro Rivas, su columna de hoy es de una gran valia. Me causa enorme placer leerlo, uno siempre aprende de ud.

    Merece estar en el archivo, de escritos esclarecedores, de cualquier persona que ama la libertad.

    Por otra parte me permito opinar, que muchas de las confusiones de “supuestos pensadores”, es porque ignoran los principios basicos de las teorias liberales inglesas del siglo XVIII.

    Si alguno de elloos hubiera leido con detenimiento, al hombre mas inteligente de ese siglo, que fue sin dudas Adams Smith, seguramente no dirian barrabasadas, como que el socialismo es la etapa superior del capitalismo.

    Mis respetos a su inteligencia esclarecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *