Neuquén y Rosario: siga, siga

Los políticos cometen demasiados errores como para no estar primeros en la lista de cuestionados que la ciudadanía elabora en base a sus frustraciones.

En el sur intentando destrabar el conflicto que tiene varias propiedades incendiadas y el amedrentamiento de los habitantes de Villa Mascardi, el Presidente, no un secretario de segundo rango, mantuvo una reunión con representantes de la comunidad mapuche que lo recibieron con un pasacalle que decía “Presidente, está pisando suelo mapuche” (esto sucedió en Neuquén, provincia argentina y según muestra la foto no hay bandera argentina, aunque sí mapuche).

En las cárceles los presidiarios acceden a telefonía desde donde planifican operaciones delictivas o bien, como sucede en Rosario, se contactan con el sicariato para determinar quién deberá morir (solemnemente, desde la cárcel).

La oposición le advirtió de esto al poder ejecutivo pero, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires emitió un comunicado que asevera que desde que a los presos se les permite el uso de celulares (esto fue con carácter de excepcionalidad, a raíz de la pandemia, para que estos pudieran con sus familias) el delito ha decrecido (???).

Pero, en un país donde la anomia impera, todo sigue igual.

Ovidio Winter

ovidiow@gmail.com

Share
Subscribe
Notify of
guest

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
KASANSEUS
KASANSEUS
1 month ago

TIENE RAZÓN JOSE LUIS ESPERT, BALA, BALA, BALA.

Epicardio
Epicardio
1 month ago

Jajaja, y no sólo celulares, el más peligroso delincuente de Rosario tenía instalado en su celda un teléfono fijo… una grandísima tomada de pelo.