Ricardo Lorenzetti y el Manco de Lepanto

Ricardo Lorenzetti-7

Julio Poch completó cinco años de prisión preventiva y ahora es juzgado en la mega causa ESMA II. El juez Sergio Torres dictó el auto de procesamiento en su contra y la Cámara integrada por los jueces Irurzun y Freiler, lo convalidó. El expediente se inició por una denuncia de Tim Weert, compañero de trabajo de Poch, según la cual éste le relató que habría sido partícipe de “los vuelos de la muerte” en los que se arrojaba terroristas al mar. Weert no afirmó categóricamente que Poch haya dicho que tuvo participación directa sino que a él le “dio la impresión que él mismo había estado involucrado”. Ello habría sucedido en el año 2003, mientras un grupo de pilotos de la aerolínea holandesa Transavia cenaba en la isla de Bali. Weert presentó la denuncia en el año 2006. En diciembre de 2008 el juez Sergio Torres viajó a Holanda para tomar declaración a Weert. Éste ratificó a medias sus dichos. Declararon también otros que o, participaron en la cena o trabajaban con Poch. Ninguno de ellos afirma que Poch se involucró como partícipe en los “vuelos de la muerte”. Sin embargo, el solo testimonio ambiguo de Weert expresado en holandés (un idioma extraño para el interrogador) fue suficiente para que el juez instructor, Sergio Torres, solicitara la extradición y el procesamiento de Julio Poch. No existe absolutamente nada más en la causa que vincule al ex marino con el delito que se le atribuye. Es más, el mismo juez instructor refiriéndose a dicho testimonio, sostiene: “dicha prueba testifical es una parte muy importante de esta valoración, podría decirse que es su núcleo central”. El voluminoso auto de elevación a juicio, de 1130 fojas, abunda en lo sucedido en la ESMA durante el gobierno militar y en los testimonios sobre lo que supuestamente habría dicho Poch en esa cena. El objetivo principal del juez pareciera que es probar que Poch, efectivamente, dijo que participó de “los vuelos de la muerte” en lugar de probar que Poch, efectivamente, participó de esos vuelos. Cinco años de cárcel como consecuencia de que alguien dijo lo que supuestamente dijo, y él lo niega, constituye una atrocidad que subleva a la razón práctica. Con similar argumento se podría meter preso y juzgar a cualquiera. Bastaría con declarar que el teniente fulano me dijo que mató a un subversivo y listo. Torquemada era más sutil.

Por otro lado, resulta escandaloso que los mismos jueces federales que son capaces de actuar con la velocidad de Aquiles en las causas de lesa humanidad contra militares diligenciaran como tortugas las miles de denuncias por corrupción efectuadas contra los funcionarios durante kirchnerato. Los números son abrumadoramente elocuentes. Los militares condenados por delitos de lesa humanidad son más de 600 y los procesados (muchos con prisión preventiva) más de dos mil. En contraste brutal los mismos jueces y fiscales federales no investigaron ni condenaron ni a un solo corrupto. Tuvieron que esperar doce largos años para que, con el cambio de gobierno, procesaran y detuvieran a Jaime y a otros pocos. Y eso que, no en Holanda sino aquí nomás, pruebas, y no sólo dichos de terceros, hubo y hay en notoria abundancia. Cuesta creer que a esta persecución infame el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, la caracterice como “Política de Estado” y, también, que el secretario de DD.HH. de la gobernadora Vidal, Santiago Cantón, la considere ejemplo mundial.

Porque pocos actos son más viles que encarcelar a inocentes, la ciencia del Derecho ha dedicado sus mejores esfuerzos para sortear tamaña injusticia. El Estado argentino los ignora olímpicamente y opta por la barbarie vengativa.

Cervantes, por intermedio del célebre personaje, dice: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”. Es evidente que, para Lorenzetti y los jueces federales argentinos, el Manco de Lepanto ha pasado por este mundo sin que ellos se hayan dado por enterados.

Mauricio Ortín

Share

16 comments for “Ricardo Lorenzetti y el Manco de Lepanto

  1. 03/07/2016 at 4:02 PM

    QUE TRISTE ES SABER QUE EN ARGENTINA NO HAY JUSTICIA!!!MENOS MAL QUE A TODOS NOS LLEGARA UN DIA “LA JUSTICIA DIVINA” Y ALLI TODOS SOMOS IGUALES ANTE DIOS!!!

  2. belugablanca
    03/07/2016 at 4:17 PM

    Sr.ORTIN, EXCELENTE SU COMENTARIO, PRIVAR DE LA LIBERTAD A UNA PERSONA BASADO EN UN TESTIGO UNICO Y SOBRE DICHOS INCIERTOS ES UNA BARBARIDAD.
    TAMBIEN LEI Q’ A UN SUBOFICIAL DE AERONAUTICA, Q’ EN EL AÑO 1976 TENIA 19 AÑOS, EL JUEZ LO CONDENA POR TENER UN BUEN LEGAJO Y FELICITACIONES DE SUS SUPERIORES. COMO UNICA PRUEBA.ESTAMOS ASISTIENDO A LO ANTIJURIDICO E INJUSTO.

  3. Vulcano
    03/07/2016 at 4:50 PM

    Otra aplicación del inmundo versito de “lesa humanidad”. Un libreto que condena a prisión (sin sentencia) a quien habría dicho algo en su contra (?) mientras premia con centenares de miles de dólares, entre otros, a los cobardes asesinos terroristas asaltantes del Regimiento de Monte de Formosa (octubre 1975) o sus herederos.

  4. MARCELO DIEGO
    03/07/2016 at 4:53 PM

    LO QUE LORENZETI Y SU TROUPE (CSJN) DECLARARON IRRESPONSABLEMENTE

    1. Que organizaciones terroristas ( ERP, MONTONEROS , FAR etc) con organización militar , estructura logística, de inteligencia y capacidad para ejecutar operaciones de guerrilla de gran envergadura , tales como ataques a Regimientos del Ejército Argentino( Azul , Formosa , Monte chingolo , entre otros, fuesen catalogados como delitos comunes y prescriptos.

    2. Que secuestros extorsivos , terrorismo selectivo ( secuestros de personas mantenidas en cautiverio en cárceles llamadas “del pueblo) con el fin de obtener fondos para ejecutar operaciones irregulares de guerrilla, constituyeran delitos comunes prescriptos.

    3. Que estas organizaciones terroristas fuesen apoyadas y entrenadas en países del tercer mundo ( Libano, Argelia, etc.) fuesen catalogadas como delincuentes comunes.

    4. Que la colocación de explosivos en distintos lugares , como parte de las acciones de terrorismo, causando la muerte de civiles y de personal de las FFAA , fuesen delitos comunes.

    5. Que el accionar de las FFAA y FFSS, de la Nación ,para aniquilar y /o neutralizar el accionar subversivo tanto en democracia como en gobierno de facto, en donde el estado perdura y con el fin de salvaguardar los intereses de la Nación y su población fuesen declarados como de lesa humanidad imprescriptibles.

    6. Que las unidades del Ejército Argentino y demás Fuerzas Armadas y de Seguridad con estructuras orgánicas , cadenas de comando , sus respectivos Estados Mayores y las operaciones realizadas en el marco de su doctrina operacional y apoyadas en Ordenes de operaciones y/o decretos con autoridad y responsabilidad legal, en el marco de una guerra revolucionaria , fuesen catalogados como asociaciones ilícitas.

  5. Ironics
    04/07/2016 at 2:28 AM

    Es un axioma que, toda guerra ganada por la derecha en el campo de batalla, se pierde luego en el campo de la justicia.

    • Tomás Waibel
      04/07/2016 at 6:28 AM

      Los gobiernos de Perón y Videla tendrían que haber reprimido por la derecha, es decir, con tribunales militares y fusilamientos.

      Perón y Videla no tuvieron el coraje de hacerlo y prefirieron hacerlo por la zurda. Con ello desprestigiaron la represión, la cual en si misma ha sido legítima, creando las condiciones para esta caza de brujas contra los represores.

      Perón, Lopez Rega, Videla y otros han sido los idiotas útiles del marxismo.

  6. Tomás Waibel
    04/07/2016 at 6:21 AM

    Uno de los tantos ejemplos que muestra que los procesos contra los “represores” son farsas judiciales.

  7. 04/07/2016 at 10:00 AM

    http://wp.me/p5xWP2-6Z
    Sr. Mauricio ORTIN, desde Chicago le pido que por favor siga el Link de arriba y lea en detalle el “TESTIMONIO QUE DESTRUYE LA MENTIRA de 40 anos” TESTIMONIO de ” OLYMPIO INSAURRALDE” (QEPD) mi paciente y mi amigo uno de los 42 Congresista Nacionales del Partido Justicialista (a los que Perón) atendía personalmente cada vez que alguno pasaba por Buenos Aires.
    No con poco esfuerzo, HOY en Argentina conseguimos OTRO GOBIERNO, desde fines de 2015 estoy tratando de RE-PUBLICAR ese testimonio … pude llegar al Presidente Obama, pero NO al Presidente Macri … Macri VOLVIÓ a MENTIR el1 de Marzo en su primer mensaje al Congreso Nacional, … El Presidente Obama enfrento ” cara a cara al Presidente Macri JUSTAMENTE el 24 de Marzo de 2016, nada menos que EL 40 ANIVERSARIO DE LA GRAN MENTIRA …. QUE PASO? … Macario NO OYÓ? … NO Creyó? No ENTENDIÓ? o Obama NO le dijo lo que ya a Macri YO HABÍA INFORMADO???
    QUE NOS PASA? … QUE NOS PASA a Argentina?
    Que nos Pasa a TODOS Los Americanos? (de polo a polo? y QUE NOS PASA a LOS PAÍSES CIVILIZADOS del Planeta?? Que nos esta pasando al ” HOMO SAPIENS”
    YO LO PUEDO EXPLICAR, con mi diagnostico SASS o SOCIOLOGICAL ANARCHIC SCHIZOPHRENIC SYNDROME”
    POR FAVOR SR MAURICIO ORTIN: RESPÓNDAME (gsaintmartin@hotmail.com)
    SI USTED ME LLAMA Y ESTA DISPUESTO A OÍRME, IRÉ A VERLO…
    Dr. Gastón SaintMartin MD
    http://wp.me/p5xWP2-6Z

  8. juan carlos
    04/07/2016 at 1:44 PM

    La Dra. Carrio tiene razón en ,señalar a Lorenzetti como un corrupto y delincuente. Lorenzetti insiste en decir que los delitos de lesa humanidad son una “política de Estado” pero se olvida que como Presidente de la Corte Suprema debe garantizar la aplicación de la Ley y no hacerse el desentendido con las graves violaciones a los derechos objetivos y subjetivos que se cometen con todos los perseguidos por los supuestos derechos humanos que tan flagrantemente violan en la instrucción de los llamados delitos de lesa humanidad, que en en la actualidad con el cambio de gobierno gtambién Macri se hace hace el desentendido, a pesar de que reconoció que se trataba de un “curro”, ´término que también empleó el extinto ex Fiscal Strassera y la señora Fernandez Meijide.

  9. Carlos Fern
    04/07/2016 at 2:09 PM

    Evidentemente, el gran error de los militares fue arrojar a los terroristas al mar y otras lindezas por el estilo. Tendrían que haberlos encarcelado, juzgado sumariamente por traición a la patria y ajusticiado en la plaza de Mayo. Y luego entregar los cuerpos a sus familiares. Eso hubiera puesto fin a toda esta historia de nunca acabar. Tal como están las cosas, los argentinos seguiremos pagando indemnizaciones a asesinos como si fueran héroes. Seguiremos pagando indemnizaciones a los hijos, nietos, bisnietos y choznos de los asesinos por los siglos de los siglos. Nadie parece estar dispuesto a acabar con esta historia.

    • 05/07/2016 at 10:24 AM

      Carlos, quisiera recordarle que los militares intentaron a través de la justicia condenar a quienes cometían actos de terrorismo, eso fue en el gobierno de Lanusse, como la justicia ordinaria estaba atada por el miedo dado que no había siquiera pedido de detención contra los subversivos capturados, debido a las amenazas que recibían los jueces sobre sus personas y sus familias, por ello la policía los dejaba en libertad, a pesar de los innumerable asesinatos, secuestros y atentados cometidos por la guerrilla, debido a esto se creo la Camara Federal, conocida como el Camarón, que era la única que atendía los casos de los subversivos, de esa forma se logró encarcelar y mediante el debido proceso juzgar a los guerrilleros y condenarlos. Que pasó luego, vino el gobierno de Campora y liberó a todos los guerrilleros presos, lo que había costado años de trabajo y la vida de muchos de los que actuaron para lograr esto se perdió en un instante cuando el Nene Righi ministro del Interior de Campora ordenó abrir las cárceles, acto que se llevó a cabo antes que se pronunciara la ley en ese sentido.

  10. Jorge de San Miguel
    04/07/2016 at 4:11 PM

    El marxismo-leninismo lo explica así: el estado capitalista o burgués, es la dictadura de la burguesía (los dueños de los medios de producción, que son los campos y las fábricas) sobre el proletariado (dueños únicamente de “prole”, o hijos), mientras que el estado socialista es la dictadura del proletariado sobre la burguesía. El socialismo es la etapa anterior de tránsito obligatorio para llegar al comunismo, donde ya no habrá, según anticipa Carlos Marx, más propiedad privada de ningún medio de producción.
    El estado es considerado como la súperestructura (el aparato de dominación) de la clase dominante, y comprende no solamente los medios físicos (policía, FFAA), sino, sobre todo en la era actual, los medios de dominio intelectual, los que manejan y condicionan la opinión pública, los que enseñan “los valores” a los que hay que aspirar, la religión, los medios de comunicación, la educación, la “justicia”.
    Mientras como sociedad no seamos capaces de superar nuestro propio estado mental, o espiritual, quienes defienden este régimen que pretende mantener bajo el disfraz de una “democracia” una auténtica dictadura del proletariado seguirán en sus trece, aunque no se atrevan a llamar a las cosas por su nombre.
    O mejor dicho, continuarán justamente evitando llamar a las cosas por su nombre, no sea cosa que la mayoría descubramos que nos quieren hacer vivir en algo parecido a la cuba de la que todos hemos oído hablar, y pocos, muy pocos, conocen de verdad y por sí mismos.

  11. Alberto Galeano
    04/07/2016 at 7:33 PM

    Me hago eco de este párrafo para que los denominados “jueces” actúen aunque sea una vez en su vida en forma ecuánime.
    “”Por otro lado, resulta escandaloso que los mismos jueces federales que son capaces de actuar con la velocidad de Aquiles en las causas de lesa humanidad contra militares diligenciaran como tortugas las miles de denuncias por corrupción efectuadas contra los funcionarios durante kirchnerato. Los números son abrumadoramente elocuentes.””

  12. Sergio
    04/07/2016 at 11:43 PM

    Noooo CARLOS FERN !!!!!! está absolutamente equivocado!!!

    Desconoce la lucha contra el marxismo que es, por supuesto, una cuestión muy por encima de nimiedades económicas..
    Se trata de dos maneras de ver la vida, de vivir, de pensar. Es un enfrentamiento metafísico y religioso que incluso es más antiguo que Marx, Hitler o la revolución industrial…
    Si se los hubiera combatido como usted dice, con la Ley en la mano, con todas las garantías del derecho procesal, etc, de todos modos hubiesen continuado la lucha revolucionaria de otra forma y por otros medios !!
    U olvida que el Estado argentino hizo lo que usted propone desde el 71 hasta el 73 a través de la Cámara Federal Penal (presidida por el Juez Jorge Vicente Quiroga, asesinado por guerrilleros del ERP) ?
    Pero….siempre hay un pero, El marxismo se las ingenió para liberar a los “camaradas” presos (alrededor de 300) mediante una amañada e insólita Ley de Amnistía que se preparó y aprobó en 60 días !!!!!
    Como sabe, para cualquier Ley, estos sátrapas de la demogarcha se toman su tiempo, sus transas y, si les conviene, levantan la mano..
    En este caso TODOS estuvieron de acuerdo y APOYARON LA LEY !!
    El % 95 de los liberados volvió inmediatamente a las bandas subversivas y recomenzó el baño de sangre que se detendría recién a fines del 76.
    Y acá quería llegar: ¿qué le hace pensar a usted que la masacre posterior de los guerrilleros fue algo no meditado?
    PRECISAMENTE, para que no volviera a ocurrir lo mismo, se decidió su exterminio. Y, como ve, ni eso sirvió…
    Mientras haya frustrados, malvados, descastados, impotentes y resentidos sociales no dejará de haber voluntarios para las ideologías sectarias…

  13. 05/07/2016 at 10:52 AM

    Lorenzetti, y quienes componían la Suprema Corte de Justicia y con excepción del juez Fait, son la negación de la propia justicia. Cuando el Tuerto cambió los integrantes de la llamada Corte Menemista, por la Kirchnerista, creo que al ofrecerle el cargo a quienes debían reemplazar, lo hacían con la condición que aceptaran que se llevara a cabo la más grande barbaridad jurídica que vio nuestro país con el juicio a los mal llamados represores, por que eran los defensores de la nación agredida por una fuerza irregular, que no usaba uniforme y se mimetizaba con la población.
    Se anularon leyes dictadas por gobiernos constitucionales para llevar a cabo esta venganza, se violaron las normativas legales vigentes, se dio por válido en concepto de lesa humanidad, cuando el mismo es posterior a la fecha de los hechos que se juzgan, se cometieron las mas diversas irregularidades. Y este señor las convalidó, por lo cual debe ser juzgado como responsable por la muerte de más de 350 presos políticos del gobierno de los guerrilleros Kirchneristas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *