Fallecimiento de un ilustre jurisconsulto

fayt-001884482

Toda la Nación Argentina lamenta el fallecimiento del doctor Carlos Fayt, a los 98 años, ex ministro de la Corte Suprema de la Nación, producida el 22 del actual, de loable desempeño durante 32 años en el máximo tribunal, y que había presentado su renuncia a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner a partir del 11 de diciembre de 2015, que a esa fecha el Senado de la Nación había resuelto otorgarle el Premio Sarmiento, y que, sin embargo, fuera deshonrado por el kirchnerismo, erigiendo ellos en jueces de la capacidad psicofísica e intelectual del ilustre magistrado. En sentido opuesto, el entonces senador radical, Gerardo Morales, había sostenido que el proyecto de su sector era “sincero”, recomendando al oficialismo, de ese entonces, que si homenajeaba al doctor Fayt que tuviese la coherencia de retirar el jury que había montado en la Cámara de Diputados para destituirlo. Como una simple muestra de mezquindad ética, el a la sazón jefe de Gabinete, Aníbal Fernandez, que había insistido que se practicara un estudio psicofísico, tuvo que reconocer que su gestión había sido “de una magnitud fenomenal” (sic).

Ante esa pérdida para la República, considero oportuno repasar su curriculum vitae, de quien fue nombrado miembro de la Corte desde el 21 de diciembre de 1983, que es brillante. Fue presidente del máximo tribunal entre el 5.8.2003 y 1.1.2004, y publicó 35 libros a lo largo de su larga carrera, de los cuales tres los dedicó a la temática del peronismo y una saga del “Pensamiento Político”, que abarca desde la Antigua Grecia hasta el siglo XX. Fue profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires (UBA), profesor titular de la Universidad de Belgrano, director del Instituto Argentino de Ciencia Política, entre otros cargos. Ganador del premio Konex de Brillante, el premio más importante de nuestro país, en 2008. Asimismo, en 2009, fue distinguido por la Fundación Internacional de Jóvenes Líderes (por su juventud espiritual) con el premio “Referente de la Humanidad”.

Llamó la atención la insistencia y carencia de nobleza del kirchnerismo sobre su edad, siendo que los índices de promedio de vida y de salud vital crecen con velocidad en todo el mundo (menos por lo visto en la Argentina), destacándose la reputación del doctor Fayt, que trascendió las fronteras nacionales y estaba rodeado de la admiración y el cariñó de sus pares, de los abogados, de sus discípulos y de la ciudadanía letrada. También, es digno de mencionar que si de edad se trata, fue amigo dilecto del maestro del Derecho Constitucional argentino, doctor Segundo Linares Quintana, que continuó su obra jurídica hasta el momento de fallecer, en 2013, a los 103 años.

Y la actitud de los contradictores del doctor Fayt fue propia de individuos mediocres (recordemos el “Hombre mediocre” de José Ingenieros), por sus limitaciones intelectuales y éticas por envidia y carencia de la nobleza del alma, que luce todo hombre de honor para reconocer los méritos superiores de nuestros semejantes.

Vaya este homenaje a quién fue un ilustre jurisconsulto y hombre de una integridad insospechada, y así será recordado por la ciudadanía.

Alfredo Nobre Leite

marimba37@outlook.com

Share
Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
luchoynolucho
luchoynolucho
4 years ago

COMO DEBE DE ESTA LLORANDO MAGNETO SE FUE SU LUCHADOR DENTRO DE LA JUSTICIA . INCREIBLE QUE EN UN PAIS COMO ARGENTINA TENGAMOS TODAVIA JUECES DE 90 AÑOS…GAGAS,SIN MEMORIA,CIEGO Y SOBRE TODOS COMPRADOS POR EL PODER . SON PROSTITUTOS DE LA MAFIA EMPRESARIA,DEL PODER CENTRAL Y DE LA DELINCUENCIA MALVERSADORA . OJALA TE REVUELQUES EN LA TUMBA H D R M P…

Alfredo Nobre Leite
Alfredo Nobre Leite
4 years ago

ES PREOCUPANTE QUE EN LA ARGENTINA ABUNDAN IGNORANTES, INEPTOS Y PERSONAS CARENTES DE LA NOBLEZA DE CARÁCTER PARA RECONOCER LOS MÉRITOS DE NUESTROS SEMEJANTES.
DE AHÍ QUE POR SEMEJANTE DÉFICIT CULTURAL Y ALGO MUCHO MÁS GRAVE, LA ARGENTINA LE COSTARÁ VOLVER A SER LA GRAN NACIÓN, CONSTRUIDA POR LAS GENERACIONES DEL 37 Y 80 QUE EL POPULISMO PROCURÓ DESTRUIR, PERO QUE NO LO CONSEGUIRÁN.
ALFREDO NOBRE LEITE

EL BOCHA
EL BOCHA
4 years ago

Una anécdota sobre “el viejo” Fayt, que
ineludiblemente deberá incluirse en el
prólogo y la contratapa de cualquier libro
que intente una semblanza de su digna
trayectoria.

Corrían los años cincuenta cuando obtuvo
su título de abogado. La tesis que osó pre-
sentar para graduarse aludía a una de las
más grandes “caballadas” entre las tantas
que el “huevoduro” Perón le prodigó a
nuestro país : La Reforma de la Constitu-
ción que el gran “Estadista” (!!!) argentino
acababa de promulgar.

Dicha Tesis le fue rechazada al joven Fayt
obligándolo a pergeñar otra distinta, a los
apurones e inmerso en el azoramiento
que dicha canallada, propia de un infame
totalitarismo ( y “huevoduro” lo era ) le
había provocado.

Y la guinda del postre en su brillante trayec-
toria fue haber aguardado con paciencia
Franciscana, no obstante su precaria salud,
hasta la llegada de un nuevo gobierno que
desplegara sensatez, para luego renunciar
con un subliminal “corte de manga” a quie-
nes sudorosamente pretendían “serru-
charle el piso”.

AXIOMA INGLÉS (al designar a un Juez) :

” EN PRINCIPIO, QUE SEA UN SEÑOR, Y
SI SABE DE LEYES, MEJOR “.

MILICO
MILICO
4 years ago

Luchoynolucho es un punto que habla con
conocimiento de causa y sobrada reputación.
Recordemos que este salamín es autor del
libro “Importancia del agua en la navegación”,
de reconocida difusión.

epicardio
epicardio
4 years ago

QEPD su alma benemérito Dr. Fait y gracias por todos los servicios prestados a nuestra querida y tan denostada Nación Argentina.

BELKIS
BELKIS
4 years ago

Señor BOCHA coincido plenamente con usted
en cuanto a la opinión que tiene del Dr. Fayt.
Y está demás que le diga que me indigna la
actitud de quienes pretenden descalificarlo, y
que son quienes fueron descalificados olímpica-
mente por el Dr. Fayt, o sea los pobres peronis-
tas, hoy tan degradados en nuestro país.

Sería utópico pretender que un peronista hable
bien de una persona intachable como Fayt,
quien fue el que los tuvo a raya mientras integró
la Corte.
Qué bien que estuvieron al no atreverse ni siquiera
a expresarse públicamente adhiriendo al duelo del
Juez, lo menos que cabía. De haberlo hecho, la
hipocresía y el cinismo de ese nefasto Partido
habría alcanzado límites despreciables.