Sigue intacto Cambiemos en Neuquén

El armado de Cambiemos quedó asegurado en Neuquén después de la interna radical de este domingo donde, pese a una exigua concurrencia que no sobrepasó el 15 por ciento de sus afiliados, el tradicional partido volvió a respaldar a su principal dirigente y hombre clave para el futuro de esa coalición política que aspira en el 2019 destronar al MPN del gobierno provincial y sepultar políticamente a quien detenta el poder en la provincia de la Vaca Muerta desde hace más de 50 años. El intendente de la capital Horacio “Pechi” Quiroga exhibe con maestría el liderazgo de ser el principal opositor del emepenismo. La lista Roja que postuló a César Gass, hijo de un histórico del partido, el ex senador Adolfo Gass, ganó las elecciones internas para conformar el Comité Provincia y la Convención provincial junto a Jenny Fonfach, secretaria de Desarrollo Social de la Municipalidad capitalina y mujer de la más inmediata vinculación con Quiroga.

Pese a que sobre un padrón de 10.000 afiliados (solo votaron 1874), Gass (1.000 votos) aventajó por 124 votos a su principal contrincante Alejandro Vidal (874), quien también proviene del riñón radical a partir del cordón umbilical que lo une con su padre, Carlos “Cacho” Vidal, un hombre que en el pasado supo tejer sólidos vínculos con el ex gobernador del MPN, Jorge Sobisch. Antes de estas elecciones el joven Vidal protagonizó un sospechado episodio de compra de votos y tráfico de influencias donde (supuestamente) aparecen comprometidos dirigentes del partido del Gobierno que responden al gobernador, Omar Gutiérrez. El caso hoy se ventila en la Justicia.

Pero más allá de los números –en realidad no existe la más mínima comparación frente a los 100.000 afiliados al MPN- el resultado adquiere una fuerte dimensión política ante la proximidad de las elecciones para diputados nacionales –PASO mediante- y los concejales de la Ciudad de Neuquén, cuyo deliberante renueva este año la mitad de sus miembros. Precisamente la batalla neuquina se dará sobre este blanco ya que Gutiérrez persigue el firme propósito de recuperar la capital y principal distrito electoral provincial para su propio partido. Vidal se presentaba como el socio ideal por su abierta oposición a Quiroga y por sus críticas hacia el espacio Cambiemos, siguiendo la línea de Ricardo Alfonsín, quien hace unos días arribó a Neuquén con la finalidad de respaldar a su aliado local.

Pero ante este resultado, la alianza Cambiemos se mantendrá intacta ya que tanto Gass como Fonfach apoyarán decididamente a Quiroga y al resto de los partidos que lo acompañan: el PRO, y la Coalición Civica-Ari (CC-Ari) que preside la concejal quiroguista, Karina Montesinos aunque está agrupación atraviesa un convulsionado proceso interno que terminó alejando a sus principales dirigentes, Betty Kreitman (renuncia) y Ricardo Villar (licencia por año sabático). Ambos se reportaban sin ambages a Elisa “Lilita” Carrió. Con este alineamiento que se reforzó el domingo, Quiroga podrá mantener la postulación de sus candidatos elegidos por el: David Schleret, presidente del Concejo Deliberante, para la diputación nacional y Guillermo Monzani, su secretario de Obras Públicas, para encabezar la lista de “medio tiempo” al Concejo Deliberante.

Por afuera de Cambiemos se manifiestan aliados del intendente, el diputado provincial Mariano Mansilla, presidente del UNE (partido cuyo origen proviene de los sindicatos estatales provinciales) y Ramón Rioseco, actual diputado del Parlasur y posible socio de Quiroga en futuros emprendimientos políticos aunque sus orígenes provienen del piqueterismo rabioso y su dependencia del kirchnerismo más puro. Su sociedad con Quiroga motivó duros ataques desde el peronismo ortodoxo, además, del cerrado rechazo de los K que se nuclean en torno al ex secretario general de la Presidencia y Director de la AFI, Oscar Parrilli y su hermana Nancy, ex senadora, y actual diputada provincial que se acaba alejar de la conducción del PJ neuquino, abriendo ese lugar para el diputado nacional por el Frente para la Victoria (FpV), Darío Martínez, uno de los más duros denunciantes del presidente Mauricio Macri.

Pero para Quiroga, quien sigue obteniendo el reconocimiento del radicalismo nacional, especialmente de Ernesto Sanz, estos vaivenes y contradicciones de quienes aspiran a ser sus socios electorales no parecen incomodarlo. Su principal preocupación se centra en el trato privilegiado que Macri le da a Gutiérrez (fondos para obras) y al senador y sindicalista petrolero, también del MPN, Guillermo Pereyra por las inversiones futuras. Al punto que para no quedar descolgado de las bendiciones de Vaca Muerta, el intendente fue invitado por la Cámara Argentina-Americana y por el Instituto Argentino del Petróleo y Gas a peregrinar por Houston, especie de Meca petrolera para los neuquinos. El reto no fue caprichoso. Por ese lugar elegido, pasaron tanto Macri como sus dos principales adversarios en la región: Gutiérrez y Pereyra. Pese a la infección de muelas que lo aquejo pudo gozar del trato esmerado de empresarios petroleros norteamericanos que aspiran a no dejar ningún nudo flojo para invertir en el principal yacimiento de petróleo y gas no convencional en América. A su lado, se sentaron el diputado nacional por el PRO, Leandro López y la senadora del MPN, Lucila Crexell, sobrina del ex gobernador Jorge Sapag pero crítica de Gutiérrez llevado al cargo por la muñeca política del ex gobernador.

En medio de este escenario de “petróleo y política” tuvieron lugar unas elecciones que no inquietan al actual gobernador, pero que dejan intacto el armado opositor para proyectarse hacia el futuro aunque no sobre la base de afiliados sino en la búsqueda de una masa de votantes independientes que se referencie en la idea del Cambio provincial, semejante al que en su momento lanzó Macri para derrotar a Cristina Fernández de Kirchner. Claro que el MPN anticipa la jugada y de la mano de Gutiérrez está pasando de ser un partido tradicional y de métodos verticalistas a una horizontal captación de cuadros jóvenes. Pero en el fondo trata de crear un cambio generacional pero sin olvidar los preceptos que lo mantienen en el Poder neuquino. Esto es referencia en sus viejos caudillos como fuerte presencia estatal en el manejo de la Economía y del asistencialismo pero aggiornado con figuras jóvenes para contrarrestar el cambio que le plantea la oposición.

Hugo Morales

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *