Consecuencias políticas de la visita de Macri a Neuquén

Si bien no recibió a líderes políticos de Cambiemos -ni siquiera a Horacio “Pechi” Quiroga candidato a gobernador de ese espacio provincial como tampoco a su amigo y aliado, Omar Gutiérrez, del provincial MPN que gobierna Neuquén desde su fundación institucional como Provincia- la visita privada y estrictamente de descanso del presidente Mauricio Macri entre el miércoles 5 y el sábado 8, no pasó desapercibida, ni antes ni después de su estancia en el selecto y exclusivo hotel que administra y gerencia la cadena Loi Suite en el Club de Golf de San Martín de los Andes bajo la denominación Chapelco Golf & Resort. De todos modos, lugareños indican que el presidente no estuvo en el hotel propiamente dicho sino en la casa que posee en el country el jefe de la AFI, Gustavo Arribas. También en el lugar tiene casa Zulemita Menem.

Por paradojas del destino y de la política, el lujoso establecimiento fue construido y mantiene su propiedad el empresario local, Jorge Taylor, ex diputado provincial de la UCR que grabó y denunció al ex gobernador Jorge Sobisch por presunto soborno cuando el neuquino era un aliado político del primer mandatario, por ese entonces Jefe de la Ciudad, y se enfrentaba con dureza a Néstor Kirchner. Sobisch se sintió “traicionado” según sus propias palabras, después que Macri lo abandonara a su propia suerte luego de la muerte por parte del docente Carlos Fuentealba por parte de un cabo de la Policía provincial.-

Sin la presencia de su anterior aliado provincial en el marco político local, hoy netamente favorable al macrismo nacional -tanto en su versión emepenista como local propia-, el presidente se sintió a sus anchas y gozó de las comodidades de la exclusiva cancha que diseño el arquitecto norteamericano Jack Nicklaus, calificada como una de las más importantes de Latinoamérica. Macri no es la primera vez que concurre a ese sitio a descansar y jugar golf sino que ya lo ha hecho en anteriores oportunidades como cuando celebró su cumpleaños número 58, el año pasado.

Por eso, los vecinos de San Martín de los Andes no se extrañaron cuando aterrizó en su moderno aeropuerto “Aviador Campos”, refaccionado con fondos nacionales y provinciales, el Tango 08 con tan importante comitiva, como tampoco como la primera dama, Juliana Awada. Quien visitó comercios locales y se detuvo un tiempo en su peluquería preferida que regentean Marlene y Brenda. La parte relajada de la visita la completo la intendente Brunilda Rebolledo cuando le mandó de regalo una matra (manta) mapuche auténtica. Al recibirla Macri ya estaba jugando en los 18 hoyos del espectacular campo.

Pero el Presidente es el presidente y nadie puede prescindir del efecto político de tamaña presencia. Ni propios, ni extraños. Especialmente cuando unas horas antes había estado -si en visita política- su vicepresidenta Gabriela Michetti quien pontificó a Quiroga con la frase “candidatazo”. Gutiérrez estaba en Chile en una reunión bilateral por el tema gas, principal cordón umbilical que lo ata a Macri, y ni se dio por enterado de las efusividades de la segunda figura presidencial.

El gobernador ya había anticipado para el 10 de marzo las elecciones a gobernador, aprovechando el rush que le dio su amplia victoria sobre el vicegobernador Rolando Figueroa, quien imagina ir por afuera del MPN en extrañas alianzas con el peronismo kirchnerista y otros sectores nacionales y populares (Nac & Pop), incluido el diputado piquetero del Parlasur, Ramón Rio Seco que, en su momento, no vaciló en reunirse con la propia Cristina Fernández de Kirchner. Solo el rechazo a su ambivalente posición política por parte del peronismo local, lo mantiene alejado a quien en su momento no vacilo -sin ponerse colorado- en armar una alianza con el mismo Pechi Quiroga.

Sin embargo hoy Quiroga, aprovechó la ola amarilla sobre Neuquén y desechó ambas alianzas tanto con Figueroa como con Río Seco, pese a las operaciones de prensa del abogado Mariano Mansilla, principal armador político de Río Seco y en su momento integrante del quiroguismo neuquino con cargos propios en el municipio. Hoy solo se refugia en el Frente Neuquino, partido político del parlamentario del Parlasur, que, en su momento, fue tentado por Gutiérrez al otorgarle el rédito indirecto que deriva del aprovechamiento productivo del yacimiento de El Mangrullo en manos de YPF.

Tanto la Municipalidad de Cutral Co que coadministra con su hermano José como la de Plaza Huincul, que gerencia el intendente emepenista, Juan Carlos Giannatasio, hombre del Gobernador, fueron puestas bajo los beneficios de uno de los yacimientos petroleros y gasíferos más importantes de Neuquén.

Hoy, después de la visita de Macri, el escenario político neuquino, se encolumna hacia una disputa por el máximo cargo entre Gutiérrez del MPN y Quiroga y sus aliados internos por Cambiemos que integran Nuevo Compromiso Neuquino (NCN), fundado por el intendente el PRO de Macri cuya cabeza más importante es Marcelo Bermúdez, futuro candidato a intendente por Neuquén capital, la ciudad más importante de La Patagonia y centro de todo tipo de servicios de Vaca Muerta).

Completan este variopinto, los radicales que se debaten entre la conducción pro macrista y quiroguista de Cesar Gass y Jenny Fonfach, funcionaria de Quiroga y los rebeldes y federales que se reportan al diputado provincial, Alejandro Vidal, alineado con Ricardo Alfonsín e hijo de Carlos Vidal, histórico del radicalismo provincial quien supo tejer negocios políticos y económicos durante el gobierno de Sobisch. También se suma el CCI-ARI que preside Karina Montecino, quien en Neuquén está alejada de Elisa “Lilita” Carrió.

Hugo Morales*

* Periodista político de medios locales y nacionales.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *