Vargas Llosa y el peronismo

Mario Vargas Llosa y el peronismo

En su edición del jueves 10 de marzo, La Nación publicó la entrevista que el periodista Martín Rodríguez Yebra le hizo en Madrid a Mario Vargas Llosa, quien, una vez más, opinó sobre el peronismo. Dijo el laureado escritor: “Yo creo que la Argentina se jodió con el peronismo. El peronismo fue fatal para la Argentina. Introdujo una especie de nacionalismo que cerró a la Argentina y frenó el extraordinario progreso que había traído la política de fronteras abiertas. Era un país del primer mundo a comienzos del siglo XX y fíjese en lo que se convirtió la Argentina. Yo creo que eso tiene un nombre y es el peronismo. El país fue empobrecido, pero no hubo ninguna catástrofe natural ni ninguna guerra. Yo tengo la impresión de que el país es tan próspero que con una buena política puede resarcirse y volver a crecer. Para América Latina sería formidable. Brasil se está hundiendo por la corrupción y la demagogia. Vamos a necesitar un país que sea líder regional”.

El peronismo cambió para siempre a la Argentina. Constituye un fenómeno tan   nuestro, tan argentino, que quienes lo analizan desde el exterior, Estados Unidos, por ejemplo, se esmeran por encontrarle su significado. ¿Cómo fue posible, se ha preguntado Vargas Llosa desde siempre, que en un país que era tan próspero y pujante haya surgido el peronismo? Veamos. Entre 1880 y 1916, es decir entre la federalización de la ciudad de Buenos Aires y las elecciones presidenciales que consagraron a Hipólito Yrigoyen, la Argentina fue, efectivamente, un país pujante, una potencia que nada tenía que envidiar ni a los Estados Unidos ni a Europa. Conducida por la generación del Ochenta, la Argentina pasó a ser “el granero del mundo”. Sin embargo, el modelo de país enarbolado por el orden conservador lejos estaba de ser perfecto. Desarrollado económicamente, el sistema político del régimen conservador no hizo más que dinamitar el futuro de la Argentina. En efecto, en aquella época no estaba vigente la democracia tal como la entendemos en la actualidad. Era una democracia restringida, elitista. Era una democracia reservada exclusivamente para la élite que gobernaba el país. Las elecciones presidenciales quedaban reducidas a una puja entre candidatos de la oligarquía. Los sectores medios, a pesar de su crecimiento económico, estaban   marginados. Ni qué hablar de la clase trabajadora, invisible para el régimen conservador. Resultaba por demás evidente que un régimen de estas características no podía perdurar indefinidamente. Era una olla a presión que en algún momento iba a estallar. Los primero síntomas de disconformismo con el statu quo surgieron de una fuerza política que había sido creada en 1890 y que deseaba participar en política en representación de los sectores medios. Entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX el radicalismo protagonizó acciones revolucionarias que atemorizaron al régimen conservador. El escenario había cambiado y fue Roque Sáenz Peña el encargado de abrir las compuertas del régimen a los sectores medios. El objetivo del régimen conservador era claro: “democratizar” el sistema político para enervar los deseos de cambio revolucionario de quienes se sentían excluidos. La ley Sáenz Peña tuvo como objetivo precisamente eso: descomprimir la situación política que imperaba en el país a comienzos del siglo XX. A raíz de ello, Hipólito Yrigoyen, candidato radical, se presentó en 1916 a las elecciones presidenciales. Su principal rival era Lisandro de la Torre. Es probable que Sáenz Peña y los suyos jamás hubieran creído que Yrigoyen iba a ser el triunfador. Pero la vida a veces da sorpresas. La elección presidencial de 1916 fue una de esas sorpresas. ¡Y qué sorpresa! Por primera vez en la historia llegaba a la presidencia un político que no era un emblema del régimen conservador.

Pese a ser radical, Yrigoyen en ningún momento atentó contra los intereses de la oligarquía. Jamás pretendió ser un presidente “anti sistema”. Sin embargo, la oligarquía no lo toleraba por una sencilla y contundente razón: el “peludo” no era uno de ellos, era el representante de la “chusma” radical. Para el régimen conservador Yrigoyen era un cuerpo extraño que necesariamente debía ser eliminado para evitar que la sociedad argentina se enfermara. En 1922 asumió como presidente Marcelo T. de Alvear y ahí sí la oligarquía volvió a dormir tranquila. Pese a ser radical, Alvear era uno de los “suyos”. Seis años más tarde volvió la pesadilla. Yrigoyen fue plebiscitado en las elecciones presidenciales de 1928 ante el estupor de la oligarquía. La “chusma” había retornado al gobierno. Otros seis años de Yrigoyen en el poder eran inimaginables para los dueños de la Argentina. Si bien el golpe de estado cívico-militar del 6 de septiembre de 1930 obedeció a una serie de causas, no cabe duda alguna que el hartazgo y el temor de la oligarquía por un nuevo período presidencial del “peludo” mucho tuvo que ver. Además, ese derrocamiento desnudó la impotencia del orden conservador de crear una fuerza política de derecha capaz de ganar en elecciones libres y cristalinas. Entre 1930 y 1943 gobernó la oligarquía, como lo había hecho entre 1880 y 1916. Pero en esta oportunidad el radicalismo estaba proscripto y cuando fue autorizado a participar en procesos electorales el fraude impuso sus condiciones. Para el régimen conservador todo lo que ayudara a evitar el regreso del radicalismo al poder era válido y legítimo. Las elecciones presidenciales de 1937 fueron, como no podía ser de otro modo, escandalosamente fraudulentas. El nuevo presidente, Roberto Ortiz, fue consciente desde un principio de su carencia de legitimidad de origen. Por eso trató de hacer todo lo que estuviera a su alcance para democratizar el sistema político. Lamentablemente su salud no era la mejor y en 1940 se alejó de la presidencia siendo sustituido por el vicepresidente Ramón Castillo, un conservador de pura cepa. En aquel entonces el mundo estaba siendo sacudido por la segunda gran guerra protagonizada por los aliados y el eje. Si bien las fuerzas políticas eran aliadófilas, había sectores de las fuerzas armadas que simpatizaban con el Eje, como el denominado Grupo de Oficiales Unidos (GOU) que tuvo activa participación en la denominada “Revolución de 1943” que no fue más que otro derrocamiento cívico-militar contra la figura de Castillo. Fue entonces cuando irrumpió en la escena política nacional el coronel Juan Domingo Perón. En los dos años siguientes Perón acaparó una cuota impresionante de poder al adueñarse de la Secretaría de Trabajo, del ministerio de Guerra y de la vicepresidencia de la Nación. Y fue precisamente desde aquella Secretaría donde Perón edificó su estrategia política que le permitiría llegar a ser presidente elegido democráticamente en 1946. Hábil e inteligente, Perón vio lo que los demás no veían o se negaban a ver: la importancia de la clase obrera como actor político. Ni lerdo ni perezoso, hizo del movimiento obrero y de las fuerzas armadas las columnas centrales de la comunidad organizada, la piedra basal de su doctrina. La inmensa mayoría de las fuerzas armadas y las fuerzas políticas tradicionales quedaron perplejas ante el meteórico ascenso político de Perón. Finalmente el coronel fue encarcelado y a los pocos días una multitud reunida en la Plaza de Mayo clamó por su liberación. El 17 de octubre de 1945 fue la fecha de nacimiento del peronismo. Con Perón en libertad el presidente Farrell decidió convocar a elecciones presidenciales. A esa altura de los hechos, ya estaba instalada la antinomia peronismo-antiperonismo, antinomia que fue alimentada por la prepotencia y petulancia del embajador norteamericano Spruille Braden, quien no tuvo mejor idea que inmiscuirse en los asuntos internos del país militando abiertamente por la Unión Democrática. Perón encontró en Braden al enemigo perfecto. “Braden o Perón” fue su slogan de campaña. El 24 de febrero de 1946 Perón ganó por un estrecho margen a una coalición de todas las fuerzas políticas que existían hasta el momento, a los grandes medios de comunicación, al establishment y a la embajada de Estados Unidos que lo consideraba un simpatizante de Hitler. Ese día la Argentina dejó de ser la misma, para bien o para mal según la postura ideológica de cada uno.

El Nobel de Literatura jamás tuvo en cuenta, al referirse a la irrupción del peronismo, algo fundamental: Perón fue posible porque el orden conservador le entregó el país en bandeja. Su elitismo, su petulancia, su desconfianza por los sectores populares y, por qué negarlo, su racismo le allanaron el camino a un demagogo sin igual, a un experto en el arte de manipular a las masas y de conservar el poder a cualquier precio.

Hernán Andrés Kruse

Share

8 comments for “Vargas Llosa y el peronismo

  1. Erny
    17/03/2016 at 4:28 PM

    Buena reflexión la del autor. Que no desacredita en absoluto los irrevocables hechos que retrata Vargas Llosa.

  2. Carlos Fern
    17/03/2016 at 4:30 PM

    Lo que no dice Vargas Llosa es que el peronismo supo ver, explotar a fondo y fomentar, en todas las épocas, los peores aspectos del pueblo argentino: la comodidad, la “viveza criolla”, el oportunismo y otras varias que se ven reflejadas en lo peor de la clase política que nos ha gobernado durante los últimos treinta y pico de años. Nada surge de un repollo. El peronismo fructificó en un suelo fértil, nada más. Y nada menos.

  3. Juanjo
    17/03/2016 at 5:12 PM

    Atenti….cualquier semejanza con la actual realidad…puede llegar a ser mera casualidad o causalidad. Ojo Mauri dijate bien para quien gobernas. Depende de ello podrias pasar al bronce y no te pasen por el acero.
    PATRIA Y VIRTUDES !!! No egoismos, ni egocentrismos, ni oportunismo.

  4. Juanjo
    17/03/2016 at 5:15 PM

    Al magen….Vargas Llosas, será un buen literato, pero de ahi a analista politico, no me cuadra….Ni en su propio pais, cuando tenia veleidades de politico, supo acertar, ahora de jubilado y enamorado, en sus ratos libres se dedica a analizar nuestra enquilombada situación….Mejor se dedique a divertirse y a mantener a la nueva sra. que tiene al lado. Le va a ir mejor.

  5. 17/03/2016 at 9:21 PM

    Perdón por la intromisión, pero no encuentro como ingresar mi nota por la puerta y no por esta ventana. si alguien me lo explica, no molestare mas (gsaintmartin@hotmail.com

    Peron hqce mas de 40 anos que esta muerto ( ver http://wp.me/p5xWP2-6Z ) y seguimos peor, tampoco fue el primero ni el ultimo de los culpables … ni los conservadores, ni siquiera los milicos, como desde chico me la han vendido. en todo caso los imperdomablemente culpables fueron llos MAS ILUSTRADOS, “TODOS los jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nacion? que se dejaron seducir (?) por POTUS-31, el Peor Presidente de la historia de U.S.A. Aqui ingreso la primer de mis notas (I) si alguien me explica COMO? ingresarla por la puerta y no por esta ventana… se los agradecere y no molesto mas (Dsede Chicago gsaintmartin@hotmail.com
    .
    Parchando Sin Permiso a Libertad (I)

    Soy un Don Nadie; y por ello, lo que he hecho es importantísimo!. Cuando nos extraviamos, usamos nuestro Sentido Común para regresar a donde nos perdimos, nos reorientamos y volvemos a comenzar. ¡El Burro obedece, pero no da el paso al abismo por mas que su amo tenga un GPS!. Soy un ignorado mediquito de origen PatAgonico; con mas de medio siglo de experiencia americana, de polo a polo. Dos veces he venido al norte para buscar algo para mi patAgonica; la segunda vez (2004) como Refugiado Político de Incognito, esa vez, con mi futuro por detrás…
    Con Internet y Google me jactaba, de mantenerme bien informado; hasta que volví (2015) a trabajar -con todo lo que tenia- para aprovechar la mejor oportunidad en 85 años para salir de la anarquía. La dinastía Kirchner nos unió por el espanto, y así pudimos meter a Macri.
    ¡No podía entender lo que encontré!. Fue como si en Chicago no hubiésemos podido encarcelar a Al Capone por no pagar impuestos. ¡hoy tendría en su nomina a comisarios, políticos, jueces, gobernadores, servicios de inteligencia y hasta presidentes ejerciendo la suma del poder publico!. ¡EUREKA! …¡así de simple, la mejor explicación! ¡Nada complicado como política, idealismos, filosofía, ni sentido común! En la guerra anárquica del todos contra todos, los K.K. descubrieron lo que los argentinos tenemos en común: criticar a muerte a los demás; como si fuésemos una enloquecida colmena (1930) en la que súbitamente (10/09/1930) un maligno entrometido (POTUS 31) mata a la Reina Madre que nos mantiene en orden (La Suprema Corte de Justicia) – En menos palabras: Argentina quedó con solo caciques y ni un solo indio!, de la noche a la mañana.
    Lo bueno, (o lo aterrador, si lo permitimos) es que la historia se repite. (otra crisis como la del 30, y un POTUS poderoso como para repetir el daño que nos hizo POTUS-31, o …de repararlo… si lo obligamos enfrentándolo con la verdad sin tapujos.
    El 23 de Marzo se enfrentan cara a cara Macri y Obama. Al día siguiente se cumplen 40 años de persistencia de una pestilente llaga abierta que nos mantiene a todos, contra todos. Ambos Presidentes saben que esa herida esta basada en una gran mentira. ¿Qué podemos hacer los “burros ciudadanos de a pie”, para evitar otra reunión mentirosa? Primero informarnos con la verdad en: http://wp.me/p5xWP2-6Z o buscando “Testimonio que Cambia Todo” en http://www.juntos2015.wordpress.com
    ¿Dejaremos que “los amos” negocien sobre bueyes perdidos como si no supiésemos que: uno, o mas, son pedófilos violadores de sus hijos, con el consentimiento de las madres, para evitar “el que dirán”? … y permitiremos eso porque de alguna forma nos conviene? … o
    ¿Les exigiremos públicamente que abandonen politiquerías y hablen solo con la verdad?, pues de ello depende el bienestar de muchísima gente simple, en ambos hemisferios … y
    Que usen la verdad no solo contra la mentira del 24 de Marzo de 1976, también para pagar la maldita deuda con el oro PatAgonico robado; lo que ya había aceptado el Juez Griesa…
    Que Macri pierda humos, y reconozca que no es mago, y va a fracasar; si no acepta que CFK tenia 60% de razón sobre el pago de la deuda: y que desconocer esa verdad desprestigiará a ambos pues es indecente aprovecharse ofreciéndole TLC a un país destruido en el que nada funciona; sin moneda, con una hiperinflación inminente, sin servicios de inteligencia, done ni La CSJ ni la justicia funcionan; y que “negociar” con alguien en esas condiciones seria mas canallesco que robarle el poncho a un mamado! y de hacerlo; POTUS-44, aumentaría, el daño efectuado por POTUS-31, el peor Presidente de la historia de U.S.A.
    Obama debe explicarle a Macri que U.S.A. no puede negarse a usar todo lo que está disponible y listo para recuperar a la PatAgonia; incluido el oro amarillo y negro, la plataforma continental, Malvinas, nuestros 2000 ciudadanos isleños de derecho pleno, la Antártida y la soberanía para bases militares Chinas en terrenos fronterizos, insalvablemente mal vendida por infames traidores a la Patria, tal lo define el Articulo 29 de la Constitución Argentina, que debemos usar para arreglar este despelote.
    Dr. Gastón Saint Martin, Argentino hasta la muerte, desde Chicago.

  6. roberto
    19/03/2016 at 7:13 AM

    Para entender un poquito lo que fué Perón, para la gente que no vivió esa epoca, nada mejor que entrar en YOUTUBE, poniendo “Peronismo, fascismo argentino “.
    Vargas Llosa, solo relata lo pasado.
    Hay que ir al futuro y no llorar sobre la leche derramada.
    Hoy tenemos el gravisimo problema del hacer y levantarnos a organizar despues del desastre kirchnerista. Pero insisto en que la mejor medicina para los argentinos es la EDUCACION.
    Creo que costara muchisimo, no solamente en pesos, sino tambien en tiempo. Necesitaremos al menos 20 años para ponernos en orbita y cultivar el cerebro de los nuevos jovenes que tendran una vision distinta, y les tocará el futuro con su bienes, sus males, sus penas, y sus aciertos, pero al menos preparados para la era digital.
    Mi generacion, que vivio el peronismo del 46/55 ya es pasado. El peronismo anti peronismo, tambien es pasado. Hoy tenemos la llamada “grieta” de los ladrones k contra la gente decente, que puede ser y pertenecer a cualquier partido politico decente que no admita el robo por parte de sus partidarios.
    Los imbeciles de la campora, evita, barrios de pie, kolina, unidos etc etc, desapareceran con la nueva argentina culta y desarrollada.
    Asi como atacamos la deuda, la inflacion etc debemos cultivar la Educacion, clave para integrar la Nación Argentina, que aparecera deslumbrante en unos pocos 20 años mas.

  7. Ernesto Aguirre
    19/03/2016 at 5:25 PM

    Etsimados, tanto hablar mal de Perón. ¿Porque no lo leen un poco y lo escuchan de su propia lengua por youtube, aprovechando la sugerencia de un lector?
    Creo que es mejor estudiarlo e interpretar uno esa época, que leer e interpretar a quienes tratan de interpretarlo desde su propia visión, que esté en acuerdo o en desacuerdo con la visión propia.
    ¿Es acaso necesario tener intérpretes que nos digan cómo son las cosas porque uno es un bobeta?
    Creo que mejor sería interpretar y después debatir desde el propio pensamiento.
    Saludos a todos los compatriotas.

  8. Horacio Zapiola Pérez
    19/03/2016 at 6:59 PM

    Estimado Sr Hernán Andrés Kruse:
    Había leído su artículo sobre Estena Echevarría y me pareció realmente interesante que alguién recogiera sus escritos.
    Por el contrario he leído el presente artículo y me ha decepcionado profundamente.
    Su caracterología de los “CONSERVADORES”, responde a una “muletilla” que carece de rigor histórico y mucho menos político.
    Dejo sentado mi disconformidad con lo que Ud. escribe y en especial que endilgue gratuitamente que “los conservadores” le hayamos entregamos el poder al “tirano profugo” en bandeja. Por el contrario, una gran parte (sino la mayoría) de los “comandos civiles” que nos libró de él, eran de pensamiento conservador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *